Inconvenientes

Después de que Lucrecia le diera una rápida repasada a la maravillosa vista de la ciudad, Alonso se sentó para sacar la comida de las bolsas. La vio seriamente y dijo:

—Ok, no le puedes contar a nadie que comimos en Rico´s. ¿Puedes fingir que es tu descubrimiento?—empezó a sacar las cosas.

La verdad es que le gustaba muchísimo el restaurante, tanto como para llegar a la conclusión de que en su tiempo de jubilación podía dedicar su vida a hacer cosas parecidas. Comidas llenas de queso, fritas y bebidas con cantidades inexcusables de azúcar, era perfecto, lo único malo era que también es el restaurante favorito de su padre en toda la ciudad y odiaba que tuviesen tantas cosas en común. 

—¿Estas son quesadillas de solo queso? —preguntó encantada —Son mis favoritas.

—En serio, las mías iguales, quesadillas no frijoladas ni aguacate, ni ensalada, queso.

—Gracias, vivimos en México y soy alérgica a los frijoles, lo odié todo el tiempo.

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP
Comments (4)
goodnovel comment avatar
Jade Brown
Le perdiste la fe a Alonso jaja a
goodnovel comment avatar
Vicky Guerrero
Pero aquí es donde Alonso seguro de reinvindica y la ayuda??!!!!! No se si afirmarlo pero.... bueno bueno esto se pone bueno
goodnovel comment avatar
Jade Brown
A ti que no te gustan. Ya sé cual es la respuesta... hay que matar a la suegra.
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status