Share

Mi hija es mía

Lucrecia salió de la habitación de Alonso molesta  y fue a la de Priscila, se acostó al lado de la niña y le acarició el pelo, la joven abrió los ojos y le rodeó con el brazo. Las dos rieron y cerraron los ojos antes de volver a quedar dormidas.

Alonso tenía a las de servicio encargadas de preparar el desayuno, no quería molestar a Lucrecia ni enviar otro mensaje equivocado. No entendía por qué constantemente estaba arruinándolo con ella ya sea gritándole, ofendiéndola, haciéndole sentirse responsable por cargar con una pared y poner su vida en riesgo y finalmente acosándola sexualmente. Porque en aquel momento que le vio con el vestido de baño amarillo, más desnuda que vestida no sabía explicar qué, cómo o por qué se había enloquecido como para ir a tirársele encima. Lucrecia salió peinada y bañada de la habitación de su hija, llevaba un traje oscuro con estampado con rosas, unos aretes grandes rojos  y maquillaje que incluía un labial muy rojo que le recordaba ab

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP
Comments (2)
goodnovel comment avatar
Rosana Otto
siempre listas! que angustia de solo pensar que se la puedan sacar! 😓
goodnovel comment avatar
GA Cristi
Siii! Listas! Pues se pelea con todo aunque te quedes en la calle.. los hijos son parte de ti que nunca puedes perder ni dejar que te los arrebaten. Ella lo hace muy bien
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status