Alfa Chelsa. "Mi Luna..."
Alfa Chelsa. "Mi Luna..."
Author: LizAra
1. Aullido de Luna.

Que sucedió exactamente? No lo puedo saber con claridad, era todo tan extraño, sentir mi cuerpo tan lleno de vitalidad y fuerza, me desperté en una cama suave, cálida y con unas chicas entrando animadamente abriendo las cortinas de par en par.

Fruncí el ceño por el reflejo asesino en mis ojos que ahora los sentía diferentes, podía ver mucho mejor de lejos, sin tener que usar mis lentes, y fue en ese momento que me di cuenta, que cada ves estaba acostumbrándome mas a la luz.

-Buenos días Alfa Chelsa! Es una hermosa mañana para el día tan largo que tenemos, como te encuentras?.

De quien era esa voz? Cálida y llena de cariño hacia esa "alfa no se que" que acaba de mencionar.

Me siento sobre mis piernas aun en la cama, noto que la voz venia de una de las tres chicas jóvenes que parecían saber sus funciones muy bien.

-Alfa Chelsa... se encuentra bien? - Pregunto la chica que tenia una bandeja en sus manos con una prensa francesa, que parecía tener te verde, y unas tazas junto a unos sándwiches.

Pero lo que me llamaba la atención era ese nombre, otra ves lo mencionaban dirigiéndose a mi.

-No estoy segura...- Al fin salieron sonidos de mi boca, pero esa no era mi voz... o al menos no en un estado sano, mi nombre es... Cual es mi nombre?

No logro recordarlo, pero si tengo un recuerdo gravado en mi memoria... algo de mi pasado estaba gritando, y lo único que logro recordar era un libro.

- Chelsa, estas bien? - Dijo la tercer chica que parecía un poco mas adulta, ella estaba arreglando unas ropas, así que no estaba tan atenta al resto. Pero cuando se acerco, Tomo mi hombro para buscar mi mirada, esos ojos color cielo eran hermosos y brillantes, los primeros que notaba y después de darme cuenta, noto que las otras dos chicas también tenían ese mismo color.

-Me siento un poco mareada...

-Anoche pasaste por una fiebre muy fuerte, Cheina estuvo contigo toda la noche, como te sientes ahora?

Entonces anoche tuve una recaída? mi cuerpo desde que era muy pequeña siempre fue enfermizo, pasaba en el hospital llena de libros que me traían mis padres y hermano menor.

-Me siento mejor, es raro pero no recuerdo mucho de anoche.

-Lo raro es que nunca te había visto pasar por una fiebre así, tu nunca te enfermas...

-Nos asustamos muchísimo!.- Dijo la que parecía ser la mas joven de las tres.

-Rita, no interrumpas, Alfa Chelsa debe cuidarse, pero si Chelsa...- Tomo mi mano, buscando otra ves mirarme a los ojos.- Nos preocupamos mucho.

-Lo siento... No quise preocuparlas...- Era una sensación tan extraña y perdida, ellas se preocupaban constantemente por mi, pero yo apenas reconozco sus rostros y ni hablar de los nombres...

-Lo siento Alfa Chelsa, pero en serio nos preocupo, Karina no se alejo de su habitación en toda la noche, intento no molestarla pero...

-Rita... es suficiente...- Estaba roja, pero la volvió a mirar.- Lo siento Alfa Chelsa, eres mi mejor amiga y no podría permitir que te sucediera algo.

-Eres demasiado importante Alfa Chelsa, por favor no muera!!

Al fin dejaba salir una sonrisa de mi rostro, algo que las contagio a las otras tres chicas, parecía que ellas eran cercanas a mi.

-No voy a morir... no se preocupen tontas...-

-No digas esas tontearías Lala!! - Al fin comenzaba a recordar esos nombres, sabia que me sonaban de algún lugar, me trae el recuerdo de ese libro en mi sueño... Que no era un sueño... Era un recuerdo de la noche anterior... Estando en un hospital casi en mi ultimo momento.

"Aullido de Luna"

Así se llamaba la historia, era sobre Lina una mujer loba que se enamora del hijo de un alfa que estaba comprometido con la alfa de todos los alfas, "Chelsa"... Era la villana...

-Alfa Chelsa... Reaccione... - Dijo Karina.- Esta aun sintiéndose mal?

La mire a sus ojos aterrada, ella era "Karina" La mejor amiga de Chelsa, pareja de su mejor amigo de la infancia, Yun, quienes harían un plan malvado para desterrar a Lina por querer seducir a la pareja no destinada de Chelsa, pero si aun prometida, Erik, y resulta que el también se va con ella, porque ellos si estaban destinados, viviendo una feliz vida de destierro, mientras que Chelsa es asesinada por el resto de los alfas porque se había vuelto Salvaje, al no encontrar a su verdadera pareja destinada y no poder ser marcada.

Asi que todo apuntaba a que pronto moriría ... O no....

Chelsa tenia unos veinticinco años cuando sucedió esto, ya que es el tiempo limite que un lobo puede resistir sin ser marcado por su pareja, algo que libera cierta tensión en los lobos, que evita que se vuelvan salvajes, un destino muy cruel y solitario, lleno de sangre y dolor, que nadie desea.

Aunque parece que no es mi caso aun.

Me levanto al fin de la cama... Asombro a todas al hacerlo tan rápido y me dirijo al baño, me encierro allí, y noto que no soy tan mayor, mi cabello largo y castaño cae sobre mis hombros cubriendo mi pecho, no muy grande, mi estatura, tal ves de un metro sesenta y algo, mis ojos, color miel.

Veía en el espejo una chica completamente diferente a la que conocía en otra vida, tal ves si, había muerto, y ahora mi vida seria en este libro, pero el macabro destino de mi personaje era demasiado cruel, que parecía que no podría sobrevivir otra ves.

Tome un rápido baño, mientras que las tres chicas estaban afuera hablando, cuando salí, mi cabello estaba envuelto como mi cuerpo por un par de toallas.

Al salir, noto a las tres con una sonrisa y brillo en sus ojos, que parece ser por verme.

- Lamento si las preocupe... Me siento mucho mejor...

-Alfa Chelsa!! - Dijo Rita acercándose para abrazarme, aun estaba envuelta con mis toallas, pero no era importante, ella parecía que necesitaba ser consolada, era mucho mas pequeña que yo y parecía ser la mas joven de todas, tal ves tenia unos quince años, con un cabello rizado y pelirrojo muy bonito, con sus ojos azules. - Me alegro tanto que este bien!!

Rita, me recordaba a mi pequeña prima, ella era adorable y con unos ojos llenos de vida, pero ella en esta historia venia de una historia muy triste, había sido hija de un alfa, que la esclavizo al nacer, porque no era su propia hija, había sido fruto de una infidelidad de su Luna, que me recordaba a la historia de Lina, la principal de esta historia.

Cuando mi manada Alfa, la encontró sufriendo tanto, no pude controlar mi necesidad de arrancarle la yugular a su padre, Alfa Ross, era fuerte y temido, pero no tanto como lo era Alfa Chelsa, que a sus dieciséis años, tomo la mandada de su difunto padre el Alfa Chesster, y la saco a flote de una manera tan grande y prospera, que volvió a retomar las riendas de todo el este de su continente bajo su pata. Y volver a ser la manada mas poderosa, La manada Alfa.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status