Share

Capítulo 12: El Prisionero.

En la celda contigua el bardo acarició las melodiosas cuerdas del arpa, arrancó notas tristes que llegaron hasta los oídos de Niccolo en su propia oscuridad.

Señor, ¿ha visto usted a mí hijo?

Era una canción triste sobre una madre que va a buscar a su hijo después de una sangrienta batalla... El bardo cantaba y lloraba:

Por favor señor, dígame: es un joven amable y sincero como ningún otro.

Su padre lo espera en casa, me dijo que está orgulloso.

No era la primera vez que el bardo lo hacía llorar, tenía una voz melancólica y cantaba como si hubiera visto a aquella madre llorar entre las montañas de cadáveres mientras el comandante le narraba los hechos:

Los cascos sonaron, mi señora, su hijo peleó a mí lado...

Todos los siguieron hasta el final.

Un hombre tan bueno no debería hacer a su madre llorar...

Niccolo se limpió las lágrimas con la manga de la túnica, la boca le temblaba pero aún así no soltó el sollozo. Días atrás los

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status