Capítulo 25: El Insurrecto.

Mia se veía tan hermosa que el mundo giraba a su alrededor, sus rizos negros le daban color al universo y sus ojos vibraban. El anciano Bael no estaba en casa y Niccolo se sentía más vivo que nunca. En uno de los bolsillos de su capa tenía extracto de Lujuria... Lo usaría. Hablaron de su encuentro mientras el agua hervía, se rieron de su travesía por el Bosque Espinoso antes de llegar a Rocca Helena... Sabía que lo bueno no duraba, ya se había acostumbrado a no conseguir a la chica. Aunque uno nunca se acostumbra al fracaso, por eso falla tanto.

Sirvió el té, ¿algo estaba mal en él? ¿Iba a drogar a una mujer por amor? ¿Sólo para forzarla a llegar a la intimidad? No. No sería mejor que Louis si lo hiciera. Tenía que ser sincero, sus corazones no podían fusionarse de esa forma. Guardó el polvo y se sentó frente a ella.

—Mia yo...—se inclinó, miraba con nerviosismo el suelo—... Desde que te quedaste esa noche a ver las estrellas con mi catalejo yo... No puedo seguir así.

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status