Share

Solo tú
Solo tú
Author: cristina elizabet lopez

I

CANDY

Candy Ángel una joven de 18 años recién cumplidos se encontraba en la sala de emergencias del Hospital H.L.M, su rostro estaba hinchado y los cardenales se comenzaban a formar en el una vez más. 

— Candy, ¿otra vez por aquí?

— Estoy en problemas Ben, ahora sí que no sé qué hacer. – la preocupación en su voz era palpable, al igual que la angustia.

— ¿Que sucedió? ¿Porque está la policía en el hospital?

— La vecina vio cuando papá me golpeaba y los llamó, si hablan con el medico sabrán sobre las otras veces y lo arrestaran.

La joven rubia tenía la mirada perdida. En su mente miles de imágenes se proyectaban todas con un mismo final, ella muerta en manos de Aarón, su padre.

— Tengo una idea, ven conmigo, larguémonos de este pueblo, yo puedo conseguir la documentación necesaria, comenzaremos de nuevo, ¿qué dices?

— Pero... ¿porque dejarías todo lo que tienes? Tu trabajo de enfermero, tus padres...

— Por qué yo te amo. Me enamoré de ti. 

— ¿Amor? Pero, apenas me conoces, ¿cómo podrías amarme? 

— Yo siento que te conozco de toda la vida, cada vez que curo tus heridas, veo el dolor reflejado en tus ojos, esos que deberían brillar, pero se ven opacados por las lágrimas que derramas día a día, vamos es ahora o nunca, tú padre no vendrá por aquí.

Y así Candy emprendió un camino que iba a estar plagado aún más de dolor y sufrimiento del que había conocido a manos de su padre, claro que ella no lo sabía. 

Es que Candy no sabía nada de la vida, desde el momento en que nació su sufrimiento comenzó, su madre Melisa murió en el parto y su padre Aarón se aseguró que ella lo supiera. Cada día, desde que ella tenía uso de memoria, se lo repetía, mientras la golpeaba.

— ¡No eres más que una asesina! ¡¿Qué tipo de monstruo mata a su propia madre?!

Era lo que él le repetía cada vez que la golpeaba y la golpeaba tan a menudo que ya se había olvidado que una vez su piel fue verdaderamente blanca, ahora su color era una mezcla de amarillo verde azul y morado, dependiendo la fuerza con la que su padre la golpeaba, ella trataba de complacerlo en todo, casi al punto de quedarse inmóvil durante horas mientras que él se sumergía en el alcohol, todo para evitar que la golpeara, pero nunca lo lograba.

Ella soporto todo sin queja alguna, esperando el día que su hermano Matt volviera y la rescatara, y es que esa fue la promesa que le hizo el día que le dieron la beca para estudiar en Londres. 

— Candy, debes ser fuerte, resiste, yo estudiaré, trabajare y volveré por ti.  Lo juro.

Matt tenía 15 años cuando se fue, y dejó a la pobre Candy de apenas 5 años en manos de su padre, él sabía que la golpeaba, tan fuerte que incluso más de una vez le rompió uno que otro hueso, pero con el tiempo, Matt olvidó casi todo, y solo enviaba dinero para la educación de su hermana, educación que nunca obtuvo, ella era analfabeta, Aarón con el fin de evitar que alguien se entrometida en su vida de alcoholismo y maltratos la privó de salir de casa, el único lugar que conocía y muy bien era el hospital aunque tratara de no ir con frecuencia. Solo para evitar una paliza más grande, solo cuando el dolor era insoportable, o sus huesos se rompían asistía a aquel lugar.

Ella pensó unos minutos antes de decidirse.

“Ya pasaron 13 años desde que Matt prometió volver, él ya se olvidó de mí. Es hora de que yo también me olvide de él. “

— Vamos Ben, llévame al mundo. – dijo con un pequeño brillo en sus ojos, con un poco de esperanza en su voz.

  • Claro que sí, yo te llevaré. 

La mirada de Ben adquirió un brillo siniestro cuando la delgada y pequeña joven aceptó irse con él. Sabía que Candy tenía 18 años, por si los detenía la policía no habría ningún problema, una vez que llegaran a la ciudad él contactaría a sus conocidos, para que le den documentos falsos, para así asegurarse que nadie los encuentre. Ben era un reclutador, su verdadero trabajo era encontrar a mujeres débiles como Candy, él como enfermero era el que debía llamar a la policía y dar aviso del maltrato intrafamiliar que sufría Candy, pero nunca lo hizo, espero como todo depredador, se ganó la confianza de la joven y cuando llego a su punto de quiebre, la atrapó, el infierno recién se desataría para Candy.

*****************************

Casi un año, había pasado desde que Ben la llevó a la ciudad, desde el momento que la tuvo solo a su merced, él la siguió maltratando, no solo golpes, también la hizo sentir nada, su poder psicológico sobre Candy era aún más grande que el que Aarón tenía, sabía que la joven era virgen, y pensaba entregarla solo cuando valiera la pena la paga, mientras se mantenían de las otras mujeres que tenía bajo su mando.

— Hola pequeña.

— Hola señora María 

— ¿Cómo te lo tengo que decir? Dime solo María, es raro verte en el jardín del edificio, ¿ocurre algo?

— No, es que Ben está con una amiga y me pidió que saliera.

— Violeta, cuando te darás cuenta que esas amigas que visitan a tú novio son chicas que trabajan... ya sabes en la calle.

— ¿Venden hot dog?

“La señora María se ríe muy fuerte y yo no entiendo ¿porque? ¿Acaso dije algún chiste?”

—Dime niña, después de que sus amigas se van ustedes... ya sabes, ¿tienen intimidad?

— ¿Intimidad?

— Sí, sabes a lo que me refiero, ¿hacen el amor? ¿Duermen juntos?

La joven por fin entendió a qué se refería, y no pudo evitar ponerse colorada.

— No, nosotros nunca hacemos eso, solo vemos las películas, Ben dice que tengo que aprender a ser una mujer y luego él llama a alguna de sus amigas.

— ¿Como? ¿Ustedes no lo hacen?

— No María, yo nunca eh echo eso, a decir verdad aunque me de vergüenza decirlo, cuando vemos esas películas, me siento rara y quiero que Ben me bese, pero...

Se quedó callada al recordar lo que sucede cuando quiere tocar a Ben o que él la toqué. 

— ¿Pero qué Violeta?, puedes confiar en mí.

Candy tenía cierta desconfianza ante el pedido de confianza, la últimas vez que confió en alguien fue Ben, y las consecuencias las estaba pagando. Pero aun así decidió hablar.

— Él se enoja y me golpea.  -  respondió bajando la cabeza.

— ¿! Como que te golpea!? Eso no puede ser, debes denunciarlo...

— ¡No María!, por favor, no digas nada, él tiene razón yo no puedo comportarme así, primero tengo que aprender antes de hacerlo. Por favor no digas nada a nadie, o nos tendremos que mudar, y... en todo este tiempo eres la única amiga que he podido hacer, jamás en toda mi vida he tenido una amiga.

María quedó en silencio tratando de entender a esta joven pareja, llevaban viviendo en el edificio casi un año, y las únicas visitas que recibían era de prostitutas, a ella le simpatizaba la joven Violeta, nombre que le eligió Ben a Candy, a forma de burla por el color de su piel en aquel entonces, pero eran pocas las veces que la veía, que él la dejaba salir, además de creer que también practicaba el oficio, pero ahora estaba aún más confundida.

Cuando Ben le silbo por la ventana " violeta" subió corriendo, y ella llamó a su hijo, quizás podría hacer algo, en su corazón sabía que debía ayudar a esa joven, algo en la verde mirada de la pequeña joven le daba ternura.

— Charly.

— Hola mamá, ¿qué sucede?

El joven se sorprendió que su madre lo llamara en horario de trabajo, por lo que la atendió de inmediato. Después de contarle lo sucedido, su hijo se quedó en silencio unos minutos, hasta que al fin habló.

— Mamá, quizás él pertenece a algún culto o algo que solo se casan con vírgenes y la este ... no se…  preparando para el día de la boda, para que no se asuste o algo… tú solo... no te metas en líos, por favor, no te involucres en lo que no debes.

Mientras tanto al otro lado de la ciudad, Amir Zabet, un gran empresario en el mundo de las joyas, observaba con suma curiosidad a su asistente.

Le tenía aprecio a Charly, lo conocía de la niñez y cuando salió de la oficina decidió no interrumpir la charla que tenía con María, a quien conocí muy bien.

— Charly eso realmente fue raro. -  Dijo levantando una ceja y mirando fijamente a su asistente. 

— Perdón señor Amir, mi madre tiene demasiado tiempo libre y lo ocupa para meterse en la vida de sus vecinos, no sé qué pretende.

— Dime más, suena interesante. 

El joven aceptó contar lo que María le había dicho, después de todo no tenía secretos con su jefe y no veía nada malo en ello.

— Vera, una pareja de jóvenes se mudó hace como un año al edificio y hoy descubrió que ellos no tienen relaciones.

Resumió así de simple. Y la curiosidad de Amir aumentó.

— ¿Cuantos años tienen?

— Rondan los 20. Creo. 

— A favor de tu madre debo decir que es raro, es tan raro que... 

— ¿Que?

— Olvídalo, sigue con lo que te encargue.

Amir entró en su enorme oficina, camino hasta las paredes de vidrio y miro la ciudad a sus pies, desde pequeño tuvo todo lo que quiso, su padre Emir le puso el mundo a sus pies, en un intento de que olvidara el abandono de su madre Yamile, pero sin darse cuenta lo que más aprendió Amir fue a odiar a las mujeres, más cuando son jóvenes y hermosas, fue por eso que desde los 17 años hasta ahora con sus 29 años, por su cama solo pasaron mujeres deseosas de dinero y poder, mujeres que no les importaba ser usadas y desechadas, se detuvo en ese pensamiento, ahora sabía que era lo que le había llamado la atención de la conversación de su asistente .

“Nunca estuve con una virgen. “

En ese momento tomó una decisión que lo cambiaría todo. No solo para él, sino para mucha gente, todo cambiaría a raíz de esa decisión. 

— Charly, llama a Dominic.  -  Dijo apenas cruzó la puerta.

— Sí señor, ¿le pido algo en específico? ¿Rubia, Morena, castaña?

Dominic era a quien acudían todas las personas de la alta sociedad, para saciar sus instintos más bajos, con él podías conseguir cualquier cosa, para todos los gustos, y lo mejor era la discreción.

— Una virgen, dile que pagaré 100 veces lo habitual.

— Eso estará complicado, me refiero a lo de virgen. Hoy en día es complicado.

— Sé que puedes y recuerda, nada de jóvenes obligadas o drogadas nada de eso.

Amir era de los hombres que creía que las mujeres decidían que hacer y con quien, pero eso no era tan así.

— Lo tengo Señor, no se preocupe. 

— claro que no, para eso te tengo a ti. 

En poco tiempo Dominic contacto a Ben, un joven que siempre tenía con él a las mujeres más lindas jóvenes e incautas, luego de pactar un encuentro en su centro de operaciones procedió a hacer el trato de su vida.

— Pasa Ben, hablemos de negocios.

— Para eso estoy aquí Dominic.

Se saludaron como viejos amigos y se dispusieron a hablar de negocios. 

— Mis chicas dicen que tienes a una virgen, y muy bonita por cierto.

— Sí, es mi boleto a la buena vida, es muy hermoso y está en su punto, la he amaestrado bien.

— ¿Por cuanto me la prestaría o venderías?

— No, nada de eso, la estoy guardando para él que quiera pagar lo que vale, sin intermediarios, ya sabes tú querrás tu tajada y yo recibiré menos eso... ella es realmente muy hermosa, es mi mejor diamante.

Las palabras de Ben solo despertaba más la curiosidad de Dominic.

— ¿Medio millón te parece poco por una noche?

— Medio millón ¿sin descontar tu parte?

— Medio millón limpio para ti, además te aseguro que la persona que la tenga no tiene ningún tipo de enfermedad ni nada, solo es una noche, a cambio pide solo tres reglas, ni tú ni ella sabrán su nombre, ella debe tener cubierta la cara con un velo o algo, no le gusta ver a quien se folla, y obviamente tomara la píldora del día después, no quiere cargar con inconvenientes. 

— Si es por eso puedo hacerla tomar anticonceptivos, a mí tampoco me conviene que quede en cinta, pienso sacar mucho de eso, que te digo, su belleza es única, hasta a mí me cuesta no hacerla mía.

— No, no, la quiere limpia en todo sentido, ni alcohol, tabaco, píldoras de ningún tipo. Él es así. 

— Entonces no se hable más, cuando la debo traer.

— Aquí no niño, su asistente te dará lugar fecha y hora. Ahora le diré que entre, no te pases de listo, con él no se juega, tiene mucho poder.

Dominic salió e hiso pasar a Charly. Mientras que Ben ya soñaba que hacer con el dinero.

El joven Delgado se dejó caer, enfundado en un costoso traje, de cabello ondeando, ojos color café y tez trigueña, Ben subestimó a ese hombre que no tendría más de 25 años.

— Necesito que conteste unas preguntas.

Así entró sin saludar y yendo directamente al grano, él era el asistente de Amir Zabet, debía estar a la altura de su jefe.

— ¿Acaso eres policía?

Contesto sonriente Ben y esto causó cierta alarma en Charly, nada de mujeres obligadas, se repitió la regla de Amir.

— Esa pregunta... ¿ella lo hará por propia voluntad, verdad? Porque si no es así no tenemos nada que hablar.

Sentenció con toda seriedad.

— Claro que lo hará por voluntad propia, ellas siempre lo hacen, yo no tengo a nadie obligada conmigo. 

Mintió descaradamente. 

— No consume...

— Nada, ella es sana, no le gusta ni el olor a cigarrillos. Y mucho menos toma alcohol.

— Eso nos ahora muchas preguntas solo queda aclarar por último, que se asegure de tomar la pastilla del día después y luego espere cuatro horas para salir, de lo contrario si hace algún truco para después querer chantajear a mi representado,.... creo que no es necesario decir que tú serás el más afectado. El desierto es amplio y cualquier lugar es una buena tumba.

Ben descubrió que sea quien sea él interesado tenia poder. La mirada que en un principio le pareció aniñada ahora le resultaba intimidante.

— Aquí está la dirección y todo lo que necesita para llegar, en la habitación encontrara una caja con lo que se debe poner.

Así de fácil, así de ruin la vida de Candy empezaba a empeorar. Ya no serían solo golpes. Ahora sería vendida como un pedazo de carne, del cual ni siquiera ella sabía su valor.

*****************************

La fecha llegó, Ben ordenó y a ella solo le quedaba por obedecer. 

— Pero Ben... no entiendo. 

— ¿Eres idiota Candy? ¿Qué es lo que no entra en esa cabeza tuya?

Ben le daba golpes en la cabeza mientras lo decía. Asiéndola sentir nada.

— Es tan fácil lo que te pido, debes tener sexo, solo eso, no debes hablar, ni nada, ¿no eras eso lo que querías cuando vemos las películas?

— Pero tú eres mi novio, yo...

— Soy tu novio y tú me obedeces, así de fácil. ¡Si no fuera por mí, estarías muerta! ¿Acaso quieres volver con tú padre?  ¿Sabes lo que te hará?, escúchame cariño, esto es muy importante, necesitamos el dinero, solo será esta vez y después los dos viviremos felices, tendremos nuestra familia y lo más importante, por fin podremos hacer el amor. ¿Acaso no quieres ser mi mujer?

Candy, tan ingenua, tan simple, tan manipulable, le creyó. Pero aún se seguía preguntando...

— ¿Porque no puedo hacerlo contigo primero?

— Ya te lo expliqué, yo no duermo con niñas inexpertas. Lo haces o te llevo con tu padre.

Así la atormentaba, con la condena de llevarla con su padre, el cual según él la estaba buscando por todas partes para matarla a golpes. 

Cuando Ben le dijo a Candy que tenía una sorpresa por su cumpleaños número 19 ella nunca imaginó que sea esto, la tarjeta decía 20 de diciembre 22 horas y la dirección de un hotel que según Ben era el más lujoso de la ciudad.

— Pero...

— Deja de lloriquear, si no quieres ir, llamaré a tú padre para que te largues de aquí. 

— ¡No Ben!, por favor.... Iré, haré lo que quieres.

Candy temblaba con la sola idea de que su padre pudiera encontrarla.

El joven que era bastante corpulento y de rostro hermoso, algo que lo ayudaba para hechizar a las jóvenes, la baño, le refregó el cuerpo hasta que dolió. 

— Debes estar bien limpia y perfumada, tu eres mi mejor mujer.

La acompaño hasta el hotel pero le dijo que no podía subir, ella debía ir al último piso, directo a la alcoba y vestirse con lo que hubiera en la caja que estaría sobre la cama.

Mientras Candy caminaba por el hall del hotel, Ben recibía el pago de manos de Dominic, quien había quedado más que hechizado con Candy.

— Realmente es una hermosura, un poco pálida, pero toda una belleza, quizás después podamos seguir trabajando juntos. 

— No te prometo nada, ya veremos cómo le va hoy.

— Le irá bien, el solo hecho de su cuerpo y esa cara, muy hermosa, vale cada centavo.

— Ese es el problema, quizás la disfrute por un tiempo para mí, y cuando me aburra, volveremos hablar.

Del otro lado de la calle Charly observaba a este par, no había visto a la joven ingresar al hotel, pero si vio el intercambio de maletines de estas escorias y se preguntaba ¿cómo una mujer podía vender su virginidad?

*****************************

Una vez que ingresó en aquella habitación la joven quedó deslumbrada.

“¡Esta habitación es más grande que todo nuestro piso! No lo puedo creer.”

Los pensamientos de Candy eran demasiados, estaba nerviosa, triste, pero sobretodo asustada, no sabía que esperar de esa noche, Ben le había advertido que debía obedecer al hombre que entrara con ella en esa habitación, sin decir nada y eso la ponía nerviosa. Vio sobre la mesa una nota escrita en un papel, y una pastilla a su lado, pero al no saber leer la volvió a dejar donde las encontró. 

Ben por la emoción de recibir el dinero y lo poco que le preocupaba Candy, se olvidó de decirle de la píldora que debía tomar, solo la envió a entregar su cuerpo.

Camino hacia la enorme cama, donde como Ben dijo había una caja, al abrirla vio la ropa que debía usar, y se sonrojo.

Aunque estaba sola en aquel cuarto, decidió cambiarse en el baño, sus manos temblaban y sudaban, no sabía que esperar de esa noche, Ben siempre le mostraba diversos vídeos, algunos les gustaba, pero otros le daban asco y vergüenza, esos donde más de un hombre tomaba a la chica, o donde les introducían objetos, si, ella estaba aterrada.

Tardo más de la cuenta en saber cómo debía colocar todo aquello, su atuendo consistía en un sostén lleno de pequeñas tiras blanco con encajes, un ligero, medias y una pequeña falda del mismo color. Por último tomo velo y se lo coloco, cubriendo de esta forma la mitad de su cara, ella creía que había hecho todo según el pedido de Ben, el error radicaba en que Amir no quería ver para nada su rostro, en el fondo le desagradan las mujeres que se vendían, pero esto Candy no lo sabía.

Fue a sentarse en la cama como se le había indicado y esperó no por mucho tiempo. 

La puerta se abrió pero ella no se movió, tenía miedo de la persona que acababa de entrar, sus pasos se escuchaban pesado y fuertes, pasos que le recordaban a su padre cuando se enfadaba, comenzó a temblar y se asustó aún más cuando escucho esa voz tan ronca, la persona a su espalda destilaba poder, y eso la hacía sentir pequeña, casi como una hormiga. 

— ¿Qué edad tienes?

— 18, 19 .

Trato de corregir rápidamente 

— ¿18 o 19?

— 19, hoy es mi cumpleaños.

— Bonita forma de festejarlo.

Dijo aquella voz con un timbre de ironía, Candy se quedó en silencio.

Amir camino, se sirvió un vaso de whisky y se sentó dándole la espalda en el otro lado de la cama, ella se tensó un poco cuando el peso en esta le aviso de su acción. 

— Ven, quítame la ropa.

Ordeno sin más preámbulos. Se levantó obediente y caminó con paso lento, tímido. Amir tenía la cabeza gacha, mirando su vaso sin pensar en nada, cuando vio los pequeños pies de la joven comenzó entonces a recorrer sus piernas casi tan blancas como la lencería que tenía puesta, un lindo cuerpo pensó, pero cuando al fin terminó de levantar la cabeza, la vio, vio sus ojos color esmeralda y el miedo de perder la inocencia grabados en ellos, ese brillo lo alteró por un momento. 

— ¡Pero que... !

El grito de Amir la hizo retroceder, y del mismo miedo tastabillo y cayó. 

Sus ojos se humedecieron y una lágrima rodo por su mejilla. Este era por qué no quería ver los rostros de las mujeres con las que dormía, no quería ningún vínculo, era demasiado bueno leyendo a las personas, pero esta muchacha no le generaba asco ni desprecio, el miedo en sus ojos era auténtico al igual que su inocencia.

— Levántate, quítate el velo. 

“¿Que mierda acabo de decir?”

Amir acababa de romper su primera regla, Candy obedeció, y él quedó deslumbrado por su belleza. Se aclaró un poco antes de hablar.

— Quítame la ropa.

Volvió a decir, con voz ronca y áspera. Ella tomó la solapa de su saco y lentamente se lo quitó, Amir podía sentir como sus manos temblaban y eso lo excitaba de sobre manera, Continuo desabrochando su camisa él creía que ella lo hacía apropósito, la lentitud y la suavidad con la que desprendía cada botón y luego la retiraba, hasta que llegó al pantalón y la cara de Candy comenzó a enrojecer, Amir lamia sus labios ante tan magnifico platillo. Hoy comería una virgen y eso se notaba en cada gesto de ella.

— Lo siento, pero... no sé cómo quitar el cinturón. 

Candy mantenía la mirada en dicho accesorio, su cara de conflicto la hacía ver aún más joven, cuando la risa de Amir se escuchó levanto la cabeza. Pero ya había recuperado la seriedad. 

— ¿Realmente eres tan inocente? ¿O sabes fingir muy bien?

Dijo mientras negaba con la cabeza.

Ambas preguntas se las realizó más a él mismos que para ella.

Decidió terminar con la tarea de una buena vez y es que el preámbulo lo estaba matando, su pene se encontraba tan erecto y duro que si no se liberaba de toda su vestimenta lo iba a lamentar.

“¡Dios mío! “

Fue el pensamiento de Candy antes de cubrir su rostro con las manos.

“Esto no es divertido como parece en las películas, sé que me va a doler, es demasiado grande. “

La mente de Candy le mostraba lo que había visto una y otra vez, a pesar de que cubrió su rostro lo más rápido posible.

Mientras su mente divaga, Amir la mira ladeando la cabeza, nunca pensó que estar con una virgen fuera tan divertido, le hubiera gustado seguir divirtiéndose un poco más, disfrutar de esa inocencia, pero el color rojo que veía en el rostro de la chica era como un llamado para él, un canto de sirena que no podía ignorar, por lo que tomo sus manos e hizo que lo viera. 

Candy temblaba como una hoja a punto de caer en otoño.

— ¿Tienes miedo?

Pregunto con demasiada curiosidad, algo en esa joven lo ponía nervioso.

— Sí. 

— Si quieres, puedes irte ahora, porque una vez que comience no me detendré por nada.

Amir se sentía en la necesidad, de advertirle a esa blanca muchacha de ojos color Jade, que debía salir ahora de ese cuarto.

“Dile que sí, dile que te deje ir. Pero... ¿a dónde?... Ben me mandará con papá. “

En Candy predominaba el miedo, miedo a su padre a Ben miedo a la vida.

— No, no me quiero ir.

Dijo en un susurro, sellando así su destino, ese del que ya no podría escapar.

— ¿Me tienes miedo? 

Amir necesitaba saber, nunca ha forzado a una mujer y nunca lo haría, o eso creía. 

— Tengo miedo a que me duela. Es muy grande.

Dijo la joven mirando a otro lado, en él la comisura de sus labios le jugaron en contra, se elevaron solas, ante lo que esta joven le hacía sentir, ese aire fresco, esa belleza única, ese erotismo propio de la inocencia.

— Si, dolerá, pero... te prometo que te gustará y mucho.

Él Aprovechó la confusión de la joven y comenzó a besarla suave, saboreando sus labios sabor a cereza, para Candy esos besos eran algo nuevo, nada parecido a como Ben la mordía, su barba le ocasionaba un leve cosquilleo pero no le molestaba, sus labios eran cálidos, suaves, provocaban un calor desconocido en ella, con un suave apretón Amir la llevo hasta la jaula de sus brazos, esos músculos tan fuertes que por un minuto la hacían sentir segura, el beso se intensificó en el momento que sus lenguas se tocaron, él no había tenido tiempo de tomar su trago y ella pudo disfrutar del sabor a menta de su boca, mientras Amir se deleitaba con el sabor dulce de ella, comenzó a mover sus manos y ese roce le gustaba, ella se sentía suave cálida, pero quería aún más.

La depósito con total cuidado en la cama, colocó un brazo a un lado para no aplastarla.

“Esta muchacha, se ve tan frágil, tan única.”

Mientras miraba esos ojos verdes, guio su mano libre descendiendo por el cuello hasta su pecho y de un movimiento diestro, lo dejó al descubierto, para tocarlo primero suave y luego un poco más fuerte al presionar el pezón, lo que provocó que un gemido saliera de ella. Esa corriente de deseo comenzó a atravesar el cuerpo de Candy, y obviamente el de Amir también. 

“Esa dulce boca, está pidiendo algo, lo sé. “

Era tan automático como ese hombre se adelantaba a todo lo que ella pensaba, en tan poco tiempo, era como estar conectados.

— Amir, me llamo Amir.

— Amir.

Repitió con un gemido, y eso a él le encantó, siguió su camino, mientras la miraba, y es que aunque moría por besarla nuevamente, no podía dejar de mirar su rostro, estaba grabando cada gesto de ella. Él iba a ser el primer hombre para ella, quería guardar cada expresión en su memoria. 

Candy sintió cosquillas cuando deslizó los dedos por su vientre, y fue la primera vez que él vio su sonrisa. Y le encantó.

— ¿Eso te da cosquillas?

— Si.

Dijo queriendo moverse a un lado, pero Amir apoyo la mano en su vientre bajo y se lo impidió. Estaba perdiendo el control con ese gatito blanco que estaba entre sus manos.

— ¿Cómo te llamas?

Preguntó rompiendo otra de sus reglas, pero siendo inevitable realizar aquella pregunta, algo le hacía desear saber el nombre de aquella mujer.

— Candy.

Contesto con su verdadero nombre la joven, mientras Amir se abría paso entre sus piernas y colocaba su dedo medio en el botón de placer, haciendo movimientos y dando pequeños apretones.

Candy se sentía extraña, algo que nunca había experimentado y que la hacía sentir muy bien, comenzó a seguir el ritmo con sus caderas, estaba buscando liberarse de ese calor que sentía, cuando Amir notó que estaba húmeda, siguió su camino y la penetró con su dedo.

Los ojos de Candy se abrieron un poco, pero cuando Amir comenzó a moverlo lentamente haciéndolo rotar en su interior se relajó, a medida que sus gemidos aumentaron.

Verla de este modo era demasiado, ya no lo soportaba, si seguía jugando terminaría por descargar sobre las sabanas, aunque una parte de él le decía que continuara, de todas formas la tendría el tiempo que quisiera, y con ese pensamiento Amir se dio cuenta que quizás una noche no sería suficiente, Candy se sentía algo tan único, que de pronto no quería dejarla ir.

Acelero sus movimientos, sumando un dedo más en la cavidad tan angosta, ella comenzó a gemir con más fuerza y sus mejillas adquirieron un color rojos intenso, parecía una manzana, la misma que llevo al pescado original. 

— Mmmm... ¡Amir!

El grito y la agitación de la joven solo podía significar algo, ella había alcanzado su primer orgasmo y él era el responsable.

Amir se perdió en aquella imagen, el sentimiento de que él le dio esa liberación lo hacía sentir poderoso como nunca se sintió, a pesar de su dinero y posición social. 

Retiro su mano y procedió a besarla, tomó las manos de Candy y las entrelazo con las suyas, dándole la sensación que si las aprieta muy fuerte sería capaz de romperlas, ella se veía débil y frágil, se posicionó entre las piernas de ella, cuando Candy sintió la punta del pene en la entrada de su vagina, un jadeo de miedo salió de su boca. 

Amir se dio cuenta del miedo que se apoderó de la joven, y no era para menos, él sabía que de por sí estaba muy bien dotado y que el tamaño de su pene superaba por mucho el promedio al igual que el grosor de este.

— Trata de relajarte,... por favor no me pidas que me detenga ahora. 

Esas palabras sonaron como una súplica, su voz temblaba ante la expectativa que sentía el hombre, a ella, a la que todos le ordenaban y golpeaban, porque no solo fue su padre y Ben, también eran las prostitutas que la trataban como lavandera, cocinera, en fin como una Sirvienta y cuando alguna prenda quedaba dañada o la comida se pasaba de su punto desquitaban su furia golpeándola. Todos siempre la golpearon y ordenaban, mas nadie nunca le imploro algo, como lo hacía Amir en este momento, porque era eso, él le estaba implorando, dejarlo terminar lo que había comenzado. 

— Concéntrate en mis besos. Déjame llevarte al cielo y mostrarte las estrellas. 

Se lo dijo mirándola directamente a los ojos, azul contra verde, Y eso hizo, se aferró a los besos de Amir, como si del alimento más maravilloso se tratara, pero no pudo evitar gritar cuando la penetró por completo. 

A pesar de que trato de ser suave y no lastimarla demás, la cavidad de Candy era muy estrecha, él sintió como su pene era envuelto y apretado, trato de ser delicado, en verdad que trato, pero lo que sentía, esa sensación tan exquisita lo hacía perderse en la lujuria pura, cuando por fin la penetró por completo, se quedó inmóvil dentro de ella, para ayudarla de ese modo a adaptarse a su intromisión, mientras la seguía besando, cuando sintió que sus manos se relajaron un poco, liberó su boca para verla, una lágrima caía de sus hermosos ojos, grabó cada gesto, cada temblor, decidió moverse solo un poco y al ver cómo la joven apretaba los labios se dio cuenta que no era por dolor, si no por placer, lo que provocó que sus movimientos aumentaran y que ella los siguiera, en ese vaivén tan delicioso y nuevo para ella.

— Amir... ah... Amir

Escucharla decir su nombre mientras sentía que estaba por llegar al orgasmo, lo lleno de una dicha que no alcanzaba a comprender, pero lo que más le sorprendió fue que cuando ella alcanzó el clímax él también lo hizo.

— Candy. 

Dejo salir el nombre de esa joven que lo había hecho viajar al mismo espacio, se sentía como nunca jamás lo había hecho, dándose cuenta que él también había gemido más de una vez su nombre. Ambos estaban agitados y sudorosos.

¡¿Que mierda me pasó? ¿Porque dije su nombre? “

Amir seguía sin entender que había pasado, como pudo perderse tanto en ese remolino de sentimientos. Salió de ella con delicadeza, para darle un poco de alivio, y le encantó ver esa mancha roja que demostraba que él fue el primero, mientras que en su pecho crecía una mezcla de dicha y orgullo sin igual. 

Candy lo miraba un poco aturdida y en ese momento algo lo impulsó a darle un dulce beso en esos labios rojos, algo que cerrará tan maravilloso momento.

— ¿Estas bien?

— Si.

— .... Deja de sonrojarte o te comeré otra vez. Iré a bañarme. 

Dicho eso, Amir salió de la habitación, ella se envolvió en la sabana, se sentía somnolienta, estaba agotada, y en su pecho miles de sentimientos se mezclaban, no sabía qué hacer, Ben le había dicho que cuando él se fuera a bañar debía salir y volver a casa, pero su ropa estaba en el baño, por lo que decidió cerrar los ojos un momento, para luego ir vestirse eh irse, pero estaba tan agotada que se quedó dormida.

Amir entró a la ducha sin entender muy bien que fue todo lo que sintió hace un momento, sin lugar a duda era algo nuevo y digno de repetir, pero aun así lo confundía, los ojos verdes de esa joven lo hipnotizaba como jamás nadie lo pudo hacer.

“¿Que mierda hice? Rompí todas mis putas reglas, ¡maldición! Esto está mal, espero que no esté cuando salga, ¿desde cuándo follar con alguien me pone así? Apenas la toque tenía ganas de acabar.”

Amir no dejaba de pensar en todo lo que había sentido con esa joven, salió del baño molestó más con él que con ella, después de todo fue él quien le dijo su nombre, le pidió el suyo y le dijo que se sacara el velo, rompiendo de esa forma todas sus reglas. Llevaba con él la ropa de la joven, entendiendo de esa manera que aquella joya aún se encontraría en la cama.

Pero cuando llegó al lecho y la encontró dormida, por un momento esa imagen lo congelo, se veía tan cansada, tan indefensa, sintió ganas de protegerla, dejó la ropa en la mesa de noche, 

Pero de pronto recordó que solo es una niña que se vendió por un millón, se dirigió hasta el mini bar y comienzo a beber, capa tras copa, mientras su mente trabajaba.

“Es joven, podría trabajar y ganar dinero, pero en cambio prefirió terminar de estudiar y venderse como carne al mejor postor. No es mejor que alguna de las otras que pasaron por mí, es solo una mujer que busca la vida fácil.”

El alcohol y el recuerdo de su madre abandonándolo para irse con otro hombre que en aquel entonces era más rico que su padre llenan su mente.

“Ella lo planeó ¡estúpido!, desde un principio caíste en su trampa!, dejo su mejor arma al descubierto, sus ojos, seguro es alguna estudiante de actuación o algo por eso ¡caíste en su trampa!”

Y es que con todo eso en la mente, no puede quedarse quieto, decide darle una lección, para que así aprenda cuál es su lugar. Jamás se dejaría engañar por una mujer, nunca sería como su padre tan ingenuo.

Retiró la sábana con tal brusquedad que Candy se despertó asustada, pero cuando lo ve, es cuando el verdadero miedo aparece, sus ojos se cristalizan.

Ese olor ella lo conoce muy bien, y esa mirada, esa que siempre la hace sentir menos que basura, que la hace sentir no digna de vivir.

— A—Amir.

— No digas mi nombre, ¡PUTA!, solo ¡cállate y folla que para eso te pague!

Amir se abalanzó sobre ella y cuando Candy estaba punto de hablar le cubrió la boca con la mano, pero no era suficiente, aún puede ver esos ojos que lo ven suplicantes, tan expresivos, tan llenos de miedo y dolor.

Le da vuelta y la coloca boca abajo, como si de una hoja se tratara, con una fuerza innecesaria marcando su delgado brazo, ya que ella no oponía resistencia, Candy nunca oponía resistencia a nada de lo que la vida le hiciera, apoyo su mano en el hombro, para que no se de vuelta y la penetró, rápido... fuerte, mientras Candy gritaba y lloraba de dolor, la embistió sin piedad, pero esta vez no siente placer, no entiende que le sucede.

“Debe ser la posición, a pesar de que su espalda y trasero es hermoso y suave, necesito ver su rostro.”

Es lo que piensa y cuando saca su miembro para darla vuelta ve sangre nuevamente.

Eso no está bien, eso no era normal, la libero de inmediato, y la observo.

En su arrebato de cólera no reparó en que está demasiado estrecha, por lo que al tomarla de esta forma tan brusca, sin estímulo alguno y con la resistencia de ella, la lastimó.

Candy se colocó en posición fetal mientras lloraba, un llanto que Amir llevaría en su consciencia, a partir de hoy.

Se levantó y fue directo a la ducha, abrió el agua fría y se queda un buen tiempo, cuando se tranquilizó salió, dispuesto a pagar el doble y pedir disculpas si es la cuestión. Amir jamás se disculpó con nadie, nunca, esta sería su primera vez, pero sabía que debía hacerlo.

Al ingresar a la habitación, ella ya no estaba, en esa habitación lo único que queda de Candy es su aroma y su sangre, nada más.

Candy salió como pudo, cada paso que daba le dolía, además de estar manchando todo con sangre, y es que Amir la había desgarrado en su arranque de locura.

Tomó un taxi y regresa a su apartamento, tuvo que pedirle dinero prestado a María ya que Ben no se encontraba en el lugar o eso creía, luego de dejar a una María muy preocupada, se dirigió a su hogar, por llamarlo de alguna manera. No sangraba tanto pero le dolía demasiado, vuelve a busca a Ben pero no está, decide acostarse y llorar, llora por haber disfrutado lo que hizo, pero también llora por el trato recibido.

Piensa una y otra vez en que se equivocó, al otro día se baña, aún le duele, trata de mantener la zona herida lo más limpia posible, los días transcurren, ella sigue esperando a que Ben aparezca pasan dos semanas y no hay señales de vida, ya no queda comida hace dos días se terminó, por suerte María la ha ayudado, le trae todos los días un poco de lo que ella come, parece que está sola, y se pregunta qué será de ella ahora.

Pero de pronto Ben aparece.

— Ben, ¿dónde estabas? Yo...

El primer golpe va a la boca.

— ¿Desde cuándo te tengo que decir lo que hago?

— No, no lo tienes que hacerlo.

Dijo sosteniendo su cara, y limpiando la sangre que empieza a escurrir de su labio.

— Entonces no preguntes, ahora quítate la ropa.

— ¿Que?

Candy estaba confundida, después de la ausencia del hombre, ahora estaba frente a ella, ordenándole como siempre. 

— ¿Eres sorda? Quiero probar que tan buena eres, rápido, quiero probarte.

La curiosidad de Ben era cierta, él en un principio la abandonó, pero cuando una de sus amigas le dijo que Dominic lo buscaba, porque el cliente pedía por Candy, no lo podía creer, incluso ofrecía la misma cantidad, y fue entonces donde Ben descubrió que el cliente había pagado un millón, la primera vez y ahora quería pagar lo mismo, tenía que ver qué fue lo que hizo que lo enloqueció de esa forma, dos millón por dos polvos. Sin lugar a duda él debía follar con Candy.

— No, por favor no me siento bien. 

—  ¡¿Que no te sientes bien?!  ¡Y a quien mierda le importa!

La tomo del cabello y la llevo al sofá, comenzó a romperle la ropa, pero Candy no quería colaborar, por lo que comenzó a golpearla, la sangre empezó a salir de la cara de ella, al igual que sus gritos, pero había algo que Ben desconocía y era que María, visitaba todas las tardes a Candy.

— ¡Suelta la maldito o llamaré a la policía!

María le tiró el plato de comida que le llevaba a Candy, esto asustó a Ben, si la policía aparecía se sabría todo, por lo que se fue haciendo una promesa. 

— ¡De hoy en adelante estas sola! ¿Me oyes? ¡Sola!

Apenas se fue María ayudó a Candy, la curó y la llevó a su departamento.

— Violeta, ¿qué harás ahora? Él no volverá, la gente dice que consiguió mucho dinero y que vive en un buen sitio en la ciudad, yo no quería decírtelo para no lastimarte pero...

— Yo sí sé de donde saco el dinero... De mí. 

Esa tarde Candy abrió su corazón y le contó a María todo, el maltrato de su padre, el abandono de su hermano, como Ben la vendió, incluso su verdadero nombre, también le contó lo que Amir le hizo, pero dijo que no sabía su nombre, fue en lo único que mintió. Por alguna razón no quería decir el nombre de esa persona que la hizo sentir tan bien y al rato la termino de romper.

— Está decidido pequeña, tú vivirás conmigo.

— Pero...

— Candy te desalojaran en unos días por no tener el dinero de la renta, ¿qué harás?

— Tiene razón, es que a veces no pienso muy rápido. Soy tonta

— No es eso cariño, es solo... la vida te ha lastimado tanto en tan poco tiempo. Pero no te preocupes yo te cuidaré.

Los golpes en la puerta las interrumpen, y María va a ver quién es.

— Hijo, ¿qué haces por aquí?

— ¿Así me recibes mamá?

— Perdona es que me sorprendiste.

— Es que andaba por el vecindario, tengo un encargo del señor Zabet.  

— Bien pasa tengo una noticia que darte, mi vecina Violeta vivirá conmigo a partir de hoy.

María soltó la noticia como si nada, y cuando Charly estaba a punto de protestar por las locuras de su madre, llegaron al salón, donde una delgada y golpeada Candy lo mira con ojos tristes esperando el rechazo, ese que ella conocía desde que nació. 

Pero en cambio Charly lo único que hace es mirar esos ojos, que aún que están un poco rojos, lo han hechizado.

— Hola, soy Charlie un gusto conocerte.

— Hola Charlie, el gusto es mío.

Y al escuchar esa voz cree estar en el cielo.

Charly se va mucho más tarde de lo que pretendía y es que no puede dejar de ver a Candy, su madre le resumió la historia, omitiendo el hecho que Ben la vendió, solo dejó saber la parte de los golpes, ya que estaban a simple vista, cuando él supo que era analfabeta se ofreció para enseñarle, además de tratar de conseguirle un trabajo en el sector de limpieza en Diamon.

— Ya verás violeta, el señor Zabet es bueno, un poco raro, pero bueno, no pondrá objeción a que trabajes.

Con esa promesa se fue, pero aunque su ánimo había mejorado muchísimo gracias a la dulce chica, la angustia y la incertidumbre aparecieron cuando su celular sonó

— Señor Amir.

— ¡¿La encontraste?!

— No señor, Dominic solo sabe el vecindario donde viven o vivían, nada más. 

— Tienes que encontrarla, si o si Charly, ¡es una orden!

— Lo haré señor, lo haré. 

Charly estaba perdido, su jefe había generado una especie de fijación obsesión o algo por la "virgen", pero él necesitaba encontrarla a ella o a Ben por otro motivo, uno más importante, tenía que cerciorarse que no haya un heredero Zabet dando vueltas por ahí. 

Todavía recuerda esa noche hace dos semanas atrás, lo llamaron del hotel porque su jefe estaba rompiendo todo, jamás lo había visto de esa manera, pero lo que más le horrorizó, fue que la pastilla del día después estaba sobre la mesa, ella no la tomó. 

¡Maldición!

 El infierno recién comenzaba para Charly.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status