La mujer de la pared
La mujer de la pared
Author: Itiana Santos
1 La mujer de la pared ...

Los últimos rayos del sol ascendían lentamente en el horizonte, dando paso a la oscuridad de la noche que me traía mis mayores miedos. Respiré hondo mientras mi mano empujaba la pesada puerta de caoba, vieja e imponente como todo en esa gran casa, y la vi abrirse con un crujido tan oscuro que despeinó todos los pelos de mis brazos, ese lugar era naturalmente aterrador debido al mal tiempo a su alrededor.

Cerré la puerta, encendí las luces florecientes, y caminé lentamente por los pasillos que crujían con cada paso incierto sobre el piso de madera pulida, la casa estaba en silencio, burlándome de mis miedos, levanté la mirada hacia la larga escalera que de repente parecía más grande de lo habitual y suspiré abriéndome paso, haciendo todo lo posible por no hacer ruido.

Cuando finalmente entré a mi habitación, giré sobre mis talones, cerré la puerta detrás de mí, palpé la pared en busca del interruptor mientras miraba la esquina al lado del armario debajo de la penumbra y como esperaba, estaba allí, exactamente en el mismo lugar que yo.Él recordaba haberla visto desde la primera vez años antes.

En la esquina izquierda de la habitación, debajo de la ventana que ya no se abre, sentada con la cabeza inclinada, usando la pared como algo en lo que apoyarse y su absurdamente largo cabello negro cayendo por su delgado cuerpo, cubierto también con un camisón blanco fantasmal. como su piel. Sus ojos manchados de sangre, atentos a cada paso que daba dentro de la habitación, estaban tan oscuros como sus cabellos y parecían estar atrapados en viejos recuerdos.

Nos mudamos a esa vieja mansión construida en una pequeña isla cuando solo tenía trece años, todavía sanando mis lesiones en la rodilla, causadas por innumerables caídas mientras aprendía a andar en bicicleta con mi padre y comenzaba a acostumbrarme a la nueva apariencia sin el aparato dental. Mi padre había recibido una gran propuesta para construir un centro comercial y como su contratista estaba casi en quiebra, terminamos mudándonos, abandonando mi antigua escuela y amigos, así como el trabajo de recepcionista de mi madre. La isla de Ainu era realmente pequeña, siendo difícil de encontrar en mapas comunes, pero curiosamente, comenzó a recibir una cantidad considerable de turistas desde los años cincuenta.

Éramos desconocidos en ese nuevo lugar y obviamente, la adaptación tardó un poco en suceder, el ambiente era muy diferente y los planes de mi padre estaban siendo laboriosos por la dificultad de encontrar mano de obra calificada en la isla y la renuencia de los antiguos empleados a cambiar. - Si por “en medio de la nada”, pronto, la construcción terminó demorando mucho más de lo que esperaban mis padres, y mis esperanzas de regresar al continente se desvanecieron.

La dificultad para hacer amigos me convertía en un niño solitario, que pasaba sus días encerrado en la casa o sentado en el balcón mirando los jardines de los vecinos mientras cuestionaba qué secretos se esconderían en sus sótanos. Fue en ese momento, que comencé a buscar las razones por las que ese espectro se apegaba a nuestra casa, y siendo niña sabía poco de espiritualidad, pero era consciente de que algo andaba muy mal para esa chica al no tenerla. pasado al otro lado todavía.

Habían pasado cinco largos años, y nunca escuché su voz, aunque en un momento u otro me armé de valor para sacar el tema, tratando de entenderlo, pero nunca hubo respuesta. Daba miedo estar tan inmerso en la ignorancia y no tener paz en ningún momento de mi vida desde el cambio, fue doloroso. Sin embargo, hoy, honestamente, no sé si esto es bueno o malo.

Después de un poco de desgana, incómoda con sus reacciones, finalmente me armé de valor y les conté a mis padres sobre esa extraña visión, me miraron con tanta preocupación que incluso pensé que estaba obteniendo algún tipo de credibilidad, pero dos semanas después estaba siendo llevado a un psicólogo infantil con sospecha de esquizofrenia y siendo trasladado a un psiquiatra que me recetaría ansiolíticos. ¿Quién llega a la conclusión de que la hija tiene esquizofrenia en una sola conversación?

Al igual que mis padres, el psicólogo me miró con dolor como si creyera que estaba realmente loca, lo que me hizo tener un impulso absurdo de gritarles a todos, pero siendo una niña, solo lloré y me balanceé un poco en el sofá, lo que creo. He pasado una imagen catatónica de mí. Al final, las consultas no me ayudaron para nada en ese sentido, ya que seguí viendo a la mujer en la pared, como la llamé inocentemente, ya que no sabía su nombre.

El efecto de los medicamentos fue brutal en mi cuerpo en formación, mi desarrollo era extraño y mi estado de ánimo era horrible, así que después de un tiempo, comencé a armar un plan para desconectarme de esa situación. Mi primer paso en contra de esto fue mentir, comencé a decir que ya no la veía y que creía que era solo una puerilidad creada por mi mente solitaria como hija única, frases que sabía que eran lo que quería.

y querían escuchar. Y la razon No pude soportar más escuchar al psicólogo decir que yo lo había creado y que los medicamentos se modificarían si no había avances nuevamente, lo que me hizo temer que me internaran en un hospital psiquiátrico.

Hoy, a los 17, puedo decir que me acostumbré a su presencia y no tengo tanto miedo como al principio, pudiendo "vivir" con ella casi con normalidad. Poco a poco, la adaptación me permitió tener una vida normal, con algunos amigos y coqueteos que me hicieron feliz, y ya no necesitaba tomar las drogas que solo me daban sueño. Sin embargo, la curiosidad y la presencia constante de la mujer en la pared me hicieron seguir cuestionándome sobre su extraño caso. Y después de muchas preguntas, mi madre accedió a hablar con el corredor sobre el pasado de esa casa.

La verdad es que poco se sabía al respecto, y el hombre ni siquiera entendía el motivo de nuestras preguntas, pero al rato terminó contándonos lo poco que sabía de la casa, y de algunas fotos de los antiguos vecinos. encontró. Cuando los vi me temblaron las rodillas débiles, en una de las fotos familiares había una mujer sumamente parecida a la mujer en la pared, no sabíamos cómo había muerto ni su nombre, solo que allí vivía como institutriz. y cuidador de los hijos de los dueños de los que se casarán. Sin embargo, no comenté este descubrimiento con nadie, sobre todo porque al parecer, ya había superado mi supuesto infantilismo, por lo que tocar el tema solo haría que mi mentira fuera descubierta.

Salí de mis ensoñaciones cuando encendí la luz del techo, parpadeé un par de veces antes de iluminar toda la habitación, volví a mirar a la mujer de la pared y noté que la esquina estaba vacía. Curiosamente, ella solo apareció en la oscuridad de la noche y para mi infelicidad, solo yo la vi, como era de esperar. Empiezo a pensar que soy yo el que tiene mucha mala suerte y termino atrayendo ese tipo de cosas a mi vida, y peor aún, a mi familia.

Fui al baño y me di una ducha larga, relajando mis músculos tensos para un largo día de estudio y trabajo, sin mencionar el peso constante de las energías de esa ciudad. Me acosté en la cama, con un camisón cómodo, y pasé un rato jugando con mi teléfono celular, respondiendo mensajes de algunos compañeros de clase. Cuando me fui a dormir, unas horas después, miré el interruptor, pero no tuve el valor de apagar la luz porque sabía que volvería y esa noche me asusté especialmente por los reportes. de asesinatos recientes en la isla.

Un repentino impulso de reír me invadió cuando me di cuenta de que estaba comparando esos dos tipos de peligro, un fantasma no me haría daño, a diferencia de un asesino en serie que ni siquiera la policía había podido encontrar. Y siendo una niña en edad escolar, mis padres estaban aún más ansiosos y sobreprotectores. Volví a mirar por la ventana, observando las calles vacías, y volví a la cama, estirando mis músculos que se tensaron de nuevo, claramente esta sería otra noche de insomnio.

Me acosté abrazando las almohadas que olían a limpieza y traté de descansar, durmiendo parte de la noche con las luces encendidas, una lluvia ligera caía sobre el techo, prácticamente meciéndome en una canción de cuna. Pero dormí poco, despertando asustado unas horas después cuando un rayo provocó una caída repentina de energía y todo quedó a oscuras.

Me senté en el colchón mirando a mi alrededor con aprensión, evitando mirar la esquina donde ella siempre estaba sentada y busqué el celular, encontrándolo en la mesita de noche al lado de la cama. La linterna era casi inútil en medio de ese campo, pero iluminaba débilmente la tenue luz de la habitación, dándome una ilusión de seguridad.

De repente, una especie de respiración me llamó lentamente la atención, venía de la esquina cerca de la ventana y supe que ella estaba haciendo ruido. Era un sonido extraño que nunca antes había escuchado, era similar al sonido que hace la tráquea cuando el aire no puede pasar, un ruido que dudo que pueda ser reproducido por cualquier animal o humano normal.

Respiré hondo, cobré valor y volví mi atención a la mujer de la pared, sintiendo una repentina necesidad de preguntar por qué solo yo la veía, o por qué estaba atrapada en esa casa como si fuera la culpable del insomnio y el apagón. Levanté la linterna con manos temblorosas y pude observar atentamente su silueta, como nunca antes había tenido el coraje de hacer, ya que, siempre que estábamos en la misma habitación, todavía tenía ganas de gritar o llorar.

Sus ojos me seguían con cada movimiento que hacía, amplios y con grandes manchas rojas alrededor del iris. Una de sus pálidas manos descansaba sobre la tela blanca, mis ojos se posaron en ella y noté que casi no tenía uñas y la piel estaba despellejada como si hubiera intentado cavar algo. De repente, me di cuenta de que tenía la boca bien cerrada, como si la hubieran cosido, pero no tenía puntos ni sangre. Lo que me hizo preguntarme si sería un

tu elección en la vida.

- ¿Q-quién eres tú? Balbuceé en un susurro, tomando el coraje de acercarme mínimamente, agachándome frente a él y nuestras miradas se encontraron. - ¿Por qué estás aquí?

- ¿Por qué soy el único que te ve? Nuevamente ella no respondió nada, me levanté y caminé lentamente hasta que me agaché frente a ella. Tan cerca, pude verla más claramente, sus ojos eran grandes y marrones, no negros como imaginaba, su boca estaba pálida, pero parecía manchada con lápiz labial recién removido.

Era el espectro de una mujer que vivía en esa misma habitación en la antigüedad, al mirar más de cerca se podía ver que era joven y hermosa, debía tener unos treinta años cuando murió, y porque estaba vestida con camisón, Se suponía que iba a ser asesinado mientras dormía. Sin embargo, lo que más me llamó la atención fueron las grandes marcas moradas de los dedos alrededor de su cuello y muñecas, haciéndome cuestionar quién la había asesinado.

¿Qué había hecho para recibir tanto odio?

No había registros de su muerte, lo que me hizo pensar que probablemente fue encubierto por personas muy poderosas que estuvieron involucradas de alguna manera. Y luego, recordé nuevamente los titulares del periódico matutino, hablando de una niña que fue encontrada estrangulada en el bosque cerca del parque, e inconscientemente, terminé asociándolos.

- ¿Vivías en esa casa? Pregunté, sintiendo una extraña compasión por esa mujer que parecía haber sufrido mucho antes de morir, pero ella permaneció en silencio, solo mirándome. - ¡Dime algo, por favor!

Sentí el clima fresco a mi alrededor y un escalofrío subió por mi columna nuevamente, ella seguía mirándome, pero pronto me di cuenta que sus ojos muy abiertos parecían estar fijos detrás de mí y poco a poco, su expresión neutral dio paso a una mirada de miedo y su boca se abrió en un grito silencioso, haciéndome cuestionar qué sería tan aterrador para asustar a un espectro.

Me volví lentamente, sintiendo mis músculos rígidos por el miedo y me encontré con una figura aterradora, oscura y gigantesca mirándome con una sonrisa sádica. Otro rayo cayó, atravesó el cristal de la ventana e iluminó la habitación, dándome la vista perfecta de su silueta esbelta y aparentemente masculina. Incluso en la oscuridad, aún podía ver sus ojos ennegrecidos y sus labios fruncidos.

- ¡Así que aquí es donde estabas, querida!

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status