49 Chistes macabros ...

Cecilia ...

No había palabras posibles para describir la sensación de finalmente poder conducir con tanta libertad y con el permiso de mis padres, suspiré sintiendo la brisa fresca golpear mi rostro, sacudiendo la cabeza y sonriendo mientras estacionaba cuidadosamente en uno de los espacios disponibles en En el estacionamiento de la editorial, mi madre tomó el gran bolso de cuero negro y me miró con una sonrisa, despidiéndose antes de continuar su camino.

De camino a la escuela, la locutora explicó sobre una fuerte tormenta que se acercaba, al parecer, existía la posibilidad de una tormenta sobre nuestras cabezas en cualquier momento, pero no lo pensé mucho, se estaba empezando a formar un atasco. frente a mí y necesitaba darme prisa para no perderme la primera clase.

Cuando me detuve frente a la gigantesca escuela preparatoria, me encontré con una escena bastante inusual, Filipe estaba

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status