3 Un niño, una madre extraña y duras verdades ...

Los dos días que estuve ingresado en el hospital pasaron lentamente, tomando intravenosa y durmiendo la mayor parte del tiempo, capturando alguna información en los momentos de conciencia. Me desperté la mañana del tercer día, todavía un poco aturdido y bostecé, sentado en la cama. Cuando recobré los sentidos, noté que mi madre estaba de pie, aparentemente esperando para despertarme, en una de sus manos había una bolsa grisácea que parecía tener ropa adentro, y me miraba con animación.

- ¡Te dieron de alta, querida! Exclamó cariñosamente mientras me mostraba la ropa que había traído, colocándola en mis piernas. - A menos que no te sientas bien ...

- No. Por favor llévame… - le pedí inquieto solo pensando en la posibilidad de estar atrapado más días en este deprimente lugar.

Tan pronto como terminé de vestirme, y siendo obligado a tomar el desayuno que me traía una de las enfermeras, finalmente llegó mi papá, mostrando las llaves del auto, señalando que podíamos irnos, me pasó el brazo por la cintura y me ayudó a caminar. Tropezando por los pasillos del hospital hasta el estacionamiento.

El camino fue más corto de lo que pensé que sería, mis padres hablaron sobre todos los temas aleatorios posibles, ignorando mis pedidos de encender la radio, claramente tratando de mantenerme desinformado. Sus métodos de protección son cómicos.

Un escalofrío subió por mi espalda cuando pude ver la mansión a unos metros de distancia, mis miembros se tensaron solo con el recuerdo de los eventos de la noche anterior, rápidamente sentí que se me aceleraban los latidos del corazón y sentí la falta de aliento. Tuve que respirar profundamente varias veces, diciéndome a mí misma que estaría a salvo con mis padres antes de poder calmarme un poco, pero no lo suficiente como para creer que esa cosa no volvería a lastimarme.

- ¿Puedes subir las escaleras? Mi padre cuestionó tan pronto como pasamos por la puerta principal, su mirada se centró en la larga escalera de la que había caído la noche del apagón y sus miembros parecían proponerse con el recuerdo.

"¿No sería mejor dejarlo aquí abajo, en la habitación de invitados?" Mi madre respondió a la pregunta con otra, olvidando ambas que estoy a su lado, escuchando todo.

- ¿Qué piensas, querida?

Finalmente, habían recordado mi existencia, pero no estaba a gusto con eso y escuchar la palabra querida me hizo sentir aún más aprensivo. Con ellos dos en el primer piso, estaré aún más a merced de esa cosa, aunque no me siento segura en mi habitación donde vive un espectro moribundo y esa cosa demoníaca apareció por primera vez.

- ¡Creo que todo está bien! Exclamé sin mucha elección, después de todo no tengo mucho que hacer al respecto. Más aún cuando recuerdo lo poco que esta casa está adaptada para alguien de mi estado, pero no quería quedarme en mi habitación porque, sentí que estaba rota como estoy, será más fácil que esa cosa ponga un terminar para mí.

Así fue como terminé quedándome en la habitación de invitados del primer piso, no tendría que subir las escaleras y estaría más cerca de la cocina y el baño. Estaba un poco alejado, pero al menos esa habitación se inundó abundantemente por la luz que entraba por la ventana de vidrio, incluso teniendo una excelente vista de los jardines de los vecinos que vivían alrededor de la casa.

Entré al baño, que estaba al lado del dormitorio, me quité la ropa y me miré en el espejo. Mi estado era realmente deplorable, debajo de mis ojos había grandes ojeras profundas, que contrastaban con la palidez de mi rostro, lo que hacía que pareciera que me habían drenado toda la sangre, pero lo más impactante eran las marcas oscuras alrededor de mi cuello. Claramente, tenía forma de dedos y todavía podía sentir esas manos, que no deberían ser físicas, asfixiándome.

"¡Siempre he estado y estaré aquí!"

La frase que escuché de esa cosa, siguió resonando en mi mente, atormentándome como un recordatorio constante del peligro que representaba ese lugar. Ese hombre no fue producto de mi imaginación, ni tampoco las marcas que dejaron en mi cuerpo, todas estas fueron señales claras de que solo estaba jugando conmigo, divirtiéndose con mi terror y alimentándose de mi desesperación. Por un momento, un escalofrío recorrió mi espalda al pensar que esa cosa podría atacar a mis padres, pero como nunca comentaron nada en absoluto, ni siquiera la sensación de una presencia, me aferré a mí mismo con la esperanza de que ese espectro pudiera no les afecta.

- ¿Qué más dijiste? Me cuestioné a mí mismo, tratando de recordar sus otras palabras y descansé mi frente cerca del espejo, sintiendo mi cabeza calentarse por el esfuerzo. - ¿Por qué no puedo encontrar respuestas? ¿Solo preguntas?

Seguí pensando en ello y recordé las fotos, necesitaba volver a buscarlas y quién sabe, averiguar más sobre esa casa y sobre los primeros residentes. En el primer intento, me enteré de la última

familia que vivía bajo este mismo techo antes de que la casa fuera cerrada durante casi una década, recordé a la joven muy parecida a la mujer de la pared y volví a preguntarme quién sería el otro espectro. No pude reconocerlo por las fotos, pero tengo en mente que su apariencia es diferente ya que en ese momento ni siquiera parece ser humano.

- ¡Sarah! ¡Alguien la está llamando a la puerta! Mi mamá gritó, sacándome de mis sueños. Me puse la ropa que separé rápidamente y salí de la habitación, encontrándome a Gabriel sentado en el sofá junto a mi madre, luciendo tímido.

Abrí los ojos con sorpresa, sin creer que estuviera en mi casa y ni siquiera tuve tiempo de pensar en cómo encontró mi dirección porque lo más llamativo fue que estaba sentado al lado de mis padres. Para ser honesto, tenemos una relación extraña e inexplicable, a veces nos besamos, pero nunca hubo nada realmente serio entre nosotros y ni siquiera hablamos de citas.

A Gabriel realmente no le gustó la idea de tener un "rollo", bromeando que como ninguno de nosotros estaba casado, no había necesidad de escondernos de nuestros amigos y familiares, pero no puedo mantener una relación por mucho tiempo, especialmente. porque me preocupa mucho más entrar en una buena universidad, sin mencionar mis problemas paranormales.

Pero ignoré todos esos pensamientos, y simplemente caminé hacia él, preguntándole en silencio qué estaba haciendo, después de todo, esta actitud estaba siendo realmente extraña de su parte, ya que nunca me prestó mucha atención.

- ¡Hola! Sonrió torpemente y se enderezó, estaba sentado frente a mi madre y parecía desconcertado, o arrepentido por su repentina aparición.

- ¡Has faltado a clases durante unos días, así que estaba preocupado! Se justificó rascándose la nuca, un poco avergonzado y sonriendo en un rincón. - Traje mi cuaderno para poder estudiar mientras estoy en reposo.

Ese final, habló buscando algo dentro de la mochila que llevaba, de donde tomó un cuaderno de tapa azul y me lo entregó. Gabriel es el típico chico al que puedo llamar "lindo". Es guapo, alto y tiene un cuerpo atlético, además de ser el verdadero responsable de un niño aún más joven, y su cabello y ojos son de color marrón claro, lo que lo hace aún más atractivo, a juego con su piel bronceada por el sol.

- ¡Ah! ¡Gracias por preocuparse! Mi madre sonrió, proyectando rápidamente su amor incondicional sobre él. Claramente, viéndolo como un potencial yerno. - Hija, quédate aquí porque te haré un jugo ...

En cuanto terminó su frase, se levantó y fue a la cocina a hacer el jugo, guiñándome un ojo a modo de sugerencia. Le fruncí el ceño y volví mi atención al chico que me miró avergonzado, todavía rascándose la nuca con consternación.

- ¿Estás bien? Preguntó, su rostro se contorsionó con genuina preocupación, su mano tocó la mía en un gesto amoroso y me sonrió. - Escuché que te hospitalizaron, ¿qué pasó?

- Bajé las escaleras ... literalmente. - le expliqué con un suspiro cansado, mi voz un poco desprovista de emoción, me estaba acostumbrando a vivir follándome. - Me rompí algunos huesos, pero sobreviviré.

- ¡Me asustaste! Susurró y tiró de mi mano buena, besándola tiernamente. Claramente, estuvo aguantando todo ese tiempo, pero estaba fallando.

Me sonrojé con esa acción, pero no pude retirar mi mano y como mi madre parecía distraída en la cocina, aprovechamos la oportunidad para tener un momento propio. Incluso puedo estar equivocado, y él se siente usado, pero simplemente no tenemos una relación convencional, nos llevamos bien y por ahora, ha sido suficiente para los dos.

Pero nuestro momento romántico fue efímero porque, pronto se despidió, todavía sin gracia, después de que mi madre prácticamente lo obligara a beber el jugo bendito, que por el color, debió ser de varios cítricos. Nos despedimos en la puerta y lo vi irse rápidamente.

- ¿Novio? Mi mamá cuestionó emocionada tan pronto como lo vio salir por la puerta principal, su sonrisa era enorme, feliz de que me relacionara como una persona normal. Quizás me temo que soy lesbiana, o simplemente soy muy rara.

- Más o menos que… - murmuré volviendo al sofá, apoyé la cabeza en una de las suaves almohadas y sentí mis ojos pesados, malditos remedios que no me mantienen despierto.

Terminé dormitando unos minutos en el sofá, pero me despertó el ruido de las voces, abrí los ojos lentamente y noté que eran mis compañeros hablando al mismo tiempo, pegados a mí. Los grandes ojos verdes de Karen, mi par habitual, me miraron como si estuviera viendo un accidente horrible, estaban muy abiertos y su boca estaba ligeramente abierta.

- ¿Cómo te lastimaste así? Preguntó con el ceño fruncido, tocó mi mano enyesada con sumo cuidado, pareciendo temer que me lastimara aún más. - ¿Duele mucho?

- todavía estoy un poco drogado

¡medicamentos! Le respondí con sinceridad, todavía no tenía mucho dolor, pero sabía que tan pronto como pasara el entumecimiento de los analgésicos, los sentiría y eso me puso un poco ansioso. - Hubo un apagón y terminé cayendo por las escaleras ...

- Cuando me enteré de que te habían hospitalizado, ¡Karen se volvió loca pensando que te había atacado el asesino en serie! Mark, que hasta entonces había permanecido en silencio en un rincón de la habitación, exclamó mientras se acercaba lentamente.

- ¡Pero gracias a Dios estás bien, y te trajimos chocolate para animarte! Karen cambió de tema, abrió su bolso de charol y sacó una caja de bombones que me encanta. - Nos encontramos con Gabriel en el camino ...

Una sonrisa traviesa se formó en su rostro cuando me dijo que sabía de nuestra relación desordenada y me apoyó totalmente, pero eso no le impidió molestarme siempre que podía. Nos conocimos unos meses después de que me mudé a la isla, estábamos inscritos en la misma escuela y ella parecía súper emocionada de conocer a una chica del continente, aunque yo no era una de las mejores empresas. El período en el que nos conocimos fue el más delicado para mí, estaba en tratamiento psiquiátrico y no podía adaptarme a la nueva vida alejado de todo lo que conocía, pero su amistad me ayudó mucho a superar todo eso.

- ¡Gracias! Sonreí agradeciendo no solo por los bombones, sino también por ser un buen amigo desde nuestra niñez. Abrí el paquete y saboreé una de las trufas rellenas de coco, suspirando de placer. - Realmente sabes elegir los mejores dulces ...

- Por supuesto que lo sé ... Seré el mayor pastelero de la región, ¿recuerdas? Karen sonrió convencida y me recordó su gran sueño, que, como el mío, es dejar esta isla aterradora.

Karen nació en estas tierras, nunca conoció el continente, y como sus padres son muy tradicionales, no aceptan su deseo de cambio, lo que la entristece mucho. Quieren que se quede en el pueblo, que trabaje en la agricultura como ellos, que se case con algún vecino y tenga hijos, perpetuando el aislamiento de esta comunidad que, poco a poco, me incomoda aún más.

Nunca le hablé de los espectros que vi, pero nunca oculté los tratamientos de ansiedad y me sentí aún más cómodo a su lado porque sabía que ella también se sentía deprimida y estaba haciendo un tratamiento psicológico oculto a sus padres a través de Internet con la ayuda de una tia. Fueron razones diferentes, pero logramos entendernos dentro de nuestras peculiaridades, y tuvimos una amistad fuerte, que ojalá durara para siempre.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status