4 Pronunciamiento policial ...

Al día siguiente, luego de una noche de insomnio llena de dolores y pesadillas con escenas del ataque, me desperté con el ruido agudo del celular alarmante, sentí la mesita de noche buscándolo y cuando lo encontré, froté mi ojos tratando de ver la hora, todavía algo somnolientos. Estaba confundido por los medicamentos, pero cuando me di cuenta de que eran más de las 7 am, me levanté de un salto, casi gritando de dolor por el repentino esfuerzo en mis costillas fracturadas.

Aunque técnicamente todavía estaba en un período de descanso con un certificado hasta el lunes, después de rogar mucho a mis padres que me permitieran regresar a la escuela, finalmente dejé el resto por un tiempo e intenté volver a encarrilar mi vida. Sabía que esos días de estudiar solo en casa con las notas que me prestaban no serían suficientes para estar al día con el contenido de los días en que estaba en reposo, pero al menos así, estaría lejos de ese maldito casa donde me sentía acorralado todo el tiempo.

Me paré frente al espejo de cuerpo entero y miré mi reflejo, suspirando abatido por el estado en el que me encontraba, la piel antes blanca y sin imperfecciones incluso por el sol, estaba roja y con abrasiones que se expandían desde el rostro hacia el brazos y pecho, me puse mi uniforme haciendo todo lo posible por no hacer mucho esfuerzo, abroché el cuello hasta los últimos botones, escondiendo parte de mi cuello y traté de tapar algunas de las manchas moradas con maquillaje correctivo.

Cuando entré a la cocina, mis padres estaban susurrando, probablemente sobre algo que no pensaban decirme, pero como no me vieron, elegí escucharlos escondidos detrás del pilar de yeso y para mi sorpresa, les dije. Se dio cuenta de que hablaban del pasado, más concretamente de la época en que el centro comercial aún estaba en construcción.

- No te preocupes tanto, sabes que la gente de este lugar es supersticiosa ... - Mi padre habló de algo que no pude seguir porque no escuché el inicio de la conversación. No pude verlo, pero me imaginé que estaba sentado a la mesa, leyendo su periódico mientras tomaba una taza de café puro.

- ¿Pero no sientes que hay algo de extrañeza? Era el turno de mi madre para hablar, que parecía estar alarmada por algo, pero su voz permaneció ininterrumpida y baja. - Tenían una razón muy específica para no aceptar la construcción, Edward.

La última frase de mi madre me colocó un poco en la conversación y me di cuenta que este era el período en el que el contratista tenía dificultades para encontrar mano de obra para la construcción del centro comercial, al parecer los nativos de la isla estaban en contra de la llegada de extranjeros, más aún. Según lo entendí en ese momento, existía una disputa en relación a los lugares entre mantener la tradición centenaria de la pesca y la agricultura, o aceptar la llegada de nuevas tecnologías y grandes industrias.

Recuerdo haber pensado en lo absurda que era esta pregunta en ese momento, creyendo ingenuamente que la cultura local no se vería perjudicada por la llegada del centro comercial, pero después de un año listo, me di cuenta de que la situación no era tan simple como parecía. En cierto modo, los protestantes tenían razón sobre el impacto del centro comercial en su cultura. Poco a poco, los jóvenes en edad laboral comenzaron a optar por desarrollos más orientados a la ciudad más cercana, y aunque tenemos un gran centro comercial en la isla, poco es conocido. hablado de él. Era como si todos estuvieran tratando de deshacerse de su antigua tierra después de descubrir nuevas formas de mantenerse económicamente.

- ¡Pero claro, nunca me escuchas! Escuché a mi madre quejarse, sacándome de mis ensoñaciones, su voz había subido algunos tonos y se veía realmente molesta.

- ¿Me estás culpando en serio? Mi padre cuestionó, también irritante, su voz subiendo algunos tonos mientras prácticamente golpeaba la taza sobre la mesa.

Poco a poco, los estados de ánimo empezaron a cambiar y una pelea parecía estar a punto de comenzar, posiblemente porque mi madre todavía estaba descontenta por quedarse en la isla ya que, como yo lo entendía de niña, el plan era regresar a tierra firme en cuanto se construyera. se completó y la situación financiera de la empresa se estabilizó, lo que aún no había ocurrido en parte debido a mí. Aunque no me culparon, sabía que parte de nuestro problema financiero se debía a mis tratamientos psicológicos y ahora a los médicos que ganaban cada vez más gastos por ellos.

Para tratar de evitar la situación, me aclaré la garganta, llamando su atención cuando entré a la cocina, porque no podía soportar verlos pelear más. Y cuando me vio, sus ojos se abrieron momentáneamente, pero disfrazada, mi madre sonrió pidiéndome que me sentara para que pudiéramos desayunar juntas.

De vez en cuando, mientras comía unas tostadas, sentí que sus ojos se posaban en mí, claramente tratando de averiguar cuánto había escuchado de su conversación, pero me quedé callado, fingiendo que no sabía nada. Y luego, d

y unos minutos en un silencio incómodo, mi padre sugirió llevarme a la escuela en carro, impidiéndome así caminar aunque solo fuera por unos minutos. Por su expresión, parecía tener miedo de que me rompiese en cualquier momento en una simple caminata, pero no me quejé porque, realmente todavía sentía muchos más dolores en las costillas cada vez que respiraba.

Cuando nos detuvimos frente a las grandes puertas de madera maciza, sus ojos me miraron con preocupación por unos minutos antes de sonreír en un rincón, tratando de apaciguar un poco la extraña situación, luego me abrió la puerta para que bajara y entrara. un gesto poco común, me besó en la frente, pidiendo en un susurro que tuviera cuidado. Fue en ese momento que comprendí su aprensión, estaba pensando en la niña que murió días antes y que estaba estudiando en la misma escuela que yo. Verlo tan preocupado me hizo preguntarme internamente si la había visto, si se parecía a mí y por eso estaba tan inquieto.

- ¡Seré cuidadoso! Le aseguré, tratando de darle algo de confianza, tomé mi bolso de sus manos y le agradecí por el paseo mientras lo abrazaba lo mejor que podía por su brazo enyesado.

- ¡No te preocupes, nos ocuparemos de ella! Karen exclamó, apareciendo de la nada, tomó mi bolso y puso su brazo libre alrededor de mis hombros.

Él solo asintió con la cabeza y se subió al auto, dirigiéndose al trabajo antes de que llegara tarde. Y Karen me arrastró al patio donde los chicos nos estaban esperando, jugando un pequeño partido amistoso de baloncesto, solo ellos dos.

- ¿Cómo estás? Gabriel cuestionó haber olvidado el juego e ignorar los gritos de su amigo, quejándose de la pausa repentina. - No pensé que volvería a la escuela todavía ...

- ¡No puede mantenerse alejada de nosotros! Karen se jactó de la risa, y tuve que estar de acuerdo porque en ese momento lo que más necesitaba era distraer mis pensamientos.

Una pequeña multitud de personas se formó repentinamente frente a la pantalla que estaba en el patio interior donde se presentaban noticias o presentaciones de gran producción realizadas por la escuela. Movido por la curiosidad, me acerqué al grupo de alumnos, notando que también había algunos profesores y centré mi atención en la pantalla donde en una pequeña rueda de prensa se hablaba del caso del asesino en serie.

- El caso aún está abierto para una mayor investigación, ¡pero ya podemos decir que el sospechoso confesó y está siendo interrogado en este momento! Un policía con bigote, hablaba con su voz ronca y sería, se parecía a esos agentes de las películas de acción, explicando el caso, sin siquiera pestañear.

A los pocos minutos de ese pronunciamiento, llegaron una avalancha de preguntas de la prensa, pero el hombre no respondió, solo dijo que esperarían un poco más para que todo se publicitara correctamente y luego, la imagen fue llevada a un reportero que explicó la situación. información reciente que tenían sobre el caso aparentemente resuelto.

Habló con decoro y mirando seriamente a la cámara, explicando que el caso había adquirido grandes proporciones después de que aparecieran casos en regiones cercanas, incluida la pequeña isla en la que vivimos, siendo el asesino en serie un posible ex policía que utilizó su conocimiento. .Para no ser atrapado, pero que terminó cometiendo un gran error al pensar que estaba por encima de la policía metropolitana.

Una joven maestra a mi lado suspiró aliviada, pareciendo agradecer al cielo por esa noticia, por su edad, pensé que no tenía hijas dentro del perfil de predilección del asesino en serie, así que me impresionó un poco saber que todo ese alivio era para nosotros, sus estudiantes y eso calentó un poco mi corazón.

- ¡Eso significa que estamos a salvo! Karen se alegró de abrazarme, casi ahogándome, pero no me quejé a pesar del dolor que comenzaba a aparecer. - Esto merece una celebración ...

- ¡Podemos ir a la isla de Maju! Mark sugirió poner su brazo alrededor de la cintura de su novia, apartándola un poco de mí, luciendo celoso de nuestra adherencia. - Este es un buen momento para ver los arrecifes de coral ...

- ¡Parece una excelente idea! Karen estuvo de acuerdo y se dio la vuelta, dándome unos ojos de cachorrito que se desprendieron del cambio mientras juntaba sus manos en una petición. - Di que sí, por favor ... casi te mueres, estábamos tan asustados.

- Ni siquiera puedo recibir el impacto de las olas ... - murmuré lo primero que me vino a la mente, pero la verdad es que me imaginaba el rechazo de mis padres a esa idea. - Y tendrás que convencer a mis padres para que me saquen del descanso.

Fueron buenos amigos que me ayudaron mucho a superar mis dificultades, sobre todo en los momentos más delicados cuando me sentí desplazada por el tratamiento psicológico y el traslado repentino a un lugar desconocido. Pero mis padres no confiaban mucho en ellos, especialmente porque los veían como jóvenes rebeldes debido a las fiestas a las que asistían.

y como era cierto, lo único que podía decir para intentar limpiar su imagen era que no tomaban drogas.

- ¡Entonces les preguntaré! Karen exclamó, inflando su pecho con coraje, abrió una sonrisa traviesa y le guiñó un ojo a su novio como si estuvieran planeando algo mentalmente. - Tu madre me quiere, se marchará y convencerá a tu padre ...

La miré por unos minutos impresionado por la seguridad con la que hablaba y terminé riéndome tranquilamente mientras hacía una negativa, si ella quería hacer eso, lo único que podía desear era suerte y esperar que los argumentos fueran útiles. para convencer a mis padres de que me dejen ir a la pequeña isla adjunta.

El cartel de la primera clase resonó y caminamos por el pasillo, siguiendo a los pequeños grupos que registraron sus habitaciones en medio de la emoción de esa nueva noticia, al fin y al cabo, eso significaba que no se suspenderían las clases como era el miedo de los veteranos como nuestro caso. , y que los grupos pequeños podrían regresar al menos hasta un tiempo razonable.

Como mi mano dominante tenía dedos rotos, solo escuchaba las explicaciones dadas por las maestras mientras mis amigos y novio se turnaban para tomar notas en mi cuaderno, y en pocas horas, las hojas se llenaban de escritura en colores y patrones diferentes. que fue una gracia de ver.

Para mi sorpresa, mientras me escoltaba a casa, temiendo que me rompiera algunos huesos más mientras caminaba, Karen realmente habló con mi madre, argumentando que íbamos a ir con nosotros cuatro, que nos quedaríamos a dormir solo si cambiaba el clima, y Nos aseguró que no estaríamos solos, porque un amigo de su familia era dueño de una pequeña posada en el lugar. Para hacer aún más aceptable su discurso, entregó la tarjeta con el número del dueño de la posada, una pequeña hoja con la minúscula imagen de una posada con fachada blanca y puertas de madera negras.

Los ojos verdes de doña Amélia, mi madre, se volvieron hacia mí y le di la misma mirada de perro abandonado que mi amiga había usado conmigo horas antes, tratando de derretir su corazón. Como mi madre ya sabía sobre el arresto del asesino en serie, solo necesitaba convencerla de que no haríamos ninguna locura y recordé rápidamente un argumento convincente.

- ¡No me iré al mar, sabes que le tengo miedo a los peces piedra! Exclamé, llenándome de esperanza, junté mis manos en una petición y casi salté de alegría cuando la vi reír suavemente, accediendo.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status