5 Descanso merecido ...

Teníamos planeado salir temprano el sábado por la mañana, para poder disfrutar de un buen día, sin embargo, una serie de contratiempos hicieron posible que saliéramos solo después del almuerzo y tendríamos que quedarnos a dormir, no faltaríamos a clase el lunes. Empaqué una pequeña maleta con una muda de ropa en caso de una pequeña emergencia, puse medicamentos y algunos productos de higiene y salí de la habitación, encontrándome a mis padres de pie en la habitación mirándome seriamente.

- ¡Como máximo una cerveza para no cortar el efecto de los medicamentos! Mi padre comenzó, su voz se espesó en algunos tonos. - El dueño de la posada ha sido advertido sobre esto ...

- ¡Ten mucho cuidado y no olvides ponerte protector solar! Mi madre completó en un tono un poco más sereno. - ¡Divertirse!

Asentí y asentí con la cabeza y le agradecí por confiar en mí cuando irrumpí por la puerta, encontrándome a mis tres compañeros de viaje esperándome frente a un automóvil probablemente de los padres de Mark, que estaba sentado como conductor. La despedida de mis padres fue breve, y pronto me senté junto a Gabriel, que estaba acomodando mi bolso en el maletero, casi lleno de otros bolsos y neveras que espero no estén llenas de cerveza.

Llegamos al muelle en pocos minutos, sentados en el borde de una embarcación mediana de color blanco, era el chofer que había sido incluido en el pequeño paquete que hicimos con la posada. El Senhor Matos vivía en la isla de Maju, y se encargaría de llevarnos y traernos sanos y salvos, sus ojos estaban extremadamente negros y parecía un poco irritado por nuestra demora, por lo que solo nos saludó con unas palabras mientras nos acomodaba. y rápidamente llamó al motor.

Karen parecía emocionada por volver a ver el lugar donde había pasado buena parte de su infancia con su abuelo, y cuando su vida fue un poco más tranquila, le sonreí y le sugerí que visitara la casa de la anciana que había fallecido. lejos, si ella quisiera.

- Tengo buenos recuerdos, y la vista del mar es hermosa ... - comentó cerrando los ojos como si pudiera visualizar mejor las imágenes de su memoria. - Pero no es tan diferente de donde nos vamos.

- ¡Comete un error, niña! El anciano que, hasta entonces, permanecía en silencio, exclamó, volviendo levemente la mirada hacia nosotros. - Maju puede ser visualmente similar a la isla de Ainu, pero son historias muy diferentes ...

- ¿Como asi? Pregunté interesándome, después de todo, pocas personas parecían dispuestas a hablar sobre la historia de esa isla. Me acerqué al hombre un poco más y me senté en la cubierta, siendo seguido por los demás.

Cualquiera que nos mire podría encontrar la escena algo curiosa porque parecíamos niños alrededor de un anciano esperando que él les contara las viejas historias del lugar donde vivíamos, y esa era exactamente la sensación que estaba sintiendo, de haber regresado. infancia.

El hombre sonrió luciendo un poco más comprensivo y miró al horizonte que se abría frente a él en medio del vasto mar azul, parecía recordar más detalles.

- Los ancianos dicen que estas islas fueron únicas en el pasado ... - Empezó explicando algo que yo ya sospechaba, metió la mano en el bolsillo y sacó unos caramelos caseros elaborados con la fruta autóctona de la isla, arrojándonos unos y colocando uno en la boca. - Este lugar siempre ha sido muy próspero, la comida era abundante y los niños jugaban sin miedo en las calles de los pequeños pueblos, pero ...

Matos se quedó en silencio por unos momentos, su rostro contorsionado en una expresión de disgusto y una profunda sensación de tensión pesaba en el aire, haciendo que nos miráramos de uno a otro confundidos, pero no hicimos ningún comentario y enfrentamos nuestro silencio. como un incentivo, decidió continuar.

- Pero solo sucedió mientras la isla estaba limpia, después que llegó la tierra, todo cambió por completo ... los peces comenzaron a desaparecer de las aguas poco profundas, los frutos se secaron ...

Lo miramos sin entender a qué se refería cuando hablaba de tierra, esperamos que continúe, pero luego de esas palabras, reinó el silencio dentro del bote y no se dijo nada más, dejándonos inmersos en la curiosidad. Unos minutos más tarde, atracamos en el muelle improvisado que estaba frente a la posada que se veía exactamente como Karen lo había descrito, y nuestro conductor simplemente se fue sin ni siquiera ayudarnos con nuestras maletas.

- Ese hombre es raro, ¿no? Gabriel comentó volviendo a mirar el reloj en su muñeca, probablemente pensando en cuántas horas aún tendríamos luz, después de todo estaba prohibido ir al mar de noche.

Sus manos hurgaron en sus bolsillos buscando algo que, conociéndolo bien, pude publicar que era el paquete de cigarrillos, tuve que contener la risa cuando vi su expresión al recordar que no lo había traído, lo sé. porque en el auto mientras hablábamos, había comentado que se había olvidado. Pero mi atención fue robada por una señora que nos miraba a través de las ventanas de vidrio, sus ojos nos miraban seriamente y parecía una persona.

suena extremadamente estricto.

- Todavía me muero de curiosidad por el final de esa historia… - murmuré con un suspiro de consternación, sintiendo que probablemente tendré que conformarme con ello.

- ¡Es solo una historia, te lo cuenta cualquier anciano! Gabriel exclamó de repente, apareciendo a mi lado, tomó mi mochila, no dejándome tomar peso. - Lo mejor que puedes hacer es intentar echar un vistazo a los corales más cercanos ...

Estuve de acuerdo y pasé mi brazo bueno por sus piezas, descansando mi rostro en su hombro para descansar un rato mientras caminábamos por la playa de arena blanca, una brisa nos pasó, moviendo mi cabello y la ropa que vestíamos.

- Ah, quiero descansar un poco, ¡tenemos mucho sol! Karen se quejó haciendo pucheros mientras arrastraba una de las hieleras grandes sobre el hilo azul, su vestido blanco se balanceaba con esfuerzo. - Por ahora, mejor acostarse en una hamaca bebiendo agua de coco.

- ¡Por favor! No podemos perder mucho tiempo, ¡son solo dos días libres! Mark habló por primera vez, había estado tan callado que casi me olvido de su presencia. Llevaba la otra caja en su hombro, haciendo que los músculos trabajados resaltaran en la camiseta gris.

- ¡Descansar en una hamaca es parte del recorrido! Exclamé tratando de ayudar a mi amiga que comenzaba a tener la piel rojiza por el sol, casi me siento culpable por no ayudar a cargar nada. - Podemos ver los corales más tarde cuando el sol está más bajo ...

Parecieron llegar a un consenso, aceptando mi idea, así que entramos a la posada mirando todo impresionado. Si bien el lugar es pequeño y solo tiene un piso, fue renovado recientemente, aún con olor a pintura, la calle principal era espaciosa y había varias alfombras con cojines que estaban estratégicamente cerca de los ventanales, con el objetivo de una buena circulación de aire fresco.

Desde los lados del pequeño edificio, pudimos ver cómo se conservaba la naturaleza y el verde se extendía por metros más adelante, adormeciendo mis sentidos con los aromas de flores nativas, las mismas que se podían encontrar en algunos lugares de la isla de Ainu, pistas. del período en el que formaron una única ubicación. Acomodábamos nuestras maletas en dos habitaciones, como éramos menores de edad, no nos permitían dormir de forma mixta, por lo que Karen se quedaba en una habitación conmigo y los chicos en las demás, no nos quejamos, porque ya esperaba esto. Y fuimos a la cocina donde pudimos guardar las cajas que luego, encontré llenas de refresco, carne lista para asar y delicias incluyendo papas listas para freír.

Según tengo entendido, la posada nos ofrecería la cena la primera noche y el desayuno al día siguiente, pero al día siguiente tendríamos nuestro propio almuerzo con barbacoa.

Mientras caminábamos por el techo de madera de ébano frente a la casa, buscando el lugar más fresco para estirar nuestras hamacas, pude ver unas casas en forma de quiosco que imagino pertenecientes a los demás vecinos que estaban cerca del mar. porque eran pescadores y acabé recordando de la historia que el dueño de la lancha nos había estado contando que las cosas habían cambiado solo en una de las islas, excepto por turistas esporádicos que se acercaban a Maju interesados ​​en sus aguas cristalinas sobre los corales, su única forma de subsistencia era la pesca.

Nada había cambiado desde principios de siglo, cuando los primeros habitantes se trasladaron a la isla, pescando y produciendo sus propios alimentos que, cuando abundaban, se vendían en los mercados abiertos de la cercana ciudad como forma de recaudar algo de dinero para comprar. otros bienes de consumo.

Me sacaron de mis ensoñaciones cuando sentí que alguien yacía a mi lado en la espaciosa hamaca, me di la vuelta y noté que Gabriel se sentaba detrás de mí, apoyando su rostro en la curva entre mi cuello y mi hombro mientras le daba un cálido beso. el piso, la piel expuesta que tenía mientras su mano derecha deslizaba sus dedos por el vendaje que se colocó después de que le quitaron el yeso.

- Casi me da un infarto cuando me enteré que estaba hospitalizado… - murmuró tocando el tema que parecía estar evitando durante días, un suspiro escapó de sus labios y sentí que el abrazo se hacía aún más fuerte. - Tenía tanto miedo de perderte ...

Me volví en sus brazos para enfrentarlo, nuestras miradas se encontraron y pude sentir lo honesto que estaba siendo en sus palabras, extendí un poco la mano y alcancé sus labios, chupándolos ligeramente antes de sentir su lengua pidiendo un pasaje. Pronto, estábamos intercambiando algunos besos y abrazos escondidos por la tela con arena de la hamaca, ignorando cualquier otro pensamiento que nos atormentara. Ese fue un momento para nosotros.

Pero eso fue interrumpido por un violento temblor de la hamaca, miré a mi alrededor con miedo, pensando que estábamos en medio de una tormenta tropical o algo así, pero rápidamente el susto dio paso a la ira al escuchar las risas de Karen y Mark.

- Si es del agrado de los agapornis, podríamos ir a ver el corai

¿s? Karen cuestionó atando los largos mechones negros a una cola de caballo, estaba vestida con un bikini rosa y un taparrabos de crochet blanco.

Miré a mi alrededor y me sorprendí al darme cuenta de que el sol parecía estar aún más bajo en el horizonte, tiré del brazo de Gabriel y verifiqué la hora en su reloj sin creer que solo faltaban dos horas para que oscureciera. Me senté en la hamaca tratando de ubicarme y tiré de mi periquito, arrastrándolo por el pequeño sendero que nos llevaría al mejor lugar para ver los arrecifes de coral.

Cuando llegamos al lugar indicado, me quedé sin palabras, fue simplemente espectacular, hubo un pequeño descenso de piedras que nos llevó a una discreta cueva donde el agua del mar pasaba por las rocas y un poco más adelante, un pequeño arrecife de coral. ampliado delicadamente para albergar especies de peces pequeños y coloridos.

El movimiento del agua era relativamente suave, así que pensé que no habría ningún problema en entrar para mirar esa maravilla más de cerca, teniendo cuidado de mantener el agua debajo de mi cintura para no mojar los vendajes. Con una buena mano, deslicé mis dedos por los pequeños seres vivientes parecidos a piedras de colores, asustando a los pececillos que huían para esconderse. Sonreí, volviéndome para mostrárselo a Gabriel y en ese momento, él capturó una foto mía en su teléfono celular.

Después de eso, la idea se extendió y tomamos algunos yoes juntos en el contexto de ese maravilloso ecosistema que parecía más sacado de un cuento de hadas. Y, pasamos las últimas horas del día riendo y hablando mientras nos tomábamos fotos en las posiciones más variadas posibles en todos los puntos en los que logramos quedarnos.

Poco a poco, los pocos rayos solares desaparecieron en el horizonte, dando paso al brillo natural de las estrellas y la luna llena. Entonces, decidimos regresar a la posada antes de que subiera la marea y nos quedamos atrapados en ese pedacito de paraíso, lo cual no sería tan mala idea.

Cuando vimos la playa, notamos que se acababa de encender una gran hoguera y poco a poco, las llamas fueron avivadas por el ligero viento del atardecer ganando proporciones rápidamente. La misma señora que vi mirándonos a través de la ventana, dispuso lo que parecía ser nuestra cena en una pesada mesa de madera que creo que trajeron del interior de la posada para que comiéramos bajo las estrellas. Y cuando nos vio, sonrió, sugiriendo que comiéramos antes de que se enfriara.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status