CAPITULO 27

Ocho días exactos, se había demorado Marcos en tener listo los pasaportes, para poder abandonar el país a la brevedad y desde entonces no habían tenido noticia alguna de él.

Ángel, rogaba en su interior que su hermano no fuera descubierto, sabía que la pena por traición sería la muerte y no lo deseaba para él. Existía la posibilidad que nunca más se volvieran a ver pero saberlo vivo en algún rincón de Guatemala sería un consuelo para su desgarrado corazón.

—¿Todo bien? —la voz de Leonardo, le hizo limpiar sus lágrimas, las cuales no sabía siquiera que había derramado.

—Sí, tomo bien —sonrió al sentir los brazos de Leonardo enrocarse desde atrás a su cintura. Podían disfrutar momentáneamente de esta felicidad, pues no sab&iacu

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status