Razones

Querida Elisa:

Si estás leyendo esta carta, significa que has despertado tus poderes. Y es momento de que sepas algunas cosas detrás de éstas.

Seré breve, nosotros descendemos de una antigua raza; y de una asociación llamada Exorcistas de la Orden Negra ¿Cómo empezó todo? Pues bien. En ninguna parte de la Biblia lo menciona. Te diré solo lo que necesites saber; San Lucas y San Mateo fundaron o crearon a los Exorcistas con la única intención de librar a la tierra de todo el mal que había en ella, así que con doce simples hombres comenzaron a practicar lo que antes llamaban hechicería, pero ellos no eran brujos ni hechiceros que se apoyaban con grimorios o libros paganos, ellos se apoyaban con la Biblia para echar a los demonios que tomaban posesión de los cuerpos humanos.

Según nos contaron, que a lo largo del tiempo ellos fueron tomando los años de los Grandes Demonios que mataban, y poco a poco éstos pupilos de San Lucas y San Mateo fueron adquiriendo ciertos “poderes”. No se sabe con exactitud cómo es que fueron apareciendo, pero fueron en beneficio de la asociación.

De los doce, tres tuvieron los Dones de un poder ocular que llamaron “Esencia”, porque podían ver lo que nadie más, ellos lo dominaron, descubrieron que podían hacer lo que parecía imposible; tenían los sentidos más agudos que los otros, podían someter a los demonios y varias cosas más que irás descubriendo. Los otros tres obtuvieron el Don de la Visión Pura, veían lo mismo que los primeros pero ellos podían ver la energía vital del ser humano, concentrándose podían bloquearlos, incluso curarlas y ver cosas antes de que éstas pasaran, a lo que llamaron “Inocencia”. Los terceros tríos fueron los del aprovechamiento de la energía natural con el que podían regenerar su fuerza ya que éstos poseían una fuerza extrema al pelear contra los demonios, poder comunicarse por medio de la telepatía y a este poder le nombraron “Cruz “. Los últimos tríos fueron los del poder “Espíritu”, ellos eran los únicos que podían evitar la muerte si esta no era su tiempo, eran unos expertos rastreadores de todo tipo de demonios e incluso fantasmas y almas en pena. Así, los doce conformaban la asociación que en un principio los fundadores fueron San Mateo y San Lucas.

Posteriormente, el director o jefe de la Orden se alió primero con la Iglesia Católica por lo que hay una asociación de Exorcistas en Roma, pero esa no es La Orden Negra. En fin.

Eso fue un resumen de lo que tú formas parte, al igual que tu hermano, mi amiga Eleonora tuvo una visión de mi muerte así que por eso escribo esta carta, le dejo una a tu hermano para cuando él despierte sus poderes. Espero que él te enseñe cosas buenas y nuevas. Nosotros descendemos de los más poderosos; somos usuarios de la Esencia, pero no por eso tienes que sentirte superior a los otros Clanes.

Espero que mamá y ustedes dos vivan bien.

Si despiertas tus poderes antes de tiempo, los Rastreadores vendrán a por ti, pero sé que tu madre no dejará que vayas, así que espera y sé lo que quieras ser.

Disfruta de una larga vida.

Con amor, papá.

Leía esto en la penumbra de mi habitación, con tan solo la lámpara que estaba en mi mesita de noche. Cameron se había ido a petición mía y Nery solo había ido a por unas mudas de ropa a su casa que se encontraba en Market Street, su madre comprendía que ella quería acompañarme en estos momentos crudos, llegaría unos minutos más tarde y quería aprovechar el tiempo para ver las cosas que tenía que donar, pero también quería leer sola éstas cartas. Aunque al día siguiente tendría que enseñarles para que despejaran sus dudas, ahora comprendía lo de mis ojos y ellos también lo harían, era increíble todo esto. Y papá, ya que no fue exactamente una carta muy extensa, me imaginé que él no era muy expresivo con sus sentimientos. Solo dos hojas de él, vieja, y la caligrafía era tan magnifica como lo esperaba. Sin embargo, lo que quería saber no estaba en su carta, claro, comprendí algunas cosas, pero él no sabía lo que me preguntaba justo en ese momento.

Deseaba saber más.

Observé la carta con desilusión y suspiré dejándola de un lado y tomando la del abuelo, era un sobre de unos meses, todavía sin dobleces. Como si aún permaneciera algo del abuelo, lo oprimí contra mi pecho; después de un momento, decidí que quería saber lo que decía casi con desesperación. Abrí el sobre y me encontré con tres hojas escritas con las letras marcadas del abuelo.

Y de ella decía:

Mi niña.

Sé que será duro para ti tener que leer esta carta; pero me temo que, no me queda mucho tiempo de vida y quiero responder a tus preguntas.

Me imagino que es difícil para ti tener que creer todo lo que tu padre te dejó en esa carta, no sé lo que escribió, lo mantuve guardado bajo llave pero llegó el momento en que tuve que entregarle al notario. Hace meses el Dr. Charlson dijo que mi corazón ya no se encontraba del todo bien y que no pasaría mucho para mi segundo infarto.

Y por esta razón escribo esta carta.

No tengo mucho qué decir; conocí a tu padre cuando tu abuela fue poseída por un mal, Se hizo p***r por un cura, un cura muy joven y no confié en él inmediatamente, Los viejos solemos desconfiar de las personas jóvenes sin experiencia, pero cuando lo vi de esa manera inhumana, temí y creí al mismo tiempo que Dios tiene a sus ángeles guardianes repartidos en todo el mundo en forma humana.

Tu abuela murió años después de una muerte natural; amaneció tiesa a mi lado.

Y Alan se casó con la más pequeña de mis hijas y tuvo que ver en mí un padre y un suegro; me contó todo sobre los Exorcistas, como se hacen llamar los humanos con poderes sobrenaturales para librarnos del mal, no podía creerlo, pero mi esposa se había librado y no había quedado nada mal en ella como a veces solía p***r. Me contó que la asociación era secreta, ellos operaban de una manera silenciosa y pasaba inadvertida ante los ojos humanos. Estaba impresionado, como te lo podrás imaginar, yo, un combatiente y sobreviviente de la guerra oyendo esas cosas cuando yo solo creía en las armas y en las guerras sin fin.

Tu padre siempre nos protegió, hubo momentos en que su trabajo llegó a poner en peligro a toda su familia, pero nunca dejó que le pasara nada, cuando nació Mitchell decidió dejar la llamada Orden Negra en el que era el Jefe. Me contó que la sangre de un Exorcista era muy fuerte y que posiblemente sus hijos heredarían el Don, no me agradó mucho esa idea pero serían mis nietos de todos modos. Mitchell, desde que nació había sido un niño muy sano y pasaron siete años más para que nacieras tú, tan hermosa, con los ojos de tu madre, como un angelito,

Solo pasaron meses para que Alan, tu padre, me dijera que su muerte estaba cerca, que así lo había previsto su compañera en la Orden y no quise escuchar cómo iba a ser, estuve enfadado por habérmelo dicho y que yo no pudiera advertir a tu madre.

Él murió por salvarnos a todos, dio su vida con honor para salvar a su familia, lo que más me enojó aun, es que yo no pude hacer nada para salvarlo a él de las garras del demonio. Y como sabes, Mitchell no tardó en seguirlo, él no había despertado sus poderes, así que no llegué a entregarle su carta, así que lo mandé a su ataúd junto con él.

Años después, cuando apenas si habías cumplido tus ocho años, tu madre fue poseída por un demonio, por lo que vi, era un Gran Demonio, como lo llamaba tu padre, dicen que si un Exorcista mataba a un demonio de tal magnitud, podían extender su nivel de vida, por lo que solo tenías que matar demonios para tener veinte por diez años. En fin.

Tu madre jamás habría intentado matarte aun despertaras tus poderes, ella sabía y esperó ver a Mitch como tu padre, pero por desgracia, a él lo invadió una enfermedad incurable. No sabía dónde o como llamar a los de La Orden Negra, por lo que llevé a tu madre a la Catedral del Sagrado Corazón de Jesús en Richmond, A ti te encomendé a Hannibal para que cuidara de ti en el hospital mientras yo veía por tu madre, me sentí inútil ese día, quería tener el poder de dividirme para estar cerca de ti y de mi hija.

Tú padre me había obsequiado un arma especial que solo le afectaba a los demonios cuando poseían a una persona, así que prácticamente no herí a tu madre, había herido al demonio que la dominaba. Pero aun así, eso es lo que recuerdas.

Estando en Richmond, el cura hizo todo lo posible para salvar a tu madre, pero él también terminó casi poseído de no ser por los otros curas que apoyaron, pudieron expulsar al demonio que poseía a tu madre pero ella, no quedó bien, se había vuelto violenta, histérica y con el dolor de mi corazón la interné en un hospital psiquiátrico e inmediatamente fui al hospital para ver cómo seguías, apenas te habían sacado de la UCI pero necesitabas ponerte bien, te fracturaste tres costillas y una herida grande a causa del cuchillo, tu madre murió después. Nos quedamos solos y me prometí que mientras yo viviera nada malo te pasaría, pero tuviste ese cambio en los ojos justo ante la muerte de tu madre y Alan me había explicado que él era el usuario de un conocido poder ocular llamado Esencia, que aparecía justo cuando sucede la muerte de un ser amado y que con ésta iba evolucionando, no sé cómo le hiciste pero poco a poco desaparecieron, no obstante, comenzaste a oír voces en tu cabeza y no eran ideas tuyas, podías escuchar los pensamientos de otras personas, eso me dijo Ville (el brujo con el que te llevaba). Me dijo que si no podías controlar ese poder a temprana edad, podías perder la cordura.

Y justo por esa razón tuve que buscar ayuda con ese brujo para que bloqueara tu mente de todas las sombras que te perseguían y necesitaste de muchas otras cosas para p***r inadvertida, no me imaginaba el horror de ver todas esas criaturas inmundas rodeándote. Es por eso que te llevaba con él. Pasaron así años sin imprevistos y tus poderes parecieron dormirse pero seguías traumada por la muerte de tu madre, y solo yo podía entender el horror que habías pasado. ¡Eras apenas una niña! Traté de darte todo el cariño de padre y madre que jamás pudiste tener, me alegrabas con tu sonrisa cuando viajábamos y por esos momentos en los que olvidabas todo.

Por tanto, el cuervo, tu padre me contó que los usuarios de la Esencia, también tenían el poder de la Invocación y ésta, como podrás deducir, invoca a los animales con el que selles un pacto; cuando me contaste de él no era la primera vez, ese cuervo había aparecido desde que tenías ocho años. Creo que a veces los animales escogen a sus amos.

Me imagino que con mi muerte, tu poder evolucionará, ese cuervo estará esperándote, eso me lo dijo tu padre, el de él era una serpiente (era algo escalofriante) y el padre de su padre era un cuervo, así que lo traes en la sangre, querida.

Espero que esto haya dado las respuestas de tus preguntas.

Por los Rastreadores, no sé quiénes puedan ser o como se vean, pero me imagino que usaran el uniforme; negro con franjas rojas, es un uniforme muy elegante a mi parecer, pero ser Exorcista no solo consiste en exorcizar, y vestirse bien, ellos pelean con los demonios (cuerpo a cuerpo). Así que se te dará bien eso. Pero tú decidirás si quieres ir, sé que yo solo habría sido un impedimento, pero ahora ya puedes tomar tus propias decisiones. Confío en que podrás cuidarte de ti misma porque siempre supe lo fuerte que eres.

Te pido me perdones el haberte ocultado todo estos años.

Y el último deseo de este viejo es que encuentres tu lugar.

Vive con amor. Erra para ver lo correcto.

Ama tanto como puedas. Viaja con tus amigos. Sueña mucho y has que ese sueño se vuelva realidad. Y sobre todo, sé feliz. Lo mereces más que nadie.

Con amor, tu abue.

Pdta. Ah, casi se me olvidaba. Compré unos boletos para un concierto de esa banda de hombres desnudos y muchos otros ¿Cómo se llamaban? No lo recuerdo, está en la repisa de la chimenea, debajo de nuestro álbum de recuerdos.

Lloré al ver esta última parte y salí corriendo de mi habitación hasta llegar a la apagada chimenea, sin encender la luz, podía ver claramente a oscuras. El abuelo nunca fue un chico revoltoso por más que adorara el rock y el metal, y por hacerme feliz me llevó a varios conciertos en los que a veces era partícipe o simplemente me esperaba siempre despierto. Pensé que fui demasiada carga para él, lo echaba mucho de menos. Encontré los boletos, si me lo hubiera mostrado él estaría gritando y saltado de emoción. Sin embargo, lloré y sonreí encima de ellos. Boletos para el concierto: The Warped Tour 2015, julio 1 en Nashville, Tennessee.

Escuché que un auto se asomaba desde unos metros, el rugido del Cavalier de la señora Bower, me limpié las lágrimas de mis mejillas que ahora me dolían por estar constantemente limpiándolos con la manga de mi enorme suéter de lana, después oí que se despedía de ella y Nery subía al porche con pasos seguros, ella no solía pedir permiso o tocar al llegar a casa desde que la conocí, o sea, hacía diez años en la escuela primaria.

Abrió la puerta.

— ¡Santa Madre! —Exclamó ella tirando las bolsas al suelo cuando encendió la luz y me vio a mí— ¡Vas a hacer que me cague del susto, estúpida! —Se tocaba el corazón y suspiró de manera dramática.

—Lo siento… Es que… estoy llorando.

—Y yo que pensé que era orina lo que te estaba saliendo por los ojos —reprendió ella acercándose y me abrazó, haciendo que me sintiera peor que antes— ¿Qué es eso?

—Son los boletos para The Warped Tour 2015.

—Loado sean los dioses del rock ‘n roll —dijo emocionada viendo los boletos, ella no era exactamente una amiga que supiera dar consuelo, pero era buena evadiendo y con ello, haciendo que me olvidara de mi dolor—. Anda, te vas a secar si sigues expulsando lágrimas de esa manera y dime: ¿qué más descubriste mientras estuve fuera? Y no me digas que te dedicaste a llorar a moco tendido porque te machacaré el rostro.

Respiré profundo para calmarme.

—Las razones por la cual tengo esos cambios en mis ojos y el por qué siempre golpeé a las personas por algo que “supuestamente” ellos no dijeron.

— ¿Y es…? —Su confusión era un poema.

—Soy una Exorcista, una especie de… no sé qué que pelea contra el Mal.

— ¿Aaaahá? —Frunció los labios y esperó una explicación más detallada.

—Ven —dije jalándola hacia mi habitación y le enseñé la carta de mi padre. No sabía si esto era enteramente secreto, así que ¿Por qué no debía saberlo? Ella era mi única mejor amiga; que me conocía mejor y Cameron, él era como mi hermano.

Ella tardó en leer y volvió a releer, con cada línea que leía se le agrandaba los ojos y se mordía los labios, eso solía hacerlo cuando leía un libro de biología en la que le costaba entender pero quería saber, así era ella.

— ¡Jesucristo Resucitado! —Exhaló cuando concluyó la lectura— ¡Mierda! Amiga, no eres una humana ordinaria.

—Lo sé.

Estaba totalmente impactada, confundida, era como si hubiera aparecido un espejo frente a mí y me mostrara lo que realmente era, pero… ¿Qué era yo?

—Suena algo loco, bíblico. Cuatro poderes principales, wow. ¿Y quiénes son los famosos Rastreadores, eh?

—No lo sé.

— ¿No te dejaron una pista o algo?

—No… —me interrumpí, antes de morir, el abuelo había mencionado por último el nombre de mi hermano ¿Por qué había mencionado algo como eso? ¿Qué fue lo que le provocó el infarto? Según yo, tenía que ser una impresión fuerte.

— ¿Qué? —Preguntó ella adivinando en que estaba pensando seriamente.

—El abuelo, mencionó a mi hermano justo antes de morir, fue lo último que pudo decir.

— ¿Tu hermano muerto?

Mitchell había muerto a los trece años por cáncer; un cáncer que lo devoró demasiado rápido para el gusto de la medicina, según su expediente; era un tipo de cáncer que no podían estudiar por su rápida diseminación.

— ¿Cuántos hermanos crees que tengo? —Rodé los ojos.

—Bueno, sí, perdón. No te pongas amargada a tan temprana edad, daña la piel ¿lo sabías?

Caminé hacia la ventana, solía hacer eso para pensar mejor, la brisa veraniega corría, las hojas de los árboles se mecían con el sonido del viento al p***r; la luna estaba clara y redonda. Y en la oscuridad del bosque que se extendía frente a mí, pude ver unas sombras distribuyéndose. ¿Tanto podía ver?

—Nery, tengo que pedirte algo —dije tomándola de los hombros, y como ella era un poco más alta que yo, tuve que alzar el rostro para que nuestros ojos se vieran—. No debes decirle a nadie sobre esto, porque me temo que, tu vida corra peligro. Promételo. No le dirás a nadie nada de esto, a nadie.

Sus ojos se dilataron.

—No se lo diré a nadie —dijo con una voz rara, era como si estuviera siendo… ¡un momento! entrecerré mis ojos y me alejé de ella.

No. No. No. ¡Había hecho algo a mi mejor amiga!

—No se lo diré a nadie, tu secreto está a salvo conmigo, somos amigas, puedes confiar en mí por toda la eternidad, aún si se tratara de un asesinato.

— ¿Lo dices en serio? —la miré y ella me sonrió, pero no podía estar segura de si eso lo había logrado yo por mi buen corazón o mis ojos habían hecho que ella haya dicho esas cosas.

************************

Decidimos que lo mejor que podíamos hacer era dormir, así podía evitar todo tipo de cambios emocionales, Cameron llegó a la mañana siguiente a preparar el desayuno, por lo que yo repliqué, ya un poco mejor de lo que había estado el día anterior.

— ¿Sabes que sé cocinar, verdad?

—Claro que lo sé, así como sé que aun sabiendo cocinar, no comerás nada a menos de que alguien, obvio yo, te obligue a hacerlo.

—Qué bien te conoce —bromeó Nery comiéndose el pan caliente que había llevado Cameron, con mantequilla de maní.

—Gracias.

—Aunque no lo creas, los hippies cumplimos nuestras promesas.

—Es un hippie fantástico —añadió Nery.

¿Cuándo le había pedido el abuelo a él que cuidara de mí? Comí de mala gana los waffles y todo el día nos pusimos a estudiar las cartas.

Ninguno de nosotros sabía de un tal Ville y nadie había visto a unos hombres vestidos de un uniforme de negro con franjas rojas elegantes en nuestra calle, la única. Y por desgracia, y beneficio, le pedí a Cameron lo mismo que a Nery y el poder ocular hizo lo suyo nuevamente. Pero no sabía cómo hacer que dejara de hacerlo, y para matar el tiempo estuve juntando todas las cosas del abuelo para donarlo como él quería, ya que, era un desperdicio tirar o dejar que las ratas comieran toda la ropa que nadie usaría, les dimos los regalos a mis vecinos, los cuales agradecieron y lloraron y juraron atesorarla después de darme un abrazo que me hacía tener un nudo enorme atascado en mi cogote.

Agradecía el momento de paz y tranquilidad que Cam y Nery me brindaban haciéndome que el dolor desapareciera aunque fuera por unos minutos.

Y. Si mi padre estuvo protegiendo a mi familia por todos los años en los que vivió, eso quería decir que ser un Exorcista era poner en peligro a los seres que amabas y no estaba dispuesta a que uno de ellos les pasara algo. No mientras pudiera evitarlo.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status