Share

Capítulo XVI La Bienvenida

Chantel muerta del miedo se aferraba a Arquímedes como si este fuera una tabla salvadidas. Nunca se imaginó que llegaría a un lugar donde los lobos fueran de gran tamaño. El hombre que la sujetaba con fuerza no le había dicho toda la verdad, no recordaba que le hubiera dicho que eran enormes lobos.

Entonces… eso quería decir que, ¿Arquímedes era uno de ellos? ¡Demonios! ¿Qué más le ocultaba? ¿Podría confiar en él? Ya no estaba segura de nada para ser sincera. Y por si fuera poco, si aquel pueblo era de hombres lobos entonces... todas esas personas que los miraban eran ¿Lobos? 

—Tranquila… no te asustes mi luna.

—¡Dios mío! Es lo único que puede decir.

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status