Capítulo XXXI El Lobo y la Humana

Chantel corrió en busca de una manta para que Arquímedes pudiera cubrirse y así ella no tuviera más mini infartos.

—¿Cómo es que estas aquí? Termina por preguntar. 

—Nunca deje de pensar en ti, has estado metida en mis pensamientos todos los días desde que te fuiste.

—Arquimedes…

—¿Es mi bebé? Sonríe tiernamente. El no deseaba que ella le volviera a decir que no lo quería en su vida.

—Si. Responde posicionando sus manos en el vientre. —¡Es tu bebé! Sonríe.

Viviana

Hola bellos lectores muchas gracias por llegar al final de esta historia... Espero que les haya gustado tanto como a mí cuando la escribi para ustedes. Me encantaría que dejaran sus comentarios para saber qué les pareció. Feliz lectura besos a todos...

| 30
Locked Chapter
Continue to read this book on the APP
Comments (1)
goodnovel comment avatar
Doc Estela
es tan bonita que hasta me pareció corta, gracias por el relato
VIEW ALL COMMENTS
DMCA.com Protection Status