El heredero

— ¿Estás seguro? —me pregunto mi gran jefe.

—Si señor —le respondí.

—Tendrás que aprender mucha información para poder administrar mi herencia de forma adecuada —me dijo mi gran jefe.

—Trate de aprender lo más rápido que pueda —le respondí.

—Bien, le encargare a un miembro de confianza de mi personal que te enseñe todo lo que tienes que saber, te guiare y te apoyo en cualquier problema que te encuentres —me dijo mi gran jefe.

— ¿En serio? Eso sería muy bueno, gracias señor —le dije.

—Bien, te daré unos papeles, tienes que firmarlos y podrás recibir mi herencia de forma inmediata —me dijo mi gran jefe.

— ¿De inmediato? —murmure sorprendido.

Había supuesto que no recibiría esa herencia sino hasta que mi gran jefe falleciera, recibirla de inmediato era una sorpresa.

—Sí, no quiero seguir administrando todas mis posesiones, antes de morir, voy a viajar por el mundo y hare las últimas cosas que no pude hacer en mi vida, tú te encargaras de todo a partir de ahora —me dijo mi gran jefe.

—Bien, lo hare señor —le dije.

—Estos son los papeles que tienes que firmar, léelos en su totalidad, en esos papeles se encuentra la información detallada de todo mi patrimonio, allí está establecido cuantas posesiones tengo, cuantas empresas están a mi nombre y cuánto ganan cada una y otras cosas más, léelos y podrás tener el perfil completo de todo el patrimonio que te estaré heredando y podrás hacerte una idea de lo que tendrás que hacer —me dijo mi gran jefe, mientras sacaba varios documentos de su escritorio.

Los documentos que saco, eran bástate extensos, tenía una gran cantidad de texto, y era muy extenso, leer todo eso me llevaría muchas horas, y eso es si no tomaba ningún descanso.

—Lee todo esto, mañana mi ayudante ira a tu casa y empezara tu asesoramiento —me dijo mi gran jefe.

— ¿Mañana? ¿Tan rápido? —murmure.

—Sí, mientras más rápido comencemos, mejor, al firmar esos papeles se los entregaras, y entonces después de los procedimientos correspondientes, serás formalmente el dueño de todo mi patrimonio, debes saber que más de 200.000 trabajadores trabajan para mí, a partir de mañana, tú serás responsable de su sustento… si por alguna razón terminaras por llevar mis empresas a la quiebra, serás responsable de que más de 200.000 personas pierdan sus empleos —me dijo mi gran jefe en un tono bastante intimidante.

Santo Dios, ¿200.000 personas? Este era un número muy alto, desde mañana, yo sería el responsable de los trabajos y el sustento de más de 200.000 personas… esto no era una responsabilidad pequeña.

Si no quería meter la pata y causarle apuros a cientos de miles de personas, tenía que aprender mucho sobre administración y sobre cómo llevar una empresa, tenía mucho que aprender a partir de ahora.

—Ya puedes irte Jacob, toma estos documentos, léelos y firmarlos, y cuando mi asistente llegue entrégaselos, a partir de mañana serás el dueño de todo lo que posee y empezara tu aprendizaje —me dijo mi gran jefe.

—Sí señor, gracias por esta oportunidad —le dije a mi gran jefe, mientras me levantaba y tomaba los documentos en su escritorio.

Cuando tuve los documentos en mis manos, pude sentir en mi conciencia el gran peso que está aceptando, pero no iba a dar marcha atrás, por lo que después de tener esos documentos en mis manos, me gire y camine para salir de la oficina.

—Jacob —me dijo mi gran jefe.

Cuando escuche su voz, me detuvo en seco, me gire y lo vi directamente a los ojos.

— ¿Qué sucede señor? —le pregunte.

—Puede que esta sea la última vez que nos veamos —me dijo mi gran jefe.

— ¿La ultima? —murmure.

—Sí, me iré de viaje mañana mismo, puede que nunca nos veamos otra vez y solo quiero decirte algo —me dijo mi gran jefe.

— ¿Qué es señor? —le pregunte.

—Buena suerte, confía en ti mismo y todo te resultara bien, recuerda que no puedes fallar, cientos de miles de personas dependerán de ti a partir de mañana —me dijo mi gran jefe en un tono bastante serio.

—No se preocupe señor, cumpliré con todas sus expectativas y no solo hare que las personas que trabajen ya trabajan para mi estén bien, sino que además expandiré sus empresas hasta convertirla en la mejor marca de todo el mundo —le dijo a mi gran jefe, en el tono más confiado que pude hacer.

—Esa es la actitud, ahora ve Jacob, tienes mucho que leer y debes prepararte adecuadamente —me dijo mi gran jefe.

—Si señor —le dije, antes de volver girarme e irme de la oficina.

Después de salir de la oficina de mi gran jefe, eche un vistazo a los documentos que cargaba,  solo fue un instante, antes de empezar a caminar.

No podía creer lo que había acabado de pasar, de forma repentina, me había convertido en el dueño de patrimonio bastante extenso y a mi corta edad, podría decirse que fue un sueño hecho realidad, pero también podía considerarse como una prueba en mi vida.

Tenía conocimientos administrativos, pero la prueba que tenía ante mí, consistía en administrar todo un conglomerado de empresas de miles o decenas de miles de millones y velar por el bienestar de cientos de miles de personas.

Lo que tenía ante mí, era una prueba masiva que iba a probar mis habilidades, no podía fallar, los empleos de cientos de miles de personas dependían de mí, y la reputación de la marca de mi gran  jefe estaba en mis manos.

Debía hacerlo todo bien, y lo iba a hacer, después de salir del edificio, me fui en un taxi hasta mi casa mientras veía los documentos en mis manos.

Cuando finalmente llegue, tire mis zapatos en algún lugar, pude notar que mis compañeros de apartamentos estaban dormidos, no los desperté, y en su lugar me senté en la sala y me prepare para desvelarme, tenía muchos documentos que leer, y debía leerlos todos sin ninguna excepción.

Mañana el ayudante de confianza de mi gran jefe llegaría, y no podía dejarle una mala impresión sobre el nuevo jefe que había ganado.


Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status