Mi Dominante Apollo
Mi Dominante Apollo
Author: Nina Arthur
Capítulo 1.

El POV de Clarissa.

—Cálmate cariño—dijo mi mamá mientras me miraba caminando de un lado a otro en nuestra sala de estar. Había estado caminando durante cuarenta minutos, ahora mismo estaba enojada con la sociedad.

—¡¿Cómo voy a calmar a mi mamá cuando me despidieron por ayudar a mi colega?! —grité por frustración.

—Bastardo—murmuró, por lo cual gané un resplandor de advertencia de mi madre.

—¡Se lo merece! —dije ya que era obvio.

—No me dijiste lo que realmente pasó—me preguntó, sentada en el sofá, esperando pacientemente para saber por qué mi supuesto jefe me despidió.

—Uno de mis colegas de la cantina no tiene nada que comer en casa, y tiene una familia que alimentar. Nunca comió nada en la cantina a pesar de que estaba trabajando allí. Muchas veces vino a trabajar sin comer. No podía verlo así, sin tener comida; se veía pálido y muy... Ya sabes, débil. Así que pedí algo de comida de mi cuenta y se la di. Esa perra de Morgan ha contado eso y añadió un poco más al jefe Mr. Anderson, me gritó diciendo que este no es un lugar de caridad y me despidió— escuchando mi historia, mi mamá levantó su ceja derecha con una mirada de interrogación en su cara.

—¿Eso es todo? —me preguntó y entendí que no comprendió mi historia. Suspiré y la miré nerviosamente mientras recolectaba la energía suficiente para decirle toda la verdad: —Um... me insultó diciendo que dirigía un lugar de caridad haciendo prostitución, muchas veces me insultó porque me negaba a su oferta de tener un... um... relación física con él. Y con ira lo abofeteé delante de todos y.… le pateé en las... bolas— Estaba esperando a que ella empezara a darme conferencias para que no hiciera todas estas cosas, pero ninguna vino, miré hacia arriba para verla sonriendo con orgullo hacia mí. Esto me ha confundido, ¿Por qué me sonríe? ¿Por qué no me ha dado una conferencia todavía?

Se puso de pie y me abrazó: —¿Lo pateaste muy fuerte? —sonreí a su pregunta y la abracé mientras respondía un sí con una sonrisa en mi cara. Más tarde cenamos juntas y nos sentamos frente a la TV viendo el programa favorito de mi mamá con palomitas de maíz en el medio de nosotras.

Mientras miraba el programa con mi mamá, mi papá vino a mi mente. Inmediatamente miré a mi madre, que se reía de la escena de comedia. Mi padre nos dejó cuando yo estaba en mi último año, engañó a mi madre con su asistente y más tarde la dejó embarazada de su hijo. Esto le ha roto el corazón a mi madre y también el mío.

Después de unos días, mi mamá aceptó su relación y no habló nada al respecto. Mi padre nos invitó a su matrimonio, pero no quería ir allí, pero mi madre insistió. Todavía recuerdo las lágrimas en los ojos de mi madre mientras compartían el beso.

Ese día le prometí que nunca dejaría caer una lágrima de sus ojos, odio a mi padre por romperle el corazón. Lo odio por romper a nuestra familia, y no creo que lo perdone pronto por lo que ha hecho con mi mamá y conmigo. Hubo días en que la oí llorar en silencio, en un rincón de nuestra cocina y en su dormitorio. Esto me ha enfadado y ha aumentado el odio que tengo por él. Era feliz viviendo su vida con su esposa y su hijo.

¿Pero qué hay de nosotras? ¿Qué hay de mamá? ¿Qué hizo para sufrir todo esto? Ella no se merece esto. Intenté muchas veces animarla a tener un novio, pero ella se negó. Ella estaba soltera desde ese día, nunca trató de tener un novio o cualquier tipo de relación con nadie. La hice como mi primera prioridad después de ese día de rey, ella era la única que me importaba y mataría a cualquiera que la lastimara de alguna manera con mis propias manos.

Yo era publicista del hombre más tonto e idiota que he conocido, Mr. Harvard Anderson, de Anderson's Inc., es un mujeriego y no sé cómo trabajé con él durante tantos años. Mi primer trabajo de la firma de relaciones públicas que me contrató fue para dar a conocer a la actriz que tenía un pequeño papel en ese momento en un programa llamado “Angles”.

Después de que la obligué a hacer entrevistas y una buena sesión de fotos de revistas. Ahora es la actriz principal en el programa de TV llamado “Madres” que ha recibido tres Emmys por mejor drama, mejor comedia y por mi arduo trabajo y dedicación para hacerla famosa, ahora es una actriz de renombre.

Más tarde tuve algunas muy buenas modelos como mis clientes, que ahora tienen una carrera muy exitosa como actrices y ángeles Secretos de Victoria. Yo era una publicista experimentada y habilidosa. Tuve una buena parte de clientes que son famosos ahora debido a mi trabajo duro y paciencia. Mi favorita y más cercana a mi corazón era Amelia Brown, ella fue una vez mi cliente que era amable y generosa.

Era una modelo normal cuando vino a mí como mi cliente. Ahora es una actriz principal en algunas de las mejores películas de acción. Su publicista actual podría tomar todo el crédito de mi arduo trabajo.

Ella todavía está en contacto conmigo; a veces nos reunimos y cenamos juntas. Un día recibí un correo electrónico de la compañía Anderson's Inc. La asistente del Sr. Anderson, Linda Florence me envió un correo diciéndome sobre su interés en mí por ser su publicista personal y me ofreció un cheque mensual por serlo.

Estaban ofreciendo mucho más de lo que ganaba antes. Anderson era un empresario multimillonario. ¿Quién diría que no a una oferta tan buena?

Acepté, y también mi mamá, me cambié a Londres desde Nueva York. Dejando atrás todos nuestros dolorosos recuerdos. Trabajé para el Sr. Anderson durante cuatro años. En este tiempo me he ganado el respeto y habilidades de publicación sin igual en el sector empresarial en el mundo de los medios de comunicación.

Sin embargo, Harvard trató muchas veces de convencerme de tener sexo con él, incluso trató de seducirme, pero miserablemente fracasó porque nunca cedí.

Después de ver lo que hizo mi padre, odiaba a los hombres y nunca tuve una relación con ninguno. Puse toda mi concentración en mis estudios, haciendo mis sueños realidad. Cuando comencé mi carrera, me ofrecieron una firma caliente y estrecha que olía horrible.

Gané una buena cantidad de dinero; compré un apartamento muy bueno y grande, dos coches y todas las demás cosas para nosotras. Vivíamos aquí sin ningún problema financiero. Mi madre trabaja como profesora en una universidad cerca de nuestro apartamento. Era una profesora experimentada y mejor pagada en la universidad donde trabaja.

La vida era buena hasta que las cosas pasaron con el Sr. Harvard. Empezó a insultar y gritar, ladrando por cosas pequeñas. Me ocupé pacientemente de él, sin embargo, lo perdí cuando me dijo eso. No me arrepiento de haberlo hecho; no puede hacerme nada porque yo era muy popular y cada cosa que escribo va por la ciudad en un segundo. Es difícil hacer algo en mi contra por eso.

La risa de mi madre me ha devuelto a la realidad. Se reía en voz alta. Ella era feliz, y quiero verla así por el resto de mi vida. La quiero demasiado.

****

Me desperté esta mañana escuchando la voz de mi mamá gritando que ella estaba desayunando y la guardaba en la mesa del comedor. Sentí que me besaba la frente y me decía que despertara.

En este momento, estaba desayunando mientras revisaba mi correo electrónico en busca de noticias importantes. Hubo pocos correos electrónicos de Anderson's Inc. sobre el envío de mi salario a mi cuenta y todo eso.

Había un correo electrónico de mi asistente Lydia Miller. Lo abrí, en el correo, Lydia me estaba pidiendo que viniera a mi oficina lo más rápido que pueda. Dice que hay algo importante esperándome ahí.

Desayuné y coloqué mi plato en el lavavajillas. Tenemos una criada que viene por la mañana y hace todo el trabajo. Es una mujer amable y educada, en poco tiempo se convirtió en una persona importante y cercana a nosotras. Dijo que llegaría tarde hoy porque su hermana vino a visitarla y mi mamá aceptó.

Después de limpiar la cocina y la mesa de comedor, me vestí con mi blusa roja, junto con un blazer negro y con mis pantalones negros delgados de pierna recta, combinados con mis tacones de tres pulgadas. Con mi bolso Gucci, salí de mi apartamento al estacionamiento. Abrí mi camioneta Mercedes y conduje a mi oficina.

Estacioné mi auto en el estacionamiento y caminé dentro del edificio. —Buenos días, señorita Green—Mia, la recepcionista me saludó.

—Buenos días, Mia—la saludé, sonriéndole.

Caminé hacia el ascensor y apreté el botón. Esperé pacientemente a que se abriera, con un alegre ding las puertas del ascensor se abrieron. Entré y presioné el número de piso de mi oficina.

Las puertas del ascensor se cerraron. Esperé hasta que llegué al piso. El ascensor abrió sus puertas, y salí. El piso tiene sólo dos oficinas; uno es mío y otro es de mi asistente. Tiene una sala de reuniones. El piso era tranquilo, solo se escuchaba el sonido de mis tacones llenando el suelo.

Mientras estoy caminando hacia mi oficina, veo a Lydia caminando fuera de ella nerviosamente. Ella me vio y me sonrió con una expresión preocupada en su rostro. Caminé hacia ella y me saludó.

—Buenos días.

—Buenos días, ¿Qué pasa? ¿Por qué estás nerviosa?

Ella me señaló hacia mi oficina y me dijo: —Hay alguien esperándote en tu oficina.

—¿Quién es? —pregunté.

—Creo que deberías verlo tú misma—dijo.

Asentí con la cabeza y caminé hacia mi oficina. Abrí la puerta y me detuve muerta en mis pisadas mientras miraba a la persona sentada en mi sofá.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status