SOMBRAS DEL PASADO
SOMBRAS DEL PASADO
Author: ALICE WRIGHT
CAPITULO 1 - "FRUSTRACIÓN"

Miro hacia la mesa de noche y observo que el reloj marca las 3:00am, arreglo mi almohada y me volteo en un intento infructuoso por volver a dormir —otra noche de insomnio— murmuro mientras me remuevo constantemente en la cama tratando de conciliar el sueño hasta que a fin de cuentas me levanto y camino al baño para lavarme el rostro, luego me dirijo a la pequeña habitación que funge como oficina.

Soy Derek Braxton y con mi hermano poseo una de las mejores compañías de construcción, Braxton Construction & Design, algo que comenzó como el sueño de un par de emprendedores, ha dado magníficos frutos, tres años después de su fundación se había posicionado como una de las principales constructoras de obras civiles en el estado de Nueva York, luego decidimos innovar e ir a la vanguardia en cuanto a construcciones y diseños autosustentables se refiere, y ahora, luego de cinco años, somos los número uno en la costa este, cuando alguien piensa en construcción, remodelación, diseño de interiores, exteriores y paisajismo, somos la mejor opción sin duda alguna.

Me siento delante del laptop para revisar el último contrato que me envió mi hermano y socio, me sumerjo en el trabajo sin prestar atención a las horas que pasan.

—¡Hey, despierta!— la voz estruendosa de mi hermano amenazando con reventarme el tímpano me despierta, ¿en qué momento me quede dormido? — ¿Pasaste la noche viendo pornografía? ¡Eres un pervertido!— Dice dejando salir una gran carcajada— ¡Te urge una mujer!

—¡Serás idiota! No, no estaba mirando pornografía. Estaba revisando el último contrato y encontré un error. 

—Viejo, no tienes por qué volverte adicto al trabajo…

—¡Con un demonio!— digo interrumpiéndolo —No me estoy volviendo adicto al trabajo, solo no podía dormir y preferí invertir el tiempo en algo productivo, algo que deberías hacer más a menudo.

—¿Iremos al gimnasio o a correr por el parque? 

—Prefiero ir a correr hoy, no tengo ánimos para un entrenamiento agresivo— dicho esto me encaminé a la habitación para cambiarme por un atuendo deportivo, lo último que quiero es recibir una paliza de Roger, nuestro instructor de Artes Marciales Mixtas, quien además parece el clon de “La Roca”

Salgo del edificio e inmediatamente la fría brisa matutina golpea mi rostro, inhalo profundamente intentando depurar mi sistema, luego de una breve sesión de estiramiento comienzo a correr, por primera vez Jared corre a mi lado en silencio, sumido en sus propios pensamientos, lo cual es muy relajante, pero sumamente extraño. No me atrevo a preguntar qué sucede por temor de romper la magia del momento. Mientras recorro las aún poco transitadas calles de Manhattan rumbo al Central Park por mi mente transcurren una serie de pensamientos, las obras de remodelación del conjunto residencial en Brooklyn Heights; la negociación con el Departamento de Obras Públicas para la remodelación de la escuela primaria, debemos finiquitar ese trato de una vez y por todas; los permisos para la remodelación del edificio de oficinas, es hora que mi empresa tenga su propio espacio; la compra de mi nuevo departamento que se está tardando más de lo previsto, si no llego a un acuerdo con la agente de bienes raíces tendré que buscar en otro lugar, así de simple, y la insistencia de Bárbara. 

¡Ugh! Bárbara, ¿quién iba a pensar que un arranque de inmadurez y lo que creía ser amor verdadero me traería tantas complicaciones? su constante empecinamiento en que sea su socio capitalista me irrita. Han pasado más de cuatro meses desde que me presentó su última “propuesta de negocios”, ¿acaso le es muy difícil entender que no soy ningún inversionista? ¿Acaso no le basta con la manutención que me vi obligado a darle? pero necesito un nuevo enfoque, necesito darle un nuevo sentido a mi vida, necesito... ¡por Dios Braxton! ¿En qué piensas? ¿Otra vez pensando en esas ridiculeces? ¿No te bastó con que te arruinaran la vida una vez? sin darme cuenta ya estoy de regreso en mi edificio. 

—Buen día Carmella— saludamos a unísono al Ama de llaves, quien prácticamente es nuestra salvación ya que sin ella estaríamos viviendo de comida chatarra

—Buenos días Derek, Jared, el desayuno estará listo en 30 minutos— nos informa

—Muy bien— Carmella Ferro, trabaja para nosotros desde hace cuatro años, es la encargada de mantenernos vivos ya que sin ella hace tiempo hubiésemos muerto de inanición o de un ataque al corazón por la ingesta de comida chatarra, debo admitir que es muy eficiente y discreta, sobre todo discreta, ya que el comportamiento de Jared deja mucho que desear, no es que yo sea un santo, pero al menos no soy un gigoló ni soy tan descarado. Esa es la razón de mayor peso por la cual deseo adquirir un departamento y recuperar mi independencia. 

Entro a la ducha, dejo que el agua caliente recorra mi cuerpo y relaje mis músculos adoloridos por haberme exigido casi hasta el límite en mi carrera esta mañana. Luego de mi rutina de baño, envuelvo una toalla alrededor de mi cintura y seco mi cabello con una más pequeña mientras camino hacia mi walk-in-closet, decido usar un traje de tres piezas color azul índigo, una camisa blanca de botones, una corbata de seda a rayas índigo y café, y mis zapatos de cuero negro, unos gemelos de oro blanco y ónice con mis iniciales grabadas, por último el infaltable reloj, por lo general visto de manera elegante para ir al trabajo, pero al ser Ingeniero Civil y Medioambiental a veces debo cambiar por algo más casual cuando me toca inspeccionar obras, aunque siempre le dejo el trabajo sucio a mi hermano,  Hoy tendré que asistir a una reunión en el ayuntamiento de la ciudad, así que debo dar una buena impresión.

Me dirijo hacia la cocina donde mi amable Ama de Llaves ya tiene servido el desayuno, tostadas francesas, huevos revueltos, fruta, jugo de naranja y café. Degusto la comida mientras reviso las páginas de la sección financiera del The New York Times, mmm... vaya, vaya, al parecer la empresa de Steve Johnson está pasando por un mal momento, música para mis oídos, no puedo evitar sonreír ante ese pensamiento. 

—¿Qué te parecería invertir en un nuevo negocio?— digo mostrándole el artículo del periódico a mi hermano. 

—No es nuestra rama, pero es una buena oportunidad de la cual podemos sacar mucho provecho, podemos pedirle a papá que lo administre o buscamos a otra persona ¡ja! ¡La venganza es una perra!— dice con una sonrisa malévola en el rostro. Quince minutos más tarde, estoy abordo de mi SUV Lexus LX camino al City Hall para mi reunión.

Dos largas horas después tengo todos los permisos que requiero para los proyectos de la constructora y lo mejor de todo es que logramos finiquitar la negociación con el Departamento de Obras Públicas. Ahora voy camino a mi oficina, el tráfico es un caos, hay demasiados vehículos en esta ciudad. 

—Buen día Sr. Braxton— saluda Margaret, mi asistente, quien la mayoría de las veces intenta llamar mi atención, a veces me pregunto ¿por qué la empleo? Ah sí, es muy eficiente y hasta ahora no ha cometido ningún error.

—Café Margaret y la agenda del día— le digo en un tono seco 

—Enseguida Sr. Braxton— responde batiendo las pestañas, ¿en serio? Al cabo de unos minutos entra a la oficina con una taza de café humeante y su infaltable Tablet

— ¿Qué tengo para hoy?— mirando su IPad se dispone a relatar mi programación del día 

—A las 11:00am tiene reunión con la Srta. Hamilton y el Sr. McIntyre con respecto a la remodelación del interior y el paisajismo del edificio de McIntyre Technologies, a las 12:00m Almuerzo con la Sra. Bárbara Cox, a las… 

—Cancélalo— la interrumpo bruscamente, Margaret alza la vista y me mira desconcertada —cancela el almuerzo con Bárbara, de hecho cancela todas las citas que tenga con ella, continúa 

—Sí, Señor— responde sin hacer preguntas, de sobra sabe que no me gusta en lo absoluto que cuestionen mis decisiones.

—A la 1:00pm tiene una entrevista con los potenciales contratistas, a las 2:00pm tiene reunión con la agente de bienes raíces, a las 4:00pm reunión con la nueva agencia publicitaria y por último a las 6:00pm sesión de Artes Marciales con Roger, quien llamó e informó que si no asistía a la clase debía buscar otro instructor 

—Muy bien Margaret, comunícate con Madeleine Greene y dile que investigue todo lo relacionado con Woodlawn Hardware Company— no puedo evitar la sonrisa que se dibuja en mi rostro. 

—Está bien Sr. Braxton.

—Eso es todo Margaret.

Mi mañana transcurre entre documentos, planos, discusiones, reuniones, estoy revisando las fotos que me envió la agente antes de nuestra reunión de esta tarde, cuando escucho un revuelo proveniente de la recepción. 

—El Sr. Braxton se encuentra muy ocupado y no puede atenderla, le ruego se retire o tendré que...— dice Margaret en un tono muy profesional 

—Tú a mí no me prohíbes nada, apártate de mi camino, igualada— reconozco esa voz, esa odiosa voz. Me levanto bruscamente de mi escritorio y salgo de mi oficina 

—¿Pero qué demonios sucede? ¿Qué haces aquí Bárbara? ¡Suelta a Margaret enseguida!— digo con tono de molestia 

—Derek cariño, recibí por equivocación una llamada de tu… asistente— menciona la palabra asistente con tono de desdén —cancelando nuestra cita para almorzar— se acerca para besar mi mejilla ocasionando que mi ira aumente, doy un paso atrás para evitar que me toque 

—No fue ninguna equivocación Bárbara, yo cancelé nuestro almuerzo de hoy, te agradezco que la próxima vez que hagas una cita esperes confirmación antes de aparecer intempestivamente en mi empresa, es más ahora nuestro contacto se limitará a una sola vez al mes y creo que mi abogado estará más que feliz de hacerse cargo, así que no me contactes, si sigues insistiendo tendré que tomar acciones legales— dando media vuelta regreso a la oficina dejándola anonadada, cierro la puerta de un portazo que retumba por todo el lugar. 

—¡NO PUEDES TRATARME ASÍ! TENGO DERECHOS Y LO SABES ¡ESTO NO SE QUEDARÁ ASI DEREK BRAXTON! JURO QUE ME PAGARAS ESTA HUMILLACION— grita mientras golpea furiosamente la puerta

—Bárbara... Bárbara... ¡realmente estás sacándome de quicio!— digo solo para mí, mientras suelto el aire que no sabía que tenía retenido, esta situación es frustrante, esa mujer ha logrado hacer que todo el amor que en algún momento sentí por ella se convierta en resentimiento, no entiendo por qué se empeña en querer amargar mi existencia, como si no le bastara con casi destruir mi vida, definitivamente está tarde mi sesión con Roger será muy intensa.

—Supe el numerito que armó Bárbara hace unas otras— dice Jared en tono de reproche una vez que salimos de la sala de juntas —No sé hasta cuando vas a permitir que esa mujer manipule tu vida a su antojo

—Bárbara no me manipula.

—Por favor Derek, a veces puedes ser tan idiota. Esa mujer revuelve tu vida cada vez que se le da la gana, es hora que pongas le alto y te concentres en rehacer tu vida. Corta todo contacto que tengas con ella y erradícala de una vez por todas.

Jared tiene razón, no puedo seguir cargando con ese yugo llamado Bárbara Cox.

—A veces, tienes buenas ideas

—Ese es el trabajo del hermano mayor, dar buenos consejos

—¿Se te olvida que solo eres mayor que yo por tres minutos?

—Cada minuto cuenta, además no solo soy el mayor sino el gemelo más guapo.

—Sigue soñando con ello— digo con sorna —apresúrate si llegamos tarde Roger pateará nuestro trasero.

—No es como si no lo hiciera con regularidad.

Entro a mi oficina para recoger mis pertenencias mientras internalizo las palabras de Jared, es tiempo de cerrar ese capítulo de mi vida llamado Bárbara Cox.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status