No tenemos nada de que hablar

Abre la puerta de su coche y después me baja.

—Sube al coche—me dice firmemente.

—Henry debes parar, para ahora—lo miro frustrada.

—Sube Celis, no me obligues hacerte subir—me mira fijamente.

Claramente no subo y solo lo empujo hacia un lado y termino por seguir caminando hacia el salón, de pronto siento como Henry me jala nuevamente hacia atrás después me toma por la cintura y me besa.

Me niego a corresponder a sus besos y solo le pego en el pecho mientras él sigue besándome.

—Suéltame—digo entre dientes.

Henry sigue tratándome de besar hasta que siente como yo no correspondo a sus besos, por lo tanto se separa de mí y me ve desconcertado.

—¿Cómo rayos paso esto? —exhala mientras pasa una de sus manos por su cabello.

—Solo déjame ir, no tenemos nada de que hablar—trago saliva.

—Tenemos que aclarar muchas cosas, tú y yo no podemos terminar así ¡Sube al auto! —respira agitado.

—¡No! —lo miro firme.

—Ah no, entonces te seguiré besando—me toma de la cintura y me vuelve a besar.

—Henry…—lo aparto de mí y le doy una bofetada.

—No importa cuántas cachetadas me des, no me iré de aquí hasta que tú y yo hablemos y si sale tu prometido pues mejor, así le digo que es  un maldito imbécil y que no voy a dejar que me quite a la mujer que amo ¿Cómo ves? ¿O vas conmigo a que hablemos y aclaremos de una vez esto o entro a hablar con ese idiota?

Lo miro asustada, Henry esta hecho un demente y es evidente que no va parar hasta que hablemos o termine hablando con Marck o peor aún con mis padres.

¡Rayos! No, no puedo permitir eso.

Lo miro por un momento para luego suspirar y contestarle.

—Está bien, solo te daré unos minutos —le digo firmemente.

—Sube al coche —dice mientras me abre la puerta.

Subo al coche y me mantengo callada hasta que él habla.

—¿No te pudo dar otro anillo mejor? —suena molesto.

Miro mi anillo y solo tuerzo los ojos y ni siquiera le contesto.

—Tú eres una princesa mereces lo mejor y eso te da ¿Un estúpido anillo sin chiste? —sigue hablando.

—Pues… nunca le puse atención al que le diste a Dapnhe así que no puedo opinar—volteo a mirarlo.

—No estamos hablando de Daphne, ella ya es pasado—dice con seriedad.

—Pues eso no me dijo al última vez que la vi, al contrario me dijo que le habías rogado que fuera a tu casa, por eso pensé que tú y ella aún estaban juntos ¿No será que como siempre el mentiroso eres tú?

Él estaciona el coche y esta vez lo hace en otra casa, una que no había visto.

—¿De quién es está casa? ¿Ahora a quien se la compraste? —digo mientras bajo del coche y la observo.

Henry camina hacia mí y me toma de la mano.

—Te la compre a ti, tú eres la dueña de esta casa —dice mientras abre la puerta.

—Deja de decir tonterías Henry, dime lo que tengas que decirme, me tengo que ir—digo mientras me suelto de su mano.

—Toma asiento ¿Quieres algo de tomar? —me mira fijamente.

—No quiero nada, solo se directo ¿Quieres? —digo mientras veo la pantalla de mi celular.

Es Marck rayos ¿Y ahora que hago? Miro a Henry y luego miro el celular si  Henry sabe quién es de seguro me meterá en problemas, solo será caudalosa y no diré  nombres.

—Hola—menciono nerviosa.

—Hola mi amor ¿Dónde estás? Te he buscado por todos lados—suena preocupado.

—Tuve que salir con Kay, ya sabes cosas de chicas, te veo en un rato—cuelgo.

De inmediato llamo a Kay la cual contesta enseguida.

—¿Qué pasa? ¿Dónde estás? Todos han preguntado por ti.

—Kay sal de ahí ahora mismo y ve a un lugar y espera mi llamada por favor ayúdame.

—¿Qué pasa? —pregunta preocupada.

—Henry, él quiere que hablemos y…

—Ok, entiendo, me saldré y espero tu llamada.

—Que no te vea Marck por favor, él piensa que estoy contigo.

Cuelgo y dirijo la mirada hacia Henry, él ésta bebiendo un poco de whisky y mientras lo hace me ve molesto.

—¿Tanto miedo tienes que se entere de que estás conmigo? —dice con ironía.

—Sí, no quiero problemas con él, así como tú no los querías con Daphne ¿Lo recuerdas? ¿Recuerdas cómo me encerraste en el baño? Y todo para que no tuvieras problemas con tu ex prometida ¿Lo recuerdas?

—Entonces ¿Esto es por venganza?

—Ni al caso tu comentario, Henry si no tienes nada que decir, entonces me voy—me pongo de pie y camino hacia la puerta.

Henry corre hacia mí y me toma de la cintura y me apega a la pared.

—Que bien hueles—mete su rostro en mi cuello.

Me incomoda lo que hace y solo lo empujó hacia atrás.

—Henry—digo incomoda.

—Aún hueles igual, me vuelve loco tu fragancia, me vuelves loco toda tú, tu nuevo corte de pelo es corto pero hermoso, tu piel, tu cuerpo ¡Toda tú! —respira agitado mientras besa mi cuello.

—Henry por favor —lo aparto de mí.

Camino hacia el sillón y me siento, él solo muerde sus labios y me mira fijamente, después parpadea y camina hacia la mesa de centro de la sala.

Toma un sobre y camina hacia mí mientras lo abre.

Ese sobre lo he visto en algún lado pero ¿En dónde? ¡Ah! ya sé, ese sobre es el que me dio Kay pero que rechace.

Ni loca lo veo, me pongo de pie y solo finjo no ver eso.

—Toma—me ofrece el sobre.

—No, no quiero ver que hay ahí—lo hago hacia atrás.

—Ve el sobre es la única manera de que entiendas todo—me sigue ofreciendo el sobre.

—¡No lo quiero! —exclamo.

—Léelo si no, no te irás, te quedarás toda la noche conmigo de eso me encargo yo—me dice firmemente.

Respiro profundo y tomo el sobre, lo abro con precaución y voy sacando poco a poco lo que hay adentro, de primero veo unas fotos, fotos mías y de Henry, esto fue cuando estábamos afuera en el jardín trasero y él me estaba besando ese día fue  la última vez cuando estuvimos juntos íntimamente.

Miro las fotos y después miro a Henry, él sigue bebiendo. Luego después dejo lo demás a un lado del sillón y me pongo de pie.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status