Share

CULPA

Sophie

Entra luz por la ventana y el ruido de los pájaros me molesta debido al dolor de cabeza tan insoportable que tengo, en cuanto logro enfocar bien me doy cuenta de que estoy en mi habitación, aunque no recuerdo cómo fue que llegué hasta aquí, me levanto de golpe, pero mis piernas me fallan, me duele todo el cuerpo y no entiendo porque, me miro y estoy totalmente desnuda, pero dado que muchas veces duermo así no me espanto. Me levanto y me dirijo a tomar una ducha, después de vestirme bajo a la cocina para preparar mi desayuno.

Cuando llego a las escaleras veo a Lucas recostado en el sillón sin comprender muy bien que hace el todavía aquí, me acerco hasta donde se encuentra y cuando nuestras miradas se cruzan se sonroja un poco.

—Hola buenos días, Sophie no quise despertarte te dejé el desayuno en la cocina, al igual que una gran taza de café creo que te hace falta. —Ahora que menciona esto la que se sonroja soy yo, recuerdo que comencé a tomar y me puse a llorar, me muero de vergüenza al imaginar lo que estará pensando de mí.

—Buenos días, Lucas muchas gracias y ummm bueno gracias por escucharme ayer, lamento que me hayas visto en ese estado. —Me disculpo con él, se levanta del sillón y me mira un poco confundido.

—No te preocupes no pasa nada, necesitabas desahogarte con alguien eso es todo. —Me da una sonrisa y siento como si la estuviese forzando un poco, me doy la vuelta y sigo hasta la cocina donde comienzo a comer todo lo que Lucas preparo.

Lucas

En cuanto comienzo a platicar con Sophie me doy cuenta de que no recuerda nada de la noche anterior y como el vil cobarde que soy no se lo menciono, pero la culpa me consume, maldita sea no recuerdo si usamos protección y si es que si la usamos ella lo verá en cuanto arregle el desastre que dejamos en su habitación.

Me marcho en cuanto ella termina su desayuno y ya en mi auto golpeo mi cabeza contra el volante, no quiero ni pensar en cómo reaccionará en cuanto recuerde todo lo que hicimos ya que justo cuando esperaba a que despertará recordé algunos fragmentos y aunque sé que debería de arrepentirme por lo que hice con ella no puedo dejar de pensar en cómo disfrute besar cada parte de su cuerpo y hacerla mía una y otra vez hasta que la borrachera y el cansancio nos venció.

Los siguientes días he hablado por teléfono con ella y dado que me contesta muy alegre sé que no ha recordado nada por el momento lo cual me tiene aliviado hasta cierto punto; hoy me encuentro revisando un nuevo contrato para una serie y para mi desgracia tendré que participar con Melany mi exnovia, según lo que me contó mi mánager ella será la actriz principal, sin más remedio firmo el contrato y lo entrego al abogado de la empresa, después me dirijo a mi casa en compañía de Arturo quien me acompañó a firmar el contrato.

Sophie

Me encuentro corriendo por un pequeño parque cercano a la casa, junto con una chica llamada Anna a la cual conocí hace unos días mientras me ejercitaba, debido al calor tan intenso decido quitarme la chamarra y quedo solo en blusa de tirantes en cuanto Anna me ve intenta reprimir una sonrisa.

—¿Por qué te ríes?

—Se nota que pasaste una buena noche de pasión. —Responde con una sonrisa en su rostro, frunzo el ceño sin saber a qué se refiere hasta que miro sobre mi espalda y veo una enorme mordida de color morado asomando por uno de los extremos de mi blusa.

—Te parece si seguimos corriendo. —Mientras continuamos corriendo trato de recordar cómo fue que me los hice, hasta que vienen fragmentos de la noche que me emborrache con Lucas y ahora todo tiene sentido, porque estaba tan nervioso cuando baje a desayunar, así como mi dolor de cuerpo, intento contener las lágrimas del coraje que me invade debido a que el recordaba todo y fue tan miserable como para guardar silencio.

Una vez en mi casa, me doy una ducha y comienzo a revisar mi cuerpo detenidamente y dado que las mordidas que me dejo Lucas solo las tengo en la espalda es comprensible que no me haya dado cuenta de eso antes, me cambio rápidamente y decido ir a enfrentarlo, toco el timbre de su casa desesperadamente hasta que Lucas me abre la puerta.

—¿Sucede algo Sophie? —Pregunta con preocupación debido a mi actitud.

—Lo que sucede es que eres un cobarde Lucas, ¿Por cuánto tiempo planeabas ocultarme que nos acostamos ese día? Dime. —Le exijo.

—Por favor, Sophie, déjame explicarte todo.

—¿Qué tienes que explicar? Que guardaste silencio en lugar de enfrentarlo, por lo menos dime que usaste protección. —Inquiero molesta por su falta de sinceridad.

—Yo no lo recuerdo, pero supongo que si no lo encontraste cuando limpiaste tu habitación es que no nos protegimos. —Sin siquiera pensarlo le doy una cachetada tan fuerte como mi mano me lo permite.

—¡Sophie! —Escucho a mi espalda, cuando me giro veo a Arturo quien al parecer ha escuchado toda nuestra discusión.

—Esto es asunto entre Lucas y yo, por favor no interfieras Arturo. Pensé que éramos amigos Lucas. —Salgo sin darle tiempo a que me explique nada y subo a mi auto tan rápido como me es posible.

Sé que no es solo culpa de Lucas lo que sucedió entre los dos, pero lo que más me molesta es que guardo silencio y sobre todo que me expuso a un posible embarazo, por lo que me dirijo a alguna farmacia cercana y compro una prueba de embarazo; una vez en casa me encierro en el baño mientras espero a que la prueba dé negativo, no puedo ser madre en este momento de mi vida, un bebé debe de ser planeado para que cuando llegue a este mundo sea recibido con mucho amor por parte de sus padres y justo ahora mi vida es un completo desastre.

Después de 10 minutos de espera lanzo un suspiro de alivio al saber que por lo menos no seré madre, ya que la prueba ha salido negativa; permanezco sentada un buen rato hasta que recuerdo un poco más sobre aquella noche y para ser sincera sé que disfrute como nunca pasar la noche con otro hombre que no fuese mi exmarido.

En mi mente comienzo a comparar lo que sentí con Lucas y lo que sentía cada vez que lo hacía con Armando y la verdad no hay punto de comparación, no entiendo como no me di cuenta que a mi ex le gustaban los hombres creo que hasta cierto punto le daba asco tener que hacer el amor conmigo y vuelvo a llorar al pensar en cómo creía que él era el amor de mi vida, por otro lado recuerdo las caricias de Lucas, sus besos, la delicadeza con que me toco ese día y todas las veces que lo hicimos hasta quedar completamente saciados, que me doy cuenta lo que es sentirse totalmente deseada por un verdadero hombre.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status