Share

Capítulo 6

Sofia :

No sé por qué dejé que ese chico me llevara hasta su coche. Supongo que había entrado en una especie de shock o algo por el estilo. Me aseguró que no pretendía hacerme daño y no tengo la menor idea de por qué eso me tranquilizó

_ Gracias por ayudarme, Marcos se pone muy pesado cuando toma._ Le dije al chico. Seguía sin saber su nombre, solo sabía que me resultaba muy familiar.

_ Puedes estar tranquila mientras yo este aquí nunca va a pasarte nada._ Me aseguró. Mientras bebía agua. Estabamos recostados al coche.

En ese momento no pude evitar recordar a mi primer amigo. Hacía tiempo no pensaba en él.

Flashback.

_ ¡Eres una chiquilla estúpida! Deberías fijarte un poquito más por donde caminas._ Me había gritado Alan Cooper. Él era algo así como el matón de la escuela.

Yo tendría unos diez años. Venía distraida y choqué con él. Alan era tres años mayor y el impacto hizo que yo cayera al suelo, a él se le cayó su bandeja y por eso me gritaba como loco.

_ Yo ... Yo ... No quise._ Las palabras no me salían, tenía mucho miedo. Todos los chicos de mi edad lo tenían. Su pasatiempo era ir golpeando niños.

_ ¿Tu qué?, más te vale recoger todo esto y pagarme el almuerzo._ Escupió.

Cuando estiré la mano para empezar a recoger las cosas otra mano tomo la mía.

Era Álex, me ayudó a levantarme y se puso delante de mí.

_ Ella no va a hacer nada. Tú estás bastante grande y puedes hacerlo._ Álex tenía mi edad y era mi único amigo. Era mucho más pequeño que ese tipo, aún asi me estaba defendiendo.

_ Mira renacuajo aparte antes de que te golpeé a tí tambien._ Amenazó Alan.

_ Ya te dije que no vas a tocarla._ Se cruzó de brazos. Me preocupaba mucho lo que Alan pudiera hacerle. Pero sólo comenzó a reír.

_ ¿Y quién va a defenderla?_ Se burló.

_ ¿Ves a  alguien más aquí? ¿o es que aparte de abusador eres tonto?_ Álex dio un paso al frente.

_ Ya me cansé de ti enano._ Alan lanzó un golpe pero Álex fue más rápido y se agachó. Mientras Alan recuperaba el equilibrio le lanzó una patada directa a la entrepierna, yo abrí mucho los ojos.

_ Corre Sof._ Tomó mi mano y tiró de mí fuera de la cafetería. Cuando estabamos lo bastabte lejos estallamos en carcajadas.

_ Estás loco Álex._ Sujeté mi estómago que empezaba a doler. Álex tenía su cabello negro revuelto de correr y las mejillas rojas. Era un niño muy adorable.

_ Por mi mejor amiga haría lo que sea._ Me guiñó un ojo. _ ¿Tu estás bien?_ Su mirada me recorrió de arriba abajo. Alex tomó mi otra mano y abrió mucho los ojos. _ Estas sangrando Sof.

Fijé mi vista en la palma de mi mano seguro me había lastimado cuando caí.

_ No me había dado cuenta, tenía mucho miedo._  Susurré bajito y mis ojos comenzaron a picarme, cuando me di cuenta estaba llorando. Álex me abrazó.

_ Tranquila, mientras yo este aquí nunca va a pasarte nada._ Se aparto de mi y seco mis lagrimas con sus manos. Yo sorbí por la nariz.

_ Prometeme que nunca vas a dejarme sola. Tú también no._ Hice un puchero. Alex levantó la mano en gesto solemne.

_ Lo prometo Sof._ Luego me rego el pelo y yo le saqué la lengua. _ Venga vamos a limpiarte.

_ Pero me va a doler._ Negué con la cabeza.

_ Será rápido ya lo verás._ Sonrió. _ Cuando yo me caí también tuve que limpiarme. ¿Me dirás que soy mas valiente que tú?

_  Eso nunca._ Hice una mueca.

_ Vamos. _ Dijo

Fin del Flashback.

Extrañaba tanto a Álex, al principio lo odié por irse, por desaparecer y dejarme sola. Pero con el tiempo dejé de odiarlo, me sentía muy sola y lo quería a mi lado.

Hasta que un día apareció una chica pelirroja, era nueva en el grupo y se sentó a mi lado. Tendríamos unos trece años y Álex llevaba cinco meses desaparecido. Aquella niña alegre pronto se volvió mi amiga. Irene era muy intranquila pero adoraba eso de ella y un año después conocimos a los gemelos, desde entonces somos iseparables.

¡Ay madre mía! ¡Los chicos van a matarme! Seguro están preocupados, al menos Mat, Irene y James. El otro gemelo quizás no haya vuelto de hacer de las suyas

_ Tengo que volver mis amigos estarán precupados._ Le dije al chico que tenía a mi lado.

_ Claro, ¿segura que estás bien?_ Preguntó aún preocupado. Asentí con la cabeza.

_ ¿Me dirás tú nombre?_ Quise saber.

_ No, no lo creo._ Sonrió de lado.

_ No es justo, tu sabes el mío._ Me crucé de brazos.

_ La vida no es justa, además, tú ya lo sabes solo no lo recuerdas._  Dejó el pomo de agua en uno de los asientos y salió andando en dirección a la playa.

_Espera ¿qué? ¿ Cómo que ya lo sé? ¿De que nos conocemos?._ Empecé a preguntar pero el siguió andando, solo levantó la mano como despedida sin siquiera voltearse.

Ese chico era increíble porque tenía que ser tan misteriosos. Que le costaba decirme de qué nos conocíamos.

Achh hay gente tan molesta en este mundo. En mi hilo de pensamiento di con los chicos. Jason había vuelto y ...

_ ...pero caramelito.

_ ¿Como me has llamado?._ Interrumpió Irene con gesto amenazante.

Oh,oh.

_ Yo...mmh._ Jason comenzó a retroceder lentamente.

_ No te alejes Jason no voy a hacerte daño.

¡Mentira!, parecía que iba a asesinarlo en cualquier minuto.

Llegué junto a los chicos justo cuando Jason se dió la vuelta para salir corriendo con Irene detrás de él mientras gritaba que su puño quería saludar.

Mat, James y yo comenzamos a reír, Jason choco con un grupo de chicas que bailaban y su única salida fue meterse a la playa. Aunque pensamos que Irene también entraría al final desistió y volvió con nosotros.

Luego les conté todo lo que había pasado con mi ex y el chico misterioso, unas horas después volvimos a casa. Los chicos amenazaron con golpear a Marcos en cuanto lo vieran. Les dije que con lo que le había echo ese chico no volvería a molestarme en un tiempo.

Álex:

¡La tenia!

Sof la tenía puesta, su manilla de la amistad. La vi en cuanto cruzó los brazos. Me sentí tan feliz de saber que aún la llevaba consigo. Con la emoción tuve ganas de gritarle que era yo, que era el mismo Álex que ella conoció hace nueve años. Pero me contuve y solo le dije que ella me conocía.

Sof es muy despistada, siempre lo ha sido, la prueba de ello es que le resulto familiar y no se da cuenta de quien soy. Se que desaparecí de su vida sin explicarle nada, pero realmente no pude hacerlo. En estos años mi físico a cambiado considerablemente aun así me gustaría mucho que ella lo descubriera por si sola. Quizás solo tengo que darle algunas pistas.

¿Dónde se habrá metido Lucas?.

Tengo que encontrarlo pronto no se vaya a meter en un lío, esa es su especialidad.

Unos quince minutos después lo encuentro jugando con otros chicos que parecen tener nuestra edad a un juego de tomar. Por ahora está muy bien así que ¿ por qué no pasarmelo bien un rato? Han sido muchas emociones juntas. Busco un botella de cerveza y me quedo donde pueda verlo. Creo que voy a tener que conducir de regreso y quizás cargarlo a el también.

_ ¡Álex, juega conmigo!

_ ¡Claro!

Tres partidos más tarde Lucas quería ir a bailar y yo estaba algo mareado. Aún asi nos la pasamos muy bien. Saltamos, gritamos, seguimos bebiendo y Lucas se fue un rato con una chica. Yo decidí esperarlo en el auto asi se me pasaba el mareo.

Pasé junto al grupo de Sof y la vi riendo con sus amigos. La estaban pasando bien y ella se veían feliz. Realmente me alegraba pero sentía algo de envidia. Yo podría estar con Sof divirtiendome, ojo no me quejo de tener a Lucas como amigo, es el mejor que podría pedir.

Pero, dios la extrañaba tanto, no ha pasado un solo día en que no me acuerde de ella, de nosotros.

Flashback:

Volví a golpaer la pared con fuerza, ni siquiera sentía que doliera. Solo me imaginaba que era mi padre el que estaba ahí.

_ ¿Álex qué estás haciendo?. ¡Detente!_ Me chilló la voz precupada de Sof.

_ ¡Ahora no Sof, lárgate!_ Le espeté y volví a golpaer la pared. Los puños comenzaban a sangrarme pero no pensaba detenerme, aún no.

_ Ni lo sueñes._ Me dijo firme.

_ ¿¡Que no lo entiendes!?, ¡no te quiero cerca, lárgate!_ Grité volviendome hacia ella. Sus ojos se cristalizaron por un segundo y me sentí mal conmigo mismo por hablarle de esa forma.

_ ¡No Álex!, gritame cuanto quieras pero te quiero y no voy a irme._ Se recompuso y me miró desafiante.

_ Sof, lo siento no quería decirte eso._ Comencé a frotarme el cabello con ansiedad.

_ Lo sé, tranquilo._ Me tomó de las manos. _ ¿Tú padre de nuevo cierto?

_ Si, esta vez fue más agresivo con ella._ Desvíe la mirada. _ Tengo miedo de que la mate y me siento un inútil porque no puedo hacer nada.

_ Álex, no eres un inútil, pero si peleas será peor y aunque lo hagas tú padre es mucho más fuerte que tú.

Lo sabía, yo no podia hacer nada, pero eso no cambiaba el echo de que odiaba lo que mi padre hacía.

_ No quiero que le pase nada. No puedo evitarlo._ Solté un suspiro. _ Perdón por lo que dije no debo desquitarme contigo.

_ Eso es cierto._ Se quedó pensativa unos segundos. _ ¿Que tal si me lo compensas con un helado?._ Sonrió inclinando la cabeza con ese aire tan adorable que tenía siempre.

_ Eso es trampa._ Comencé a reir, Sof siempre me hacía reir._ Anda vamos._ Caminé unos pasos y luego me voltee hacia ella._ Ah Sof, yo tambien te quiero._ Le guiñé un ojo y cuando sus mejillas se enrojecieron comencé a reir de nuevo.

_ Tonto, vamos o me vas a tener que comprar dos.

Fin del flashback

Mi vida no era perfecta en ese momemto, de hecho nunca lo ha sido, pero ella hacia que no fuera tan horrible.

Lucas llegó unos minutos después y volvimos a casa. Mañana sería su primer día en una nueva universidad y lo pasaría con resaca, típico en Lucas.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status