Capítulo 5- apasionado

Gala

Desde que los niños se durmieron supe que ya era el momento adecuado para comentarle a Jared sobre la fiesta que quiero hacer. Tenemos que despejar la mente y celebrar que terminamos este semestre escolar.

Entro a la habitación y él me espera muy cómodo acostado y con la expresión en su cara de que quiere hacer el amor, quizás después lo complazca, sin embargo, es momento de platicar.

— Quería decirte que sería bueno hacer una fiesta e invitar a nuestros amigos, no sé qué te parece — le digo para saber cuál será su reacción al respecto.

— Me parece bien, tenemos tiempo sin estar reunidos y no estaría mal. Me alegra que lo hayas considerado — me dice Jared con todo alegre.

— ¿Cuándo crees que puede ser? Porque no tengo el día en mente aún — le pregunto para que él se sienta identificado con las decisiones que se tomen.

— Que sea dentro de dos días, porque tenemos que avisarle a los demás y no sabemos si tienen planes antes de esto — esa es la respuesta que Jared me da y creo que tiene razón, no sabemos aún los compromisos de los demás.

— Entonces debemos avisarles desde ahora y así evitamos que se comprometan en otros asuntos ¿Qué dices? — comento y pregunto porque quiero que él también tome decisiones.

— Hagámoslo de inmediato, no hay necesidad de perder el tiempo. Es bueno estar reunido con los amigos, son muchas cosas que tenemos para debatir — me responde Jared. 

Inicio con las invitaciones, hablo con Sofía y Tara, ya que Jared decidió avisarle a los demás.

— Hola Tara ¿Cómo estás?

— Estoy bien ¿Y tú? — me responde.

— Bien, dentro de lo que cabe. Te llamo para invitarte a una fiesta que haremos en mi casa dentro de dos días ¿Te apuntas?

— Claro, ahí estaré. No me la perderé por nada — me dice Tara con tono alegre.

— Pues aquí te esperamos, gracias por aceptar, hasta luego — le digo.

— Gracias a ustedes por pensar en mí — responde Tara. 

Luego de terminar con Tara, llamo a Sofía, porque si no lo hago de una vez se pone celosa y no quiero que eso suceda.

— Hola Gala ¿Cómo has estado? — me pregunta Sofía.

— Estoy bien, espero que tú también. Te llamo para hacerte la invitación de una fiesta que tendremos aquí en mi casa dentro de dos días — le digo lo más rápido que pude.

— Ah, con que de fiesta y todo, pues claro que iré, cuenta con mi aclamada presencia — me dice Sofía con su alta autoestima.

— Aquí te espero, cuídate mucho — le digo para culminar con la conversación.

— Cuídate tú también y dale saludos a Jared — me dice antes de cerrar la llamada. 

Al terminar de invitar a mis amigas llamo a Robert, tal vez a Jared no le guste la idea. Pero no voy a durar mucho tiempo en la llamada.

— Hola, Gala — me contesta Robert.

— Hola, fiesta en mi casa dentro de dos días y no acento un no por respuesta — le digo y no su nombre menciono porque Jared está cerca de mí.

— Allá estaré, no te preocupes me dice Robert y le cierro la llamada. 

Jared habló con Duvan, Francisco y con Karla. Los demás invitados lo dejamos para avisarles mañana. Por ahora le avisamos a los más importantes, como dije hace poco, no quiero invitar a mis padres porque se que hablaremos sobre muchas cosas que tal vez a ellos no les guste. 

Jared

Llegó la ahora de la pasión, se acabaron las invitaciones. Y antes de que ella me diga algo, la beso de una vez.

Se deja llevar y me besa con intensidad, incluso jadea. Cosa que me encanta cuando lo hace.

Le quito la pijama y la dejo desnuda para mí, por suerte no tenía sujetador y braga. Esto me hizo que todo sea más fácil.

Continúo con besos por todo su cuerpo, le doy algunas mordidas suaves por la cintura, sujeto sus brazos y al notar que está húmeda para mí. Me quito todo lo que tengo y la penetro suavemente.

Lo hago suave porque no quiero que vaya a despertar a los niños con sus gemidos y jadeos intensos. Aún así, Tengo que cerrar las ventanas o se escuchará por toda la calle que la estoy follando.

La coloco de espaldas en la posición del perrito e inicio con unos movimientos rápidos porque quiero hacerla venir para mí.

Me detengo y ella toma el control de todo, se mueve rico para mí. Movimientos lentos y sensuales que me provocan una excitación total, me encanta cuando lo hace.

Para continuar con la acción me acuesta en la cama y se coloca encima de mí, y nada se siente mejor que los movimientos de cadera que hace en esa posición.

A medida que pasa el tiempo se mueve más y más rápido, y no me quejo. Lo hace de una forma que le provoca un orgasmo y sus gemidos invaden toda la habitación.

Esto no se acabó aquí porque faltaba yo y por eso le pongo a lamer mi miembro para después cargar todo su cuerpo y llegar al clímax de una manera genial.

Ambos vamos y nos bañamos, pero no continuamos con la pasión, solo estábamos cansados y queríamos irnos a dormir.

— Me encantó esa reconciliación ¿Y a ti? Le pregunto porque ella siempre tiene algo que decir.

— Sabes que siempre me encanta hacer el amor contigo, no sé cómo aún lo dudas — me responde y ya sabía que venía con algo similar, por esa razón decidí no hacer más preguntas.

— Pues continúo bañándome mejor, no quiero incomodar a la señora Gala — le digo.

— No te preocupes, no me incomodó para nada — me responde y parecía calmada, al parecer no estaba en discusión y lo mejor es que yo tampoco. 

Terminamos y nos acostamos, le digo que buenas noches y ella hace lo mismo. Intentaba ponerme a pensar, pero es mejor dormir porque  mañana tengo mucho que hacer y no quiero desvelarme más. 

PLANEAN LA FIESTA Y TERMINAN EN NOCHE DE PASIÓN.

CONTINÚA LEYENDO LA HISTORIA, GRACIAS A TODOS LOS LECTORES.☆

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status