Share

Capítulo veintiuno

CAPÍTULO 21

El sueño no vino a mí como tanto hubiese deseado en un día difícil como aquel. Amenadiel descansó por varias horas, recostado en la cama junto a mí. 

Quería acompañarme en aquel desvelo quedándose sentado con almohadas en su espalda, pero el sueño le ganó y terminó dormido con los brazos cruzados y la cabeza agachada. 

El amanecer daba comienzo en la habitación de invitados de mi hermano. Tenía el cuerpo entumecido, aún me dolía horrores la nariz y el tajo en el brazo no paraba palpitarme. 

Había vivido demasiadas cosas en tan poco tiempo. 

La muerte de mi primer primogénito no había dolido demasiado porque no había logrado obtener una conexión con él. O ella. Pero me afecta saber que mi primer hijo fue un alma que se instaló en mi vientre y como lo hizo se marchó, volviéndose efímero en un destino cruel. 

Conoció lo que era dejar de existir antes de que yo lo supiera. 

Vino para m

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status