2. Un Corazón Roto

Capítulo dos: Un corazón roto.

Al terminar la jornada de trabajo fuimos al mercado a comprar unas cosas que hacen falta para la cena cuando íbamos llegando a nuestras casas,nos despedimos y cada una se fue por su lado,pero justo antes de entrar a mi casa alguien me agarra del brazo,no fue un tacto delicado pero tampoco fue rudo. Sin necesidad de voltearlo a ver supe perfectamente quien era,con un suspiro cansado le dije:

- ¿Qué quieres Daniel? - al soltar su mano de mi brazo me dí la vuelta con una sonrisa mas falsa que Verónica y su virginidad.

- Hola preciosa,solo quería pasar a saludarte y saber como estabas ya que me has estado ignorando desde.. bueno,desde que me rechazaste frente a todos – me dió una sonrisa triste y la verdad me sentí un poco mal por él

-Daniel.. - di un suspiro cansado – no me presiones,solo dejame pensarlo,no es algo que debería decidirse de la noche a la mañana. Además estoy muy agotada y necesito descansar – ¿Qué? Una parte es cierta,la otra.. bueno que lo quiero evitar, puede ser un poco pesado cuando se lo propone.

-Kia,yo quiero estar con vos de verdad. Y sé que no estás enamorada de mi,pero al estar juntos yo voy a lograr que te

enamores,solo dame la oportunidad de intentarlo – me miraba con tanta esperanza en sus ojos que no pude evitar decirlo

-Bien,voy a intentar estar contigo,pero no esperes que parezca la novia mas enamorada del mundo porque eso no va a pasar – el brillo en sus ojos y una sonrisa gigante se hicieron presente en Daniel. Para después decirme con toda la alegría del mundo. - te prometo que voy a hacer que te enamores de mí – me dió un beso en la mejilla y se fue con una gran sonrisa.

Sé que estoy cometiendo un gran error al estar con Daniel cuando no siento nada por él mas que un gran afecto,pero es que la esperanza en sus ojos esperando a que dijera que si..simplemente no pude decirle que no. Solo espero no romperle el

corazón..no quiero un corazón roto.

Daniel es un chico bastante alto,de tez blanca,rubio con muchos rulos,ojos café,labios carnosos y flaco. Es muy atractivo,lo admito,tiene muchas chicas detrás de él por lo atractivo y amigable que es,pero está acostumbrado que las chicas babeen por él y al yo no ser una de esas chicas se interesó por mi y ahora… “supuestamente está enamorado de mí”. Me parece muy tierno todo lo que hace para que me enamore de él,pero no creo que lo que él siente por mí sea amor,si no algo del momento,algo pasajero.

¿Qué acabo de hacer? ¿Por qué le dije que iba a ser su novia? ¿Yo quiero serlo? Tengo tantas preguntas formulándose en mi cabeza ahora mismo que no me di cuenta que estaba parada en la puerta de mi casa mirando a la oscuridad de la noche. Salgo de mi trance para abrir la puerta y veo a tres personas que casi se caen por estar apoyados en la puerta justo cuando yo la abrí,mi familia se acomodan rápidamente para luego hacer como si nada pasó

- ¡hija mía! Cariño..¿estás cansada? - exclama mi madre mientras yo la miro empezando a enojarme – ven,pasa,pasa -me arrastra hacía adentro de la casa - ¿Qué traes en esa bolsa? - me saca la bolsa de las manos para revisarla pero antes de que dijera algo le digo muy enojada

- ¿Han estado espiando mi conversación con Daniel detrás de la puerta? - mas que una pregunta fue una acusación. Mi padre y mi hermano miran hacía otro lado avergonzados mientras mi madre solo dice descaradamente.

- oh no,no cariño ¿como crees? Somos incapaces de hacer algo así. ¿Dan estuvo aquí? Que alegría ¿por qué no lo invitaste a pasar? Nosotr.. - no deje que termine de hablar cuando la interrumpo

- ¡no puedo creer que me mientas en la cara! - la acuse – papá – lo llame tratando de controlar mi enojo. Mi padre me miró y supo que se venía lo peor - ¿Escucharon mi conversación con Daniel? -me dirijo a él porque sé que mi padre nunca me a mentido. Veo a mi papá mirar a mi madre y a mi hermano sin saber que hacer,para después agachar la a¿cabeza avergonzado diciendo

- Lo siento Bluey – y eso es todo lo que necesito para saber que si había estado escuchando a través de la puerta

- ¡de verdad que no puedo creerlo! - exclamo sin poder controlar mi rabia,siento mi cara y mis orejas rojas – no puedo creer que siendo mis padres estén escuchando mis conversaciones. Y tú – apuntó con mi dedo indice a David quien parece el mas avergonzado de los tres – siendo mi hermano,mi confidente.. ¿saben que? No tiene sentido decirles esto – me voy a mi habitación cerrando la puerta de un portazo.

Lo peor de cuando me enojo es que no puedo decir lo que siento,al enojarme simplemente no me salen las palabras para desquitar mi furia,así que que me voy a un lugar solitario a pensar,mayormente me voy a un prado escondido del mundo que conozco hace muchos años,muy hermoso,pero como no me permiten ir de noche por miedo a que me pase algo,solo me queda encerrarme en mi habitación. Pero ni crean que eso es todo para que se me pase el enojo,porque les aseguro que no es así,cuando me enojo ignoro a las personas que me hicieron enojar por un par de días para no enojarme aún más todavía con ellos,lo sé,muy cruel de mi parte hacer eso,pero es la única forma de hacer que desaparezca mi furia.

-Dan es un gran chico pero creo que a Kiara no le gusta él – comentó mi madre tratando de susurrar.

Y ¡no! No estoy detrás de la puerta escuchando su conversación. Estoy acostada en mi cama tapándome la cara con el almohada intentando calmar mi ira,pero al ser esta una casa chica se escucha todo a través de las paredes quieras o no quieras escucharlas,lo que eso me hace pensar… tal vez mis padres no quisieron escuchar mi conversación con Daniel.. No,no eso es muy distinto,mis padres ESTUVIERON escuchando mi conversación con Daniel detrás de la puerta,apoyados en ella.

- Ma ¿Acaso no escuchaste que ella le dijo que quería ser su novia? - le contestó David. Yo intento tapar mis oídos para no escuchar nada de lo que están hablando pero se me hace imposible hacerlo.

- Si,pero también le dijo que no esperara que ella se muestre la novia mas enamorada del mundo porque no era así – agregó mi padre estando de parte de mi madre.

- pero si es así ¿por qué le dijo que si? - es lo último que escucho de boca de David,antes de que por fin me duerma.

El día siguiente fue la misma rutina de siempre,despertarme a las 6 am e ir a trabajar,las primeras horas de la mañana dedicándole a la cosecha,ayer había estado trabajando las ultimas porque a todos nos habían cambiado de horarios ya que esta mañana se entregaba una gran cantidad de comida a los mercados de la clase media y debían tener todo listo para entonces,pero hoy ya volvemos a nuestro horario normal. Al medio día me tocó ir al trabajar en el mercado por unas horas y a la tarde tuve que ir a entregar pedidos a la clase media que el día anterior me habían encargado para esta tarde y encargando para la tarde de mañana.

En la clase media hay todo tipo de personas,desde los que te invitan a entrar a su casa para invitarte algo de tomar,personas

que no les importan de que clase social eres y te tratan como a una persona normal (debo decir que son muy pocas personas las que nos tratan así),hasta personas que que te humillan y te tratan como si fueras algún bicho raro lleno de gérmenes,sea como sea que nos traten debemos acostumbrarnos a eso,al principio admito que fue muy difícil para mí eso ya que no entendía por qué había personas así de crueles que te trataban como si no valieras nada,como si no fueras nadie,que con el solo hecho de tener dinero te hacía mejor que otros que no lo tienen,pero con el tiempo me tuve que acostumbrar a que me trataran así,que si quería conservar mis trabajos debía callar y aguantar todo lo que me digan,por mas que eso se me haga demasiado complicado debo aguantar que me trataran de la forma que me trataran,si eso implicaba no perder mis trabajos.

Estaba en mi último trabajo con Matín,mi mejor amigo de casi toda mi infancia,un chico de tez blanca,cabello castaño ojos color café oscuro,no muy alto que yo,usa lentes,muy dulce y tierno,inteligente y algo tímido con las chicas.

- ¡no puedo creer que me cambies por Katerine! - exclamó girando dramáticamente su cabeza a un lado ofendido. Olvidé decir que también es muy dramático al igual que su mejor amiga (osea yo) - siempre pasas mas tiempo con ella

- no seas exagerado,yo no te cambié por nadie y ya te dije que no le digas por su nombre completo. Si ella te llegara a escuchar te va a dar unos buenos golpes donde ya sabes – Martín se encogió de hombros sin darle importancia – además te vi ayer al medio día y paso más tiempo con Kate porque dos de nuestros trabajos coinciden los días días de semana-expliqué sentándome en la acera de la calle para descansar un poco mis pies,para que luego Matín imitara mi acción.

- ¿como has estado? Digo.. ya sabes a lo que me refiero..por lo de Aron – al instante en que dijo su nombre me tensé, debería estar mejor ya que han pasado unos años,pocos pero años en fin,pero a diferencia de eso cada día que pasa me duele aún amas. Hay una frase que dice que el tiempo lo cura todo,pero en mi caso el tiempo lo hace aún mas doloroso.

- si no quieres hablar del tema esta bien – al notar que mis ojos se llenaron de lágrimas Martín deja de hablar para darme un abrazo fuerte – tranquila.. quería saber como estabas todavía,pero por lo que veo todavía te duele ¿no? - doy una gran bocanada de aire y cuando me aseguro que mi voz no me vaya a traicionar le digo

- es solo que todavía me duele y me duele mucho ¿sabes? el lo era todo para mí,sin embargo sigo sin creer que haya hecho eso – lágrimas traicioneras brotan por mis ojos – Y m****a que lo odio por ello,pero aún así sigue siéndolo todo para mí, trato de recordarlo de la mejor manera – limpio mis lágrimas con ambas manos y trato de tranquilizarme – pero ahí está él siempre,recordándome ese día todos los malditos días y no puedo evitar echarme la culpa por todo,simplemente quiero olvidar ese día pero no puedo – se me corta la voz y mas lágrimas salen por mi mejilla haciendo que Martín vuelva a abrazarme fuerte y dándome palabras de consuelo.

- pequeña -suspiro apretando un poco su abrazo - nada de eso fue tu culpa..pero mejor dejemos el tema ahí. ¿Sabes que siempre estaré para tí cuando más me necesites cierto? - asiento y lo vuelvo a abrazar

- bueno.. Tienes razón,dejemos el tema ahí,no quiero volver a recordar ese día – volví a limpiar mis lágrimas y sonreí – Como ya terminamos ¿Qué te parece si me acompañas al prado?

- irás hoy -asentí emocionada – lo siento baby pero debo estar en casa temprano,debo ayudar a papá a arreglar el techo que otra vez gotea cuando llueve – hice un puchero triste – lo siento de verdad. Pero puede ser otro día -me animó y yo asentí dándole una sonrosa falsa – te prometo que otro día te acompaño – me beso la mejilla y ahora sí le di una sonrisa sincera.

- mas vale que la próxima vez me acompañes porque te juro que no te hablo nunca más – sentencié y Martín rió

-de acuerdo,prometo acompañarte un día de estos – y así estuvimos charlando durante un buen rato hasta que Martín tuvo que ir a su casa para ayudar a su padre con algunas cosas. Yo por mi parte me dirigí al prado,un lugar escondido del mundo donde solo yo,mi familia y amigos conocemos el lugar,entre la clase media y la clase baja,un lugar muy hermoso donde vengo desde que me mudé a Nueva Stuntwood con mi familia.

Para encontrar el lugar debes entrar a una especie de túnel entre la clase media y la clase baja,al salir del túnel te encontrarás con un camino entre los árboles,seguís el camino hasta encontrarte con dos caminos más,dándote la opción de elegir entre la izquierda o la derecha,en este caso vas a elegir la segunda opción,seguís caminando hasta encontrarte con una reja dejándote entrar a un bosque,te adentras al bosque y caminas por unos cuantos minutos hasta encontrarte con el hermoso y fantástico prado lleno de flores de diferentes colores,ya sean: rojas,blancas,lilas,amarillas y árboles rodeándolos pero aún así dejando espacio para que den unos cuantos rayos del sol,dándole así una vista de ensueño.

Tanto en primavera como en invierno el lugar es hermoso,cuando las flores llenan el bosque con todo tipo de colores dándole un aspecto de paz y tranquilidad o hasta cuando la nieve se hace presente dejando el lugar en un aspecto romántico.

El bosque tiene muchos lugares hermosos,pero en el lugar donde paso más tiempo es en el prado,en ese lugar me siento en paz,es el lugar en donde puedo pensar con tranquilidad,donde me alejo de todo aquello del mundo exterior para adentrarme

en mi propio mundo leyendo mis maravillosos libros. Hay uno en especial que es mi favorito,que desde que lo leí por primera vez me ha enamorado por completo a tal punto de no poder dejar de leerlo ni un segundo,titulado: Orgullo y Prejuicio de Jane Austen. Ese libro se ha vuelto mi obsesión desde el primer día,la certeza de lo prejuiciosos y orgullosos que podemos llegar a ser aveces,de como juzgamos a un libro por su portada sin leerlo primero o mejor dicho,de como juzgamos a una persona sin darle la oportunidad de conocerlos realmente.

Estaba tan absorta en mis pensamientos acostada en el suelo del prado leyendo por milésima vez Orgullo y Prejuicio que no me dí cuenta que había una persona en el prado. Aunque no lo crean,por más que este lugar sea un lugar muy hermoso e imposible de creer que exista un lugar así,jamás eh vito a alguien aquí,al ser un lugar escondido detrás de un túnel que te lleva a un camino largo,nadie jamás ha encontrado el lugar a excepción de mi familia y yo.. y bueno ahora también esta persona que se dirige hacía donde yo me encuentro. No levanto la vista del libro hasta que escucho a alguien que se dirige directamente a mí. Al escuchar su voz imponente y demandante pero a su vez confiable y amigable hace que con el solo hecho de dirigirse hacía una persona con esa voz,le dan cosquillas en el estomago,me incluyo en ello sin poder evitarlo.

-Buenas tardes señorita,lamento molestarla con mi imprudente presencia – se disculpa aquel hombre algo nervioso y por primera vez levanto la vista del libro para mirarlo directamente a los ojos. Me sorprendo al ver la belleza de aquel hombre extraño y noto que él también está sorprendido cuando me ve,lo que no entiendo es el por qué,ni que tuviera un moco en la cara para que me mirara así,o al menos no que yo sepa. Al darme cuenta que nos quedamos unos cuantos segundos mirándonos mutuamente,hecho mi cabeza a un lado avergonzada y toda colorada por mi comportamiento. ¿Por qué me comporto como una tonta?

El hombre (el cuál todavía no sé el nombre) después de un minuto se aclara la garganta para después decir:

-discúlpeme de nuevo – gire mi cabeza para verlo a los ojos y noté que también estaba avergonzado – yo.. este.. - se volvió a aclarar la garganta algo nervioso – eh visto el lugar y eh entrado,no sabía que era un lugar privado,discúlpeme de nuevo no quise incomodarla solo.. mejor me iré -hizo ademán de marcharse pero lo interrumpí a medio paso

-¡señor! Tiene tanto derecho como yo a quedarse. Este lugar..por más hermoso que sea,no es un lugar privado. Puede quedarse si así lo desea– lo dije tan rápido que le costó unos segundos comprender mis palabras. No sé porque estoy tan desesperada por que se quede,soy tan tonta,ni siquiera se su nombre ¡por dios!. Rasco mi frente con nerviosismo lo que hace que el chico me dé una cálida sonrisa. No actúes como tonta,no actúes como tonta,no actúes como tonta,no actúes..

– pero si prefiere marcharse también está en todo su derecho - ¡Dioooos! ¡¿Por qué estoy actuando como tonta?!

- ¿me está echando? Pensé que había dicho que no era un lugar privado – alzó una ceja mientras sonreía coqueto

-solo digo que puede hacer lo que le venga en gana..es decir,yo no soy quien para decirle lo que debe o no debe hacer.. me refiero a que ni siquiera lo conozco,no sé su nombre,ni siquiera sé si es un asesino serial o peor aún un violador – me puse a pensar y ¡es verdad! Yo no sé si estoy hablando con una violador o un asesino. ¡dios! Podría estar hablando con un violador y yo estoy de lo más tranquila – aunque pensándolo bien yo no me opondría a que me haga sufrir con tal de tenerlo cerca - pienso para mis adentros - lo sé,hasta yo me sorprendo de lo mal de la cabeza que me estoy. Pero es que este chico en verdad está muy bueno,

Es un chico alto y musculoso,entre tez morena y tez blanca,labios carnosos y rojos,ojos achinados de color café tan hermosos que te hipnotizan,cabello castaño y una corta,refinada y bien cuidada barba que lo hace lucir atractivo y elegante. Es un chico joven,tal vez un poco mayor que David pero aún así joven,se nota en su postura y en su forma de hablar la madurez que tiene,pero también se nota a leguas que proviene de una familia adinerada..¡Vamos! ¿Qué esperaban? Es un chico muy guapo y parece carismático,no esperemos también que no sea un niñito mimado de mami y papi que no puede depender de si mismo,ya sería muy perfecto para ser real. Una carcajada es lo que me saca de mi trance,la carcajada más majestuosa y contagiosa que eh escuchado ¡Hasta para reír este chico es perfecto! Mi mirada viaja hacía él.

- ¿En verdad cree usted que puedo llegar a ser un violador? -¡No! ¡Por supuesto que no! Si quisiera acostarse con alguien bastaría solo una sonrisa para tenerla entre sus piernas. Lo pienso pero no lo digo,solo me encojo de hombros.

-Nadie es lo que aparenta,usted puede aparentar ser algo o alguien cuando en realidad puede ser completamente diferente – me sinceré – aunque eso no quiere decir que le tenga miedo -me encogí de hombros y aquel hombre que todavía desconozco el nombre me mira con clara curiosidad en su rostro,y es que no lo culpo,el pobre no sabe todo lo que yo viví

-eso me sorprende – y si,se nota en su rostro - usted me sorprende señorita. ¿Acaso no lo da miedo estar a solas en un lugar apartado de las personas con un hombre al que acaba de conocer? - niego con la cabeza - eso no se escucha para nada prudente -admitió y yo concuerdo con él. Lo que hace que luzca todavía más sorprendido que antes

- No tengo miedo de estar en un lugar apartado del mundo un un hombre al que acabo de conocer – repito sus palabras –

porque no tengo nada que temer. Si llegara a pasar algo imprudente me sabría proteger perfectamente bien sola – admití y es que no era la primera vez que eso me pasaba. El hombre se queda sin palabras con mi confesión,después de unos largos

segundos se recupera para luego decir:

- debo decir que en verdad me sorprende señorita – susurro un “lo sé” y él chico no sabe que decir durante unos segundos

por lo que yo decido hablar.

- ¿Me va a decir su nombre para que ya no seamos dos desconocidos que hablan sin conocer siquiera sus nombres? - ruedo los ojos en señal de cansancio de que no me lo haya preguntado desde un comienzo. Si antes estaba sorprendido por mi sinceridad,la expresión de ahora no lo podría explicar,pareciera que sus ojos se le vana salir de lugar - como veo que no puede formular una palabra,mejor comienzo yo. Mi nombre es Kiara,un gusto -extiendo mi mano para estrecharla - ¿Y usted? ¿Tiene nombre? O ¿lo sabe al menos? - le dí una sonrisa de burla a lo que él me la devolvió algo avergonzado

- Christian,mi nombre es Christian. Pero puede decirme Chris – estrechó mi mano

-bueno.. Christian fue un placer conocerlo,pero debo irme – le sonreí y agarré mis cosas dispuesta a irme

- ¿La volveré a ver? Es decir.. Si vengo aquí ¿usted estará?.. Si no le molesta que venga por supuesto – me dí media vuelta

-Por supuesto que no me molesta,usted puede venir cuando quiera,este es un lugar público – acomode mis libros en mis manos para luego decir – y no porque usted venga significa que yo deje de venir a mi lugar preferido – sonreí con inocencia

- perfecto – me devolvió la sonrisa – entonces nos vemos luego – se despidió y como pude yo hice lo mismo sacudiendo mi mano al aire para después marcharme e intentar llegar lo más rápido posible a mi casa antes de que anocheciera.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status