Capítulo 7.

-Justin…- Dije antes de darle la oportunidad de decir otra palabra. -¿Cómo estás?

-Bien, todo normal… ¿Cómo has estado tú? ¿Qué tal te has estado sintiendo?- Preguntó él, supongo que después de lo que pasó era normal que sintiera la necesidad de saber cómo estaba.

-Estoy bien, gracias por preguntar.- No sabía muy bien como hablar con él, había sido muy amable conmigo, si, pero yo apenas lo conocía, y había sido testigo de cosas de las que ni siquiera yo entendía a esas alturas.

-Adrian… Entiendo que puedas sentirte un poco incómodo hablando conmigo después de lo que sucedió en tu casa, pero te aseguro que no tiene por qué ser así.- Dijo el mientras se acercaba un poco a mí.

-Gracias, en verdad aprecio mucho todo lo que haces por mí… Y si apreciaría tu apoyo, es solo que… He pasado por muchas cosas últimamente, y no sé cómo lidiar con tanto, siento que solo sería una carga más para ti.- Dije mientras daba un par de pasos hacia atrás.

-De ninguna manera podrías ser una carga para mí, se que puede que haya sido un poco… Intenso contigo, pero es porque eres la primera persona con la que hablé desde que nos mudamos, y creo que eres muy agradable. Disculpa si sientes que te molesto mucho…

-No es eso Justin… Solo, dame algo de tiempo ¿Si? Necesito ordenar todo el desorden que es mi vida últimamente.- Justo cuando terminé de decir esas palabras, pude ver cómo el autobús se acercaba hasta nuestra parada.- Por ahora, lo mejor sería que nos concentremos en la universidad.

El autobús se detuvo frente a nosotros, y yo me subí en él lo más rápido que pude ¿Qué habrían hecho ustedes? Esto me supera, y lo último que necesito es estar arrastrando a otras personas en mi m****a, lo que dice Justin es muy dulce, pero en verdad solo necesito un tiempo para mí mismo, así que también me aseguré de que no nos sentáramos uno al lado del otro durante el viaje.

El día en la universidad fue lo mejor que me pudo haber pasado, siempre había esa tranquilidad en el ambiente, ese silencio que se me hacía tan reconfortante. Y claro, también estaba el estrés ocasional que surgía por no entender alguna clase, pero eso también era parte de la rutina, así que estaba bastante acostumbrado a eso, además Ivanne, era toda una genio, siempre entendía todo a la primera, y cuando yo no sabía que hacer, ella se ofrecía a ayudarme, lo cual me parece muy dulce de su parte. Otra de las razones por las que ella es la única persona que tolero tener cerca ¿Estoy hablando como asocial? Siento que lo estoy haciendo, pero bueno. Traumas de la infancia ¡Yei!

-¿En qué tanto piensas?- Me preguntó Ivanne mientras me sacudía el brazo.

-Oh, lo siento. No estaba pensando en nada importante, solo, pensando.- Sabía que podía contarle lo que fuese a ella, pero no quería hablar sobre esas cosas en la universidad, ya teníamos muchas otras con las que lidiar en clases.

-Esta bien, pero necesito que te concentres, porque ni loca voy a salir mal en este taller solo porque tú tienes tu cabeza en las nubes.- Ella tenía ese tono autoritario que haría que cualquier persona temblará de miedo, yo incluido.

-¡Ok! Ok, tranquila. No soy estúpido.

-Eso ya lo veremos.- Dijo ella mientras se reía por lo bajo, yo le di un pequeño empujón en el hombro, y luego reí con ella.

Luego de eso seguimos estudiando mientras esperábamos a qué se hiciera hora para muestra siguiente clase. Realmente odiaba Metodología de la Investigación, pero es algo que se tiene que ver en nuestra carrera, así que no podía hacer mucho al respecto, mientras leía un libro sobre cosas que realmente no me importaban, sentí que una mano se posaba en mi hombre, e instintivamente volteé asustado, en los últimos días, desconfiaba mucho de lo que pasaba a mi alrededor, cualquier cosa podría ser un peligro. Pero al voltear, me di cuenta de que solo se trataba de Justin, así que me relajé.

-Lo siento, sé que dijiste que necesitabas tiempo, y lo entiendo perfectamente, es solo que… También es mi hora libre, y no tengo a nadie más con quién pasar el rato.- Dijo el mientras colocaba una de sus manos en su nuca y bajaba la mirada, un poco apenado.

-No te preocupes, puedes sentarte con nosotros, ya casi acabamos con estas tonterías.- Dijo Ivanne aún con su vista clavada en el cuaderno donde estaba anotando sus apuntes.

-Genial, me alegra escucharlo.- Dijo el mientras se sentaba al lado de Ivanne. -¿Tu no tienes problema con eso verdad?- Me miro directo a los ojos al preguntar.

-No, para nada. Es agradable tenerte cerca cuando no hay cosas sin sentido pasando alrededor.- Reí nerviosamente intentando aligerar el ambiente, el también rió, pero no estoy seguro de que le causará mucha gracia.

Justo en ese momento escuché un fuerte grito proveniente de mi izquierda, volteé rápidamente para ver de qué se trataba, y ya había una gran multitud reuniéndose alrededor de una de las aulas de clases.

-¿Ese no es…?- Ni siquiera le di la oportunidad a Ivanne de que acabará con su pregunta.

-Si, es el salón de Metodología de la investigación.- Por supuesto que la escena venía del salón de dónde yo iba a ver clases.

-Deberíamos ir a ver qué está pasando.- Propuso Justin mientras se levantaba de su asiento.

-¿Deberíamos?- Pregunté cuestionando si realmente sería una buena idea saber la razón de esos gritos tan desgarradores.

-Oh, vamos Adrian.- Dijo Ivanne mientras se levantaba y me arrastraba por mi brazo hacía la multitud de gente que se había amontonado en la puerta del salón para tener una mejor vista de lo que había pasado.

Yo me detuve a medio camino, la mira a los ojos, y le pregunté. -¿Estás segura de que quieres ir? Se que donaré como un loco, pero estoy sintiendo unas muy malas vibras viniendo de ese lugar.- Dije mientras me abrazaba a mi mismo.

-No seas gallina Adrian, veamos de que se trata, no es como su alguien hubiera muerto.

Y ese fue el primer gran error de Ivanne. Una vez nos acercamos lo suficiente al salón donde se supone que veríamos clases, fuimos testigos de lo que fácilmente podría ser la escena de una película de terror. El cuerpo del señor Evans, quién era nuestro profesor, estaba colgando de la pared, con todo el tórax abierto, y con sus intestinos colgando de él, sus manos y sus pies habían sido clavadas a la pared con clavos, el suelo estaba repleto de su sangre, y un olor a hierro inundaba todos los alrededores, yo había visto escenas horribles de primera mano, pero simplemente no estaba preparado para eso. Corrí lo más rápido que pude para alejarme de la gente, y luego vomité todo lo que había comido en el día, mi cabeza estaba dando vueltas, no podía creer lo que acababa de ver, sentí unas manos dando palmadas en mi espalda mientras seguía dando arcadas, pero estaba muy ocupado como para darme la vuelta para averiguar de quién se trataba. Todo se sentía tan irreal, tan borroso, tan… Horrible.

-Adrian…- Escuché la voz de Ivanne llamándome, y eso fue lo me trajo nuevamente a la realidad, pude escuchar otra vez los pequeños susurros de las personas que estaban a mi alrededor, Justin, quién estaba al lado de Ivanne, sostenía una botella de agua hacía mi. La tomé, hice una cuantas gárgaras para limpiar lo más que pude mi boca, y después de escupir todo, bebí un poco de agua para calmar mi estómago revuelto.

-Sé que no debes querer hacerlo, pero creo que hay algo que necesitas ver.- Dijo Ivanne haciendo un gran énfasis al decir la palabra «Necesitas» lo cual no hizo nada más que asustarme incluso más que antes.

Fue entonces cuando me di cuenta de que entre todas las pequeñas voces susurrando a mí alrededor, había una palabra que se repetía más que ningún otra, y era mi nombre. Escuchaba como decían “Adrian” una y otra vez a mi alrededor, y no entendía por qué, yo no era un chico lo suficientemente conocido como para que tanta gente conociera mi nombre, no solo eran las personas que estudiaban conmigo, eran también personas que nunca había visto en mi vida, pero aparte de darme cuenta de eso, también me di cuenta de que nadie me miraba, decían mi nombre, pero no había miradas sobre mí. Fue ahí cuando decidí preguntar.

-¿Qué? ¿Qué es? ¿Qué está pasando Ivanne?- Aún se sentía como un sueño, un muy mal sueño del cual esperaba despertar lo más rápido posible, ya no quería está allí, prefería incluso estar solo en mi casa a tener que soportar un solo minuto más en esa universidad ¿Cómo es que nadie había llamado a la policía aún?

-Es precisamente lo que quiero que veas.- Ivanne me tomó fuertemente del brazo y me jaló nuevamente hacia el salón del profesor Evans, no quería volver, pero ella parecía bastante decidida de que había algo allí que yo necesitaba ver. -Si te incómoda mucho, no tienes que mirar el cadáver, lo que quiero que veas está del otro lado del salón.

¿Del otro lado del salón? Es cierto que con tanto alboroto no se me pasó por la mente mirar al fondo del salón, el profesor… El cadáver, se llevaba la atención apenas te acercabas, pero si había otra cosa ahí dentro, que específicamente yo tenía que ver, pues, eso me tenía bastante preocupado. Al llegar al salón, e intentar ignorar el cadáver colgado en la pared, Ivanne me señaló el fondo del salón, y fue ahí donde lo vi, no tengo idea de cómo ni lo vi antes, el charco de sangre que había en el suelo, continuaba hasta la parte de atrás del salón, donde estaba escrito con sangre, y muy grande, ocupando todo la pared “Adrian, tienes que pagar”.

Ni bien leí esas palabras, pude sentir como todo a mi alrededor se tornaba negro y ese escalofrío tan característico recorría mi espalda, entre en pánico, me sentía como si estuviera teniendo un ataque de pánico dentro de otro ataque de pánico, me sentía impotente, vulnerable y sobre todo, pequeño. Las sombras comenzaron a escalar desde mis pies como si fueran millones de pequeñas arañas, fue ahí cuando, en un momento de angustia extrema, hice que todo mi cuerpo de hiciera intangible, y atravesé el suelo, luego hizo que me asustara aún más, y terminé perdiendo el conocimiento.

No me pregunten qué fue lo que pasó después de eso, porque no tengo idea, solo recuerdo oscuridad, recuerdo estar asustado, y de un segundo a otro estoy aquí, en una habitación de hospital rodeado de mucha gente para ser honesto.

-¿Qué pasó?- Pregunté a medida que abría los ojos.

-¡Adrian!- Exclamó Ivanne con una sonrisa mientas tomaba mi mano. -Menos mal despiertas.

-¿Cómo llegué aquí?- Pregunté aún con confusión. Un señor con uniforme de policía se acercó hasta mí.

-Disculpe que haya tenido un comité de bienvenida tan grande. Pero necesitamos hacerle unas cuantas preguntas respecto a lo que pasó.- Expresó el oficial.

-Ya le dije que el no sabe nada, estuve con él todo el tiempo, el sólo les contará lo mismo que yo.- Dijo Ivanne volteando los ojos.

-¿¡Alguien podría explicarme que está pasando y como fue que terminé aquí!?- Grité tomando a todos por sorpresa, no pueden culparme, estaba pasando por una situación bastante estresante. Unos oficiales pidiendo respuestas y yo ni siquiera podía obtener algunas.

-Calma chico, te desmayaste luego de ver lo qué estaba escrito en el salón, así que cuando la ambulancia llegó, te trajeron aquí por seguridad, pero parece que estás bien… Solo te tomó un buen tiempo despertar.- Me aclaró Justin, quién estaba en el fondo de la sala.

Cuando dijo que me tomó un buen tiempo despertar, pude entender por qué, me sentía muy fatigado, como si hubiera corrido un maratón antes de llegar allí, ni siquiera sabía por qué me sentía de esa manera, no había hecho nada que pudiera mi condición física en riesgo.

-Señor Campbell, si fuera tan amable de responder nuestras preguntas.- Dijo el oficial luego de haber sido ignorado.

-Si… Claro ¿Qué necesita saber oficial?

-De hecho… Las preguntas son privadas. Así que si todos fueran tan amables…- El oficial no tuvo que decir nada más, todos abandonaron la sala del hospital, todos excepto Ivanne, que veía a los oficiales con mucho desprecio mientras sostenía mi mano. Pero sabía que no podía hacer nada al respecto, así que luego de un tiempo, ella terminó retirándose también de la sala.

-Disculpe a mi amiga, es algo sobreprotectora conmigo.- Dije, aunque realmente no me molestaba en lo absoluto que ella hiciera lo posible por molestar a los policías.

-Muy bien, la primera pregunta es… ¿Tiene algún enemigo que usted conozca?

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status