Capitulo 32

- ¡Señor, disculpe! - La secretaria de Damião abrió un poco la puerta. - ¡El señor Ricardo y el delegado quieren verte!

- Envíelos, por favor.

Se volvió hacia los dos, pidiendo entrar y abriendo la puerta. Damião se levantó.

- ¡Buenos días mi hermano! - Saludó a Ricardo.

Buenos días, siéntese aquí, por favor. - Damião señaló los sofás. - ¿Le gustaría un café?

- No gracias. Seré breve ya que tengo una cita de inmediato.

- ¿Sucedió algo? - preguntó Damião preocupado.

- De hecho, preferí venir a verlos para no levantar aún más rumores llamándolos a la comisaría. Cerramos las investigaciones y llegamos a una conclusión, o mejor dicho, no llegamos a una conclusión, se cerró como sin resolver por falta de pru

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status