Capitulo 1

Alice salía de casa para encontrarse con su madre a última hora de la tarde en el centro cuando su prometido Luiz Alfredo llegó para invitarla a cenar con su familia.

- Buenas tardes mi flor! Si hubiera sabido que iba a salir, no habría venido a molestarte.

- No me estás molestando, simplemente no puedo darte atención , no quiero que la mía me esté esperando.

- Te llevaré y luego me iré.

Podemos hacer arreglos para cenar otra noche. ¿Que crees?

- Por supuesto. Fue mi error salir a invitar en el último minuto.

Alfredo la llevó a la esquina del centro para que no se moviera.

- ¿Quieres que espere a que los dos se los lleven a casa?

- ¡No necesita! Tardará un rato.

- Está correcto. ¡Nos vemos el fin de semana!

- ¡Por supuesto! Hasta luego. ¡Vuelve a casa con cuidado!

La dulce Alice imprime en su rostro una hermosa sonrisa inocente que brilla junto a sus ojos marrones que despiertan los deseos más oscuros de los hombres. Sus larga, cabello oscuro y ondulado tienen la mayoría de los sentidos de profundidad. Tu piel irradia un frescor matutino primaveral. Conocida por su amabilidad y amabilidad, causa envidia dondequiera que va.

Corrió para llegar más rápido, cuando vio a su madre, Mercedes, una señora viuda, adorada por todos, encontró a Alice con solo cuatro años, perdida en la plaza de su barrio, fue entonces cuando descubrió que podía tener una familia completa. hasta que su esposo, Monolo , sea brutalmente asesinado, dejando así a los dos indefensos, ¡obligando a Mercedes a trabajar en la gran y poderosa refinería de licor “Los Puentes ”!

Llegó dándole un beso a la amada dama de poco más de 1,50 de altura.

- Mamá, ¿puedo comprar mortadela hoy? Hoy recibí un bono en la florería. - Sacando el dinero de la bolsa amarilla que llevaba.

- ¡Guárdalo niña! - dijo Mercedes metiendo el dinero en la bolsa. - Te lo mereces, claro que puedes comprarlo.

Alice estaba muy feliz con el dinero que había ganado para hacer un arreglo floral especial para el cumpleaños de la esposa del alcalde.

- ¡Necesitaba verlo, mamá! Era demasiado grande. ¡Así! - Abrió los brazos golpeando accidentalmente a una señora que pasaba. - ¡Excusa!

La dama sonrió. - ¡No fue nada, querido!

Sus maneras infantiles a veces no coincidían con sus veintitrés años. Los dos regresaron a casa llenos de bolsas. Salieron del taxi, Mercedes dejó caer su bolso al suelo para abrir la puerta, cuando recogió el bolso nuevamente se rompió.

- ¡Déjame unirme a mamá! Adelanta nuestra comida.

Alice entró, dejó caer las bolsas sobre la mesa de la cocina para volver a recoger las cosas del suelo , se llevó una palangana para poner todo dentro. Regresó con los brazos alrededor del cuenco, lo dejó caer sobre la mesa y comenzó a guardar lo que no se usaría en la comida. Estaba terminando de ahorrar.

- Déjalo para después, hija mía ... La comida está lista, ¡vamos a cenar!

- Si señora.

Rápidamente tomó los platos del armario y le entregó uno a su madre. Los dos se sirvieron y se sentaron a comer mientras hablaban.

- Luiz Alfredo dejó el trabajo hoy.

- Lo sé, vino aquí para invitarme a cenar con su familia.

- ¿Y por qué no fuiste?

- Había acordado contigo comprar las cosas hoy. ¡No la defraudaría!

- Pero podríamos haber ido mañana.

- Ahora es tarde. Y no quería dejarlo para otro día.

- ¡Pero hija mía, es tan bueno!

- ¡Déjalo para el fin de semana! De esa forma tendremos más tiempo para hacer las cosas.

- Me daré una ducha y me iré a la cama, ¿me limpiarás la cocina?

- ¡Lo arreglaré mamá! Descansar un poco.

Alice seguía ordenando cosas y pensando en muchas cosas, una de ellas era su boda.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status