Share

78

Candace iba muda. No podía ser. Todo esto tenía que ser mentira. No podía ser.

Se detuvo en su camino y miró la fachada de la mansión. Sus hermanas no paraban de cotorrear hablando mal de Abigail, diciendo que era una presumida, que ahora que lo tenía todo se sentía por encima de ellas, que siempre habían sabido que no era ninguna tonta, y, por el contrario, era dueña de una mente siniestra y calculadora.

Tiene que ser mentira, se volvió a decir, y desanduvo los pasos volviendo a la mansión.

—¿A dónde vas? –le preguntó Charlotte.

—Tengo que verlo por mí misma –contestó Candace—. Abigail fue una tonta reprimida toda su vida, no puede una persona de repente sacar tanta sabiduría de la nada.

—¿Sabiduría? ¿Llamas a la sarta de sandeces que dijo sabiduría? &nd

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status