~~~MI TRABAJO~~~

JULIA 

No podía creer frente a quién me encontraba, ya que este era el hombre que debía poner a mis pies, al que debía seducir y volver loco de amor, cuando mi padre y el señor Vitollo me hablaron de él, no me imaginé que fuese todo un Dios Griego y no cualquier Dios, para mi se me asemejaba a Hades el amo y señor del Inframundo, tan hermoso pero a la vez tan perverso y me refiero en todos los sentidos, no es para nada el chico bueno y Santo qué me pintaron mi padre y el señor Vitollo. 

Por que ese hombre exuda un áurea maquiavélica y sensual a la vez, quizás se preguntarán el por qué sé eso, por qué opino así, bueno les diré que aún con mi corta edad, lo qué he vivido hasta ahora me ha enseñado a saberlo, aunque no lo parezca conozco más de la personalidad de una persona con solo verla quizás hasta más que ella misma, tengo casi dieciséis años ya, y desde hace más de un año entré al juego del señor Vitollo y ya no había forma de retractarme. 

Debido a que me había enterado de gran parte de sus movimientos queriendo sin querer, bueno en cierto modo por qué cuando mi primo Antone me puso a trabajar aquí lo había hecho pensando en mantenerme alejada de este bajo mundo al que pertenecíamos. 

Pero yo siempre sentí esa curiosidad de saber si todo lo que se hablaba de él, del señor Vittolo era cierto, y la oportunidad se me dió cuando me enteré quién era mi verdadero padre, por supuesto que lo iba aprovechar y muy bien, debía ganarme la confianza de muchas personas para lograr mi objetivo que era entrar a la Supuesta Organización que manejaba el señor Vitollo, la Gran Society fue, es y será siempre mi objetivo, por qué si lograba ser la p**a ama de la organización, prácticamente tendría el mundo a pies y al fin lograría obtener lo que por derecho le correspondía a mi hijo, pero a él lo quería fuera de esto, no lo quería poner a elegir jamás, como lo hicieron conmigo y su padre, el jamás conocería este mundo oscuro y cruel y de mi parte estaba mantenerlo alejado aunque muriese en el intento.

El primer objetivo que me había propuesto y al que debía llegar era mi "padre", ganarme su confianza no era tarea fácil era un perro viejo jugado, al estudiarlo y analizarlo, de lo único que me pude dar cuenta que tenemos en común es la mente prodigiosa que tenemos, esa mente que podemos utilizar para bien o para mal, y creo que eso fue lo que llevó aceptarme como su hija, mientras hacia mis visitas esporádicas me acercaba a la gente que sabía me podían ayudar a ir escalando poco a poco y uno de esos fue Frank, sí el guardia de seguridad, era muy sexy tenía un gran cuerpo de Dios Griego, era rubio y tenía unos ojos verdes que parecían un par de esmeraldas, tenía 22años, como típico hombre me fue fácil seducirlo con mis encantos por qué apesar de tener casi 15 años, ya lucía el cuerpo de toda una mujer, así que lo empecé aprovechar y muy bien. 

Por que los malditos que me hicieron daño lo único que me enseñaron es que los hombres solo buscaban una cosa de una por ser mujer y eso era tú cuerpo; llegué a comprender que si lo mantenía en un buen estado lograría con mi cuerpo cualquier objetivo que me propusiera. 

Así que Frank fue presa fácil, aunque nunca llegamos a consumar el acto sexual por qué según él no quería ir preso por abuso sexual de menores, pero bien calentón que lo hacía poner con mis cariñitos que a veces le daba y aquellos que yo le permitía que me hiciera, pero solo pasó un par de veces y fueron suficientes para tenerlo comiendo de mi mano. 

La primera vez fue cuando mi padre le pidió que me trajera a casa, ya que a él se le había presentado un problema y ese día no podía llevarme ahí fue cuando aproveché, ya sabía que yo le atraía más como mujer, y camino a casa mientras me llevaba en su auto aproveché ya que era una oportunidad de oro una en un millón, a parte que Frank era todo un mango exquisito al qué quería saborear muy bien hasta dejarlo sin ningún pelo alrededor, y por supuesto que me iba a dar el gusto, pero solo para lograr mis objetivos, y no era que Frank no me atrajera como hombre pues él en realidad era muy guapo, pero si quería lograr lo que me había propuesto, no nunca jamás debía involucrar sentimientos, es algo que me enseñó mi primo Antone, y jamás le fallaré a lo que me enseñó, aparte qué si lo hago no solo le fallaré a él , sino a los que dependen de mí, Antone, y Miriam, mi mujer hermosa, mi hermana de corazón. 

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status