Share

Capítulo 4

Catherine tomó un taxi directamente a la casa de la familia Jones. A esa hora, el Señor Jones ya se había ido a trabajar.

Se apresuró a subir las escaleras para tomar su certificado de nacimiento. Justo cuando se dirigía al salón, vio a Rebecca salir del estudio con una gran pila de documentos.

Rebecca tenía un aspecto puro, con el cabello negro y un rostro inocente.

"Por fin has vuelto, hermanita. Me quedé preocupada por lo que pasó ayer". Una mirada culpable apareció en el rostro de Rebecca. "Aunque a Ethan no le gustas, no puedes obligarlo a quererte, ¿verdad?".

Catherine le lanzó una mirada fría. "Ya basta. No hace falta que sigas mintiendo, que no hay nadie más por aquí. No sabía que eres tan sinvergüenza".

"No me hables así". Rebecca se mordió los labios, con las lágrimas comenzando a rodar por sus mejillas. "Te daré todo lo que quieras en el futuro, ¿de acuerdo? No me meteré en asuntos relacionados con la empresa. Te pasaré estos documentos".

Mientras hablaba, Rebecca puso los documentos en las manos de Catherine.

A Catherine le pareció extraño y por instinto levantó las manos para empujar los documentos. Como resultado, todos los documentos cayeron al suelo.

"¿Qué están haciendo?".

De repente, Sally Lennon bajó las escaleras y vio los ojos llorosos de Rebecca y los documentos dispersos en el suelo.

"¿No son estos los documentos de la empresa que tu padre te pidió que revisaras?".

"No te enfades con ella, mamá. La culpa es mía". Con el rostro pálido, Rebecca se apresuró a explicarle: "Cathy me pidió que dejara de meterme en los asuntos de la empresa y le entregara estos documentos. Pensaba entregárselas, pero probablemente esté descontenta por el asunto con Ethan, así que...".

"Estás mintiendo...". Catherine no pudo creer lo que estaba pasando.

"¡Cállate!". Sally miró a Catherine. "¿Quién te ha dado el derecho de intervenir en los asuntos de la empresa? Fuimos tu padre y yo los que pedimos a Rebecca que revisara los documentos. Rebecca se convertirá oficialmente en la gerente de la empresa la próxima semana. Será mejor que entiendas y obedezcas".

Catherine se quedó sorprendida. "No obstante, tanto con la educación como con la experiencia, yo siempre soy más cualificada que ella. Aún no soy gerente a pesar de que entré en la empresa un año antes que ella. Ahora de repente le dan a ella el puesto directivo, ¿es justo para mí?".

"Mamá, creo que lo mejor es que no me convierta en gerente. No quiero arruinar mi relación con Cathy", dijo inmediatamente Rebecca mientras sollozaba.

A Sally le dolió mucho el corazón. "Mira lo mucho que le importa a Rebecca la relación entre ustedes dos. ¿Y tú qué has hecho? Eres de mente cerrada y demasiado tacaña. No me pareces que estés cualificada para ser gerente. Y no me extrañaba que Ethan eligiera a Rebecca en vez de ti".

Las crueles palabras de su madre hicieron a Catherine estar como si la golpearan con un bastón.

Tanto Rebecca como Catherine eran sus hijas. Sin embargo, Sally prefería tanto a Rebecca que creía todo lo que ella decía.

Catherine siempre había estado al lado de su madre. ¿Acaso Sally no conocía su carácter?

Nadie había consolado a Catherine por lo que había sucedido ayer. Todo lo que estaba pasando era visto como algo natural.

Al final, ella solo era una perdedora.

Mientras la ira recorría por su cabeza de una manera que nunca había experimentado, Catherine dio dos pasos hacia atrás. "Bien. Ya que soy tan terrible, me iré, ¿de acuerdo?".

Se dirigió a su habitación nada más de terminar su despedida. Alcanzó una maleta y poco después, metió su ropa en ella.

La voz de Rebecca llegó desde la puerta. "Mamá, Cathy está muy enfadada. Deberíamos convencerla de que no se vaya".

"No le hagas caso. Así es como se comporta. La hemos mimado demasiado. Volverá dos días después. Vamos a comprarte algo de ropa para tu fiesta de compromiso".

"..."

Pronto, las voces se volvieron cada vez más lejos.

Con grandes gotas de lágrimas cayendo en el dorso de su mano, Catherine bajó su maleta por las escaleras. Después de eso, entró en su coche y se fue.

En ese momento, se dio cuenta de que parecía haberlo perdido todo.

¿Por qué todo el mundo la trataba así cuando ella no había hecho nada mal?

Ella se aferró al volante mientras sus ojos emitían un creciente descontento.

Al cabo de 40 minutos, Catherine vio la figura de un hombre en la entrada del registro civil. El hombre parecía elegante, vestido con una camiseta blanca perfectamente planchada y un pantalón negro. Era alto y robusto, y desprendía un aura brillante.

Catherine caminaba hacia él después de aparcar su coche. "Has venido de verdad".

La voz de la mujer estaba llena de sorpresa y alegría.

Cuando Shaun se dio la vuelta, olió el alcohol que permanecía en el cuerpo de ella de la noche anterior. "¿No te has bañado?".

Catherine se sintió avergonzada de inmediato. "Anoche bebí demasiado, así que ya estaba inconsciente cuando llegué a casa. Tenía prisa esta mañana, así que...".

Cuando se dio cuenta de la mirada cada vez más despectiva del hombre sobre ella, se apresuró a explicar: "Lo de hoy ha sido solo un accidente. Suelo bañarme todos los días y me encanta mantenerme limpia".

Catherine observó sus rasgos mientras hablaba.

Era normal encontrar a un hombre muy atractivo bajo la tenue luz de un bar. Sin embargo, se daría cuenta de que a lo mejor no era tan guapo por el día.

No obstante, aquel hombre era una excepción.

No solo era igualmente atractivo, sino también que parecía aún más impresionante con sus rasgos elegantes y carismáticos. Tenía un rostro apuesto y, además, no se le veía ninguna imperfección en la figura.

Catherine se dio cuenta de que unas cuantas jóvenes que entraban en el registro civil para casarse los miraban sin cesar.

"Qué hombre tan guapo".

El hombre que estaba al lado de una mujer dijo: "La chica también es guapa".

"Es cierto. Es una bonita pareja. Lo más probable es que sus futuros hijos serán más guapos, a diferencia de los nuestros. Qué preocupante...".

"..."

Cuando la discusión llegó a los oídos de Shaun, dijo enseguida: "No tendremos hijos".

Catherine se quedó sin palabras.

Shaun dijo: "Nos divorciaremos en tres años. Te daré una suma de dinero que te bastará para vivir el resto de tu vida. Además, no necesito conocer a tu familia. Piénsalo bien. Si no puedes aceptar este trato, puedes marcharte".

Catherine sintió que algo se le clavaba en el corazón.

Ella tenía la impresión de que él se había enamorado de ella a primera vista la noche anterior.

Sin embargo, no le importaba ella para nada.

Sin embargo para Catherine, creía que podría ganarse el corazón de ese hombre dentro de tres años.

Tenía que mantener su posición como la esposa del tío de Ethan.

"Muy bien".

Una vez que los dos entraron en la oficina de registro, tuvieron que pasar a tomarse unas fotos juntos.

El camarógrafo, que había pasado mucho tiempo tomándole fotografías, no estaba satisfecho con el resultado. "¿No pueden acercarse el uno al otro y parecer enamorados? Además, señor, haga el favor de sonreír un poco".

La mirada de Shaun se hizo cada vez más impaciente. Catherine tiró inmediatamente el brazo de él, y luego dijo con una sonrisa: "Sus nervios faciales han sido dañados, por lo que está sufriendo una parálisis facial. No lo fuerces más. Déjalo tranquilo".

Quizás sintiéndose ofendido, Shaun lanzó una mirada molesta a la mujer que mostraba una alegre sonrisa en ese momento.

"Será mejor que dejes de hablar si quieres terminar rápido con las fotos", le susurró Catherine al oído, mientras se ponía de puntillas. El perfume de ella entró en la nariz de Shaun, haciéndole sentir unas chiquitas mariposas en el estómago.
Comments (5)
goodnovel comment avatar
Sin Genero
suelo bañarme todos los días...no suena muy categórico. mmmm es una cochina con semejante borrachera y sigue sucia!!! q asquitoooo!!!
goodnovel comment avatar
Kata Duartes
hasta q capitulo llega en la aplicación
goodnovel comment avatar
Perla Lagunes
me impacto...
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status