Share

Capítulo 5

Shaun se quedó inmóvil y permaneció en silencio.

El camarógrafo se compadeció de él. Era una pena que un hombre tan guapo como él sufriera una parálisis facial.

Cuando Shaun y Catherine terminaron de hacer las fotos, se dirigieron al primer piso para registrar su matrimonio.

Solo cuando Shaun sacó su certificado de ciudadanía, Catherine supo por fin su verdadero nombre: Shaun Hill.

Sin embargo, el apellido de la madre de Ethan era Lyons. De este modo, el apellido de su tío también debía ser Lyons.

Aturdida, Catherine preguntó: "¿Por qué tu apellido es Hill?".

"¿Qué?".

Mientras Shaun bajaba la cabeza para firmar los documentos, y tardó unos segundos en darse cuenta a qué se refería ella. Respondió casualmente: "Sucedí el apellido de mi madre".

"Ah vale." Catherine por fin comprendió. Justamente hacía poco estaba un poco nerviosa, pensando que quizás se había equivocado de persona.

De todas formas, la única razón por la que ella coqueteó con él fue porque era el tío rico de Ethan. Y ella sólo quería vengarse de su ex infiel.

Pero, todavía sintió que algo no estaba bien.

Diez minutos más tarde, recibieron los certificados de matrimonio.

Catherine sintió de repente una tristeza incomparable, pero al mismo tiempo le pareció increíble.

Desde que era una chiquita, siempre había imaginado que se casaría con Ethan. Sin embargo a diferencia de sus expectativas, se casó con un hombre al que solo había visto una vez.

"Aquí está mi número de teléfono. Tengo algo que atender, así que me tengo que ir ahora". Shaun anotó su número en un papel en blanco para ella antes de irse.

"Espera un momento...". Catherine lo detuvo en el momento en que el hombre se preparaba para marcharse. "Ahora que somos una pareja casada, deberíamos vivir juntos".

Con una expresión de disgusto, Shaun respondió: "No me gusta vivir con otras personas".

"Soy tu esposa legal, no otra persona. Aunque tenemos que divorciarnos en tres años, deberíamos vivir juntos desde ahora hasta el divorcio".

Agitando el certificado de matrimonio en su mano, Catherine hizo un puchero con el fin de ganarse su simpatía. "Soy una perdedora. Desde que volvió mi hermana que había estado fuera por muchos años, mis padres ya me tratan con desprecio. Ahora que me han echado de casa, no tengo dónde quedarme".

"Puedes ir a alquilar un departamento".

Shaun se alejó de ella con indiferencia.

"¡No me abandones, querido esposo!". Catherine dijo de repente, enganchando su brazo y le suplicó. "Ahora mismo no me queda nadie menos tú".

Su voz cada vez más fuerte había atraído muchas miradas de reojo en el registro civil.

Poniendo una cara desanimada, Shaun se arrepintió de haberse casado con ella sin haber considerado bien.

"Bien. Vivo en la Bahía de Jadeite. Ve allí tú misma".

Shaun decidió salir de la oficina de registro con pasos firmes. Luego le advirtió en voz baja: "Dormirás en la habitación de invitados. No puedes entrar en mi habitación".

Descontenta, Catherine creyó que sería él quien le rogaría entrar en su habitación en el futuro.

"Por cierto, no molestes a Fudge".

"¿Fudge?". Catherine preguntó confundida. "¿Tienes un hijo?".

Shaun levantó las cejas. "Cuida bien de él".

Una vez terminada la frase, se marchó enseguida.

Catherine estaba tan sorprendida que se olvidó de seguir a Shaun. Aunque se había preparado para casarse con alguien a quien no amaba, no estaba en absoluto preparada para ser la madrastra de un niño.

Se quedó de pie al borde de la carretera por media hora, imaginando sus futuras identidades complicadas, es decir, como madrastra y tía.

Por fin, se apresuró a entrar en el centro comercial para comprar juguetes para niños después de echar un vistazo a la incómoda foto que se había hecho con Ethan.

Alguien que se llamaba Fudge tenía que ser un niño. Tras seleccionar varios tipos de coches de juguete y juegos de Lego, se dirigió a la Bahía Jadeite.

Llevando una variedad de cosas, Catherine respiró profundamente frente a la puerta. Marcó la contraseña y la puerta se abrió.

Una sonrisa amistosa se extendió por su rostro. "Hola, Fudge…".

"¡Miau!".

Una gata gorda de pelaje blanco y orejas amarillo claro se vio tumbado en el sofá perezosamente. Produjo un lindo sonido en la silenciosa sala de estar.

“...”

Catherine parpadeó. "¿Fudge?".

"¡Miau!".

Después de que el gordo gatito estirara su cuerpo, bajó del sofá de un salto y caminó hacia las piernas de ella para oler los juguetes que llevaba. Sin más interés, la gata volvió al sofá y se tumbó de nuevo en él de forma arrogante como una reina.
Comments (1)
goodnovel comment avatar
Laura Enriqueta Realpe Barba
es mucho lo que te retiran de bonos por un capitulo tan pequeñito.
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status