Share

Capítulo 7

Shaun no sabía qué responder. Se masajeó el entrecejo y aceptó la petición de agregación.

[Esposo, ¿estarás en casa para la cena?]. Catherine envió otro mensaje a los pocos segundos.

Shaun: [No. Por cierto, no me llames así].

Shaunerine: [Bien entonces, te llamaré Shaunny. Es un nombre bonito].

Shaun no sabía qué más podía decir.

¿Era demasiado tarde para arrepentirse del acuerdo matrimonial con una mujer así?

Más tarde esa noche.

Un grupo de personas estaban disfrutando de la cena en un restaurante de estilo abierto al aire libre con diseño interesante.

El grupo de abogados estaban intercambiando sus opiniones sobre los nuevos casos que habían aceptado recientemente en el bufete.

Shaun, distraído, intentaba concentrarse en la conversación cuando volvió a sonar un sonido de notificación en su teléfono.

Catherine le envió una foto. Bajo la iluminación de las suaves luces amarillas, el gatito regordete estaba dando un pequeño mordisco a un pescado seco.

Shaunerine: [Shaunny, no te preocupes por nosotros, estoy cuidando muy bien del pequeño Fudge].

Shaun suspiró de mala gana. La golosa gata había sido sobornada tan fácilmente.

Eran las 9.30 p.m.

El código de acceso introducido desbloqueó la puerta. Evidentemente, Shaun se quedó perplejo en cuanto puso un pie en la casa.

Parecía que su casa había sufrido un cambio completo. El sofá negro estaba decorado con cojines del color azul de pavo real. La mesa blanca del comedor estaba cubierta con un mantel verde con un dibujo de olas. Un jarrón de cristal lleno de hortensias rosas reposaba tranquilamente sobre la mesa.

Toda la casa estaba decorada con plantas verdes y flores frescas. También había varias cestas colgantes en el balcón.

¿Seguía siendo ésa su casa?

¿Había entrado en el lugar correcto?

"Shaunny, ¡estás en casa!"

Catherine salió de la habitación de invitados con una bata de dormir de seda de manga larga. Varios conejitos blancos estaban cosidos en su bata del color rojo de vino.

Su espesa y larga melena castaña, del color del té con leche, le cubría los hombros. Debajo del dobladillo de la bata se veían sus hermosas y esbeltas piernas.

Parecía una princesa seductora.

Los ojos de Shaun se oscurecieron. "¿Quién te ha permitido vestirte así por aquí?". Las cejas de su frente se fruncieron mientras preguntaba con severidad.

"¿Así cómo?". La mujer dio media vuelta inocentemente. "Mis pechos y mi trasero están bien cubiertos. Solo se me ven las rodillas y las pantorrillas. Todas las jóvenes salen a la calle vestidas así, o menos. ¿Qué problema tiene eso?".

Shaun no sabía adónde mirar. Efectivamente, ella no llevaba ropa sensual, pero tampoco llevaba algo debajo de la bata.

El hombre desvió la mirada. "Acepté que te alojaras aquí, pero no te di permiso para que hicieras esto en mi casa".

"¿No te gusta? Antes estaba tan vacía que no se sentía nada acogedora, y no parecía nada a un hogar". Catherine le mostró la palma de la mano. Shaun pudo detectar una pizca de coquetería en su tono. "Mira, incluso tengo algunos cortes en la palma de la mano por mover las plantas".

Él bajó la mirada para echar un vistazo. Efectivamente, había unos pequeños cortes en la tierna piel de la delicada palma de su mano.

"No es asunto mío".

Dirigió suavemente estas palabras antes de retirarse a su habitación.

Molesta, Catherine puso cara de fastidio ante su silueta que se alejaba.

Él no mostraba ningún interés por las mujeres. No se habría esforzado tanto para complacer a ese hombre frío si no fuera por su plan de convertirse en la tía de su ex.

***

A las siete de la mañana del día siguiente.

El reloj biológico de Shaun lo despertaba cada mañana a la misma hora. Se topó con la mujer que estaba lavándose los dientes en el baño.

"Buenos días, Shaunny. ¿Vas a salir a correr por la mañana?". Los ojos de Catherine se posaron en su ropa deportiva. El atuendo negro básico le parecía un estilo clásico del hombre, como si fuera el modelo de la marca.

Aunque el hombre tenía mal carácter, pero su aspecto perfecto no podía parar de atraer a Catherine.

Además, la costumbre de salir a correr por las mañanas demostraba que era un hombre disciplinado.

"Sí".

Shaun se sorprendió un poco.

Las jóvenes de su edad no solían ser madrugadoras.

"Bueno, no desayunes nada fuera después de correr. Te prepararé algo", habló como una auténtica ama de casa, "es más saludable que la comida comprada en restaurantes".

Él frunció el ceño. "No es necesario. ¿Cuándo piensas mudarte?".

Su bonito rostro se quedó incómodo por varios segundos. "Aunque estamos casados, no quiero involucrarme demasiado contigo. No pierdas el tiempo conmigo porque no me interesas en absoluto", respondió Shaun.

Luego, salió de la casa.

Catherine se sujetó un poco el cabello mientras las lágrimas se desbordaban inmediatamente de sus ojos.

Se quedó inmóvil en la sala de estar por un buen rato. Rápidamente, se recompuso y empezó a preparar el desayuno.

El hombre regresó después de correr por el parque. De la cocina salía un delicioso olor que le hizo sentir hambre al instante.

"He preparado el desayuno. Hay churros y rollos de canela...".

Catherine asomó la cabeza desde detrás de la puerta de la cocina mientras llevaba un delantal verde claro cubierto con diseños de pequeñas margaritas.

"No me gustan las cosas dulces para desayunar".

Shaun se negó fríamente. El comentario directo que hizo esa mañana tenía el objetivo de echarla de la casa. Inesperadamente, ella se quedó e incluso le preparó el desayuno.

¿Sería comestible la comida que hizo?

A primera vista, ella parecía una joven bastante mimada que no había hecho una sola tarea en su vida.

Estaba acostumbrado a ver mujeres como ella.

Shaun sacó un cartón de leche fresca de la nevera.

Catherine hizo un puchero.

Parecía que estaba decidido a no probar la comida que ella había preparado.

Qué hombre tan pretencioso.

Sin embargo, no tenía ningún problema en disfrutar de la comida ella sola.

Volvió a la cocina para seguir haciendo churros.

Apareció unos segundos después para calentar la leche. Por el rabillo del ojo, Shaun notó que la mujer daba forma a la masa en varios palos largos de manera casi profesional antes de colocarlos en el aceite caliente. En pocos segundos, unos troncos dorados flotaron en la superficie del aceite. Desprendían un delicioso olor que entraba sin querer en sus fosas nasales.

Una pizca de luz brilló en sus ojos.

Esta habilidad solo podía ser adquirida tras años de práctica.

Shaun desplazó la mirada hacia abajo. Hermosos rollos de canela con espirales de chocolate se estaban cociendo en el horno caliente.

Sus mejillas estaban teñidas de un rosa intenso debido al calor de la cocina. Su piel era indudablemente hermosa. No tenía la línea de la mandíbula demasiado afilada que favorece a la mayoría de las influenciadoras de las redes sociales del momento. Sus mejillas ligeramente regordetas la hacían parecer joven y adorable.

Catherine se dio cuenta de que Shaun la miraba fijamente y agarró juguetonamente un churro, agitándolo delante de sus ojos. "Shaunny, ¿estás seguro de que no quieres probar esto?".

"No me interesa".

Shaun desvió la mirada y colocó la leche dentro del microondas. Luego, como por costumbre, colocó un trozo de panceta entre dos tostadas y metió un puñado de lechuga. Comenzó a masticar el emparedado junto a la mesa del comedor.

De repente, el bocadillo en su boca le supo menos sabroso cuando pensó en esos churros dorados.

Frustrado, cubrió un lado de la tostada con una gruesa capa de mermelada de frutas.

Justo en ese momento, la mujer reapareció de la cocina y puso todo un festín ante sus ojos. Churros, rollos de canela, tortitas, una taza de chocolate caliente...

Shaun frunció mucho su entrecejo mientras ella parpadeaba inocentemente. "Shaunny, no te importa que coma aquí, ¿verdad?".

Él observó en silencio cómo empezaba el espectáculo.

Su actuación fue mejor de lo que él esperaba. "Por favor, perdóname por ser golosa. Realmente no puedo soportar tener que empezar el día con un tazón de aburridos cereales o un simple emparedado. Sería una gran decepción para mis papilas gustativas".

Entonces, dio un enorme mordisco a los churros. Cerró los ojos mientras una expresión de satisfacción inundaba su rostro.

"El sabor simplemente llena tu boca. Mm, es tan delicioso".

Shaun permaneció en silencio.

Qué desperdicio de talento que esa mujer no siguiera una carrera como actriz. ¿Cómo podía él seguir comiendo su emparedado con gracia ahora?
Comments (1)
goodnovel comment avatar
Candy Nataly Lopez Herrera
......... que chistoso
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status