Share

Capítulo 11

"¡Ah!, ¿por qué te has quitado la toalla?".

Catherine estaba completamente estupefacta ya que era la primera vez que se encontraba con ese tipo de situación. Se cubrió los ojos con sus manos y fue entonces cuando se dio cuenta de que tenía la toalla blanca en la mano.

¿Acaso ella...? ¿Acaso ella le quitó la toalla por accidente hacía un momento?

"¿Yo me he quitado la toalla?".

La voz indiferente de Shaun pasó por sus mejillas como un hielo frío. "Nunca he conocido a una mujer tan desvergonzada como tú".

Catherine sintió ganas de llorar por la vergüenza, pero no salieron lágrimas. "No pensaba hacerlo. Tropecé accidentalmente con la alfombra".

"Camino en esta habitación todos los días, pero no he tropezado nunca. Ni una sola vez. No puedes convencerme con esta excusa absurda". El hombre no le creyó en absoluto.

Ella parpadeó sin poder replicar más. La situación ya no tenía remedio, así que contestó inocentemente: "Quizá después de echar un vistazo a tu cuerpo divino e impecablemente perfecto, mi mente se quedó en blanco y perdí el equilibrio...".

El hombre se quedó boquiabierto. Se había encontrado con numerosas mujeres en su vida, pero ninguna era tan descarada.

"¿Así que ahora me echas la culpa a mí?".

"No, en absoluto. Es mi culpa, realmente, porque no he visto casi ni un hombre desnudo en la vida...".

"¿Puedes dejar de mirarme? Sal de aquí". Shaun no podía seguir escuchándola. Sintió que la sangre le hervía en las venas y se esforzó por controlarse su emoción.

"Sí, por supuesto. Me iré ahora mismo".

Catherine se levantó apresuradamente y se dirigió a la puerta.

"¡Quédate ahí!".

Una voz frustrada gritó detrás de ella. El hombre echaba humo de rabia y dijo entre dientes: "Dame mi toalla".

Ella bajó la mirada hacia la toalla que tenía en la mano. Estaba tan avergonzada que deseó que hubiera un agujero en el que pudiera meterse.

"Toma".

Catherine lo miró con vergüenza y le entregó la toalla.

"..."

Shaun se quedó sin palabras cuando se dio cuenta de la dirección en la que ella miraba.

La audacia de esta mujer.

¡Boom! Catherine cerró la puerta de golpe tras ella, resoplando.

Le pareció notar que las orejas del hombre se tornaban de un rojo oscuro antes de salir de la habitación. ¿Estaba avergonzado él también?

Era bastante adorable este hombrecito, a decir verdad.

Sin embargo, después de ese incidente, Catherine no se atrevió a quedarse más tiempo en la sala de estar y regresó a su habitación de inmediato.

Sin embargo, su mente no parecía capaz de recuperarse de esa sorpresa.

No sabía cuánto tiempo había pasado cuando alguien llamó de repente a la puerta.

La mujer se levantó de un salto, asustada. Un par de segundos después respondió con voz baja: "¿Podemos hablar de esto mañana? Tengo sueño".

"¿Tienes las luces encendidas cuando duermes?". La profunda voz de Shaun entró por el hueco bajo la puerta. "No me hagas buscar la llave".

Catherine se rascó la cabeza con frustración antes de abrir la puerta.

El hombre que estaba junto a la puerta ya estaba vestido con su pijama gris. La refrescante fragancia de su loción para después de afeitarse le resultaba agradable a Catherine.

Todos los botones de su camisa estaban abrochados, incluso los de la parte superior, como donde estaba la manzana de Adán. Estaba en otoño, así que ni siquiera hacía tanto frío.

"¿Qué estás mirando?".

Shaun se puso más furioso al percibir su mirada. ¡Esta mujer era otra cosa!

Sin palabras, Catherine no sabía qué significaba la expresión en la penetrante mirada de él. "Nada".

"Tú lo sabes mejor que nadie".

Bajó la cabeza para mirar a la mujer. Desde ese ángulo, su cuello parecía delgado y elegante. Tal vez fuera la luz o quizás otra razón, pero su rostro parecía como si estuviera iluminado por un encantador brillo de atardecer.

Su mirada bajó hasta el escote del pijama de algodón de Catherine.

Enseguida, sus ojos se entrecerraron al tiempo que se mostraba más decidido en su siguiente paso.

"Bueno, ¿y qué estás mirando tú?".

Ella le planteó la misma pregunta.

La mirada del hombre era tan intimidante que ella, que estaba mentalmente preparada para seducirlo, se arrepintió. Bajó la mirada e inmediatamente utilizó las manos para cubrirse el pecho instintivamente.

Él se burló. "Estoy intentando ver cómo me seduces".

"..."

Ella se quedó sin palabras. Hay que admitir que antes tenía ese pensamiento, pero ya no más.

"No estaba...".

La mujer hizo una pequeña mueca. Su rostro sin maquillaje parecía naturalmente limpio y fresco.

Shaun retiró su mirada y la indiferencia volvió al instante a los rasgos de su apuesto rostro. "Puedo darte el dinero para que alquiles un lugar en otro sitio. No es conveniente que vivamos en la misma casa".

La quería echar de la casa.

Catherine se puso nerviosa al oír eso. "¿Cómo va a ser inapropiado? Estamos legalmente casados".

Una sonrisa sarcástica se dibujó en su rostro. "Creo que sabes la verdadera razón por la que nos casamos".

Al escuchar eso, ella intentó poner su mejor sonrisa seductora mientras trataba de parecer tímida al mismo tiempo. "¿No es porque me enamoré de ti a primera vista? Desde ese momento, mi joven corazón ha estado profundamente unido a ti".

"..."

Sin palabras.

El hombre debió estar embrujado aquella noche.

De repente, ella dijo: "Ahora lo entiendo. Debes estar todavía enfadado por el incidente de antes. Sé que te sientes como si me hubiera aprovechado de ti y es normal que pienses así".

Catherine mordió su labio rosado, pareciendo que intentaba decidirse.

"Bueno... ¿Qué tal si yo también te enseño lo que tengo?".

Entonces, alargó la mano para desabrochar el botón superior de su pijama.

De pronto, Shaun dejó de respirar por varios segundos antes de darse la vuelta y cerrar la puerta de golpe, sin olvidarse de comentar su comportamiento escandalosamente descarado en su cabeza.

Ella soltó un suspiro de alivio mientras miraba sus clavículas. Le pareció bastante gracioso que él se hubiera ido antes de que ella pudiera mostrarle algo.

A pesar de su mal carácter, seguía siendo un caballero decente.

Era bastante raro encontrarse con un hombre así hoy en día.

***

Medianoche. Catherine se despertó por el ruido de la gata que maullaba sin cesar.

Se levantó de la cama y encendió las luces. Fudge estaba tumbado débilmente bajo la mesa, vomitando.

"Fudge". Sobresaltada, alargó la mano para tocar a la gata, pero la voz indiferente de Shaun sonó detrás de ella.

"Quítate la mano de mi gata".

Las manos de Catherine se congelaron en el aire. Shaun dio un paso adelante para recoger a la gata.

Su mandíbula perfecta parecía indiferente y distante bajo la suave iluminación de las luces de la habitación.

Sin embargo, bajo el desordenado pelo negro, en algún lugar profundo de su par de ojos marrones brillaba una encantadora dulzura.

"¿Qué le ha pasado?".

Catherine se sintió perdida e impotente al ver sufrir a la adorable gata.

"¿Qué crees?". Shaun la miró con rabia en los ojos. "Es una gata, pero lo has estado alimentando con basura de humanos. ¿De verdad crees que su estómago puede soportarlo?".

Se sintió totalmente arrepentida. Ya había visto gatos callejeros que comían casi todo lo que encontraban en las calles. Por eso pensaba que los gatos tenían un sistema digestivo fuerte.

"Lo siento".

"¡No te dejaré en paz si algo malo le sucede a Fudge!".

La miró por un largo rato antes de ponerse de pie y tomar la llave del coche. Luego se apresuró a salir de la casa con Fudge en brazos.

Ella lo siguió rápidamente hasta el ascensor. "Conozco un buen veterinario. Deja que te enseñe el camino", dijo ansiosa.

Él hizo tensos los labios con frialdad, ignorándola.

El ascensor se detuvo en el estacionamiento y salió a grandes zancadas.

Cuando llegaron al coche, Catherine abrió la puerta del asiento del copiloto cuando de repente un fuerte brazo la apartó con rabia de la parte trasera.

Catherine, que llevaba zapatillas, se tambaleó hacia atrás. Al perder el equilibrio, cayó hacia atrás y aterrizó en el suelo.

Shaun se quedó de pie delante del coche. A Catherine le asustó el intenso desprecio que destilaban sus oscuras pupilas. "Sal de aquí inmediatamente. No quiero verte para cuando regrese. No te lo volveré a hablar tan educadamente como ahora".

Entonces, Shaun subió a Fudge al coche. El Lexus blanco se alejó en poco tiempo.

Al quedarse sola en el oscuro estacionamiento, a Catherine se le llenaron los ojos de lágrimas al ver cómo se alejaba el coche. Las lágrimas que había estado conteniendo durante todo el día finalmente se derramaron por su cara como una presa rota.

Todo el mundo le había dado la espalda ese día, manteniéndola a distancia.

Ya no se sentía como si perteneciera a la casa de los Jones.

Fudge era el único que se mostraba amable con ella.

Sin embargo, no podía seguir en ese lugar por más tiempo.

Sus labios se curvaron en una sonrisa sarcástica. De repente, la imagen de Fudge vomitando antes apareció en su mente y se sintió profundamente culpable.

Catherine sabía que Shaun no estaba interesado en ella, pero aún así persistía en perseguirlo para lograr su principal objetivo. No tuvo en cuenta su propia dignidad. ¿Realmente valía la pena?

Incluso hizo pasar a Fudge por ese dolor.

Tal vez era hora de que ella se fuera.
Comments (1)
goodnovel comment avatar
Ramon Medina
me encanta
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status