Capítulo 7

Me quedé en mi habitación toda la noche, los ojos juzgadores de mis padres eran demasiado para soportar, así que me fui a la cama temprano.

A la mañana siguiente me levanté con mi madre gritando que me diera prisa. Me apresuré a vestirme y a correr al baño para cepillarme los dientes.

"¿Te quedaste dormida con el despertador?", me pregunta mi madre mientras corro hacia la puerta principal, donde me esperaba con las llaves en la mano.

Mi madre me pasa una manzana y la muerdo mientras la sigo hasta el coche. Mi madre me dio uno de sus sermones sobre cómo atravesar el medio y no llamar la atención sobre mí y bla bla durante todo el trayecto hasta el colegio. Cuando llego a la escuela, encuentro a Jasmine esperándome.

"Hola Kit Kat", me dice saludando.

"¿Kit Kat de verdad?", pregunto ante el apodo que ha decidido ponerme.

"Sí, me gusta. Primero tenemos matemáticas", dice y yo gimoteo. Yo odiaba las matemáticas, la asignatura más aburrida y siempre me daba dolor de cabeza. Y no es que se me dieran mal las matemáticas. Nunca he reprobado una asignatura pero las matemáticas eran una de las que odiaba.

"Recuerda lo que dije, Katia", me llama mi madre mientras entro en el colegio. Ella se dirige a la sala de profesores mientras yo me dirijo con Jasmine a la primera clase.

El día pasa rápidamente y gimo cuando levanto la vista y me doy cuenta de que era la hora del almuerzo, eso significaba que tenía que ir a la detención. Pero él no me dijo dónde estaba la detención.

No me dio mucho tiempo para pensar siquiera en preguntar cuando Alfa Ezra entró de repente en mi clase de ciencias justo cuando sonó la campana. Recojo mis pertenencias y las meto en mi mochila. Jasmine me dedica una sonrisa triste y sale por la puerta del aula. Mientras yo me acerco a regañadientes al Alfa.

"¿Por qué estás tan triste?", me pregunta, mirándome con diversión en su rostro mientras sus ojos brillaban hacia mí.

"Es un castigo, ¿de qué hay que alegrarse?", le pregunto.

"Mucho porque estás conmigo, vamos", dice él, dándose la vuelta y saliendo por la puerta. Lo sigo y se detiene ante mi casillero.

"Guarda tus cosas", me dice. Voy a abrir mi casillero cuando él de repente lo abre y me hace mirarlo. "¿Qué? Me sé todas las combinaciones", dice y yo enarco una ceja.

"De verdad, entonces abre ese", le digo señalando el que está al lado mío, que sé que está vacío.

"Está bien, me has pillado, puede que haya fisgoneado", dice con una sonrisa en los labios.

"¿Y por qué hiciste eso?", pregunto, confundida.

"Eres nueva y no estoy seguro de creer completamente en el razonamiento de tus padres para cambiar de manada honestamente", dice y mi estómago da un vuelco.

"Y por el sonido de la forma en que tu ritmo cardíaco aumentó, asumo que no se fueron realmente porque tu madre golpeó a la hija del Alfa".

"Técnicamente, sí golpeó a la hija del Alfa", le digo. Él cierra mi casillero y me agarra de la mano tirando de mí tras él.

"¿Mmm, Alfa?", le digo que hay un cosquilleo subiendo por mi mano.

Luego, él baja la mirada y dice soltándome: "Lo siento, no debería haber hecho eso".

Mis cejas se fruncen, confundidas por sus extrañas acciones. "Entonces, ¿a dónde vamos?", pregunto cuando pasamos por delante de todas las aulas vacías.

"Sin estrés, no te meterás en problemas conmigo", dice antes de caminar hacia el área de la facultad, lo sigo y se detiene en una oficina antes de abrirla.

"¿Tienes un despacho aquí?", pregunto estando un poco sorprendida.

"Sí, he decidido estar más presente aquí, la escuela está escasa de personal y tengo tiempo libre, así que ¿por qué no?", dice y paso junto a él y me siento en la silla frente a su escritorio.

Genial, me toca mirar cuatro paredes durante la próxima hora. Mientras contenía la respiración para no inhalar su esencia. Él olía bien y la habitación estaba inundada de su aroma, de forma abrumadora.

"¿Qué pasa?", pregunta él, sentado frente a mí. Yo sacudo la cabeza y digo: "Nada". Él se queda mirando por un segundo. Mateo entra de repente con una caja de pizza en las manos y la deja sobre el escritorio abriéndola.

"¿Comes?", me dice Alfa Ezra.

"No se supone que esto es una detención, ¿no debería estar haciendo trabajos escolares?", pregunto.

"¿Quieres hacer trabajos escolares?", pregunta él.

"No, pero eso es lo que sucede normalmente", le digo.

"¿Por qué no estás con Angie?", le pregunta Alfa Ezra a Mateo mientras se sienta en el sofá.

"Cambiemos, ella molesta muchísimo", dice Beta Mateo y Alfa se ríe, negando con la cabeza.

"Entonces, ¿dónde está ella?".

"La dejé con Shirley".

Me giré para mirarlo al escuchar eso. "¿Qué? ¿Mi madre Shirley?", pregunto y él asiente con una sonrisa tortuosa en sus labios y pensé que yo lo tenía mal.

"¿Algo gracioso?", pregunta Alfa Ezra con una sonrisa en sus labios ante mi diversión.

"Sí, de hecho mi madre se la comerá viva", le digo y él se ríe.

"Precisamente por eso la dejé con ella", dice Mateo, mordiendo una rebanada de pizza.

"¿Comemos y luego podemos hablar?", dice el Alfa Ezra.

Asiento con la cabeza haciendo lo que me piden. Cuando terminamos, Mateo saca la caja vacía antes de regresar. Alfa Ezra le levanta una ceja cuando vuelve a entrar y veo sus ojos vidriosos y sé que están entrelazando la mente.

Mateo se acerca arrastrando una silla desde la esquina con una sonrisa en su cara. El Alfa le pone los ojos en blanco pero no dice nada.

"¿Te gusta estar aquí hasta ahora?", Mateo me pregunta y yo asiento sintiéndome un poco incómoda en presencia de ambos.

Mateo se inclina más cerca de mí inhalando mi aroma y me doy cuenta de que el Alfa lo mira fijamente. Lo que por alguna razón divierte a Mateo, ya que coloca su brazo sobre mi hombro. Trato de alejarme cuando él me tira más cerca.

"Las manos fuera, Mateo", dice Alfa Ezra con un gruñido. Mateo levanta las manos con una sonrisa en la cara pero se aleja.

"¿Así que, detención?", pregunto. Preguntándome cuándo iba a empezar este castigo.

"No, en realidad quería hacerte algunas preguntas". "Como yo", dice Mateo, inclinándose hacia adelante y mirando al Alfa que le gruñe.

"¿Qué tipo de preguntas?", pregunto.

"¿Por qué te fuiste realmente?".

"Si crees que mi familia está ocultando algo, ¿por qué nos aceptaste en tu manada?", yo pregunto a su vez.

"¿Estás cuestionando a tu Alfa?", replica él. Agacho la cabeza recordando que no debería cuestionarlo.

"Porque me encanta saber, me llevé a dos de los mejores luchadores del Alfa Jackson, por eso", responde él. Asiento con la cabeza. "Así que será interesante saber con tu línea de sangre exactamente de lo que eres capaz. Tienes mucha presión sobre tus hombros", dice él y yo suspiro.

"¿No estás de acuerdo?", pregunta y me doy cuenta de que me ha oído suspirar. Debí haberlo hecho un poco más alto de lo que pensaba.

"¿Y si soy una decepción?", pregunto.

"No lo serás, tienes genes Beta y tu madre, bueno, es una mujer dura", dice. Me pregunto si seguirá pensando lo mismo si supiera mi secreto.

"Tengo una pregunta", pregunta Mateo, mirándome.

"¿Y cuál es?", pregunto.

"¿Ya has encontrado a tu pareja?". "Todavía no tiene 18 años", responde el Alfa y Mateo parece un poco decepcionado.

"Entonces, ¿por qué se fue realmente tu familia? Te prometo que no habrá repercusiones si me lo dices, eres libre de quedarte aquí", dice y siento que mi ritmo cardíaco se acelera. Se me cae el estómago y me entra un sudor frío.

"¿Por qué tienes miedo?", pregunta Ezra, olfateando ligeramente el aire.

"¿Me puedo ir, por favor?", pregunto y él estira la mano por encima de la mesa a punto de cogerme la mano y yo tiro de la mía hacia atrás.

"¿Puedes decírmelo?", dice.

"Nada, lo que dijeron mis padres es cierto", le digo y él ladea la cabeza.

"Puedes irte Kat, pero estaré hablando contigo de nuevo", dice él y yo asiento.
Comments (7)
goodnovel comment avatar
Ninoska Gutierrez
cómo se consigue moneda??
goodnovel comment avatar
Lesly Viviana Chi Hernández
muy interesante
goodnovel comment avatar
Eden Rodriguez
cómo consigues monedas y como desbloqueas los capítulos por favor
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status