Share

28

¡¿Solo cinco?!

Hacer de detective y comenzar mis ensayos.

El corazón está por salírseme de la boca pero no me echaré para atrás.

Creo que estoy derritiéndome pero aun así trepo la escalera yendo de primera: sudorosa, casi muerta del miedo pero sin retroceder. Xavi va detrás. Tuan Chi se encargará de vigilar. Si alguien la ve, gritará para hacerse la víctima de algo y alejar cualquier tipo de sospecha que pueda asemejarse a que unos estudiantes se están colando en la sexta habitación del edificio de los pedestales, para colocar unas cámaras y espiarlos en contra de su voluntad. No; porque eso en Italo no ocurre.

— Hay una silla, apóyate en ella para entrar.

Xavi me susurra tan bajo que pareciera que ha mudado de voz. Asiento para darle uso al apoyo de Mi

Locked Chapter
Continue to read this book on the APP

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status