Preconcepción
Preconcepción
Author: ABDENAL CARVALHO
Capítulo 1 - Los Borges

André era el más joven de una familia radicalmente religiosa, formada por cuatro personas: su madre, trabajadora social ampliamente reconocida por los servicios públicos prestados a favor de los menores infractores, por los que no escatimó esfuerzos para liberarlos de las drogas y del mundo del crimen. , donde vivían al margen de la sociedad.

Su padre, pastor evangélico ortodoxo, extremadamente rígido en cuanto a la moral y costumbres litúrgicas de su iglesia, y Rogério, su hermano mayor que lo despreciaba por su homosexualidad. Los dos hijos de la pareja fueron criados desde una edad temprana según la doctrina cristiana pentecostal impuesta por el líder religioso.

 Preparándolos para continuar su ministerio pastoral en el futuro. Sin embargo, nunca fue plenamente aceptado y amado por su padre, debido a su forma afeminada que lo diferenciaba del otro hermano. Los desacuerdos eran constantes entre la pareja por eso y el ambiente familiar era casi siempre insoportable:

— Tienes que dejar de lado este prejuicio y aceptar a nuestro hijo tal como es, ¡porque no es culpa suya que haya nacido así!

— No se trata de prejuicios, solo defiendo lo que es correcto, ¿cómo puedo enseñar en mi iglesia que Dios condena la homosexualidad si hay una dentro de mi casa?

— Dios no desprecia a nadie, puede que ni siquiera esté de acuerdo con lo que practicamos, pero no nos despreciará por nuestras debilidades, sino que hará todo lo posible para ayudarnos a superarlas.

— Tú y tus conceptos humanitarios, pensando siempre que el ser humano es víctima de la situación en la que vive. Entender de una vez por todas que Dios no piensa como el hombre, tiene su propia forma de actuar y sus conceptos no se basan en nuestros puntos de vista, sino en su propia justicia. ¿Olvidas que debido a la inmoralidad de las civilizaciones antiguas destruyó ciudades enteras?

— Esto es lo que intento entender desde hace varios años y no he llegado a ninguna conclusión obvia: ¿Que Dios es quien condena y destruye a las personas por situaciones en las que él mismo las colocó? Después de todo, nadie se vuelve homosexual por elección, ¡naces así!

 — ¿Ahora vas a culpar a Dios de tu hijo por ser gay? - Paulo Borges, ¡no llames gay a nuestro hijo!

 — ¡Este ridículo no es mi hijo! - La puerta de la habitación donde se encontraba la pareja en ese momento no estaba bien cerrada.

El joven de trece años pudo ver y escuchar el desacuerdo de sus padres, quienes hablaron molestos de él:

— ¿Cómo todavía tienes el valor de pararte en un púlpito y enseñar sobre el amor de Dios a tus fieles, actuando así en casa? De esta manera las cosas ya no nos irán bien, o intentaremos acabar con este prejuicio y aprender a aceptarlo tal como es, ¡o pedir el divorcio!

— ¿Estás loca mujer, tienes idea del desastre que provocará mi ministerio con esta actitud?

— Lo sé, al menos perderás el derecho a ejercer el rol de pastor, y en mi opinión esto es lo que te mereces por actuar con tanto prejuicio. El Dios al que sirves no refleja al amoroso Jesucristo que conocí en la Biblia, actúa como un buen samaritano, cuidando a las personas en lugar de condenarlas por sus debilidades. ¡El que nos muestra con sus actitudes es despiadado y prejuicioso!

— ¡El Dios que conozco es el amor, pero también la justicia! ¡Él no creó al hombre para que viviera en la esclavitud del pecado, ni para practicar la inmoralidad! La homosexualidad es una dominación maligna y debe ser impugnada por la iglesia, ¡los verdaderos hijos del Señor deben despreciar estas cosas!

 — ¡Pero fue el mismo Dios que nos hizo quien dio vida a estas personas que hoy desprecias!

 — ¡No hables tal blasfemia, Sueli, estas aberraciones no vinieron de Dios! Se aleja irritado, abandonando la discusión,

Dándose cuenta de que es imposible convencerla de lo contrario. Después de que Paulo pasa por el pasillo estrecho hacia una de las tres habitaciones de la casa. André sale de su escondite y se muestra a sí mismo como su madre. Ella que se da cuenta de que su hijo vio y escuchó la conversación que tuvo con su padre y, abrazándolo, trata de consolarlo:

— Tómatelo con calma, muchacho, un día todo se calmará, tu padre aún terminará entendiendo la magnitud del error que está cometiendo y dejará de lado todo este prejuicio

Como siempre, al escuchar los consejos de la madre, se quedó callado, porque sabía que ella era consciente de la imposibilidad de que esa situación terminara bien entre los dos, nunca sería aceptado como hijo por su padre, su condición en esa familia siempre sería de repugnancia y desprecio por a su manera extraña, demasiado delicada.

Estas características siempre han existido, pero se hicieron cada vez más notorias en su comportamiento luego de la llegada de la adolescencia, que lo dejó expuesto a las burlas. Tanto de amigos del colegio como de otros niños de su edad que vivían en el mismo barrio y con el paso del tiempo, incluso los adultos llegaron a criticarlo con dureza y a llamarlo gay u otras palabras de bajo rango. Rogério, el hermano mayor, se avergonzaba de sus modales afeminados y, contando con el apoyo de su padre, lo despreciaba. Los chicos del colegio se complacían en tratarlo con falta de respeto y su hermano veía todo con buenos ojos, porque lo odiaba. Todos los días siempre iba a dejar la escuela.

 Asegurándose de tenerlo cerca como garantía de que estaría seguro de la implicación de los otros estudiantes, pero no ayudó porque ni siquiera le prestó atención. Como vivía cerca, no era necesario ir en automóvil con su madre. A pesar de todo el rechazo que venía de todos los lugares a los que iba. Porque todavía encontré la fuerza para creer en un futuro mejor.

 Donde sería posible ganarse el respeto de la gente, cuando eso sucediera, finalmente podría ser aceptado por ellos sin tener que usar máscaras o pretender ser lo que realmente nunca fueron por dentro. Pero, antes de lograr tal victoria, tendría muchos obstáculos que superar en su camino. Un día, después de la clase de educación física que duró más allá del horario normal, caminaba por la calle desierta.

 Con muchos árboles frutales plantados en el cantero central, entre los dos caminos, bajo el sol abrasador de esa mañana, cuando se le acercaron cinco chicos que pasaban. para ridiculizarlo por su forma diferente. Por mucho que evitara la indignación, permaneciendo en silencio en todo momento, insistieron en humillarlo más.

Cansado de escuchar las desagradables palabras pronunciadas por los atacantes, André reaccionó dándoles respuestas a tiempo por sus heridas, y con eso despertó en ellas una gran furia contra sí mismo, resultando en una brutal golpiza que le valió un ojo morado y varios moretones en la cara. cuerpo. Al llegar a casa con la ropa rota, los chicos lo golpearon y patearon. Y, debido a que rodó tantas veces por el suelo, escapando de la golpiza con la ayuda de unas personas que pasaban en el momento exacto, María, la criada.

 Se desespera y trata de ayudar a la adolescente lo antes posible. Al ser notificada de lo sucedido, Sueli regresa a casa del trabajo de inmediato e intenta hablar con su hijo para tratar de entender lo que realmente sucedió:

 — Después de todo, ¿qué pasó, André?

 Como siempre, ante las indagaciones de su madre se quedó callado

 — ¡Por favor, hijo mío, tienes que explicarme lo que pasó!

 — Creo que es obvio, mamá, ¡me golpearon en la calle! - Si, pero quien hizo esta barbarie contigo

 — Qué importa, aunque sean castigados y dejen de perseguirme, vendrán otros y harán lo mismo o tal vez peor. La verdad es que mi padre parece tener razón, ¡realmente soy un bicho raro que despierta el odio en la gente!

 — André Borges, nunca vuelvas a decir eso, ¡te prohíbo que te expreses así! Debes saber que eres una persona normal como cualquier otra, no dejes que nadie te haga sentir inferior, ¡no lo es!

 — No se trata de inferioridad sino de ser diferente, soy un chico con características de niña y la gente no puede aceptar eso. No es culpa mía por ser así, de hecho, incluso me gustaría ser como los otros chicos, ¡pero no puedo!

— Hijo mío, no necesitas cambiar tu forma de ser por la imposición de quien no puede aceptar lo que su mente no puede comprender. La gente suele arrojar piedras a todo lo que les sorprende y la homosexualidad sigue siendo motivo de asombro para la gran mayoría de ellos.

— A veces le pregunto a Dios por qué me hizo así, ¿se complace en verme sufrir, ser repudiado por todos los que me rodean?

 — Amor mío, deja de molestarte con estas preguntas, a veces se hace difícil encontrar respuestas a tantas dudas

  — En definitiva: ¿Me convierte en un ser que asusta a la gente y no se compromete a dar ninguna explicación al respecto?

 — No queremos disputar las obras de sus manos

 — ¿Qué es este Dios injusto que hace burlarse de unos y burlarse de otros? ¿Se divierte viendo que sus criaturas son burladas y humilladas por aquellos a los que da crédito por ser perfectos?

 — Hijo, intenta descansar un poco, estás muy agotado y deprimido

 — Depresiva, mamá, me acaban de pegar unos tipos que simplemente no están de acuerdo con mi sexualidad y ¿crees que debería estar satisfecha con todo lo que me pasó?

— ¡Cálmate, no quise insinuar eso!

— ¡Pero eso es lo que entendí!

— Ten más paciencia, poco a poco todo se irá resolviendo

 — Me pides paciencia porque sabes que mi caso es embarazoso, ¡estoy condenado a ser motivo de desprecio para siempre!

La mujer abraza a la adolescente con la ternura.

Dándote apoyo, que solo una madre podría darle en ese momento, percibe el malestar que le provocan los moretones que le provocan en el cuerpo. Magullado por los azotes de sus enemigos, y evita un cariño más fuerte.

Ella comprende su necesidad de estar sola y se aleja, dejándolo aislado en su habitación. Nunca antes había visto en él tanta amargura, el odio que ardía en sus ojos era visible, la revuelta por la vida de rechazo finalmente lo dominó. Sueli se dirige hacia la sala de estar.

 Donde Rogério y unos amigos vieron un partido de fútbol, ​​sin ningún remordimiento por lo que había hecho. Después de pedir educadamente a los visitantes que se vayan, le pide explicaciones a su hijo por no haber protegido a su hermano menor:

 — Tu actitud es vergonzosa, Rogério, ¿cómo permitiste que tu hermano fuera víctima de tanta violencia?

 — ¿Y qué debo hacer para proteger a tu pequeño del corazón, caminar de la mano con él para que nadie lo toque?

 — ¡Rogério Borges, me respetas!

 — ¿Vas a culparme ahora por todo lo que le pasa a este mocoso?

 — Eres tan prejuicioso como tu padre, critica a tu hermano como si fuera un ser inferior, solo porque eres diferente

 — ¿Este niño anda comportándose como un marica, avergonzando a su familia y tenemos que resentirnos como si fuera lo más natural del mundo?

 — André es de tu familia

 — No hace falta que lo entiendan, sino que lo corrijan, ¡tiene que asumir la postura del hombre que es y dejar de andar como una perra!

 — ¡Detente, Rogério, no hables así de tu hermano!

 — Lo siento, pero no puedo expresarme de otra manera, ¡porque me da mucha vergüenza tenerte como hermano!

 — Él no tiene la culpa de haber nacido afeminado, hijo mío, ¡nadie elige ser así!

 — Estoy totalmente de acuerdo, pero solo nos quedamos en cierta condición si queremos, tenemos la opción de no ser lo que nacimos predestinados. Si lucha contra este defecto moral, podrá liberarse

 — La homosexualidad no puede verse como un defecto en la moralidad de las personas, es una condición humana que necesita ser mejor aceptada y comprendida.

— Está bien, veo que mis argumentos no te convencen de lo contrario, pero no esperes que mi padre o yo apoyemos esta "condición humana" en André. Para nosotros esto no es más que una dominación satánica en la que vive esclavizado, algo que hay que combatir a la luz de la Palabra de Dios, ¡porque para el Señor la homosexualidad es una abominación!

El joven termina sus discusiones y sale de esa habitación con una clara insatisfacción.

 El odio en su rostro recuerda mucho la actitud de su padre hacia este asunto días antes. Sueli sabía que no sería fácil convencerlos. Hazles saber que André fue víctima del destino y no culpable de tener tales características. El adolescente permaneció en casa el resto de la semana sin ir a la escuela, ya que los signos de la golpiza aún eran visibles.

 Pasó la mayor parte del tiempo encerrado en su habitación, leyendo sus libros. Escuchar tu música y ver tus películas favoritas. Y evitar tener a alguien cerca que lo ofendiera porque era diferente a los demás chicos.

 Cierto, lo que realmente estaba buscando era encontrar respuestas a su condición, necesitaba entender por qué había nacido de esa manera extraña. Su alma era la de un hombre, pero su cuerpo, siendo también masculino, reaccionaba como el de una mujer.

Eso era lo que irritaba a su padre y hermano mayor, cuanto más se acercaba su juventud, más y más sentía los mayores efectos de su homosexualidad. Se sentía atraído por el sexo opuesto y sabía que si sus críticos se daban cuenta de esto, se volvería aún más complicado para él dentro de esa casa. Era demasiado difícil tener que vivir con sus miedos y dudas en silencio, hablando solo.

Sin nadie con quien compartir sus confusiones del alma que se atormentaba dentro de él, necesitaba hablar de los deseos incomprendidos que comenzaban a crecer dentro de él, similar a una llama que quemaba cada parte de su cuerpo, como si el mismo infierno se lo tragara vivo.

Pasaron los meses y llegó la Navidad, cuando las familias se juntaron. Los vecinos se mostraban más cariñosos entre ellos, una buena oportunidad para intentar hacer nuevos amigos. Bueno, al menos para la gente normal, todos los años era lo mismo: las mujeres preparaban una gran cena donde vivían y allí se reunían con sus familiares para celebrar la Nochebuena.

 Antes de la medianoche los jóvenes salían a buscar de chicas para disfrutar al amanecer y él, reprimido, se pasaba todo el tiempo sentado en algún rincón observando el movimiento. Parejas que salieron o hablaron de cualquier cosa y se rieron y fraternizaron en esa importante ocasión. La gente de allí no solía prestarle atención, los vecinos lo veían como un refugio.

 Que les prohibieron a sus hijos incluso acercarse a él, tan prejuiciosos estaban que actuaron de manera ridícula al pensar que un simple contacto verbal podría contaminarlos con su feminidad. Pero esa noche todo sería diferente, porque un nuevo personaje pasaría a formar parte de su vida.

 — Hola, soy Henrique, vivo al lado

— Sorprendido por el acercamiento repentino del vecino, responde intimidado

 — Hola, soy André ...

 — ¿Vas a pasar toda la noche sentada ahí?

 — Sin muchas opciones ...

 — Solo tengo uno, vamos, vamos a mi casa a jugar un poco

  — Lo siento, no soy muy bueno en los juegos, mi hermano Rogério es el que lo entiende bien, vive jugando con sus amigos

  — No me interesa jugar con tu hermano, sino contigo, ¡deja la timidez y sígueme!

 — ¡Necesito advertir a mi madre!

 — ¿Cuántos años tiene usted?

 — Trece

 — ¿Y a esa edad todavía tienes que decirle a la madre que estás al lado?

 — OK vamos...

A partir de ese momento se hicieron grandes amigos, Henrique era un chico alegre, espontáneo y sin ningún prejuicio con su extraña forma de ser y eso hizo que por primera vez no se sintiera excluido. Sin embargo, esa amistad tendría algo que decir.

 Generaría muchas polémicas, principalmente por parte de quienes lo consideraban un pervertido. Los padres del nuevo amigo eran muy diferentes a sus familiares y demás vecinos, totalmente modernos, no limitaban a su hijo en lo que a amistades se refería. Eran enfermeras y pasaban la mayor parte del tiempo ausentes, una tía viuda y sin hijos cuidaba la casa y la adolescente de dieciséis años todo el día. En el nuevo año académico, Henrique y André comenzaron a estudiar en la misma escuela y su amistad comenzó a molestar a muchas personas, incluso a las que lo golpearon hace mucho tiempo.

El jueves por la tarde los dos caminaban camino del barrio donde vivían, en las afueras, cuando un grupo de chicos y chicas comenzaron a burlarse de ellos, acusándolos de ser una pareja gay.

Poco a poco, las agresiones verbales empezaron a tornarse físicas, arrojaron piedras, y todo lo que estaba a su alcance, contra los dos adolescentes y los golpearon, provocando graves hematomas.  Algunas personas, indignadas por la escena que presenciaron, decidieron intervenir y ahuyentar a los agresores.

Con heridas en el cuerpo y la cabeza, fueron trasladados a un puesto de emergencia para recibir medicación. Los últimos hechos han llevado a los padres a adoptar medidas más drásticas contra los agresores y los han denunciado a las autoridades, que han colocado vehículos policiales cerca de la escuela. Su amistad solo aumentó y vivieron juntos todo el tiempo, despertando comentarios maliciosos incluso en casa:

 — Parece que ahora salió para siempre

 — ¡Deja la vida de los demás en paz, Laercio!

 — Era justo lo que se necesitaba, un pastor con un hijo gay en la casa, ¿qué moraleja tendrá para adoctrinar a la iglesia o reprender los errores de los fieles?

 — ¡Deja de cuidar la vida de otras personas y empieza a preocuparte más por Roberto!

 — ¡Nuestro hijo es un chico sensato, no se involucrará con esta gente!

 — Nunca sabemos qué puede pasar mañana…

Seguramente nuestro vecino nunca se imaginó tener que vivir esta vergonzosa situación en la familia

 — Porque para mí esto es una falta de pulso fuerte en la crianza de los niños, les pusieron demasiada mano y miren el resultado, ¡se volvieron dos inmorales!

 — ¡Gay, hombre, estos días se llaman gay! En absoluto, incluso pueden modernizar el nombre que le dan a estas aberraciones, ¡pero seguirán siendo la misma inmundicia de siempre!

  — ¡Hombre prejuicioso!

  — ¡No tengo prejuicios, es realmente repugnante de esta inmunda raza! Y te voy a advertir, mujer, ni siquiera pienses en volver a la iglesia de ese pastorcito con mi hijo. ¡No quiero que se involucre con esta gente!

  — ¡Deja de ser aburrido, hombre, la iglesia no tiene la culpa de que el pastor tenga un hijo gay!

  — Sí, la Biblia no enseña que Dios condena estas cosas, porque, entonces, ¿lo aceptan sin hacer nada?

  — ¿Y qué crees que deberíamos hacer?

  — ¡Expulsa a ese bastardo con su familia de ahí!

  — ¿Enloqueció? ¡No se puede expulsar a un pastor así de una iglesia!

  — Deja de tonterías, Filomena, si te expulsas del poder al presidente corrupto, ¡y mucho menos a un pastor! ¡Ahora ten paciencia!

El hombre está enfurecido por la conversación y su esposa simplemente lo mira, en desacuerdo con sus conclusiones. Sin embargo, no solo Laercio, sino varios otros padres comenzaron a disentir con la idea de admitir a sus familiares en la misma iglesia donde se congregaba André. No debería haber prejuicios entre los cristianos, pero parecía ser el lugar de mayor rechazo hacia él, ahora a la edad de catorce años.

 La celebración de quien todos decían que era su novio. Fue un encuentro rápido y contó solo con Henrique y sus padres, su familia no asistió y su madre, la única que creía estar presente, no pudo asistir. Fue arrestada por las burlas de su marido, disgustada por los comentarios sobre su posible relación con el hijo del vecino.

Rogério comenzó a despreciar a su hermano aún más después de estos comentarios y le aconsejó a su padre que lo expulsara de casa. Advirtiéndole que de lo contrario podría perder el respeto de su iglesia. La idea agradó al Pastor, pues ya percibía las señales negativas que la presencia de su hijo menor provocaba en su ministerio, tanto porque veía reducirse cada día el número de creyentes en el templo.

 En cuanto a las insinuaciones que escuchó de otros trabajadores, durante las reuniones mensuales que se realizaban en las convenciones, cuando fue acusado indirectamente de connivencia con el pecado dentro de la congregación. Y debido a las muchas exageraciones, el liderazgo de la denominación le dio al pastor un ultimátum. Le informó que fuera más enérgico con los dos jóvenes, acusados ​​de la práctica de la homosexualidad.

Que se les impidió inmediatamente vivir con los demás miembros en el templo. En casa, ante la presión que estaba experimentando, el líder religioso y su esposa comenzaron a vivir en constantes desacuerdos:

 — ¡Todo es culpa de este bastardo, me esforcé tanto en construir una buena reputación frente a mi iglesia y mis superiores que ahora me encuentro en una situación vergonzosa como esta!

— Es nuestro hijo, necesitan entender que no podemos abandonarlo. ¡Olvidas cómo funciona el ministerio, ellos imponen sus propias reglas y tenemos que ceñirnos a ellas!

— Dios dejó claro en su Palabra que aborrece la homosexualidad. Por eso es deber del cristiano mantenerse alejado de esta práctica

— ¡No le daré la espalda a mi hijo para complacer a nadie, ni siquiera a este Dios prejuicioso al que dices servir!

Incluso frente a tantos problemas, André seguía feliz de experimentar plenamente su primera amistad, junto a alguien que entendía y aceptaba su condición. Como una persona que tenía características diferentes a otros adolescentes de su edad. Y, de hecho, debido a que estaba demasiado involucrado en su nueva etapa de la vida, ni siquiera notó toda la confusión. Incluso con todo lo que pasaba a su alrededor, hasta que Rogério decidió acusar a su hermano menor por una actitud más responsable ante el problema:

— ¿Con toda esta confusión y eres ajeno a tu culpa, sin preocuparte por evitar que el nombre de nuestro padre sea criticado?

¿Por qué cristianos, incrédulos, podrían perder su iglesia?

— ¿De qué culpa estás hablando?

— ¡No seas mendigo, damita cínica, sabes muy bien que toda esta confusión con nuestro padre pasa por tu manía de querer ser mujer! Ahora toda la iglesia se está volviendo contra nosotros y quieren castigarlo por cosas con las que no tiene nada que ver.

— ¿Pero no le hice nada a esta gente, porque me odian tanto?

— ¡Te odian porque naciste hombre y elegiste vivir como el bastardo de un gay, saliendo con otro como tú!

— ¿Se enojó? ¡No salgo con nadie, Henrique y yo somos solo amigos!

— ¿Crees que me engaña, todos aquí en el barrio no comentan nada más que el hecho de que el hijo del pastor vive con otro chico!

— Dios mío, pero qué mala de esta gente, me siguen acusando de cosas que no hago, ¡esto no está pasando!

— Entonces, para variar, ¿por qué no intentas salir con una chica en lugar de pasar todo el día pegado al chico de al lado?

— ¡No voy a desfilar con una chica solo para complacerte a ti oa quien sea!

— Pero claro que no, ¡sería imposible que un inmoral de tu marca quisiera involucrarse con una mujer!

— Mira, te sorprenderá

Las palabras de Rogério, aunque ciertas, causaron indignación en André quien, sintiéndose humillado, intenta agredir a su hermano sin éxito, pues con un físico muy inferior y sin ninguna capacidad de lucha, apenas pudo realizar movimientos que aumentaron aún más su burla del hermano:

— Señora torpe, mira cómo pelea, ¡luciendo como una niña!

— ¡Bastardo, trátame así porque sabes que no tengo fuerzas para enfrentarte!

— ¿Quién dice que quieres ser un buey en lugar de asumir el papel de hombre?

Las duras críticas del hermano le causaron un profundo dolor y estas cicatrices tardarían décadas en sanar. A pesar de haber nacido gay y afeminado, el adolescente seguía siendo completamente puro, virgen y nunca había practicado ningún tipo de intimidad, ya fuera con personas del mismo sexo o al revés. Pronto, se sintió extremadamente herido por los términos vulgares usados ​​por Rogério.

Llevaba dentro el gran secreto de estar enamorado de su mejor amigo, quien también era heterosexual. Pero nunca dejó que este sentimiento lo sintiera a él ni a nadie más, porque había una constante confusión de emociones dentro de él que a veces no lograba comprender y no estaba seguro de muchas cosas sobre sí mismo. Una de ellas sería entender cómo siendo afeminado pudo haber sentido deseos por su nueva profesora de matemáticas que tenía un cuerpo impecable para provocar la locura en cualquier hombre.

Le encantaba lucirse con ropa pegada para llamar la atención. Por otro lado, siempre que estaba con su amigo se sentía atraída por él, le encantaba admirar sus voluminosos bíceps y sus musculosas piernas, disfrazado tanto como pudo para disimular su malvado deseo de dispararle en los brazos.

En una ocasión estaban jugando y sentados muy juntos en el sofá de la sala de estar. Sintió que le ardían tanto las extremidades que estuvo dispuesto a entregarse al chico, quien comenzó a insinuarse a través de una conversación repentina y desganada:

  — Un amigo mío me confesó ser gay.

  — ¿Qué amigo, André? Pensé que solo me tenías como amigo ...

  — Un chico con el que siempre hablo en las redes sociales.

  — ¡Ja! Entendido ...

  — Dijo que se enfrentaba al infierno en casa, con su familia.

  — ¡Porque si fuera gay nunca se lo revelaría a nadie!

  — ¿Y cómo viviría?

  — Viviendo, pues, me miré al espejo y me dije: Hombre, es posible que hasta hayas nacido con mirada de mujer. Como los hombres, pero fíjate en tu apariencia y ve que tienes el cuerpo de un hombre, ¡así que sé un hombre!

 La respuesta de Henrique a su pregunta confundió su mente y se retractó de sus sentimientos hacia él. Cuando se dio cuenta de que, aun sin mostrar prejuicio a su manera afeminada, el chico mostraba repudio…

 A la simple idea de ser gay, imagínense qué respondería si le preguntara algo. Sobre la posibilidad de una supuesta relación homo entre ambos. Hubo un breve silencio, hasta que Henrique retomó la conversación.

— ¡Por fin pasé el escenario!

— ¡Vaya, hombre, me asustaste!

— ¡Pareces una niña, André, no tienes miedo de nada!

Él, aunque mayor, parecía tener menos madurez que André. Después de todo, no se dio cuenta de que su amiga era una niña dentro del cuerpo de un niño. Luego se quedaron por horas escuchando las canciones de su banda favorita y repitiendo la estrofa de su canción favorita, que decía:

"Ni aunque yo hablo el idioma de los hombres y hablo el idioma de los ángeles, sin amor no sería nada, es solo amor, es solo amor, es paz y no se enoja! ... "

 — ¡Nadie canta y juega como estos chicos!

 — ¡Cierto, son los mejores!

Había una gran afinidad entre ellos, les gustaban prácticamente las mismas cosas y coincidían en casi todo, era una amistad perfecta. Pero el destino, que escribió sus historias, estaba conspirando en secreto para separarlos, y un día llegó la triste noticia:

 — Vine a despedirme amigo, mis padres fueron trasladados a otra ciudad y me tengo que ir

 — ¿Estas, hablando en serio?

 — Muy en serio, ¡nos fuimos mañana!

 — ¿Qué diablos, pronto tú, mi único amigo, tendrás que irte?

 — Mantente fresco, hay Internet para que estemos conectados

 — No es la misma cosa...

 A la mañana siguiente estaban reunidos en el punto de partida, y con lágrimas los dos amigos se abrazaron en la triste despedida. Que cambió radicalmente el rumbo de esa amistad, cuando regresó a casa con la visible expresión de tristeza en su rostro, se encerró en su habitación y de nuevo encontró a su antiguo compañero en las horas vacías, la soledad. Quien accedió de buena gana a prestarle toda la atención que necesitaba. Incluso trayendo su nostalgia para atormentarlo con los recuerdos del amigo que se fue.

 A partir de ese día, la vida de André volvió a ser solo desánimo y persecución. Debido a su aparente homosexualidad, y los comentarios maliciosos de las personas prejuiciosas que lo acusaron de tener un romance íntimo con Henry, la iglesia le negó su estadía en el templo. Su padre tuvo que aceptar la decisión de la mayoría para no perder su puesto de pastor. Ser inmediatamente removido del ministerio eclesiástico. Los propios fieles exigieron una postura más enérgica contra los profanos, para evitar más escándalos. Sin embargo, había estado tratando de sortear la situación sin tener que castigar severamente a su hijo, expulsándolo de la iglesia. Pero llegó un momento en que ya no pudo protegerlo de la ira de otros cristianos.

 E incluso de los incrédulos que frecuentaban el lugar y protestaban contra su permanencia en la casa de oración, y a partir de entonces, se le impidió asistir a los servicios y cantar en el coro de adolescentes, ya que los padres de los niños temían que influyera negativamente en sus hijos. Sueli, indignada por la injusticia cometida contra su hijo, decidió pedir la palabra durante un servicio de la noche del domingo y aprovechó para protestar:

 "Esta noche, hombres y mujeres considerados cristianos se encuentran aquí reunidos, en este templo, personas consideradas salvo mediante el sacrificio hecho por Cristo en la cruz del Calvario. Personas que alguna vez fueron encontradas por él arrojadas a la cuneta espiritual, completamente sucias por sus crímenes y pecados, indignas de la salvación divina.

 Si no fuera por la incomparable misericordia del Señor, todavía estarían en el barro del que fueron arrebatados, pero por amor Dios los rescató de las sombras. de la muerte y hoy caminan con túnicas blancas en un mundo dominado por el mal. Ahora, después de ser rescatados de la condenación eterna, perdonados y limpios, se niegan a actuar con la misma misericordia de la que se han beneficiado, ¡con lo cual fue posible que Dios perdonara sus pecados, para que luego ellos también pudieran perdonar las faltas,

¡Resiste las faltas de tus semejantes! Mi hijo André, también es un ser humano. Sin embargo, así como miles de otros jóvenes y adolescentes en todo el mundo. Nació diferente a los chicos de su edad. Para ser más precisos, mis hermanos y hermanas, ha sido afeminado desde su nacimiento, no se convirtió en eso por elección ni eligió ser así.

Pero es víctima de lo mismo. Dios que tú y yo servimos, el mismo que un día nos encontró arrojados a la inmundicia del pecado y cambió nuestra suerte, permitiéndonos, hoy, el derecho a ser aceptados como sus herederos, ¡escogido por él en esta vida! Sí, amados míos, porque todos. Los seres humanos, somos sus criaturas, todos fuimos creados por igual a su imagen y semejanza. Independientemente de quiénes somos en esta tierra como personas. No importa si es rico o pobre, blanco o negro, salvo o perdido, fiel o infiel.

 Aun así, siempre seremos tus criaturas y tu semejanza. Entonces, explícame: Porque los peores criminales son perdonados por sus crímenes y se les da la oportunidad de volver a vivir en la misma sociedad donde alguna vez cometieron varias atrocidades. ¿Y alguien, por ser homosexual, merece ser sancionado? ¿Hasta el punto de que no puedes ir a la casa de Dios y tener los mismos derechos sociales que cualquier otra persona? ¿Eran peores que los criminales? ¿Qué crimen cometieron André y todos los adolescentes de su edad? ¿Por qué fueron tan lejos como para ser repudiados de una manera tan cruel por esta iglesia que se llama a sí misma la Esposa de Cristo? ¿No deberíamos darle al mundo, afuera, el mismo ejemplo de amor y piedad que Dios nos dio antes? "

El estallido de Sueli en el púlpito del templo conmovió a algunos, quienes, luego del servicio, se acercaron a ella para disculparse por la actitud prejuiciosa que tenían hacia la adolescente, y provocó indignación en otros. Quien salió de la casa de oración murmurando contra el mensaje escuchado, acusando a la madre de apoyar la postura pecaminosa de su hijo.

 En lugar de luchar contra ella. También hubo grandes críticas contra la inercia del pastor ante la actitud de su esposa, y esto resultó en severos castigos.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status