Los gemelos Alfa y yo
Los gemelos Alfa y yo
Author: Jane Doe

Capítulo 1

Nos detuvimos en la vieja y oxidada casa, sentí una punzada de emoción que resonaba en el mar de melancolía que había estado sintiendo últimamente.

La casa no era para nada nueva ni lujosa, pero era mucho más de lo que había anticipado.

Nos mudamos de California, donde teníamos un apartamento de dos habitaciones en la peor parte de la ciudad. Caminar al trabajo todos los días se había convertido en una pesadilla constante. Si bien estaba agradecida de mudarme, no pude evitar esperar lo peor.

He vivido con mi madre y su esposo durante tres años, y decir que lo odio es quedarse corto. Fui criada por mi asombrosa abuela durante la mayor parte de mi vida, pero desafortunadamente ella murió hace unos años. El único otro pariente que pudo acogerme fue mi madre.

‘Melissa’, ella insiste en que la llame. Como si fuera una niña cualquiera que encontró en la calle.

Melissa y yo tenemos una relación inexistente, lo que significa que ella finge que yo no existo y me mantengo al margen. El problema yace en su marido. A Frank le gusta beber demasiado y cuando lo hace se convierte en un completo imbécil. Mantengo mi distancia de Frank cuando se excede mucho con el alcohol.

Nos mudamos hasta Georgia debido a una oferta de trabajo que había recibido Melissa. Frank apenas podía mantener un trabajo, así que Melissa pagaba la mayor parte de las facturas. Típicamente, yo tenía un trabajo a tiempo parcial. Usaba mi dinero para comprar las necesidades que Melissa se negaba a proporcionar.

La nueva casa era mucho más grande de lo que esperaba. Parecía bastante viejo, pintura blanca desconchada y un porche torcido que sobresalía del frente de la casa.

Lo único que estaba entusiasmada con respecto a nuestra mudanza de larga distancia, era finalmente tener mi propia habitación. Mi habitación en California consistía en colgar una cortina para bloquear el comedor sin usar. Frank insistía en que necesitaba la segunda habitación como oficina.

Me bajé del coche y me estiré, colgando mi mochila sobre mi hombro mientras caminaba hacia el porche delantero. Podía oír que Melissa y Frank ya empezaban a discutir, pero había aprendido a ignorarlos con éxito.

El porche delantero crujía y gemía bajo mis pies, pero no me importó. Frank solo salía para ir a la licorería, por lo que tendría mucho tiempo para mí en el porche.

Melissa abrió la puerta principal y entró después de Frank. No perdí el tiempo y empecé a subir las escaleras para ir a mi habitación.

“La habitación más pequeña, Aurora. No lo olvides”. Melissa me recordó, no que lo pudiera olvidar.

Subí las escaleras y miré a mi alrededor, instantáneamente agradecida de tener un baño cerca de mi habitación. Sentí que se formaba una sonrisa en mi rostro cuando me asomé a la habitación de Melissa y Frank. Ellos tenían su propio baño conectado a su habitación, lo que significaba que Frank me dejaría en paz cuando me cambiara.

Frank siempre empujaba sus límites conmigo cuando estaba borracho. Él era astuto y nunca lo hacía cuando Melissa estaba cerca. Yo tenía un aire constante de precaución cuando estaba cerca de Frank. Se había puesto tocón unas cuantas veces, pero cuando estaba borracho era fácil de escapar.

Entré a mi habitación y miré la pintura que se desprendía de las paredes. Una vez que me las arreglé para encontrarme un trabajo, podría hacer que esta habitación fuera un poco más presentable.

Tenía un pequeño fondo ahorrado desde que tenía la edad suficiente para conseguir un trabajo. Mientras era una estudiante sobresaliente, necesitaba un plan de respaldo en caso de que no obtuviera una beca. Escapar de este lugar en el momento en que cumplía dieciocho estaba constantemente en mi mente.

Dejé caer mi mochila al suelo y miré a mi alrededor. Era una habitación pequeña, pero tenía una puerta que funcionaba y cuatro paredes. Una desgastada cama doble estaba apoyada contra la pared del fondo junto con un polvoriento armario de roble.

Corrí escaleras abajo y agarré mi maleta grande del maletero del coche de Melissa, luchando bajo su peso. Melissa y Frank seguían discutiendo, pero eso me dio mucho tiempo para llevar mi maleta hasta lo alto de las escaleras.

Todo lo que necesitaba cabía cómodamente en mi maleta. No tenía mucha ropa, pero me había acostumbrado a ese triste hecho.

Metí la ropa que tenía en el polvoriento armario y saqué un atuendo para la escuela mañana.

Melissa no había perdido el tiempo y me inscribió en la escuela pública local. Cualquier cosa para sacarme de la casa y del cabello ralo de Frank.

Metí mi tarjeta de débito en mi bolsillo trasero y corrí escaleras abajo.

Melissa me daba la espalda, discutiendo con Frank mientras él instalaba la pequeña televisión en la sala de estar.

“¿A dónde crees que vas?”, espetó Melissa, dándose la vuelta para mirarme mientras abría la puerta principal.

Resistí el impulso de poner los ojos en blanco. A ella nunca le importó a dónde iba antes.

“Voy a buscar algo para cenar”. Me encogí de hombros.

Había dejado de cenar con Melissa y Frank hacía mucho tiempo. El tribunal había nombrado a Melissa mi tutora legal hasta que cumpliera los dieciocho, así que me negaba a darle el dinero por el que trabajaba. En cambio, me mantuve lo mejor que pude.

“Consígueme un six-pack de cerveza mientras estás fuera”. Frank espetó, sus ojos pequeños se entrecerraron ante la imagen borrosa en la televisión.

Apreté los dientes, este hombre era un idiota. “Tengo diecisiete años”.

Giré sobre mis talones y salí por la puerta principal, ignorando el murmullo de Frank.

Salí a la carretera principal y suspiré. No tenía idea de adónde iba. Mis ojos parpadearon de izquierda a derecha un par de veces antes de finalmente decidir ir a la derecha.

Todo lo que necesitaba era una estación de gasolina. Podría conseguirme una bolsa de patatas fritas y una botella de agua y dar por terminada la noche.

Caminé por la calle principal durante unos quince minutos y suspiré de alivio cuando apareció a la vista una pequeña tienda de la esquina.

Eso era algo que extrañaría de California. En Cali, podías caminar en casi cualquier dirección y encontrar una gasolinera o una tienda de comestibles.

Entré en la tienda de la esquina mal iluminada y saludé a la cajera, una chica no mayor que yo por mucho. Agarré una bolsa de patatas fritas, un par de botellas de agua y una barra de granola y me acerqué a la caja registradora.

“Hola, um ¿sabes dónde está la Preparatoria Lago del Oeste?”. Le pregunté a la chica mientras pasaba mi tarjeta de débito. Ella tenía que estar a principios de sus veintes. Su cabello era negro azabache, pero tenía una franja verde que lo atravesaba.

La chica asintió con la cabeza mientras presionaba algunos botones en la caja registradora, “Claro que sí. Simplemente siga este camino hasta llegar al semáforo y gire a la izquierda. Lo encontrará de inmediato”. Ella asintió.

“Gracias”. Le di una pequeña sonrisa mientras tomaba mi recibo de su mano.

La chica levantó la vista de la caja registradora, “¿Eres nueva por aquí?”.

“¿Eso es obvio?”. Me reí entre dientes. No he visto mucho de la ciudad, pero estaba clara que no era la más grande.

La chica asintió con la cabeza, una pequeña sonrisa jugando en su rostro. “La ciudad es bastante pequeña. La mayoría de las personas en la ciudad tienen casas más lejos en el bosque”. Ella se encogió de hombros, como si no fuera nada nuevo.

Fruncí el ceño, sonaba extraño. “¿Por qué no vivir en la ciudad simplemente?”.

“No sé. A la gente de aquí parece gustarle su privacidad”. Ella se encogió de hombros.

Salí de la tienda de la esquina sintiéndome confundida y un poco cautelosa. La chica no me dio muchas esperanzas para la escuela mañana. Si esta ciudad era de verdad pequeña, no habría manera de que pasara desapercibida.

Esta era la mitad de mi tercer año. Una vez que terminé el resto de este año, solo me quedaba uno más. Un año más y finalmente podría escapar de Melissa y Frank.
Comments (2)
goodnovel comment avatar
Bianca Hernández
Buen inicio.Me gusto!
goodnovel comment avatar
MaRu GaPe
muy interesante, me gusta
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status