Capítulo 2

Me desperté con el sonido de mi viejo despertador. Eran las seis de la mañana, lo que me dejaba mucho tiempo para prepararme y caminar a la escuela.

Melissa ya estaría en el trabajo y Frank normalmente dormía hasta las 11 de la mañana o más tarde.

Salí sigilosamente de mi habitación y entré al baño, haciendo el menor ruido posible. Frank era una pesadilla absoluta si lo despertabas.

Entré al baño y peiné mi largo cabello castaño chocolate. Todos los miembros de la familia de Melissa tenían el cabello rubio extremadamente claro, lo que me hacía destacar aún más. También tengo esta rara condición llamada Heterochromia Iridum, que hace que mis ojos tengan dos colores diferentes. Mientras que mi ojo izquierdo era de un azul increíblemente claro, mi ojo derecho era de un marrón chocolate intenso.

Mi abuela rara vez hablaba de mi padre, pero cuando lo hacía, mencionaba que él también tenía la misma condición.

Tenía la sensación de que por eso no le agradaba a Melissa, mi propia madre. Algo malo pasó entre ella y mi padre, lo que provocó que él nos dejara a las dos atrás.

La abuela siempre recibía un cheque misterioso cada mes, siempre escrito para mí. En el momento en que me mudé con Melissa, ella también comenzó a recibir los cheques. La única diferencia era que ella los usaba para ella misma y Frank.

Me miré al espejo y fruncí el ceño. Constantemente me sentía como una anomalía viviente. Si bien tenía amigos en mi antigua escuela, siempre había niños que me intimidaban por mi condición. Me tomó mucho tiempo aceptar esa parte de mí y encontrarla hermosa.

Me puse un atuendo sencillo y discreto. Un simple par de vaqueros ajustados, una camiseta blanca sin mangas y una chaqueta negra. El punto era mezclarme.

Agarré la barra de granola que compré ayer y salí de la casa. Seguí las instrucciones de la chica y me alegré de que la escuela no estuviera muy lejos. Mi caminata tomó la mitad de mi tiempo y cuando llegué a la escuela, el estacionamiento estaba casi lleno. Los estudiantes salían de sus coches y se dirigían a las puertas de entrada. El parloteo y las conversaciones llenaban el aire a nuestro alrededor.

Me uní a la multitud de estudiantes y traté de integrarme.

Mi primera parada fue la oficina, que logré encontrar con bastante facilidad. Un gran letrero colgaba del techo señalando la pequeña oficina.

“Bueno, hola querida”. Una mujer regordeta con un suéter morado me sonrió, sus gafas redondeadas colgando bajo su rostro. “¿Eres nueva aquí?”.

Asentí con la cabeza y le di una pequeña sonrisa, “Aurora St. Claire”.

Me habían dado el apellido de mi padre cuando era niña, y aunque Melissa insistía en que lo cambiara por el apellido de Frank, me negué.

“Hermoso nombre”. La mujer sonrió, hojeando un montón de papeles. “Bienvenida Señorita Aurora”. Ella me sonrió.

“Gracias”. Le devolví la sonrisa y me volteé para salir de la oficina.

Estaba mirando el horario de clases que me había dado, cuando choqué contra alguien.

Hubiera pensado que era una pared de ladrillos si no fuera por el fuerte olor a colonia.

Mi trasero golpeó el suelo con un fuerte golpe, y el pasillo rápidamente se volvió silencioso.

Miré a la persona con la quien me choqué y me quedé boquiabierto.

De pie frente a mí había dos gemelos muy grandes y muy enojados. Nunca había visto a dos chicos con el aspecto que tenían, como si pertenecieran a la portada de una revista en lugar de a una preparatoria.

Los dos tenían cabello negro azabache, líneas de mandíbula fuertes y ojos extremadamente oscuros. Ambos eran extremadamente musculosos, pero tenían esa delgadez atlética en su cuerpo. Uno de los gemelos tenía el pelo afeitado a los lados y la parte de atrás, pero largo en la parte superior. El otro gemelo tenía el pelo hasta la parte superior de las orejas, pero tenía ese aspecto desordenado que otros chicos intentan y no logran. Cada uno era increíblemente hermoso a su manera.

Uno de los gemelos tenía una rubia alta aferrada a su brazo, una mueca de incredulidad se formó en su rostro en forma de corazón.

“¿Qué diablos le pasa a sus ojos?”. La rubia alta se burló, mirándome como si fuera un pedazo de basura.

Apenas miré a la rubia, mis ojos seguían parpadeando hacia los dos gemelos divinos que estaban a mi lado. Ellos se miraron el uno al otro, como si estuvieran manteniendo una conversación silenciosa.

Reprimí el impulso de poner los ojos en blanco, pero mi boca respondió sin previo aviso. “Es una condición”.

“Maldito monstruo”. La rubia escupió. “Mira por dónde vas la próxima vez”.

Con esas últimas palabras, los gemelos severamente atractivos y la rubia alta se alejaron. Los gemelos no me habían dicho ninguna sola palabra, y no estaba segura de si eso era bueno o malo. La mirada en sus ojos era fría, y tuve la sensación de hundimiento de que estaba mirando a los ojos de mis nuevos matones.

Quedarme sola ya estaba demostrando ser una pesadilla.

Me levanté del suelo y de alguna manera logré encontrar mi casillero. No pude evitar escanear cada pasillo. Una pequeña parte de mí quería volver a ver a los gemelos, dejar que mis ojos los recorrieran una vez más.

Después de una dura conversación conmigo misma sobre mezclarme y no llamar la atención, seguí evitándolos a toda costa.

Mi primera clase no fue ni con los hermosos gemelos ni con la mala chica rubia. La maestra me señaló un asiento en la parte de atrás y me dejé caer junto a una chica con lentes grandes y cabello rojo rizado.

Ella me dio una pequeña sonrisa y me dijo su nombre.

“Soy Tori”. La pelirroja rizada me sonrió y yo le devolví una pequeña sonrisa.

Me aclaré la garganta y miré a los estudiantes entrometidos que nos rodeaban, “Soy Aurora”.

“Guau, increíble nombre”. Tori asintió mientras hacía garabatos en un pedazo de papel.

Me encogí de hombros, “Mi padre lo eligió”.

“Mi Papá quería llamarme Charlie”. Tori me miró con horror y me reí. “Tus ojos se ven increíbles por cierto”.

“Gracias”. Sonreí, recibir elogios por la condición de mi ojo parecía ser poco común.

“Mi amiga de la infancia tenía lo mismo, pero solo en un ojo”. Tori me devolvió la sonrisa.

Pasé la mayor parte de la clase hablando con Tori y tratando de hacer preguntas sutilmente sobre los gemelos divinos con los que me había topado literalmente.

“Oh los gemelos”. Tori se sonrojó mientras fruncía el ceño a su papel. “Kade y Alec”.

“¿Cuál es cuál?”. Fruncí el ceño. Sus nombres parecían encajar perfectamente con su personalidad de chico malo.

Tori frunció el ceño, “Siempre los confundo, pero estoy bastante segura de que el de pelo más largo es Alec y el otro es Kade”.

“Oh, está bien”. Asentí con la cabeza.

Por mucho que quisiera, no podía sacarlos de mi cabeza. La forma en que me miraban era fría y me hacía sentir extraño. Sin embargo, seguí pensando en ellos.

“No me metería con ellos si fuera tú”. Tori agitó su cabeza, “Duermen mucho”.

“No estaba planeando hacerlo”. Agité mi cabeza.

Me prometí en ese mismo momento que no me involucraría con los gemelos. No es que alguna vez irían por alguien como yo. De todos modos, parecía que les gustaban las glamorosas chicas que lucían como modelos.

Yo era todo lo contrario. Tiendo a ceñirme a mí misma, y la mayoría de las veces era completamente torpe.

Tori y yo hicimos planes juntos este fin de semana mientras conversábamos un poco. Ella me contó cómo trabaja en este restaurante de la ciudad e incluso se ofreció a conseguirme un trabajo como mesera.

Me dijo que mañana me llevaría después de la escuela para una entrevista en el restaurante.

“No es lujoso ni nada, pero es el más elegante que tenemos en esta ciudad”. Tori se encogió de hombros. “Sin embargo, obtienes buenas propinas si sabes cómo ser coqueta”.

Me reí entre dientes, “No tengo idea de cómo ser coqueta”.

Definitivamente estaba preocupada por trabajar como mesera. Mi torpeza parecía aumentar cuanto más nerviosa me ponía, y lo último que alguien quería era que una mesera derramara bebidas sobre ellos.

“Aprenderás. Viene con el trabajo”. Tori se encogió de hombros.

Sentí como si estuviera teniendo un día de suerte cuando me dirigí hacia mi siguiente clase y vi a Tori sentada en la parte de atrás.

Pasamos la siguiente clase continuando nuestra conversación.

“Las personas aquí realmente no son del todo malas”. Tori sonrió, “Sobrevivirás sin problemas siempre y cuando evites a Grace y sus amigos”.

“¿Grace?”. Fruncí el ceño.

“La chica rubia que anda con los gemelos”. Tori respondió y finalmente pude ajustar el nombre a una cara. Grace era la chica con apariencia de supermodelo quien me llamó monstruo. Qué gran comienzo.

“Creo que ya lo arruiné”. Fruncí el ceño.

Tori se estremeció, “Solo evita completamente a los gemelos de ahora en adelante. Ella está andando con Kade en este momento y es bien posesiva”.

Estaba más que feliz de seguir el consejo de Tori, pero parecía que mi suerte finalmente se había acabado.

Mi siguiente clase tenía a los dos gemelos. Ellos se sentaron solos en una gran mesa cuadrada. Casi se me cae el corazón al fondo cuando la maestra me dijo que me sentara en su mesa. Mientras caminaba hacia la parte de atrás, mi pie golpeó la pata de la mesa de alguien y casi me caigo al suelo. Me las arreglé para detenerme a tiempo e ignorar las risitas de los otros estudiantes.

Con mi cara ardiendo y mi estómago dando vueltas, me hundí en la mesa de los gemelos. Evité todo contacto visual con ellos hasta que pude controlar mi corazón atronador.

Podía sentir dos pares de ojos ardiendo en mí y solté un suspiro tembloroso. Giré mi cabeza y encontré la mirada de ambos gemelos. Los dos estaban sentados a la mesa frente a mí, sus ojos oscuros clavados en los míos.

Sentarse tan cerca de ellos era tanto una bendición como una maldición. Era una bendición porque pude verlos mucho mejor. Ellos eran mucho más intoxicantes de cerca.

Kade era un poquito más musculoso que su hermano, pero sus caras eran casi idénticas. Cejas completas seguidas de pestañas largas y labios gruesos. Mientras estaba sentada allí en silencio, traté de elegir entre los dos y simplemente no fue posible. Los dos eran igualmente increíblemente atractivos y simplemente no podía elegir.

“Oh mira, Kade”. Alec sonrió con suficiencia, su voz teñida de diversión. “Es la niña de los ojos extraños”.

Podía sentir que mi voz se atascaba en mi garganta ante el sonido de la voz de Alec. Era profundo y áspero en los bordes.

Los labios carnosos de Kade se curvaron en una sonrisa, mientras sus ojos fríos vagaban por mí. “¿Esta es la chica de la que Grace estaba hablando?”.

“Ella es la que no miró hacia dónde iba”. Alec le sonrió a su hermano con suficiencia.

Ambos estaban hablando conmigo y sobre mí. Como la chica increíblemente atractiva e inteligente que soy, me senté en silencio y traté de no mirarlos boquiabiertos.

Los dos sabían lo atractivos que eran, era completamente obvio. Eso no significaba que tuvieran que actuar como idiotas. Estaba empezando a lamentar mi extraña e instantánea atracción por los gemelos.

“No me había dado cuenta”. Kade se burló y yo contuve el impulso de estremecerme.

Por mucho que Frank me reprenda cuando está borracho, pensarías que ya estoy acostumbrada. Por alguna razón, lo que dijeron los gemelos en realidad me molestó y los encontré mucho más difíciles de ignorar que Frank.

“Oh mira, Kade”. Alec sonrió con suficiencia. “La muñequita está tratando de ignorarnos”.

Mi corazón dio un vuelco por lo que me llamó. No pude averiguar si era un insulto o un cumplido. La forma en que ambos me miraban me asustó y atrajo algo profundo dentro de mí.

“Ignorarnos solo empeorará las cosas, cariño”. Kade me miró fijamente a los ojos, sus ojos oscuros se sentían calientes en mi piel.

Mi corazón siguió latiendo con los nombres que me llamaron. No estaba familiarizado con el juego que estaban jugando. El acoso al límite, sin embargo, llamarme estos nombres hacía que pareciera que les agradaba. Me regañé a mí misma por pensar que podría gustarles. ¿Por qué yo de todas las personas llamaría la atención de dos gemelos divinos?

Seguí ignorando a los gemelos y Kade tenía razón. Sin duda fue peor.

Toda la clase continuaron haciendo comentarios que me presionaron los botones. No estaba segura de si querían una respuesta mía o algún tipo de arrebato, pero no se los estaba dando.

Me obligaron a hacer todo el trabajo yo misma, incluyendo el proyecto que se suponía que tardaría una semana en completarse.

No estaba segura de qué clase era peor. La clase que tuve con los gemelos o la siguiente clase, la que tuve con Grace y sus amigas.

Mi siguiente clase contó con Alec, Tori, Grace y el resto de sus amigos.

Tuve la suerte de sentarme junto a Tori todo el tiempo, pero Alec siguió sonriendo con suficiencia y molestándome.

Me di cuenta de una mirada que Grace me odiaba absolutamente y eso no iba a cambiar pronto. Mientras más atención me prestaba Alec, más se enojaba ella. Por qué estaba preocupada por el hermano de su novio estaba más allá de mi comprensión.

De alguna manera logré pasar el resto del día escolar. Cada día solo consistía en cinco clases extremadamente largas, y tuve la mala suerte de tener a los dos gemelos en dos de esas clases.

Mi última clase del día fue gimnasia. La clase de gimnasia siempre fue odiada para empezar, pero saber que la tenía con los dos gemelos solo lo empeoraba. Naturalmente, estaba descoordinada y sentir las ardientes miradas de los gemelos solo lo empeoraba. Afortunadamente, pude sentarme hasta que me encontraran un uniforme extra. Saber que empezaría oficialmente la clase de gimnasia el lunes me hizo un gran nudo en el estómago.

Pasó una semana entera antes de que me diera cuenta por completo. Frank era tan horrible como siempre, pero hice lo mejor que pude para evitar cualquier confrontación o agarre por su parte.

Los gemelos continuaban atormentándome, ambos logrando molestarme y dejarme confundida. Grace y sus amigas pasaron de miradas mezquinas y risitas a comentarios maliciosos. Tori y yo nos hicimos más cercanas una vez que me contrataron en el mismo restaurante en el que trabaja, un pequeño lugar italiano en el medio de la ciudad.

Incluso había hecho una nueva amiga en una de mis clases, una chica atlética llamada Autumn con cabello rubio arena y grandes ojos azules.

Comenzó mi primer fin de semana en Georgia, la mayor parte del cual planeo dedicarme a trabajar. Después de conseguirme útiles escolares y comida para la semana, tenía mucho dinero que necesitaba recuperar.

No estaba segura de si las cosas estaban mejorando o se estaban calmando lentamente.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status