Capítulo 4

Salí del trabajo después de ganar bastante dinero solo con las propinas. Definitivamente ayudaría a reponer parte del dinero que había gastado en ropa y artículos de primera necesidad.

Aunque estaba feliz de estar libre del trabajo, volver a casa era otra situación completamente diferente.

Cuando Tori me dejó, Melissa todavía estaba en el trabajo por otra hora. Eso me dejó solo con Frank.

Yo sabía que él tenía la cara de mierda en el segundo en que entré por la puerta principal.

Él se sentaba en el sillón reclinable viendo un borroso partido de fútbol en la televisión. Su rostro se contrajo de ira y suspiré.

“¿Dónde diablos has estado?”, él escupió, luchando por levantarse del sillón reclinable.

Traté de no poner los ojos en blanco, sabiendo que eso solo lo enfurecería más.

“Trabajando, Frank”. Me repetí por centésima vez.

Me volteé para subir las escaleras y escapar de su diatriba borracha cuando algo que dijo me hizo dar la vuelta.

“¿Trabajando?”, se burló, tambaleándose mientras se levantaba del sillón reclinable. “Estabas prostituyéndote como tu maldita madre”.

Esta vez sí puse los ojos en blanco. Si él no estuviera borracho todo el tiempo, recordaría que Melissa me hizo pagar todo yo misma. No tenía tiempo para 'prostituirme' cuando estaba ocupada manteniéndome a mí misma y yendo a la escuela secundaria.

“Melissa no es mi madre”, espeté, dándome la vuelta para subir las escaleras.

Su mano se envolvió alrededor de mi muñeca y tiró de mí hacia atrás.

Aunque no me caí, tropecé unos pasos hacia atrás.

“Suéltame, Frank”, murmuré, mi cuerpo se tensó por el miedo.

Las pocas veces que había logrado acercarse tanto a mí no fueron bonitas. Frank siempre era tocón cuando estaba borracho, ya fuera abusivo o sexual.

“Puta de m*erda”. Él escupió, su aliento teñido de alcohol invadió mi sensible nariz. Tiró de mí más cerca de él y casi me atraganto al ver su camisa manchada de sudor.

Todo mi cuerpo se sintió helado de miedo. Él estaba demasiado cerca para su comodidad.

Hice una mueca ante el desagradable olor a cerveza rancia y olor corporal.

Su agarre estaba apretando alrededor de mi muñeca, y apreté los dientes por el dolor.

“¡Dije que me soltaras!”. Grité, levantando mi rodilla entre sus rechonchas piernas.

Frank dejó escapar un siseo de dolor mientras su mano dejaba caer mi muñeca. Podía escuchar sus gritos de borrachera mientras corría a mi habitación y cerraba la puerta detrás de mí.

Busqué a tientas la cerradura a través de las lágrimas que habían brotado de mis ojos.

Una vez que la puerta se cerró con éxito, me dejé caer en mi cama y dejé que algunas lágrimas corrieran por mi rostro.

Algunos días eran más duros que otros, pero valdría la pena cuando me fuera de este lugar.

A lo largo de los años, había perdido rápidamente la esperanza de que Melissa me tratara como a su propia hija y, en cambio, esperaba escapar en el momento en que cumpliera 18 años.

Me senté en la cama durante horas, sin atreverme a moverme hasta que escuché que la puerta principal se abría y Melissa entraba.

Fue entonces cuando me levanté de la cama y caminé penosamente hacia la ducha. El agua humeante ocultó las lágrimas que caían de mis ojos, me di por vencida y las dejé correr libremente.

Siempre fui extremadamente consciente de los movimientos de Frank en la casa, y siempre necesitaba estar en guardia a su alrededor. Ese solo hecho era agotador y me puso en un estado perpetuo de paranoia.

Salté de la ducha sintiéndome completamente exhausta y me caí en la cama.

La mañana llegó demasiado rápido. Después de unas horas de sueño inquieto, me desperté y me cambié para ir a la escuela.

Me puse uno de los atuendos que me había comprado recientemente, unos vaqueros ajustados y una camisa de manga larga con hombros descubiertos.

Hice una mueca al ver la huella de la mano que quedaba en mi piel de porcelana y tiré de mi manga hacia abajo sobre ella.

Como de costumbre, mi primera y segunda clase del día fue con Tori. Nos sentamos y hablamos mientras trabajábamos en nuestras asignaciones. Mi siguiente clase era la que me preocupaba.

El comentario de Kade sobre la colonia en el restaurante me confundió, pero lo dejé volar de mi mente poco después de que sucediera. Al parecer, ellos dos no lo hicieron.

Kade y Alec parecían igualmente irresistibles. El cabello de los dos gemelos estaba despeinado y tenía ese aspecto desordenado que otros chicos luchaban por lograr. Kade tenía puesto una camisa de botones azul oscuro, mientras que Alec tenía una simple camiseta negra.

Kade y Alec se sentaron en nuestra mesa normal, solo que esta vez Alec se sentó frente a Kade. Hice una mueca para mí misma, dándome cuenta de que tenía que sentarme junto a uno de ellos.

Kade parecía ser más serio que Alec y, a veces, más aterrador, así que me dejé caer en el asiento junto a Alec.

Alec le sonrió a Kade con suficiencia, como si hubiera ganado una apuesta. Mantuve mis ojos apartados de los gemelos pecaminosamente atractivos y fingí estar interesado en lo que decía la maestra.

“¿La muñequita terminó nuestro proyecto grupal?”. Alec bromeó, su aliento caliente se enroscó alrededor de mi oreja.

Un escalofrío recorrió mi cuerpo y Alec se rio disimuladamente. Cerré los labios con fuerza y ​​lo ignoré. Por supuesto que terminé el proyecto. No podía permitir que los problemáticos gemelos arruinaran mi calificación.

Cuando no respondí, los dedos de Alec bailaron sobre mi hombro y me hicieron cosquillas en la clavícula. Tomé un fuerte respiro ante el hormigueo que burbujeaba contra mi piel bajo su toque.

“Detente”. Siseé, manteniendo mi mirada en la maestra.

Podía escuchar un extraño sonido retumbante viniendo de Alec, y la necesidad de mirar se volvió abrumadora.

Mis ojos se posaron en Alec, quien tenía un brillo extraño escondido en sus orbes oscuros.

No podía entender a estos gemelos increíblemente hermosos. Primero, los dos me eligieron para molestarme. Segundo, querían una reacción de mí. Tercero, cuando finalmente obtuvieron una reacción, parecían enojados.

“¿Por qué no me haces parar, muñeca?”. Alec me dio una sonrisa maliciosa, sus gruesos dedos recorrieron mi clavícula expuesta.

Justo entonces, la maestra caminó por el salón recogiendo el proyecto grupal que se suponía que íbamos a completar.

La mano errante de Alec se retiró a su propio cuerpo y revisé mi carpeta en busca del proyecto.

Después de entregar nuestro proyecto a la maestra, casi salté de mi asiento cuando una mano grande agarró mi muslo.

Alec me sonrió con suficiencia y sentí que mi cuerpo se tensaba.

“¿Dónde está esa pequeña actitud luchadora, muñeca?”. Su voz ronca era tranquila y estaba demasiado cerca de mi oído.

Apreté los dientes a un lado de la mejilla, decidida a no alimentar sus tonterías. No estaba segura de si les gustaba actuar de esta manera, pero no estaba planeando alentarlo.

Y así me senté durante el resto de la clase.

Respirando bruscamente cuando la mano de Alec viajaba donde no debía. En un momento, sus dedos encontraron un mechón de mi pelo y tiró de ella juguetonamente.

Tuve que girar la cabeza para ocultar el sonrojo agresivo que se formaba en mis mejillas.

Rápidamente noté que Kade era el callado de los dos. Sus ojos estaban pegados a mí durante toda la clase.

Cuando su mirada inexpresiva no estaba en mí, sus ojos se posaban en su hermano. Juré que podía ver los celos ardiendo en sus ojos.

Qué pena, ellos querían turnarse para atormentarme.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status