Capítulo 5

Mi siguiente clase contó con Alec, Tori y Grace.

Estaba empezando a tener una relación de amor y odio con esta clase en particular.

No era del todo malo porque estaba sentado al lado de Tori, lo que evitó que Alec me atormentara. La desventaja era que Grace y sus amigas constantemente me lanzaban insultos. Para alguien que actúa como a prueba de balas, sus insultos seguramente duelen mucho.

Había estado temiendo la clase de gimnasia todo el día. Estuvimos divididos entre voleibol y baloncesto durante el próximo mes más o menos.

Los deportes siempre han sido un desafío para mí. Y por divertido que suene, el balón siempre parecía estar atraído a mi cara.

Elegí la opción que no incluía a Alec o Kade, que era el Voleibol. Para mi consternación, Grace eligió también Voleibol.

Mis opciones no estaban luciendo muy buenas. Elegir baloncesto y sufrir los toques intrusos de los gemelos, o voleibol y sufrir los comentarios crueles de Grace.

Elegiría comentarios crueles cualquier día.

Si bien la camiseta de gimnasio de tamaño mediano me quedaba cómodamente, solo tenían un tamaño pequeño en los pantalones cortos. Yo era naturalmente delgada, pero mis caderas se ensanchaban junto con un trasero lleno. Los pantalones cortos me subían constantemente los muslos y, en mi opinión, parecía que se iban a romper en cualquier momento. Afortunadamente, ese extraño material de malla con el que estaban hechos los pantalones cortos de gimnasia era típicamente fuerte.

De alguna manera me las arreglé para sobrevivir quince minutos esquivando la pelota de voleibol cuando algo tenía que suceder.

Grace había sacado el balón y alguien del otro equipo le había devuelto el golpe. El balón se dirigía directamente a mi cara y me preparé para el impacto.

En lugar de recibir un golpe en la cara, de repente me tiraron al suelo. Mi cabeza rebotó contra el suelo de linóleo con un crujido repugnante. Un gemido aturdido escapó de mis labios mientras mis dientes se apretaban.

“M*erda, Aurora. ¿Estás bien?”. La voz familiar de Autumn habló por encima de mí.

Ella extendió su mano y yo la agarré con gratitud mientras ella me ayudaba a ponerme de pie.

La Tierra se tambaleó un poco y supe que mañana iba a tener un dolor de cabeza mortal, pero sobreviviría.

“¿Qué diablos sucedió?”. Gemí, mis dedos rozaron el costado de mi cabeza en busca de rastros de sangre.

Dirigí mi atención a la mirada de Autumn y miré a los ojos engreídos de Grace. Ella se estaba riendo con otra de las chicas y cuando se dio cuenta que la estaba mirando, me saludó burlonamente.

“Grace fue lo que sucedió”. Apreté los dientes, respondiendo a mi propia pregunta.

Me di cuenta de que el resto de la clase había dejado de jugar baloncesto y decidí mirar boquiabierto lo que acababa de suceder.

Mis ojos escanearon a los otros chicos hasta que aterrizaron en Alec y Kade.

Mi corazón casi daba un vuelco cuando vi sus sudorosos físicos y su cabello revuelto. Lo que me heló la sangre fueron las miradas asesinas que lanzaban en mi dirección.

“Autumn, lleva a Aurora a la enfermería”. El profesor de gimnasia espetó, “¡Todos los demás vuelvan a jugar!”.

Un par de silbidos más tarde y fue como si nada hubiera pasado.

Autumn me acompañó a la oficina de enfermeras donde ambas nos sentamos esperando.

“Regresaré en un santiamén, cariño. Un pobre niño vomitó en la clase de Ciencias”. La Enfermera se estremeció y salió de la habitación.

“¿Al menos no eres la única quien tiene un mal día?”. El comentario de Autumn fue formulado como una pregunta y soltó una pequeña risita.

“Buen punto”. Me reí entre dientes secamente, el lado de mi cabeza comenzaba a palpitar. “Al menos todos la vieron tirarme al suelo”.

“No es que le vaya a pasar algo”. Autumn hizo una mueca y apretó los labios con fuerza.

Fruncí el ceño, “¿Por qué diablos no? Todos la vieron derribarme, ¿desde cuándo eso está bien?”.

“Ya que ella es Grace, el juguete favorito de Kade”. Autumn se rio sin humor.

Agité mi cabeza, “¿Qué diablos pasa con esta gente? ¿Cómo es que no pueden meterse en problemas?”.

“A sus padres les gusta ser dueños de la ciudad o algo así”. Autumn se encogió de hombros, luciendo genuinamente confundida, “Nadie quiere ponerse del lado malo, especialmente los gemelos”.

“Eso necesita cambiar”. Murmuré: “No tienes que sentarte aquí conmigo, ¿sabes?”.

“Cualquier excusa para perderme la clase de gimnasia está bien para mí”. Autumn se rio entre dientes, “¿Cómo se siente tu cabeza?”.

“Como si necesitara uno nuevo”. Agité mi cabeza. Ojalá la enfermera me diera algo de Advil.

“Oh, eso me recuerda, hay una fiesta este sábado y quiero que vengas conmigo. Invitaré a Tori también después de la escuela”. Autumn sonrió, mostrando una serie de dientes blancos.

Agité mi cabeza, “¿Cómo te recuerda eso a una fiesta?”.

Autumn se encogió de hombros, “No tengo idea, pero ¿estás interesada?”.

Autumn era una de esas chicas que parecía encajar en todos los grupos sociales. Muchos de sus amigos eran chicos atléticos, pero Autumn tendía a encajar en todas partes.

“Supongo”. Me encogí de hombros. Solo trabajo de 8 de la mañana a 6 de la tarde. Eso me daría mucho tiempo para ducharme y vestirme.

“¡Genial!”. Autumn sonrió, “Ponte un vestido o algo. Tengo estos tacones que me muero por usar”.

Fruncí los labios, no queriendo interrumpir su monólogo sobre los zapatos. “No tengo nada de vestidos, además prefiero estar cómoda”. Me encogí de hombros

No bebería ni fumaría, simplemente iba a ir por una amiga. Y lo último que quería era sobresalir.

“Espera, ¿estarán los gemelos?”. Fruncí el ceño. Definitivamente no iba a ir si ellos iban a estar.

“Ellos nunca vienen a nuestras fiestas”. Autumn se burló, “Deben pensar que las suyas son mejores o algo así. Es más, ¿Quién organiza fiestas en medio del bosque? Bichos raros”.

Levanté una ceja, “Eso es extraño y un poco homicida”.

Autumn se vio obligada a regresar a clases una vez que regresó la enfermera. Ella trajo a un niño de aspecto bastante verde a la habitación y lo ahuyentó hacia el baño.

Después de mirarme por un momento y darme un par de Advil (afortunadamente), ella me dijo que podía irme a casa.

“No, gracias”. Agité mi cabeza, “Una amiga me lleva a casa, y realmente no tengo ganas de caminar”.

“Siempre puedo llamar a tu Mamá, cariño”. La enfermera regordeta me dio una sonrisa suave.

Agité mi cabeza con demasiada fuerza, haciendo una mueca de dolor. “No, no. No es necesario. Ella está trabajando y no estará feliz si recibe una llamada”.

“Bueno, está bien, querida. Tómatelo con calma y bebe mucha agua. No te haría daño que un médico te revisara”. La enfermera me miró con extrañeza pero sonrió cortésmente.

Asentí con la cabeza, con muchas ganas de irme. “Sí, claro. Haré que un médico me revise”.

No había ninguna posibilidad en el infierno de que fuera a ir a un médico pronto. Uno, no tenía idea de dónde estaba el médico más cercano y dos, estoy bastante certera de que no tengo ningún seguro médico.

Salí de la oficina de enfermeras antes de que ella pudiera decir algo más y me dirigí a mi casillero.

Me senté en el pasillo durante otra media hora antes de encontrar la motivación para levantarme del suelo.

Ir a casa temprano simplemente no era una opción. Frank probablemente estaría en casa e iría directamente a ver a Melissa si me veía temprano en casa.

La campana que señalaba el final de la clase sonó cuando finalmente me levanté del suelo.

Me moví lentamente mientras abría mi casillero y metía mis libros en la mochila andrajosa que tenía. Una vez que sonaba la segunda campana, los niños comenzaban a salir de la clase.

El aroma familiar pero embriagador de la colonia y el sudor masculino llenó mi nariz. Resistí el impulso de suspirar y cerré mi casillero de golpe.

“Parece que la muñequita está teniendo un mal día”. Alec sonrió con suficiencia, sus ojos oscuros se posaron en su hermano y finalmente volvieron a mi cara. Alec estaba a un lado de mí, demasiado cerca, podría agregar.

Kade estaba al otro lado, sus ojos oscuros mirando hacia mi cabeza.

“¿Cómo está tu cabeza, cariño?”. La voz de Kade era áspera, pero las comisuras de sus labios se volvieron hacia abajo.

Sus juegos mentales hicieron que mi cabeza palpitara de nuevo, y juré que iba a sufrir un latigazo debido a sus cambios de humor. Un minuto me están dando apodos, insultándome. Al minuto siguiente, Alec no mantenía sus malditas manos lejos de mí. Luego me lanzan miradas de muerte, solo para preocuparse por mi estúpida cabeza después.

Antes de que pudiera decir algo, la mano áspera de Kade agarró mi barbilla, volteando mi rostro hacia el suyo. Su toque envió un extraño escalofrío por mi columna y me estremecí mientras el aliento de Alec golpeaba mi oído.

La otra mano de Kade fue mucho más suave de lo que esperaba, solo dejándome más confundida.

Su mano se extendió gentilmente y tocó el lugar que había golpeado contra el piso del gimnasio.

Un siseo de dolor dejó mis labios bajo su toque y me encogí, presionando mi trasero más cerca de Alec.

“La pobre muñequita está herida”. Alec murmuró en mi oído. “Sabes lo que eso significa, Kade”.

“Te haremos sentir mejor, cariño”. La voz de Kade era un murmullo áspero mientras sus dedos apretaban mi barbilla.

Mi corazón estaba martillando en mi pecho y la necesidad de correr estaba siempre presente en mi mente. Estaba en guerra conmigo misma. Por un lado quería correr, y por el otro lado estaba disfrutando de sus suaves caricias, de la atención que me estaban prestando.

Un grito de sorpresa salió de mis labios cuando las manos de Alec agarraron mi cintura. Sus dedos acariciaron el final de mi camisa, rozando la suave piel debajo de ella.

“D-detente”. Murmuré, usando mis manos para apartar las suyas.

Mis manos fueron apartadas sin esfuerzo mientras Kade inclinaba mi cabeza hacia un lado.

“Shh”. Su aliento lleno de menta flotó a través de mi rostro de manera tentadora.

Kade inclinó mi cabeza hacia un lado con facilidad y visiblemente salté mientras un par de labios suaves chocaban con mi cuello.

“¡Qué estás haciendo!”, grité mientras sus labios se movían por mi cuello.

Decir que se sentía bien sería quedarse corto. Una parte oculta de mí quería quedarse en este pasillo vacío con ellos dos para siempre, no siendo molestada más por la vida fuera de nuestra pequeña burbuja. Una vida en la que volverían a atormentarme a la primera oportunidad.

“Haciéndote sentir mejor, muñeca”. Alec murmuró en mi oído, sus dedos trazando patrones en mi estómago desnudo.

Kade era hábil con su boca. Él dejó pequeños besos y mordiscos en mi cuello y hombro, haciéndome jadear de dolor y placer.

“¿Aurora?”. La voz familiar de Tori resonó por el pasillo, junto con sus pasos.

El reloj de la pared del fondo marcaba las 2:12 de la tarde, dos minutos después de la segunda campana.

Más rápido de lo que podía manejar mentalmente, Kade y Alec se alejaron de mí.

“Hasta la próxima, cariño”. Kade murmuró en mi oído, la ligera barba incipiente de su rostro me hacía cosquillas en la mejilla. Me estremecí visiblemente por su voz áspera. Mis ojos estaban pegados a la sonrisa que se formó en sus labios carnosos.

Quería besarlos a los dos, pero también quería empujarlos a ambos y correr. ¿Qué tipo de juegos mentales estaban jugando? Estaba empezando a pensar que deberíamos habernos quedado en California.

Los dos se voltearon y me dejaron sola en el pasillo. Tori apareció a la vista solo un segundo después, una extraña mirada adornaba su rostro.

Bueno, los gemelos tenían razón en una cosa. Mi dolor de cabeza era un recuerdo que se desvanecía.
Comments (1)
goodnovel comment avatar
Odanis Rangel
Buena.... M
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status