Share

Capítulo 2 Una lección

Nicole guardó su teléfono. Reprimió el dolor en su corazón y la sensación de ardor en su cuerpo, luego se armó de valor y tomó un taxi hacia el ayuntamiento.

El tiempo transcurría de forma demasiado lenta. Eric llamó a Nicole dos veces, pero ella no respondía, así que dejó de volver a llamarla.

Nicole, con un aspecto muy pálido, esperó sentada en un banco. Una hora más tarde, Eric se acercó con un rostro severo y hosco, y la observó con su fría mirada.

"¿A qué estás jugando, por favor? Sé que has donado más sangre de lo usual este mes, pero ya te he compensado".

"Solo quiero el divorcio...". Nicole levantó la cabeza y se encontró con su fría mirada. Su voz se escuchaba un poco desanimada y ya no quería hablar con Eric.

Como antes, nunca lograban ponerse de acuerdo.

Nicole observó los rasgos perfectos del hombre que tenía enfrente. Era guapo y alto, lo que hizo que estaba loca por él, pero ni una sola vez él le sonrió de vuelta.

En el pasado, ella solía ser cautelosa para no molestarlo; pero ahora, al ver su rostro severo, se sentía perpleja.

Eric miraba a Nicole con una expresión sombría. Podía aguantar todas sus exigencias y caprichos, pero él necesitaba una razón.

'¿Ella de verdad cree que es la única que puede donar sangre?'.

"Nicole, no te arrepientas de tu decisión".

"De lo que más me arrepiento es de haberme casado contigo hace tres años", dijo Nicole con una cara triste. Por fin lo había pensado con decisión, y su mente no podía estar más clara en ese momento.

'Ya he sufrido bastante en este matrimonio con Eric Ferguson. ¡Ya es suficiente!'.

Era casi el atardecer del día, así que solo había unas pocas personas en la cola, y ellos eran la última pareja.

Sus tres años de matrimonio terminaron tan repentinamente, en cuestión de minutos.

En el momento en que Nicole sostuvo el certificado de divorcio, su corazón tembló un poco.

Eric no le suplicó que se quedara, ni siquiera le dedicó una mirada.

"Vamos al hospital".

No se había olvidado de usarla por última vez.

Nicole levantó ligeramente la cabeza y se rio de repente. "Eric Ferguson, incluso si ella estuviera medio muerta frente a mí en el futuro, no volveré a desperdiciar ni una gota de sangre en ella".

Los ojos de Eric se volvieron repentinamente sombríos. "¿Cómo puedes maldecir así a Wendy cuando está enferma? No lo olvides, la condición de nuestro matrimonio en ese entonces es que donarás sangre en cualquier momento que ella la necesitara".

En ese momento, Nicole sintió como si su corazón fuera golpeado por un puño. Estaba abrumada por el dolor.

'Cierto... pude casarme con él porque tengo la sangre dorada. Porque prometí donar mi preciosa y rara sangre Rh-nulo a Wendy Quade siempre que la necesitara...'.

Sus ojos parpadeaban mientras lo miraba, pero los ojos del hombre solo mostraban su habitual indiferencia.

La sonrisa de Nicole se amplió hasta que finalmente soltó una carcajada con una decepción tremenda.

'Debí haber comprendido hace mucho tiempo que para Eric Ferguson, solo soy un patético banco de sangre ambulante...'.

"¡Eric Ferguson, me importa para nada ser tu esposa! No te preocupes, le donaré mi sangre por última vez y saldaremos nuestras cuentas".

Ella sonrió enigmáticamente, luego miró a Eric y se dio la vuelta para marcharse.

Eric frunció ligeramente el entrecejo. Se sentía inexplicablemente molesto. Sentía que hoy había algo diferente en Nicole, pero no podía describir la sensación. Era como si ella estuviera fuera de su control.

En sus tres años de matrimonio, él pensaba que ya la conocía bien. Ella estaba muy enamorada de él antes de casarse, y después de eso se convirtió en una esposa sumisa y obediente.

Recientemente, Wendy necesitaba más transfusiones de sangre. Él se sentía culpable por ello, pero Nicole nunca se había negado, así que se sintió más aliviado y pensó en compensarla de otras formas.

No importaban sus intenciones iniciales de casarse con él, Nicole era una buena esposa de todos modos. Que ella le dijera de repente el divorcio le molestó, pero no le importó.

Los ojos oscuros de Eric miraban hacia lo lejos mientras se deshacía de la molestia que sentía en su corazón. 'Olvídalo, como siempre, esta mujer volverá a suplicarme cuando no pueda sobrevivir por sí sola'.

...

Antes de que Eric pudiera decir algo, Nicole llamó a un taxi desde la acera y se dirigió al hospital. Encontró la sala exclusiva de Wendy Quade y abrió la puerta de un empujón.

Unos cuantos doctores y enfermeras rodeaban a Wendy, y preguntaban atentamente si la mujer sentía alguna incomodidad.

Cuando Wendy vio a Nicole, sus ojos parpadearon un par de veces e inmediatamente fingió una sonrisa hipócrita.

"¡Nicole, por fin estás aquí! No estarás enojada conmigo por molestarte siempre por mis problemas de salud, ¿verdad? Me preocupaba que tu cuerpo no pudiera soportarlo".

Nicole se acercó a ella con una mirada fría y sombría.

"Tú enviaste ese mensaje, ¿cierto?".

Fue directo al grano.

Antes de que Wendy pudiera responderle, Nicole abofeteó la cara de Wendy con crueldad.

"¡Ah!". Wendy gritó y se cubrió la mejilla, sorprendida.

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status