Share

Capítulo 5 Ridiculizada

Hasta Floyd Stanton se acercó, Nicole se arrojó a sus brazos y lloró histéricamente.

Floyd soltó un suspiro desconsolado y enfadado por lo que había sufrido su hija en los últimos tres años. Ella nunca había sido lastimada en lo más mínimo desde que era una niña; y sin embargo, se comportaba de forma tan patética delante de Eric Ferguson. Para empeorar las cosas, Eric Ferguson nunca había apreciado a su querida hija.

Si no fuera por su acuerdo previo, ¡Floyd Stanton habría aplastado a los Ferguson, y habría castigado a golpes a ese cabrón para vengar a su hija!

“Nikki, ¿recuerdas nuestro acuerdo? Si ese bastardo no se enamoró de ti en los últimos tres años, volverías para ser mi sucesora de la empresa. Ahora tienes que cumplir con nuestro acuerdo, ¿entendido?”.

Floyd acarició cariñosamente el cabello de su hija mientras ella lloraba. Al cabo de un rato, Nicole sollozaba y hablaba de forma entrecortada.

“No te preocupes, Papá… no volveré a ser… tan estúpida…”.

Para perseguir a su supuesto ‘verdadero amor’, Nicole abandonó a su familia y amigos, a pesar de sus advertencias. Renunció a su identidad, a su estatus de élite y a su lujoso estilo de vida para volar hacia su "amor verdadero", como una polilla atraída al fuego.

Por fin se atrevió a borrar a ese hombre de su corazón, pero el dolor que sentía se quedó grabado en su mente para siempre.

“Bien. Papá hará que tu hermano mayor te acompañe. Conoce primero con la empresa con él, y luego elegiremos un buen día para organizar un banquete de bienvenida para anunciar tu presencia”.

¡Floyd estaba entusiasmado porque su preciosa hijita por fin iba a empezar su carrera profesional!

Aunque todavía no se había anunciado la noticia del regreso de Nicole a la familia Stanton, la mejor amiga de Nicole, Yvette Quimbey, no podía esperar a verla y se apresuró a correr hacia su habitación.

Cuando Yvette vio a Nicole, le dio un gran abrazo de oso y le dijo: “¡Amiga, te extrañé tanto! ¡Felicidades por tu divorcio!”.

Cuando Nicole les había dicho por primera vez que iba a ocultar su identidad para casarse, Yvette fue la primera en oponerse a su decisión, pero Nicole seguía decidida en casarse con ese Eric Ferguson, y poco a poco vino perdiendo el contacto con Yvette. Ahora que veía a su mejor amiga, después de todos estos años, los ojos de Nicole volvieron a llenarse de lágrimas.

Las dos chicas charlaron durante mucho tiempo sobre todo lo que había pasado. Finalmente, Yvette le insistió a Nicole que le mostrara el certificado de divorcio, así que Nicole lo sacó de mala gana y se lo mostró. Cuando Yvette lo vio, suspiró aliviada.

“¡Eric Ferguson, ese estúpido! ¡Se arrepentirá de esto!”.

Nicole miró al suelo. “Incluso si se arrepiente, ya no tiene nada que ver conmigo. Ahora es un desconocido para mí”.

"¡Bien hecho, amiga! ¡Solo tienes que ponerse de pie en tu balcón para que tus admiradores hagan cola por ti, desde la puerta de tu casa hasta las afueras de la Ciudad del Oeste! Ese tonto ni siquiera podrá encontrar dónde se termina la cola”, se rió Yvette con desprecio.

Nicole recordó de repente que había dejado unos documentos importantes en la casa de Eric, así que tenía que volver para buscarlos. Yvette se ofreció a acompañarla, a lo que Nicole accedió, después de pensarlo.

Lo que Nicole no esperaba era ver a la madre de Eric, Quinn, en el momento en que regresó. Quinn siempre iba a su casa sin avisar y se paseaba como si fuera la dueña del lugar.

Quinn se puso descontenta cuando vio a Nicole volver con una extraña. Levantó la cabeza y miró a Nicole y a su amiga con desprecio.

“Nicole, ¿no te he dicho que tenemos muchos documentos confidenciales en la casa? No puedes traer a extraños aquí. ¿Me escuchas?”.

Yvette se quedó atónita, y respondió rápidamente: “¿A quién llamas extraña? ¿No crees que eres demasiado engreída y puedes insultar a la gente como quieras?”.

Yvette era una princesa mimada y querida por su familia. ‘¿Cómo se atreve esta loca a ridiculizarme tan atrevida?’.

Yvette ya se daba cuenta del tipo de vida que llevaba Nicole mientras vivía aquí, y se enfureció aún más.

Quinn se comportó descortés y miró a Yvette de arriba abajo. “No creas que puedes pretender ser de la élite sólo por llevar este traje pirata. ¡He visto a mucha gente de clase baja como tú, que sueña con casarse con un hombre rico!”.

Yvette hizo una expresión de rabia. El rostro de Nicole estaba incómodo mientras decía: “Ella es mi amiga. Por favor, muestra algo de respeto”.

Nicole siempre andaba con humildad en la casa de la familia Ferguson, y nunca se atrevió a contestar directamente a Quinn.

‘¿Y ahora se atrevía a contestarme delante de extraños? ¡¿Esta mujer ruda y de origen desconocido se atreve a hablarme así?!’, pensó Quinn.

Ella se puso furiosa y gritó: “¿Respeto? ¿Acaso la gente de tu lado merece el respeto? Nicole, deberías estar agradecida de que nuestra familia te aceptó como nuera. Has vivido muy bien en nuestra casa durante los últimos tres años. ¿Olvidaste de qué pozo de barro saliste? Esta chica que trajiste a casa es probablemente igual que tú. Las dos se ven desagradables, ¡así que lárguense de mi casa y no ensucien mi piso!”.
Comments (1)
goodnovel comment avatar
Nohelia Mendoza
está novela la estoy leyendo en otra app... ¿cuál es la verdadera?
VIEW ALL COMMENTS

Related chapters

Latest chapter

DMCA.com Protection Status