Catalog
90 Chapters
10. ¿En realidad es por la cazadora?
«¿Crees que las chicas de tu edad se deban comportar así?»«No»«¿Crees que no me entero lo que le dicen tus compañeras a sus madres sobre ti?»Silencio.«¿En qué invertimos? ¿En una joven que se de a respetar en la sociedad ó en una muchachita que salta de cama en cama cuando se siente sola?»«En una joven»«Nadie te va a respetar si no te respetas tú primero, valórate, hija»Silencio de nuevo.Con la cabeza agacha, sin poder mirar a su madre a los ojos, Rebecca estaba sentada en una silla del jardín de su casa con su madre al frente.«¿Quieres ser como esas con las que anda tu padre? ¿Quieres romper una familia, un hogar, una pareja?»No.—Ya no sé qué hacer contigo, todo el mundo pasea tu nombre
Read more
11. Me quedo
La puerta se abrió en una clara invitación de que podía pasar. Uff, que alivio.Adentro la casa estaba calientita, no como afuera. Angel le extendió la mano y él se la estrechó de inmediato.—Soy Angel, un gusto.Aquel hombre definitivamente no era el padre de Becca, era obvio, así que no le dijo 'señor Belov' para no quedar mal parado.—Igualmente—le soltó la mano y Dylan miró a todos lados en busca de la rubia—. ¿Y, Becca?«Qué intenso» Pensó para sus adentros el hombre.—Está arriba, no ha bajado desde la tarde—cosa que muy pocas veces hacía pues le gustaba estar rodeada del ruido y de las personas.Dylan se removió incómodo, ansioso.Y valiente corazón de león, decidió preguntar.—¿Puedo subir?—Angel levantó
Read more
12. Eww, celos
Becca saltó el sofá que la dividía de Dylan, cayéndole encima. Pero él los hizo rodar hasta quedar encima de ella y con las pantuflas fuera de su alcance.Se reían.Dejaron de reír poco a poco al ver que sus labios estaban muy cerca, de hecho, ambos estaban muy cerca. Dylan podía ver por completo el azul de Becca, lo delicada de su nariz y lo perfectos que eran sus labios.Becca, a su vez, estaba quieta mirando cada detalle del rostro de él. Esas pestañas enroscadas y gruesas, su nariz, la boca grande de labios mordibles y lo oscuro de sus ojos, que no eran negros. Eran tan oscuros que solo el negro se les asemejaba.Podían besarse. Sí, allí, podían hacerlo.—¿Por qué llorabas?—preguntó de nuevo Dylan rompiendo el encanto del momento con su ronca voz.Se levantó poco a poco, sentándose en el suelo y
Read more
13. Lugares especiales
—¿Adónde vamos?Era la décima vez que Dylan preguntaba mientras ella conducía.Resopló, qué chico tan intenso.—A la iglesia.Aquello arrancó una carcajada muy grande de los labios de él. Era como si le contasen el chiste más divertido del mundo. ¡Claro, cómo no! Rebecca visitando la iglesia, primero caía nieve en el desierto antes de que aquello fuese real.Ella lo miró mal, ¿qué le hacía gracia?Parando de reír, Dylan estuvo a punto de preguntar nuevamente adónde iban, pero el auto se detuvo.Oh, ya habían llegado.Becca bajó, rodeó el auto y lo guió hasta uno de sus lugares favoritos de la ciudad. La iglesia de St. Dunstan.Con dedos ágiles le quito la venda de los ojos a Dylan, y se mordisqueó el labio esperando alguna palabra de él.<
Read more
14. Loco
—Mañana, ¿a qué hora?—¿Qué?Estaba por completo anonadada, sorprendida de verdad.Él se inclinaba hacia el interior del auto mientras tenía la mano apoyada en la puerta, ya afuera del auto.Le sonrió.—¿A las dos y media? Bien, yo te paso recogiendo.Su boca casi colgaba, Dylan cerró la puerta y se fue directo hacia el auto de él. Parpadeó como tonta, no tenía ni idea de lo que acababa de pasar pero eso no evitó que una sonrisa se le extendiese por el rostro.Estacionó frente a su casa, sacó las compras y su bolso antes de casi flotar hacia la entrada de su hogar. Apenas entró se encontró con el rostro preocupado de su madre.—Becca, niña, ¿dónde estabas? Tú teléfono sonaba sin cobertura.Ella sonrió aún más,
Read more
15. El brunch
Corriendo a través de la ciudad en la madrugada como si Jack el destripador la siguiese para sacarle todos los sesos, así estaba Becca.Dylan trató de acompañarla pero luego tendría que explicar qué hacía entrando a la casa en la mañana cuando lo creían en su habitación, así que ayudó a Becca a salir por la pequeña ventana y luego ella se echó a correr.Y corría muy rápido, cómo si tuviese un motor en el trasero.Sintió alivio cuando vio la señal de tráfico que nombraba la calle de Isaac Street, corrió directo hacia la entrada de Cromwell Village esperando a que el vigilante en la casilla de entrada estuviese despierto.El señor Fitzgerald vio a la joven acercarse y pensando que alguien la perseguía por lo rápido que corría, abrió la verja para que ella entrase.—
Read more
16. Ups
—¿No tienen calor? Deberían... Relajarse un poco.Rebecca cruzó los brazos mientras les servían la comida, aquello hizo que sus pechos se viesen más grandes, eran difíciles de ignorar.Chad se llevó un trozo de pollo a la los labios con cierta risita.—A todos no nos da calor estudiar, ¿has ido a un doctor a ver porqué se te recalientan las neuronas, Becca?Y dale que te pego con eso.Ella le sonrió—. Fui al mismo que tú, dice que le devuelvas las que te prestó.Emily se reía, estaba acostumbrada a eso ya. Dylan por su lado apretaba los labios para no reírse y Beth solo sonreía.Emily captó la intención de la rubia, quería meter al agua a Dylan, y la comprendía. Era un chico a la medida, ni muchos músculos ni tan escuálido.—¡Métanse a la piscina!
Read more
17. La fiesta y un huevicidio
—¡Corre, corre, corre!Mala idea.—¡Cuidado con la esquina!Le iba a dar un ataque, Dios santo.—¡Cállate Sanders!Chad siguió empujando con más fuerza el carrito de Jane, pronto se estrellarían contra algún estante.—¡Chad la esquina!Nada, directo contra el estante de huevos.Fue un huevicidio.La mañana había sido solo de Becca y él, pero al medio día ya estaban cada uno separándose pues era la tan esperada fiesta de Jane y Emily. Para ser más productivos se habían separados en grupos, a Dylan le picaba la mano por escribirle a Rebecca y a ella igual pero estaban atrapados en sus cosas asignadas.—Bien, son 500 libras.Por. Amor. A. Dios.¡Ni que fueran los huevos de la gallina de oro!Aquello era el salario de una semana de una persona promedio, y
Read more
18. Lo que en realidad pasó
Ella protestó varias veces, decidida a hacer que Dylan no le voltease los sesos a aquel inepto.Se lo merecía pero Dyl no se podía estar liando a puñetazos con cualquiera.Apenas salieron de la casa para evitar ser vistos y armar un alboroto, él lo arrastró hasta un lado de la casa donde habían arbustos y no había casi nadie.Lo soltó, y el chico de inmediato se le lanzó al cuello.—¡Y a ti, ¿qué? Imbécil!Dylan no caí en provocaciones, él iba a lo que iba, no se andaba con eso de amenazas ni nada. Te vi, te molí a palos y me fui. Simple y rápido.Cayeron al suelo, si Becca gritaba llamaba la atención así que se quedó quietecita alentando a Dylan a que le voltease el esófago.Con dos golpes de Dylan la boca del chico sangraba bastante, era atemorizante la fuerza que tenía
Read more
19. Las apariencias engañan
—¡Dylan!Zoe chilló asustada al ver a su hermano mayor tirar del cuello de la camisa de Gael como si fuese un muñeco de trapo.Tenía cara de estar mosqueado.—Déjalo, no estábamos haciendo nada malo.Gael miró de un hermano a otro, la v
Read more
DMCA.com Protection Status