El Pecado de un Ángel - Libro I - Trilogía Ángel

El Pecado de un Ángel - Libro I - Trilogía Ángel

By:  Dia Mond  Completed
Language: Spanish
goodnovel16goodnovel
9.4
Not enough ratings
46Chapters
53.9Kviews
Read
Add to library
Report
Overview
Catalog
Leave your review on App

Con solo 18 años creí tener la vida resuelta, el camino de la iglesia, sería mi camino, mi madre orgullosa me apoyo en cada paso y no pensaba faltarle a ella, pero... La vida y sus caprichos tenían otros planes para mí. En sus brazos conocí el pecado dejándome llevar por la y otros demonios, sin pensar que él se desvanecería un día después, como aquel amor que me profeso. Ahora me veo sola y sin apoyo, preguntándome ¿Qué haré?

View More

Latest chapter

Interesting books of the same period

Comments
No Comments
46 chapters
Prologo
Aimé BombellesCamino hasta mi casa, mi madre me espera con un almuerzo especial, nuestros últimos días juntas han pasado más rápido de lo que pensaba, aún tengo dudas, pero quiero cumplir con mi promesa, ella es lo único que tengo en este mundo y si piensa que esto es lo mejor para mí, lo haré sin pensarlo dos veces.Abro la puerta y la veo sentada en la mesa de la cocina, el aroma a frutas frescas es exquisito, mi madre está sentada en la cocina al lado de la estufa, nuestra casa no es un palacio, pero es agradable, me sonríe al verme entrar y me invita a sentarme a su lado.– Debemos dar gracias a Dios por todo lo que tenemos – dice, como adivinando mis pensamientos – y por lo que vendrá – junta sus manos y la escucho rezar en latín.Le acompañ
Read more
Capítulo I
Aimé Bombelles– ¿Aimé? – Pronuncio mi nombre como preguntando y provoco de inmediato que mis ojos se cristalizaran. – Aimé, ¿eres tú?, princesa por favor respóndeme – Escuché mientras limpiaba mis mejillas.– Hola, si soy yo – dije en un susurro, para luego escuchar como la risa de mi hermana se quebraba - no llore, bonita, estoy bien, leí tus cartas, tuve que esconder todo por este tiempo – me excusé de inmediato mientras su hipido se hacía presente en la línea.– Es solo … Es solo que pensé que nunca me contestarías, menos que comprarías un móvil … - Su emoción era grande, esa capacidad de pasar de una emoción a otra tan rápido, suspiré porque entendí que ella no había cambiad
Read more
Capítulo II
Máximo D’AngeloDerrotado salí de la sala de partos, allí había batallado casi hora y media para detener la hemorragia de la paciente, hasta que otra especialista había entrado a relevarme, limpié con desespero mis manos y cambié mi polo de uniforme por otro, ya que estaba totalmente manchado con sangre, suspiré y miré en todas las direcciones para encontrar al esposo, luego recordé a su bebé y caminé hasta la zona de maternidad, intuitivamente hasta los cuneros.Cuando me senté a unos asientos de él, el hombre sonreía, su hijo estaba siendo cuidado por una enfermera, ella se veía que le dedicaba interés al bebé, me di cuenta de que era la misma con la que había recibido a la ambulancia, sus hermosos ojos la delataban, tan azules como el cielo y profundos como el mar, suspir&eacu
Read more
Capítulo III
Salvatore D’AngeloHabla por el móvil con mi hija, quien estaba en una muestra en uno de los viñedos vecinos, habían pasado un par de meses desde que acordamos contratar a alguien más para que me ayudara en la empresa, la llegada de Santino me había caído como anillo al dedo.Por otro lado, Máximo nos había hecho saber que en unos días seguiría su voluntariado en Roma por unos meses y luego volvería de a poco, Sonia últimamente andaba buscando información sobre su familia. Días atrás nos enteramos de la muerte de una de sus sobrinas, y su ánimo decayó considerablemente.Ella nos ha apoyado en muchas ocasiones, especialmente a mí, por lo que decidimos viajar junto a ella a donde sus familiares y saber que había pasado. Santino preparó el viaje mient
Read more
Capítulo IV
Aimé BombellesDespués de ese encuentro con el doctor Máximo, mi corazón no dejó de latir rápido por un buen rato, de hecho, en los días venideros cada vez que lo veía o podía sentir su aroma cerca mis nervios se elevaban y decidía salir del lugar, creo que él aún no se daba cuenta de que yo era una religiosa, eso tampoco era un secreto.Camina hacia la zona de maternidad en busca de la hermana Laura, ella se había hecho cargo de algunos recién nacidos que necesitaban cuidados especiales, le quería avisar que saldría hacia el correo, la madre superiora me había autorizado a salir, mi excusa fue que le enviaría una carta a mi madre, contrario a eso iba en busca de lo que mi hermana me había enviado, no por necesidad, pero si por saber cómo estaba, verla en fotos y poder volver a
Read more
Capítulo V
Máximo D’AngeloSentado en la oficina de nuestra consulta, restregaba mis ojos con mis manos, decía que estaba cansado, era poco, había algo en los últimos días que no me dejaba dormir, escucho mi nombre a los lejos y me doy cuenta de que me solicitan en la recepción, de inmediato me pongo de pie y salgo para ver que está pasando, puede que sea un accidente, ya estoy algo paranoico con urgencias.Para mi sorpresa me encuentro con mi hermano, nos abrazamos y sorprendido me dice que me veo bien, no me doy cuenta cuando Darío llega a nuestro lado, Santino y él se saluda, ellos se conocen hace tiempo, charlamos por un momento, hasta que nos damos cuenta de que algunas enfermeras nos observan, algo nervioso le pido a mi hermano que me espera que marcara mi hora de salida e iría con él a alguna parte.– Pap&aa
Read more
Capítulo VI
Salvatore D’AngeloRecién mis hijos habían salido del hotel hasta el recinto en el que Máximo estaba llevando su voluntariado, habíamos hablado de hacer una donación y estaba hablando con uno de mis abogados para hacerla efectiva, al cortar me quedé viendo por la ventana, como pasa el tiempo. Ahora las cosas son algo más fáciles, al ver a los chicos tan animados, me hizo comprometerme con ellos para recibir propuestas para una posible operación.Suspiro pesadamente mientras reviso algunos documentos, Sonia duerme en la otra habitación, estaba triste al no haber encontrado a su sobrina, pero Máximo se había comprometido a buscarla mientras estuviera en la ciudad, ya que aún le quedaban algunos meses de voluntariado y nosotros debíamos marcharnos, no me gustaba dejar a Isabella sola por mucho tiempo.

Read more

Capítulo VII
Aimé BombellesDesperté algo desorientada, estábamos en la habitación de la casona, debíamos ir al convento, hoy era ese día en que pondríamos nuestro plan de acción, nuestro turno comienza por la noche y duraba 16 horas aproximadamente, suspiro aún con flojera, hoy me he permitido muchas cosas y entre esas sé floja.De pronto siento unos pasos fuertes, me pongo de pie enseguida y busco mi hábito, esa noche había dormido casi desnuda, a diferencia de los demás días, mi trance aún no pasaba, estaba segura de lo que haría, pero aun así estaba algo asustada, unos toquidos me alertan en la puerta, despierto a Laura quien se mete en el pequeño baño de la habitación, junto a su hábito, escondo algunos paquetes de golosinas y dulces que la noche anterior habíamos tra&iacu
Read more
Capítulo VIII
Máximo D’AngeloSerá pecado lo que estoy haciendo, me lo pregunto una y otra vez mientras no despego mis labios de su blanquecina y tersa piel, me dejo llevar, siento que mi cuerpo no me pertenece, escucho sus jadeos mientras exploro su virgen y ferviente cuerpo, mi boca baja poco a poco los montículos de sus exquisitos pechos, para así poco a poco llegar hasta su intimidad, con suaves movimientos abro de a poco sus piernas dejándola totalmente expuesta para mí.Ante mis ojos esta ella, rendido a su belleza no despegó los ojos de su cuerpo y lejos de querer huir de este sentimiento que me consume, me hipnotiza su mirada en mis movimientos, la ansiedad hoy no es mi amiga y pronto bajo mi rostro para volver a rozar levemente su piel.– Por favor – escucho su dulce voz y no puedo detenerme.Entro en ella
Read more
Capítulo IX
Salvatore D’Angelo.Me apresuré a pedir que tuvieran el avión listo, las palabras de esos buitres me habían dejado helado, como es posible que Pía haya escondido tanto, como es posible que mi hijo la haya amado tan ciegamente, suspiré pesadamente mientras iba de un lado a otro en la oficina, volví hasta el escritorio a ver las fotografías, la prueba de ADN, cerré los ojos y no pude evitar sentirme una mierda.Era realmente una mierda como persona, como padre, había fallado épicamente, como me dejé llevar por una chiquilla que lo único que buscaba era dinero y seguir con esa vida de lujo que jamás fue suya, por mantener las apariencias, incluso trato de ocultar su embarazo, pedí a uno de mis hombres que investigara todo, quería saber si todo era real, si todo había sido real.
Read more
DMCA.com Protection Status