Ríndete: El amor del jefe

Ríndete: El amor del jefe

By:  Brenda Balzac  Completed
Language: Spanish
goodnovel16goodnovel
9.8
Not enough ratings
41Chapters
25.3Kviews
Read
Add to library
Report
Overview
Catalog
Leave your review on App

Gema se ve obligada a dejar su trabajo como ayudante de cocina debido a la presión de una amenaza y termina llegando a la mansión Blackwell, donde sin ella planearlo, acaba trabajando para el dueño: un magnate engreído, tan peligroso como hermoso y frío como el hielo. Ella desea acabar con sus problemas y Colin Blackwell solo quiere una sirviente personal. Él un jefe insoportable. Ella una mujer paciente. Él un insolente. Ella un diamante en bruto. ¿Se rendirá ante las pretensiones y el amor de su jefe? ¿Se rendirá él ante tanta dulzura y carácter? La disputa comienza. Novela perteneciente a la saga EL AMOR DEL JEFE que consta de dos historias más que son: ATADA A ÉL y SEÑORITA JACKSON. No es necesario leer en orden, son historias independientes cada una. HISTORIAS CON DERECHOS DE AUTOR. NO COPIAR, NOVELA REGISTRADA.©®

View More

Latest chapter

Interesting books of the same period

Comments
No Comments
41 chapters
PRÓLOGO
Era el inicio de la primavera en la bella ciudad de Londres, el tibio clima dejaba a un lado los días fríos y lluviosos del invierno pasado. Sin embargo, el magnate lidiaba con un millonario y sorpresivo robo en su mansión.Ella, con sus atributos físicos y rostro angelical, esperaba lograr eludir las acusaciones. No obstante, nada imaginaba, ni siquiera se le cruzaba por la cabeza prever las artimañas de su perverso jefe.—¿Ocurre algo? —Se le borró la sonrisa pícara al notar la mirada severa de Colin Blackwell, su jefe no parecía estar de buenas esa mañana—. ¿Señor… ? —preguntó de nuevo, sintiéndose casi descubierta.—¿Señor...? —La imitó con un tono de v
Read more
CAPÍTULO 1
Tres meses más tarde...   Gema tarareaba una canción sintiendo la fresca brisa acariciar su rostro, mientras iba de camino a su trabajo en su adorada bicicleta. No era una amante de los deportes, pero vaya que le encantaba pedalear cada vez que podía. Su vida era como hacer malabares, iba de aquí para allá casi todo el día y compararse con una hormiguita arriera le quedaba pequeño. Siempre había querido una vida mejor para ella y sobre todo para sus padres casi ancianos, por eso trabajaba en un restaurante de comida variada que se encontraba a dos calles de la plaza de Covent Garden y cerca de la Royal Opera House. Tanto la plaza como sus alrededores hacían del lugar algo atractivo para los turistas y ciudadanos. —¡Buenos días! —Abrió la puerta y el tintineo de la campanilla se oyó en la entrada. Entró al restaur
Read more
CAPÍTULO 2
Tomó asiento en una banca del solitario y pequeño parque donde iba cuando ya no podía más, cuando sentía que se asfixiaba al no poder hacer algo más por todos. ¿Acaso ese era su destino?, se preguntó con premura, como tratando de no negar ni aceptar una respuesta innecesaria. No fue capaz de reprimir el llanto y simplemente se quebró entre lágrimas y sollozos. Quería hacer algo más, lograr todo y llegar más allá. Quería llegar tan lejos como pudiera, pero el destino se empeñaba en hacerla ver como una tonta dando patadas en el agua. Colin regresó cansado a la mansión, los ojos casi se le cerraban debido al sueño. Planeaba descansar una buena siesta antes de madrugar como cada día, ya que no dormía mucho. Sus días eran muy ocupados, con suerte podía dormir después de media noche, pero a las cinco de la mañana debía estar listo para comenzar de nuevo la rutina. Read more
CAPÍTULO 3
La voz de su madre la sacó de sus pensamientos y ella dio un respingo. —Gema... ¿Dónde tienes esa pequeña cabecita? —La miró con ojos tristes. —En ningún lugar mamá, solo pensaba. El médico dijo que tomando sus medicamentos y guardando reposo, vivirá muchísimos años más... —Intentó animarla. Giselle negó, sabía que no podrían permitirse todos esos gastos. —¿Y con qué dinero vamos a comprar los medicamentos? —El semblante se le ensombreció. —Los medicamentos los cubre el hospital, mamá, ¿lo habías olvidado? —Le mintió. Ya buscaría una forma para juntar el dinero. —¿De verdad? No recordaba. Bueno, si es así me quedo más tranquila... —El rostro de Giselle se iluminó y sonrió. S
Read more
CAPÍTULO 4
La noche anterior James la obligó a dormir en una habitación en penumbras y sin más opciones tuvo que hacerlo, aunque la ansiedad no le permitió conseguir el sueño y los intentos de escaparse acabaron por dejarla devastada. La habitación no era más que un cuartucho de objetos olvidados que el hombre usaba para esconder las evidencias de su culposas de sus actos . Observó el pomo de la puerta que había a su costado, pero antes de tocarlo se asomó a una pequeña ventana que se hallaba al otro extremo y por lo que logró ver, eran aproximadamente las cinco de la mañana; el amanecer estaba cerca. Un inquietante frío le recorrió los pies cuando notó que la puerta estaba cerrada con llave. Forcejeó una y otra vez intentando abrirla pero le fue imposible. —Dios... ¿Ahora qué voy a hacer? Mis padres deben estar tan preocupados por mí... —susurró con preocupación.Read more
CAPÍTULO 5
«Vamos Gema, no puedes rendirte así», su voz interior pareció hablarle y hacerla entrar en razón. Se levantó, encendió la luz y lanzó sobre la cama un bulto de periódicos. La idea de buscar la sección de empleos no le parecía nada mal, al menos comenzaría por algo y no se rendiría a la primera. Ella no era una cobarde ni iba a serlo al primer momento de angustia. La mayoría de empleos se trataba sobre camioneros, bailarinas y expertos en turismo con experiencia. Sin embargo, una pequeña luz de esperanza pareció brillar tras las palabras de un nuevo anuncio: «Se necesita mujer de veinte a treinta años con buena actitud, honrada y dispuesta a trabajar bajo presión como la servidora personal de una persona muy ocupada. Se otorgará ayuda estudiantil. No se requiere experiencia, solo una excelente actitud y honestidad». Aquella propuesta prometía, pero lo único qu
Read more
CAPÍTULO 6
—¿Y qué hacía la servidora personal anterior? —Juntó sus manos. Quería parecer muy segura, pero no sabía si lo estaba logrando.—Se desempeñaba en muchas áreas: desde ser secretaria, mi reemplazo en caso tal que yo enfermase o no pudiera estar presente, acompañarnos al señor y a mí en nuestros múltiples viajes y reuniones... Y en cuanto a las exigencias del señor Blackwell: siempre deberá esperarlo en casa con una cena exquisita, arreglar su habitación, limpiar su habitación, preparar su baño, comunicarle recados míos o viceversa, escoger sus trajes para cada semana junto a su diseñador Dave, organizar reuniones o fiestas en la mansión, estar al pendiente de su medicina y vitaminas...Gema se encontraba to
Read more
CAPÍTULO 7
Ya eran finales del mes de junio y el verano anunciaba los intensos rayos de sol que empezaban a calentar las ventanas del frío hospital. El movimiento del personal se hacía cada vez más ruidoso, lo que poco a poco sacó a Gema de su descanso. Con ambas manos se frotó los ojos, se incorporó sobre el molesto asiento y aprovechó la soledad del pasillo para escabullirse dentro de la habitación de Peter.Se quedó pasmada observando una bonita imagen de sus padres, una más de las tantas que Gema había presenciado desde niña: Giselle era reacia a soltar la mano débil de su marido, aun estando dormida. No quiso despegarse ni un solo minuto de él y pasó la noche en vela cuidando de su amado pelirrojo. Lo amaba demasiado. Esperaba que su cariño le infundiera ganas de vivir y la fortaleza para seguir luchan
Read more
CAPÍTULO 8
La mañana siguiente Gema se levantó más temprano que de costumbre, los nervios no le permitieron dormir en calma. Acabó de vestirse y se miró por última vez en el espejo antes de recoger su cabello rojizo en un moño alto y aplicarse un poco de maquillaje en el rostro para disimular su piel pálida. Sin perder más el tiempo salió del apartamento y tomó el autobús. El reloj casi marcaba las nueve y media de la mañana y los nervios le estaban jugando una mala pasada. Cuando por fin llegó a la mansión, otro joven muy educado la recibió y acompañó hasta el estudio. Una vez frente a la puerta, tocó y oyó la voz de Carter, quien le pidió que pasara.No sabía si había sido su imaginación, pero notó que cuando Carter la vio, el rostro del hombr
Read more
CAPÍTULO 9
Las piernas le flaquearon cuando él fijó la mirada en ella de nuevo y le regaló una sonrisa ladina. Nunca había experimentado algo parecido.—El placer es mío, señor Blackwell. —Le regaló una sonrisa, tratando de parecer lo más cómoda posible. Siempre creyó que su nuevo jefe era un vejestorio amargado, pero ya veía que no.Colin saludó a Carter con un apretón de manos e invitó a ambos a tomar asiento. Un camarero les tendió el menú y esperó pacientemente.—¿No nos hemos visto antes, señorita? —Se dirigió a la nerviosa pelirroja.—No lo creo, señor Blackwell. —Negó y respondió d
Read more
DMCA.com Protection Status