PROHIBIDA  -  Serie Herederos del Imperio 1

PROHIBIDA - Serie Herederos del Imperio 1

By:  Day Torres  Completed
Language: Spanish
goodnovel16goodnovel
9.9
Not enough ratings
106Chapters
155.2Kviews
Read
Add to library
Report
Overview
Catalog
Leave your review on App

NOVELA COMPLETA. La historia terrible de un amor prohibido. Cuando Leo Di Sávallo se da cuenta, a sus dieciocho años, que se ha enamorado perdidamente de la única chica en el mundo de la que tiene prohibido enamorarse, reclama la fortuna de su abuelo y la usa para alejarse de ella. Ocho años después se ha convertido en un millonario arrogante y oscuro, incapaz de sentir ninguna clase de afecto por una mujer. Ocho años después aquella chica, a pocas semanas de casarse con su prometido, decide cerrar esa página de su vida que ha estado rompiéndole el corazón ya por demasiado tiempo. Pero antes... antes necesita verlo. Un cariño inocente que se convirtió en una tormenta imparable. Un secreto de sangre que los separa. Un reencuentro que detonará recuerdos y pasiones imposibles. Un amor tan doloroso, con consecuencias tan terribles y hermosas, que puede destruir una familia, un imperio, y a los dos corazones atados a él. Porque después de todo, él ya no tiene corazón y ella... ella es una mujer Prohibida. Booktrailer y avances en video en el canal de YouTube de la autora.

View More

Latest chapter

Interesting books of the same period

Comments
No Comments
106 chapters
PREFACIO
 Leo tenía cuatro añitos y era el niño más tierno que alguien podía imaginar. Su carácter vivaracho y feliz iluminaba cualquier espacio en que se encontraba, y Gaia daba gracias al cielo porque Leo era demasiado pequeño cuando todo había ocurrido, y los oscuros sucesos de su pasado no habían afectado su personalidad o su alegría.Todos recordaban aquel día porque había sido el último anuncio de un bebé dentro de la familia Di Sávallo. Todos se habían reunido para felicitar a Malena, que esperaba su segundo hijo y el que sería por un tiempo el más pequeño de la familia. Nadie sabía exactamente cómo, pero en un momento Leo pegó su pequeña oreja a la insipiente pancita de la colombiana e hizo su declaración:—Es una niña. —Todos rieron, porque con ocho semanas era imposible s
Read more
CAPÍTULO 1. «ÉL»
Mía observó su imagen en aquel espejo que cubría toda la pared, y no necesitó que nadie le dijera que se veía hermosa. Ya lo sabía.Con sus veintidós años, era el resultado de la mezcla perfecta y precisa de los genes de un italiano y una colombiana, era imposible que aquel vestido se le viera de cualquier otra forma que no fuera genial. Tenía los ojos oscuros y los rasgos suaves de su madre, pero había heredado el cabello castaño y la piel blanquísima de su padre. Después de todo y según su tía favorita, era imposible que la genética de los Di Sávallo no dominara.Sin embargo, en algo más era exactamente como su padre. Mientras su hermana Alexia había sacado el carácter recio y determinado de Malena Hitchcock, Mía tenía el corazón blando y el espíritu persistente de Ángelo.Esa era la raz&
Read more
CAPÍTULO 2. ¡MÍA!
 Leo apuró el trago, mirando al otro lado de la sala, y se juró que cuando terminara con todo aquello se iba a tomar unas largas y merecidas vacaciones, de ser posible en un lugar en medio del desierto donde su celular no tuviera señal; quizás así realmente descansaría.Aquella Gala Benéfica tenía de todo menos de benéfica. Era solo una excusa para que aquella banda de pirañas financieras se reuniera, o bien para cazar a su próxima víctima, o bien para alardear de sus futuras estafas. Conseguir la invitación había corrido por parte de Guido Ferrada, su socio y mejor amigo desde hacía unos años.Guido era su voz en las sombras, y Leo lo prefería de esa manera, porque juntos formaban una defensa que hasta ese momento ningún cretino de aquellos había logrado atravesar.En el par de horas que llevaba allí, hab&iacut
Read more
CAPÍTULO 3. DESTERRADO
 No lo vio. Estaba tan obcecado por la idea de Mía casándose con otro que sencillamente no vio al animalito hasta que ya era demasiado tarde, al menos para él. El coche derrapó sobre las llantas delanteras y Leo dio al volante un giro brusco hacia la derecha que estampó toda la parte trasera del auto contra un árbol que estaba demasiado cerca de la carretera.Sintió el tirón del cinturón de seguridad y el golpe de la bolsa de aire sobre su rostro. Solo agradeció mentalmente haber dejado a Guido en su departamento hacía media hora, luego todo fue oscuridad.La conciencia llegó luego, aunque no supo exactamente cuándo. Esperaba escuchar la sirena de alguna ambulancia, los gritos de los paramédicos o al menos el sonido persistente de la máquina de signos vitales; pero en lugar de eso las drogas, su cerebro embotado o quizás la ansiedad que lo corro&
Read more
CAPÍTULO 4. ITINERARIO
Guido metió las manos en los bolsillos mientras caminaba por el largo pasillo que conectaba el astillero principal con las oficinas. Sentía cierta tranquilidad porque Leo estuviera en Lago Escondido, llevaba meses trabajando sin descansar y era obvio que el asunto de Mía lo había trastornado demasiado.Leo acostumbraba a ser un mujeriego sincero, de los que les decía de frente a las mujeres que solo las quería para una noche, y Guido no entendía cómo aun así se iban con él. Lo había conocido pocos meses después de entrar en la universidad de Oxford. Cada uno era más huraño que el otro y eso había acabado por convertirlos en los mejores amigos.Guido había perdido a su familia en un accidente hacía un par de años, pero vivía cómodamente de un fideicomiso que sus padres habían dejado, y bajo la tutela de una abuela que lo ador
Read more
CAPÍTULO 5. ALUCINACIONES
 Leo se envolvió en una manta, evitándose la molestia de ponerse una playera o un abrigo. El dolor había disminuido un poco en las últimas cuarenta y ocho horas, pero no sentía una necesidad especial de arreglarse o, en el más simple de los casos, ponerse ropa. Un bóxer, una manta y la calefacción de la casa eran más que suficientes para soportar el invierno en aquel lugar.Se sentó en la terraza y miró al cielo a través de la estructura de vidrio y acero. Estaba oscuro a pesar de que todavía era media tarde. La tormenta había llegado más rápido de lo que se esperaba, y lo copos de nieve formaban remolinos sobre el techo, moviéndose con una ventisca bastante severa.Leo acomodó el brazo izquierdo en forma de ele (L) contra su torso, evitando moverse todo lo posible, y alargó el otro para tomar la botella de… no estaba
Read more
CAPÍTULO 6. ¡VETE!
CAPÍTULO 6. ¡VETE! Ocho años. Habían pasado ocho años desde que Mía había tenido a Leo tan cerca, pero seguía estremeciéndose con tu tacto, tanto como la primera vez. Sintió aquellos antebrazos fuertes ceñirse tras su espalda y se le fue un suspiro que no tenía nada de tristeza y sí mucho de añoranza.Leo cerró los ojos, porque si aquel no era un sueño, entonces el mismo infierno había decidido llegar hasta él. El aliento de Mía era caliente y suave, y podía sentirlo contra su oído como una maldita invitación. Sintió todo su cuerpo despertar en una sola sacudida, cada terminación nerviosa de su piel existía únicamente para sentirla a ella…Nunca en ocho años había compartido con una mujer un momento tan íntimo como aquel minuto que le tom&oacu
Read more
CAPÍTULO 7. SOLOS
 —¡Maldición! —gritó Leo, arrastrándola dentro de la casa mientras hacía caso omiso al dolor que le atravesaba el pecho.Cerró la puerta tras él de una patada y puso a Mía suavemente en el suelo.—¡Mierda! ¡Mierda! —sentía el corazón en la garganta, las manos temblorosas y no de frío precisamente y la cabeza completamente nublada por el miedo. Mía estaba cada vez más pálida si eso era posible—. ¡Mía!... —la llamó con urgencia, sacudiéndola—. ¡Mía!La vio abrir los ojos despacio y gruñirle una respuesta ininteligible y llena de insultos. Respiró con alivio durante un segundo antes de ponerse histérico.—¡¿Cómo se te ocurrió hacer eso?! —la regañó a gritos.Se echó atr&a
Read more
CAPÍTULO 8. ESTO ES MALO
 —¡Siempre! —intentó reírse Mía mientras respondía con una broma a aquel: «Estás ardiendo».—No seas infantil. Estoy hablando en serio —la apremió Leo, separándose un poco de ella—. Tienes fiebre. ¿No te sientes mal?Mía apartó sus manos y dejó de sonreír.—Estoy bien, no te preocupes.Dio un par de pasos atrás y Leo negó con la cabeza.—No me llamo Ángelo Di Sávallo —rezongó. Estaba muy consciente de que Mía tenía aquella costumbre de no quejarse porque su padre era de corazón suave, y si la veía solamente estornudar ya se ponía al borde del colapso—. Sé muy bien cuándo no estás bien.—Tienes razón, eres Leo Di Sávallo —contestó ella con un tono tan tri
Read more
CAPÍTULO 9. TE EXTRAÑÉ
Los antebrazos de Leo rodeaban su abdomen, sosteniéndola, y Mía dejó caer atrás la cabeza con un gesto de dolor.—¿Qué me hiciste? —reclamó.—Yo nada, pero el choque te lastimó —murmuró él, apoyando la mejilla contra su cabello con preocupación.—¡Pero no me había sentido nada!—Es el golpe de adrenalina, yo estoy igual —confesó y Mía arrugó el entrecejo, recordando vagamente que había visto una mancha oscura, enorme, en el costado de Leo.—Tú también estás lastimado… —dijo intentando darse la vuelta pero él no se lo permitió.—Vamos a dejar así las cosas. Es mejor que descanses. ¿De acuerdo?No, no estaba de acuerdo, pero Mía no se sentía con fuerzas para protestar. Quizás fuera cier
Read more
DMCA.com Protection Status