Una noche en Grecia

Una noche en Grecia

By:  sheyla garcia  Completed
Language: Spanish
goodnovel16goodnovel
9.8
Not enough ratings
85Chapters
74.9Kviews
Read
Add to library
Report
Overview
Catalog
Leave your review on App

Disfrutando de su vida de soltero, Grenor Constantine se quedó mudo la enterarse que tenía un hijo. Una aventura con su secretaria de aquel entonces Dara Prescok, una americana efusiva, ardiente y de cuerpo escultural, dio como resultado ese pequeño que ahora necesita un padre. Él, CEO de Melandros Construction y ella, una asistente muy dispuesta a complacer. Ahora, Grenor tenía una sola tarea: que su hijo no creciera sin un padre. Nala Prescok, hermana de Dara es quien tiene la custodia de él pequeño Peter, jamás se imaginó que su hermana mayor la dejaría a cargo de un pequeño tan hermoso e inteligente, para irse a disfrutar la vida que ella creía merecer. Dara siempre tuvo la costumbre de desaparecer, pero al pasar un año y no saber nada de ella, Nala comenzó a creer que su hermana jamás volvería por su hijo. Ella hará lo que sea con tal de mantenerlo en su vida.

View More

Latest chapter

Interesting books of the same period

Comments
No Comments
85 chapters
Sinopsis
Disfrutando de su vida de soltero,  Grenor Constantine se quedó mudo la enterarse que tenía un hijo. Una aventura con su secretaria de aquel entonces Dana Prescok, una americana efusiva, ardiente y de cuerpo escultural, dio como resultado ese pequeño que ahora necesita un padre.Él, CEO de Melandros Construction y ella, una asistente muy dispuesta a complacer.Ahora, Grenor tenía una sola tarea: que su hijo no creciera sin un padre.Nala Prescok, hermana de Dara es quien tiene la custodia de él pequeño Peter, jamás se imaginó que su hermana mayor la dejaría a cargo de un pequeño tan hermoso e inteligente, para irse a disfrutar la vida que ella c
Read more
Prologo
 Grenor Constantine miró todo a su alrededor mientras leía concienzudamente cada una de las palabras escritas en la carta.'' Tienes un hijo. Sabes muy bien lo que hiciste con Dara hace 5 años. Ve a buscarlo. Él te necesita''.¿Quién pudo ser capaz de jugar tan cruelmente con su cerebro?Demasiado tiempo atrás tuvo una aventura de un par de meses con su secretaria.Bueno.Mas bien la secretaria suplente de su padre. Una mujer norteamericana oriunda de chicago que su padre contrato de manera temporal cuando su secretaria, Herna, tomo licencia por una dermatitis alérgica.¿Por qué ahora?¿Por qué justo cuando iba a asumir el cargo como CEO de la empresa que durante años había luchado por una posición de renombre?Ahora que la tenía, no iba a detenerse ante nadie, ni s
Read more
Capitulo Uno: Un cartero
—¿Directo al grano, no padre?Anker Alexandro no se andaba por las ramas, era un tipo franco y siempre le hablaba a su hijo como a un igual.Parte de los problemas matrimoniales de él y su madre, era que su padre lo educó y le dio la crianza como si de un hermano se tratara.El matrimonio de Anker Constantine y Anielly Calendre se dio cuando ambos eran apenas unos adolescentes cruzando a la etapa de adulto. Un error que les obligó a ser adultos antes de tiempo. Cuando Anker tenía apenas diecinueve años dejó embarazada a su madre Anielly, su novia de toda la secundaria y con la que pretendía casarse.Pero no cuando ella aún tenía 18 años.Pero un embarazo en la familia Constantine era algo que no se tomaba a la ligera.Un mes después ambos estaban ante el altar jurándose amor eterno.Ocho meses después nació Grenor.Lo
Read more
Capitulo Dos: Una Notificación
Nala Prescok miró la notificación del banco Believe en sus manos.¿Creer?¡Creer que estaba quebrada!—¿Por qué yo? — le preguntó al silencio de su sala mientras cerraba la puerta y sentía como las lágrimas comenzaban a caer de sus ojos y mojaban la carta.Estimada Señora Prescok…¿Cómo era posible que su hermana la dejara con tal deuda sin siquiera decirle nada?Dara era egoísta, una mujer que desde niña siempre había pensado solo en ella y nadie más. ¿De qué se sorprendió entonces?Jamás creyó que su hermana sería capaz de hipotecar la casa que sus padres le habían dejado como herencia.¡A saber lo que hizo su hermana con el dinero!No sabía nada de Dara desde hacía poco más de cinco años. No
Read more
Capitulo Tres: Un Café
—¿A dónde vamos? —preguntó Peter nada más salir de casa.La civilización frente a ella estaba más que avanzada, varios edificios se levantaban como rascacielos intentando alcanzar las nubes. Así era el ser humano en general, buscaba siempre la manera de ser superior a los demás y los edificios parecían una competencia vívida de cuál era más grande y alto o cual tenía más lujos en su lobby.Su casa era una de las pocas que quedaban intactas en la manzana, junto a unas cinco más, y otras que comenzaron a ceder a la nueva era y les hicieron segundo piso y un garaje más amplio.—Vamos a ir al parque, cariño. Te he dicho que hoy me la pasaré contigo.Nala había pasado la noche entera llorando en una casa vacía con su sobrino durmiendo a su lado, mientras intentaba contemplar una opción viable para
Read more
Capitulo Cuatro: Un vestido
  El hombre sonrió y miró a su sobrino fijamente que se escondió detrás de las piernas delgadas de Nala. Ella levantó las cejas y se preguntó en silencio qué demonios le miraba su sobrino. —¿Tiene usted hijos? —le preguntó entonces para sacar un poco de conversación mientras pasaba el peso de su cuerpo de un pie a otro, aguardando pues el hombre estaba más que callado. —Si quiere le invito el café y así lo compenso por esa mano que le amanecerá hinchada mañana. Él sonrió y metió las manos en los bolsillos de su pantalón. —Un café estaría bien, gracias por ofrecerlo. Acabo de llegar de bastante lejos y aún no he tomado una buena taza de café. —él volvió a sonreírle y Nala por un momento se quedó sin respiración, su corazón dejó de latir, sus ojos se dilataron, su boca se resecó y pasó suavemente la lengua por sus labios intentando que ésta no se partiera en pedazos y cayera al piso delante del hombre. —Sí, creo que hay un café cerca de aqu
Read more
Capitulo Cinco: Una cita
Nala salió acelerada de su casa iba. Iba a llegar tarde. No podía darse el lujo de llegar tarde el primer día. Llevaba un bulto de mano pequeño de color negro y franjas naranjas. No era para nada profesional, pero era el único bolso decente que tenía para viajar. Cubierta con un minivestido que le había servido de su amiga Ghita y unos zapatos de tacón de la misma, se sintió expuesta, incomoda y llena de ansiedad.¿Cómo era posible que hubiera aceptado tal propuesta? se preguntó mientras caminaba hasta la avenida principal para intentar conseguir un taxi.En el afán de llegar más rápidamente, uno de sus pies decidió no caminar y casi la hace que se tropezar, pero logró controlar la caída y no llegó a tocar el suelo.—¡Esto sólo me pasa a mí! —exclamó enderezándose y arreglándose
Read more
Capítulo seis: Una llamada
Cuatro horas exactamente habían pasado desde que habló con su detective privado y le solicitó que investigase todo lo concerniente a la mujer que cuidaba de su hijo. —Necesito averiguar todo sobre ella. Situación financiera, estados de cuenta, busca si es propietaria de la casa. ¿A qué se dedica? ¿En que pasaba el tiempo? ¿Hay algún hombre en su vida? —Si, señor. —Necesito todo. Busca hasta el nombre de sus abuelos y quienes están vivos. Grenor dio la orden y se sintió nervioso por lo que pudiera descubrir. Aunque era necesario, jamás se había sentido tan entrometido al hurgar en
Read more
Capítulo Siete: Una decisión
 —¿Estás seguro? —preguntó sin poder creerlo.—Señor, lo he confirmado. La mujer que tiene a su presunto hijo es Nala Prescok. Delgada, ojos verdes, mide 1,52…—No me jodas la paciencia. Esa maldita desgraciada sabía quién era yo desde un principio. —Asumió Grenor sintiendo la ira correr por sus venas.—Existe la posibilidad de que la mujer no sepa de…—¿Quién demonios crees que soy? ¡Todos saben quien soy! — Gritó enfurecido. —Por supuesto que esa mujer sabe quien soy.Lo que más le incomodaba a Grenor en aquel momento, era e
Read more
Capítulo Ocho: Unas Lágrimas
  Nala se quedó petrificada mientras sintió los brazos del desconocido apuesto que había ocupado sus sueños ese día. Se sintió como una colegiala y no como una mujer de veinticinco años.—Tu... —dijo ella mientras su cerebro hacía cortocircuito y buscaba todas las formas de concretar una oración con sentido.—Qué casualidad.. —dijo él y ella pudo jurar que el hombre le sonrió.El corazón de Nala comenzó a palpitar tan deprisa, pasando de un frío congelador a fuego ardiente que amenazó con consumirla y volverla una papilla.Nala se alejó del hombre como si este tuvier
Read more
DMCA.com Protection Status