Catalog
30 Chapters
CAPÍTULO 1
 Levantó la vista y se perdió lejos, lejos, donde el mar devoraba ferozmente la roca._ ¡Te lo suplico, Ian, hazlo por mí!Intentó escapar de su voz, de su ent
Read more
CAPÍTULO 2
 A la mirada de espanto de Katherine, Ian respondió con la seguridad que se precisaba._ Levántate. _ le ordenó, él siempre ordenaba _ Yo te llevaré.No necesitaba ser un genio para comprender que en el estado de zozobra en que se hallaba, la mujer no debía conducir.
Read more
CAPÍTULO 3
  _ ¿Qué? _ la pregunta de Katherine no expresaba sorpresa, sino indignación _ ¿Cómo que la vas a internar?_ Pues eso, precisamente. Ya hice los arregl
Read more
CAPÍTULO 4
Katherine no se movió. Por un segundo creyó que no podría respirar y luego dejó escapar un suspiro, aliviada._ No lo haré. _ murmuró, como si esas ocho palabras de Ian le hubieran devuelto de un tirón todas las esperanzas _ Confío en ti._ ¿Estás consciente de lo que esta decisión significa? _ preguntó él, co
Read more
CAPÍTULO 5
El salón principal de la casa era amplio, iluminado. A su alrededor doce ventanales enormes ofrecían un paisaje exquisito. Silencioso, relajante. Las puertas del fondo daban a la terraza, y la terraza al mar. Pero conocer aquel pequeño universo no parecía entrar dentro de los intereses inmediatos de su invitada; de modo que Ian la acomodó en uno de los sillones y regresó a la camioneta por sus cosas.Sombra lo esperaba afuera con actitud expectante, le acarició la cabeza y el lobo le obsequió un lengüetazo de cariño. Lo habí
Read more
CAPÍTULO 6
_ Lía ¿puedes bañarte sola?Su silencio fue una clara respuesta, pero aun así no se atrevió a tocarla. Tenía el desamparo emocional de una chiquilla, pero su cuerpo era el de una mujer, el de una muy sensual mujer. Inclinada sobre el borde de la bañera, hacía círculos en el agua con las puntas de los dedos, y frente a ella estaba Ian, sin saber qué hacer, preguntándose qué tenía aquella mujer que no podía simplemente desnudarla y meterla en el baño.

Read more

CAPÍTULO 7
 Era viernes. Hacía solo cinco días que Lía estaba allí y el italiano casi podía decir que no había alterado mucho su rutina… salvo porque tenía que vigilarla siempre, darle de comer, bañarla, sacarla de paseo, cuidar de sus cosas... ¡Era un maldito amo de casa!El tiempo, sin embargo, se le iba volando. Ella continuaba dista
Read more
CAPÍTULO 8
 _ ¡Lía!Despertó sobresaltado. De repente le martillearon en la cabeza las palabras de Johan: “Llevo tres meses sin dormir, no descanso, tengo que estar vigilándola a toda hora porque me da miedo que vaya a hacer alguna estupidez…”

Read more

CAPÍTULO 9
Ian se desperezó mentalmente, tratando de alejarse. Pero ella sintió la barrera de aire cruzando entre los dos cuerpos y se negó, no quería que se fuera, no quería perder aquella sensación de tenerlo cerca, de ser acariciada. No quería dejar ir aquel olor, aquellas manos, aquellos ojos azules atormentados que la miraron con el más irrefrenable deseo.Más allá de la niebla estaba esa sensación de excitación profunda que la embargaba, y no quiso desprenderse de ella.

Read more

CAPITULO 10
Ian se apoderó de su cintura con un brazo y la levantó hasta dejarla a horcajadas sobre él. Sentado en la cama, sin salir de su cuerpo, prendido de su garganta, de sus pechos, del lóbulo de su oreja… Cada movimiento era una espiral de deseo que se rompía, que los golpeaba, que los arrastraba con una fuerza que ninguno de los dos había conocido hasta entonces._ Lía, mírame. _ le suplicó, porque a pesar de tenerla, temblorosa y entregada como ninguna otra amante se le había entregado jamás, Ian estaba aterrorizado, a
Read more
DMCA.com Protection Status