Catalog
58 chapters
Prólogo
Leo Sandoval Sus manos recorrieron la piel de la espalda baja de la chica, apretando fuertemente sus caderas, provocando que su pene se incrustara aún más dentro de su vagina. Escuchó como ella gemía, ligeramente adolorida por la intromisión de su miembro en su cuerpo y gustosa, porque por fin, se estaba dando la oportunidad de que Leo Sandoval la hiciera suya. Él estaba acostumbrado a esa clase de mujeres desesperadas, angustiadas y calenturientas. Esas que solamente querían ver el mundo arder, sentir el líquido blanco que salía de su cuerpo correr dentro de ellas. Con preservativo o sin preservativo, a él le valía mierda,  le valía una mierda lo que pudiera suceder, solo procuraba cuidarse de enfermedades. A a sus 29 años se había hecho la vasectomía, no quería dejar ningún tipo de secuela de su existencia en este mundo, no más de que la que pretendía dejar por hacer un buen trabajo, uno magnífico, uno que valiera la pena y marcara una tendencia en el mundo de los
Read more
Capítulo Uno
Capítulo Uno: Primer día Sophia McAdamsSophia miró de cerca el reloj despertador y maldijo el momento en que decidió colocar la alarma tan temprano.—¡Me lleva!—vociferó levantándose a toda velocidad.Pero no calculó el enredo que tenía con la sabana y terminó rodando en el suelo como tamal mal enrollado.—¡Joder! —chilló. —¿¡Por qué a mí!?Era su primer día en Mega Inversiones Sanders, la compañía que manejaba el amigo de infancia de su padrastro.Se levantó del suelo a duras penas, su rodilla había caído de golpe contra el suelo y las palmas le ardían. Comenzó a sentir un escozor en su rodilla izquierda.—Solo esto me faltaba — dijo al ver el hilo de sangre que bajaba de su rodilla.Se había pegado tan fuerte,  de una manera absurda, como todo lo que le sucedía en la vida.Se lamentó que para su primer día como asistente de uno de los ejecutivos
Read more
Capítulo Dos
Capitulo Dos: TardanzaLeo SandovalEntró al baño de caballeros antes de subir el ascensor, luego de dejar los documentos pendientes de firma, sobre el escritorio de Merly. La recepcionista de la empresa era lo más novelera y dramático que conocía. La joven no le quitó de encima los ojos, mientras él se debatía internamente, si la pelirroja iba  o no  a responder a su provocación. Era lo suyo. Así calculaba como podía llegarles más intimamente. Si respondían de inmediato, con fuerza e inteligencia, significaba que iban a ser un hueso duro de roer. Esas le gustaban, las que representaban un reto para él, esas mujeres intensas y precavidas, de las que no le paraban a puestos y posiciones, de las que decían lo que pensaban sin miedo a nada.Pero la pelirroja habia resultado ser una decepción. La mujer se limitó a darle la espalda y no caer en su  prueba. En ese momento su celular sonó, estriden
Read more
Capítulo Tres
Capítulo Tres: El NightClub —¿Qué harás esta noche? — Aria, su amiga, le preguntó por llamada, desde que ella abrió la puerta del apartamento. Sophia estaba acostumbrada a que su intensa amiga de ojos verdes y mirada traviesa, con curvas sumamente marcadas y piernas interminables, fuera la incitación a lo prohibido, fuera quien en todo momento la invitara a ir a clubes nocturnos y a botar el golpe, como normalmente ella decía. Sophia no era mucho de salir, no le gustaba andar en el medio, pues para ella, estando en lugares que involucraba alcohol, sexo desenfrenado, citas con desconocidos llenos de tatuajes, eso podía acabar mal, pues a temprana edad, había perdido a una de sus vecinas de esa manera. Chapada a la antigua posiblemente, pero se recordaba  constantemente que era mejor prevenir que lamentar.—No lo sé en verdad el día de hoy fue un poco agotador— le dijo colocando la cartera sobre la mesa d
Read more
Capítulo Cuatro
Capítulo Cuatro:Night club 2 Se miró al espejo y se sintió cómoda como estaba vestida. Pocas veces ella solía admirar lo que había frente a ella, el reflejo de su cuerpo en el espejo era solamente la Triste realidad que ella sentía día tras día, pues para Sophia, era un martirio tener que ver que sus pechos eran pequeños, tan pequeños como dos malditos limones, sus caderas estrechas y su culo aunque un poco redondeado era pequeño. No se avergonzaba de lo que tenía, no era vergüenza lo que sentía, más bien era el deseo creciente día tras día de poder colocarse un vestido y que se ciñera por completo a su cuerpo, como lo hacía este que lleve a colocado, que le quedaba como un guante de látex. No había un solo espacio de su piel que el vestido no estilizara. —Espero por tu bien, que estés lista, porque si no, vas a hacer que vaya a tu apartamento a buscarte y a sacarte, así sea por la maldita melena roja. —Aria le amenazó al otro lado de l
Read more
Capítulo Cinco
Capítulo Cinco: Superarla Leo Sandoval Él se adentró en el el club, los cuerpos moviéndose al compás de la música le pasaban desapercibidos. Tenía mucho tiempo sin ir a una discoteca. Una semana. Eso en la vida de Leo era por decir de alguna forma: bastante tiempo. Él era asiduo a visitar todos los clubes de la ciudad de Manhattan, por no decir por las ciudades de todo el país, y en compañía de Rey, le resultaba fácil dejarse llevar Dónde estaba o no estaba el otro.  Se sentaron en un lugar reservado, un sitio que les permitía observar todo, pero no ser observados. A Leo le gustaba la privacidad, tener su propio espacio, disponer de un lugar donde pudiera conversar sin que la música y el ruido de las demás personas interfiriera en cualquier tipo de relación que quisiera desarrollar con una mujer al azar. Era lo mismo cada noche, o más bien cada semana, pues en ocasiones habían mujeres que valía la pena repe
Read more
Capítulo Seis
Capítulo Seis: Tentación Leo Sandoval—¿Qué se supone que estás haciendo? —le preguntó él completamente aturdido por el atrevimiento de ellaEsa pelirroja lo había sorprendido, agarrado con la guardia baja y literalmente cogido de las pelota.—¿No viniste a eso? ¿no viniste buscando ser cabalgado por una puta dentro del baño de un bar? ¿no me perseguiste porque viste mi silueta y me reconociste? ¿qué? ¿ahora no eres tan León como antes!    A Leo casi le da un ataque cardíaco, un paro respiratorio, y una embolia pulmonar, combinado con un aneurisma en el lado izquierdo de su cabeza, al escucharla hablar con esa voz tan seductora y a la vez tan mandona.Mierda, esa pelirroja de verdad que tenía cojones.Comenzaba a considerar seriamente que se había equivocado con ella, cuando la conoció en la recepción de Mega inversiones. Él la miró sonriendo de medio lado, la boca de ella estaba muy cerca de la suya, miraba hacia
Read more
Capítulo Siete
Capitulo Siete: Recapacitar después de cagarla  Sophia salió a toda velocidad del baño, como si el mismo demonio la estuviera persiguiendo, tocando casi sus zapatos de tacón. Caminó de prisa atravesando todos los cuerpos sudados que estaban bailando en la pista de baile, gozando de lo lindo mientras ella estaba temblando de cuerpo completo. Se apresuró todo lo que sus tacones le permitieron, dando grandes zancadas para poder llegar a la barra, donde había dejado a su amiga Aria. ¿En qué estaba pensando? Se preguntó mientras caminaba deprisa. ¿En qué demonios había pensado cuando le había bajado el pantalón a Leo Sandoval? ¿acaso Estaba loca? ¿había perdido el juicio al terminar con Hermes? ¿acaso pensaba que esto no iba a tener consecuencias? ¡Mierda, mierda, mierda!  Se dijo una y otra vez, murmurando mientras caminaba por todo el bar. ¿por qué demonios había tenido que ir a un bar tan grande, tan espacioso y aún
Read more
Capítulo Ocho
Capitulo Ocho: NerviosSophia McAdamsCAPÍTULO OCHO — ¿A dónde vamos? — le preguntó mientras se colocaba el cinturón de seguridad. Nunca se había montado en un Mercedes Benz. ¡Cuánto lujo y glamor! —¿No querrás que te posea en el baño del club o si? — él no la miró pero ella sintió su presencia como si lo hiciera. Leo Sandoval es la encarnación de lo prohibido, de la tentación, del lobo feroz del que ella debe mantenerse alejada como si fuera la peste. Pero no pudo. Quizá por culpa de los chupitos de tequila, a lo mejor porque tenía ganas de una noche loca. O quizá por que desde esa mañana no había podido dejar de pensar en él. —¿Te estás arrepintiendo? —No me arrepiento de mis decisiones — le respondió, aunque una voz atrevida le pellizcó y gritó que sí. —¿A dónde vamos? — vuelve y pregunta. No le gustaban los misterio
Read more
Capítulo Nueve
Capítulo Nueve: ¡Joder! —¿Qu.. Qué....? ¿Qué? —Sophia estaba muda, sobre la encimera, observando a un sonriente e intimidante Leo. —¡Estás demente! Estaba furiosa. Deseaba pegarle, golpearlo. Todo fue un truco para vengarse?  Uno en el que ella había caído como mosca en la leche, como una polilla en la luz. Joder. Se la había tragado. —Dijiste que tu mandabas. —dijo el sin quitar la estúpida sonrisa de su rostro perfecto. —Te demostré lo contrario. Era un maldito. —¿Y porque aún tienes una erección del tamaño de un bate de Baseball? —no sabía de donde diablos había salido ese atrevimiento, pero lo cierto era, que a esas alturas, desnuda de la cintura hacia arriba, con la tanga tirada en el suelo, y su sexo abierto esperando algo que nunca llegó, el atrevimiento era lo mejor que podía sacar —¿eres tan egocéntrico que prefieres evitar que tenga un orgasmo y no venirte conmigo? ¿Acaso e
Read more
DMCA.com Protection Status