Catalog
20 Chapters
INTRODUCCIÓN
Blake despertó rodeado de gritos y sollozos que le erizaron la piel. Hubiera reconocido la voz a kilómetros de distancia, era la misma que solía cantarle por las noches cuando él era un niño y ahora, en plena adolescencia, lo aconsejaba sobre cómo ser un buen hombre con las mujeres: su madre. La única persona en todo el mundo por la que entregaría su vida sin dudar. Asustado, saltó de la vieja cama que rechinó al instante, y se lanzó hacia la puerta. Corrió tan rápido como pudo hasta el lugar del que provenían los gritos y entonces la vio: forcejeando con su padre, más bien enroscada a su cuerpo, tratando de impedir que se moviera. —Mamá, ¿qué haces? Ella lo miró con sus brillantes ojos verdes, tan intensos que parecían irreales, y él supo que algo andaba mal. Mucho. —¡Corre, Blake, vete! —¿Qué…? —¡Vete, ahora, antes de que vengan por ti! El corazón de Blake dio un vuelco dentro de su pecho. ¿Quiénes irían por él y por qué tení
Read more
CAPÍTULO 1
Blake caminó por el largo pasillo, por completo indiferente a las miradas de sus compañeros, fingiendo no oír los murmullos que levantaba con cada paso de sus botas con punta de metal. ¿Quién hubiera dicho que el Puño del infierno se convertiría en el más grande dolor de culo después de haberse hecho con el título de Gran Jefe? Él no, por supuesto, pero tuvo que haberlo imaginado. Adam O’Brien era todavía más intenso que el difunto Darrel, lo cual era mucho decir. Pero le gustaba. El hombre tenía un aura oscura rodeándolo, detrás de la cual se escondía una tenue luz. Y él quería algo de eso para sí mismo. Tan solo un poco. Acariciarla y luego… extirparla como un jodido tumor. Una pena que ya hubiera sido atrapado. Sí, lo dicho: Helena era una perra con suerte. Aunque él no se quejaba, se había quedado con el título de padrino del pequeño y adorable Ryan. Recordar la cara de frustración de Luciano, cuando Adam anunció la noticia, le hizo sonreír. El italiano psicópata había h
Read more
CAPÍTULO 2
Afuera del edificio, la luz del sol de mediodía lo cegó momentáneamente. Harto y enojado, Blake caminó hacia su automóvil. Su posesión más preciada: un Corvette C6 negro y púrpura, que le había costado varios meses de ahorro. Ah, diablos, el sueldo de un simple maestro de Biología no era suficiente la mayoría del tiempo; pero él había aprendido viejos trucos para conseguir dinero durante su tiempo como acompañante sexual y esclavo de la Cosa Nostra. Gracias a su padre, viejo maldito, por eso. Ya no era un adolescente incapaz de cuidar de sí mismo, sino… La corriente de sus pensamientos se vio interrumpida por la visión de un hombre recostado sobre su coche. Miguel. Como su arcángel favorito: el de la Anunciación, la muerte y la resurrección, de la venganza y de la compasión. Una enorme coincidencia. O quizá una treta del destino. Como fuera. Santa Madre. El hombre era fotogénico, pero frente a frente resultaba más atractivo. Y ni siquiera ap
Read more
CAPÍTULO 3
—¡Señor Archer, espere! Con un bufido, Blake aligeró el paso mientras caminaba por el largo pasillo lleno de estudiantes del Instituto Pradera Blanca, el más prestigioso y elitista de New Jericho. Después de varios segundos, Charlotte Longpré, una de sus estudiantes menos destacadas, llegó a su lado. Blake la miró de reojo, era una chica hermosa, aunque con el intelecto de un avestruz. Una princesa nacida en cuna de oro, que solo esperaba al multimillonario perfecto con el cual casarse. Todo un desperdicio. —Profesor —dijo—, me gustaría hablarle sobre mis calificaciones. Blake hizo rodar los ojos. Podía imaginar el rumbo que tomaría esta conversación. —Adelante. Ella apresuró el paso, hasta quedar frente a frente y comenzó a andar de espaldas. —Bueno, yo quisiera saber… si hay algún modo de recuperarme. No quisiera reprobar Bilogía y… —Por supuesto —interrumpió, levantando la mano para saludar al profesor de Matemáticas
Read more
CAPÍTULO 4
Al cabo de media hora, estuvieron en un restaurante italiano que pertenecía a la Sacra Corona Unita, para quienes trabajaba Tiziano D’Ignoti. Ahí Peter Larsson los esperaba. Alto, lleno de músculos y tatuajes, con una gabardina roja y pantalones negros, el hombre afroamericano les sonrió acercándose a ellos. Miguel no lo conocía demasiado como para llamarlo amigo, sin embargo, había escuchado que cuando Aggelos estuvo a punto de irse a la m****a por problemas internos, él ayudó a solucionarlo. Fuera de eso, había renunciado a su puesto en la Fuerza Élite de New Jericho, para unirse al Tercer Cielo . Y Adam O’Brien , el Gran Jefe, confiaba en él. Antes de que Peter extendiera la mano, Miguel lo abrazó. Ah, diablos sí, esto de los espacios personales. Él aún no se habituaba a la frialdad que caracterizaba a todos en New Jericho. Como decían: puedes sacar a la persona del país, no al país de la persona. ¿Ese era un dicho, realmente, o acababa de inventárselo? Como fuer
Read more
CAPÍTULO 5
El apartamento de Miguel solo podía ser descrito de una forma: vacío. Él contaba con lo básico: un sofá, televisor y estéreo. Una mesita de cristal sobre la que había tres retratos familiares y… nada más. No pinturas ni adornos de ningún tipo. Era como si él no viviera realmente ahí. Blake recorrió el lugar con la mirada y se detuvo en las fotografías en las que estaban Miguel, su esposa y una niña que le sonreía a la cámara. Era idéntica a su padre y se veía tan feliz… —¿Qué les pasó? —La pregunta abandonó sus labios sin que pudiera detenerla. Miguel tomó un retrato y acarició el rostro de su hija. —Murieron, por mi culpa. Blake lo miró completamente confundido. —¿Las mataste? Él negó. —Los soldados del dictador. —¿Querías que murieran? Volvió a sacudir la cabeza, negando. Sus ojos tristes lo conmovieron. Este hombre, ¿cuánto había sufrido? —Entonces, ¿cómo pudo haber sido tu culpa? Miguel tomó
Read more
CAPÍTULO 6
Adam O’Brien  era una bestia sedienta de sangre, un monstruo salido de las más horrendas pesadillas adultas. Más que cualquier otro miembro de Aggelos, él le hacía honor a su apodo. Era el Puño del infierno, la Garra de Satanás, la Mano Justiciera del Infierno. Odio, furia y venganza. Todo lo malo que cada uno de ellos podría llegar a personificar. Locura y decadencia. Y también el mejor luchador que Miguel hubiera visto en sus treinta y cuatro años de vida. Mientras Adam combatía cuerpo a cuerpo contra Blake en el octágono, sin protección de ningún tipo, pudo ver en sus ojos la determinación absoluta. El fuego que lo llenaba todo y se propagaba. Este hombre no estaba acostumbrado a perder y Miguel casi pudo jurar que él se atravesaría el corazón con un cuchillo oxidado antes de permitir que sucediera. Para su fortuna, aquello parecía encontrarse muy lejos de la realidad. Blake estaba distraído esta mañana, distante, como encerrado en sus propios pensamientos. Tan solo
Read more
CAPÍTULO 7
Blake cruzó los dedos debajo del mentón antes de apoyarlo en ellos y siguió con la mirada al joven camarero que acababa de retirar los platos de la mesa contigua. Respiró profundo, el aroma del chocolate caliente mezclado con el café y la canela de los bollos recién horneados le inundaron las fosas nasales, relajándolo. La cafetería estaba llena de personas, en su mayoría parejas y familias. Niños que compartían con sus padres, riendo felices… Años atrás, él habría pactado con el diablo para poder regresar en el tiempo y vivir una infancia normal. Ser comprendido, amado y conservado. Ahora, no obstante, estaba seco en su interior. Frío y rígido como los cadáveres con los que elegía convivir. Porque el dolor y las traiciones se llevaron todo lo bueno que alguna vez hubo en su alma y ya no le quedaba otra cosa que la constante amargura. Pero hoy era un día especial. Hacía veinte años fue vendido por su padre a la mafia italiana para que lo prostituyeran. Hoy, veinte añ
Read more
CAPÍTULO 8
Frente a la puerta de Adam, Blake miró a Miguel por el rabillo del ojo. Llevaba un simple jean raído en las rodillas y una franela sin mangas, de Slipknot, que se ajustaba de una forma deliciosa a su bien formado torso lleno de abdominales. Ocho maravillosos paquetes cubiertos por una no tan espesa capa de vellos oscuros que le hacían agua la m*****a boca. Tenía el cabello húmedo y recogido con una cinta, y las manos en los bolsillos. Por un instante, sus ojos se encontraron y Blake creyó ver un ligero rubor en sus pómulos. Sí, claro. Tanto azúcar seguramente comenzaba a hacerle daño. ¿Miguel García sonrojándose, por él y su escrutinio indiscreto? Ni en sus mejores y más calientes fantasías sexuales, que solían ser muchas y muy variadas. —Estás mirándome raro, de nuevo —le dijo. Blake alzó la comisura del labio, en una sonrisa burlona. —¿Te molesta que lo haga? Para su sorpresa, se encogió de hombros casi como un niño con miedo. —Solo
Read more
CAPÍTULO 9
«¿Me ves ahora? ¿Me tienes miedo ahora? ¡Sabrás mi nombre!»   La letra de Will know my name, de Arch Enemy, llenó el auto. La voz de Alissa White Gluz siempre tenía un efecto relajante en él. Se llevaba toda la hostilidad, los recuerdos y el dolor. Sobre todo, el dolor. Tamborileando los dedos sobre el volante, Blake mantuvo la mirada fija en la carretera, aunque le estaba costando horrores gracias a los penetrantes ojos de Miguel puestos en su humanidad, haciéndolo sentir frágil. Desnudo. Desde su última plática algo había cambiado entre los dos y ahora sus silencios parecían íntimos, cómplices. Y la sola idea de desarrollar sentimientos por alguien que podría destrozarle lo enfermaba. «Te asusta ser herido y traicionado… nuevamente». Sus palabras vinieron desde lo más profundo, logrando estremecerlo. ¿Cómo era esto posible? Carecía de sentido. Y aun así, Miguel tenía razón: estaba asustado. «N
Read more
DMCA.com Protection Status